Login
Amor Yaoi
Fanfics yaoi en español

Vivir y existir son dos cosas distintas. por Amaidesu

[Reviews - 33]   LISTA DE CAPITULOS
- Tamaño del texto +

Notas del fanfic:

Esta es la memoria de alguien que ya murió hace mucho tiempo. Simplemente no quisiera olvidar lo que alguna vez fue.

Varios acontecimientos del fic han sido adaptados, solo para darle forma.

Este historia tendra un final feliz.

Notas del capitulo:

En el transcurso del fic talves incorpore nuevas parejas.

Los personajes son de Masashi Kishimoto.

 

Viví cuatro años, existo desde hace catorce años.

 

Despierta. Observa. Calla. Levántate. Cámbiate. Calla.  Desayuna. Ve al colegio. Atiende. Calla. Vuelve. Come. Calla. Obedece. Calla. Cena. Calla. Escucha. Duerme.

Normalmente no me preocupo de las personas, trato de ignorarlos lo más que puedo. No importa que tanto digan que hemos evolucionado y que lo seguimos haciendo; en el fondo todos son iguales. Normalmente no me preocupo por las personas, los ignoro porque me dan asco, repugnancia pero, a veces creo que la gente es estúpida, ¿No saben acaso la diferencia entre vivir y existir? Piensan que es lo mismo cuando hay una diferencia abismal entre una y otra.

Es tedioso; despertar cada día y ver que todo se repite. Muchos creen que porque el tiempo pasa todo es distinto, no son capaces de ver que todo se repite. Todo.

A ellos no les importa. Se ciegan a sí mismos con la ilusión del cambio y eso es repugnante. Ellos no lo entienden; muchos no pueden entender y algunos no quieren hacerlo porque saben que su tan ansiada vida pasaría a ser una mera existencia.

Eh pensado muchas veces acabar con esto pero, al igual que el resto de las personas, también soy cobarde. Antes pensaba que sólo yo, de todas las personas del mundo, sufría este martirio diario. Hoy sé que no es así.

Me gusta pensar que algún día conoceré a alguien que vea el mundo como lo hago yo pero sé que las probabilidades son casi de cero. Cuando dejé de vivir vi el mundo muy distinto a como lo hice anteriormente y mi personalidad, la que debí adquirir, cambio.

Desarrollé una personalidad existente en el 3% de la población mundial, es por eso que mis probabilidades de conocer a alguien como yo son casi de cero.

No me enorgullezco de esto, debí terminarlo desde hace mucho.

Cuando las personas se enfrentan al miedo suelen aferrarse a cualquier cosa que los ayude a seguir adelante. Tienen fe. La triste y penosa naturaleza humana hace que tengamos fe porque tenemos miedo a estar solos y yo no soy la excepción.

Cuando vi el mundo como era entré en pánico, no sabía qué hacer o a quién recurrir. Mis padres no entendían y sentí una gran soledad. Sentí que estaba viendo a animales andar, como en un zoológico.

Morí.

No tuve el valor para acabarlo. Empecé a existir. No solo no tengo el valor para acabar con mi miseria sino que, tengo fe.

Confío en que alguna vez alguien más se callará y oirá los sonidos que las demás personas acallan con su propia voz. Confío en que alguien haga este mundo un poco menos ruidoso. Confío en que alguien hará de nuestra existencia algo más llevadero.

Pero sé que eso no ocurrirá ahora ni en cuarenta años. Es un proceso lento y tomará su tiempo.

No tengo interés en lo que le suceda a las personas, son solo dígitos. Solo existo por el miedo a la muerte y por la esperanza de que algún día encontraré algo interesante.

8:13 am.

-Es suficiente por hoy.

-Tienes que desayunar. Ve al comedor.

-Sí.

Simple, cuadrado, aburrido. Así era el mundo para Sasuke.

Solía desayunar sólo. Sus padres se iban temprano a sus trabajos. Itachi, su hermano mayor, desayunaba con los mayores y se iba a su habitación y Obito, su hermano menor, se levantaba hasta las nueve de la mañana a desayunar.

-Este día se me hará muy corto…

Sasuke estudia de lunes a sábado en una academia, en las tardes. Los peores días de la semana para él eran los viernes y los domingos ya que, los viernes su madre se quedaba en casa y los domingos, sus padres.

Sasuke pasó toda la mañana recostado sobre su cama, pensando. No estudiaba, no lo necesitaba. Bastaba con escuchar la clase. Ya era la una de la tarde, salió de casa con dirección a la academia.

En todo el trayecto escuchó música y observó. Siempre lo hacía. Observaba a la gente, sus conductas y reacciones. Todos los días trataba de comprender cómo las personas pueden vivir.

Llegó a la academia, se sentó a esperar el inicio de las clases en una de las carpetas. Estas eran largas, podían sentarse ahí hasta cuatro personas.

Él solía sentarse en el extremo que no estuviera pegado a la pared para poder irse sin tener que pedir permiso a los otros chicos para salir.

Estaban sentados de a tres cuando el profesor llegó. Borró la pizarra y dictó las claves de los ejercicios domiciliarios.

-Permiso.

Un tardón, ya lo conocía. Se levantó para dejarlo sentar y luego se sentó.

En todas las clases no tomó nota, solo escuchaba. Faltaba poco para la salida.

-Aquí terminamos. Pueden salir.

Sasuke alistó sus cosas y salió. Fue el primero en hacerlo, como siempre.

-Oye, espera.

-¿Umm?

-¿No te quedas en la biblioteca?

-No.

-Tampoco tomas nota. Así no vas a ingresar.

-Ya.

Reanudó su marcha pero fue detenido por el rubio de nuevo.

-Oye ¿Y si estudiamos juntos?

-Hay más de cincuenta personas en el aula.

-Por favor.

-De acuerdo.

-Genial. Dime dónde vives.

Después de darle su dirección se marchó a su casa. Sus padres ya habían llegado, estaban viendo la televisión igual que sus hermanos. Saludó, cenó y se fue a dormir.

-Mañana será un largo día…

 

 

 

 

 

Notas finales:

Ya sé, muy corto. El próximo será más extenso.

Independientemente de si les guste o no voy a escribirlo. 

Eso es todo.


Si quieres dejar un comentario al autor debes login (registrase).