Login
Amor Yaoi
Fanfics yaoi en español

Te veré del otro lado por ami4alice

[Reviews - 2]   LISTA DE CAPITULOS
- Tamaño del texto +

Notas del capitulo:

¿Adivinen quien viene con otra historia? Pues yo... esta vez desde el punto de vista de Wolfram. Ahora le toca a él sufrir ;9

Como costumbre: KKM no me pertenece, si fuera así Wolfram y Yuuri estarían en su 20avo aniversario XD

Espero les guste.

¿Qué tan dispuesto estas para poder continuar con tu amor? ¿Harías lo que sea por él? ¿Serías capaz de hacer de todo para poder mantenerlo?

A veces somos valientes haciendo de todo para que ese amor se mantenga con el tiempo tan vivo como la primera vez. Pero en otros casos somos grandes cobardes, que por el miedo de un futuro desconocido no tenemos el valor de hacer de todo por aquel amor.

¿Tendrían miedo de hacer todo por su amor? O ¿Simplemente continuarían siendo cobardes?

 

Capitulo uno: Te esperare sin importar qué.

 

Un rubio se encontraba caminando por el castillo con su típico semblante de pocos amigos. Todos entendían perfectamente el porqué de que Wolfram tuviera aquella expresión en el rostro. Yuuri Shibuya Maou de Shin Makoku había decidido al final irse a su mundo a tener una vida como adolescente normal. Había dejado su reinado, pero esa decisión no era la que más le dolía al rubio, no era eso, si no las últimas palabras que le dedico el moreno.

“¿Qué pasa con esa disculpa? ¿¡Quién te crees para decidir irte luego de besarme y disculparte conmigo!?”

Preguntas llenas de frustración que todos los días rondaban por la cabeza de Wolfram. Desde aquel día que el moreno había partido el rubio se preguntaba todos los días lo mismo, no solo eso, agrego a su rutina el ir al lugar donde por última vez había visto a Yuuri. Todos los días hacía lo mismo con la esperanza de encontrar una respuesta a sus preguntas.

¿Qué le había querido decir el moreno con aquellas palabras?

Aun a esas alturas no tenía una respuesta clara. Que Wolfram tuviera entendido las cosas con el moreno iban bien, pero de pronto se dio todo aquello de lo de las cajas que tenía que detener Yuuri. Eso no era lo más importante, lo que más le dolió desde el fondo de su corazón fue que Yuuri tomara la decisión de marcharse. ¿No estaban bien las cosas entre ellos? Quería tener una respuesta pronto o si no se iba a morir de la frustración, si se podía.

-Wolfram… -la voz de Conrad llego a sus oídos así que detuvo su andar y se giró a verlo.

-¿Qué? –dijo con una cara de pocos amigos.

-¿De nuevo vas a ir a ese lugar? –pregunto como si la respuesta no fuese evidente. Wolfram solo gruño molesto -. Wolfram… ya hemos hablado sobre el asunto, no importa cuánto esperes a su majestad, él no regresara.

-No importa –sentenció de una vez apretando sus puños -. No importa cuanto tenga que esperar lo haré. Esperare por Yuuri.

-Wolfram… -dijo el castaño con un suspiro, a veces la terquedad del rubio era peligrosa.

Sin agregar más nada el rubio se giró para continuar con su camino. No se rendiría en su deseo, estaba seguro que en algún momento Yuuri regresaría, él estaba seguro de eso. Lo seguiría estando aunque ya hubiese pasado diez años desde aquel evento. Las esperanzas son lo último que se pierden, como muy bien se dice, y ese era un hecho que Wolfram aplicaba muy bien.

Él esperaría por el moreno sin importar cuanto tiempo pasara, continuaría yendo al lugar que lo vio por última vez, con el deseo en su corazón de en una de esas tener la oportunidad de volver a ver los ojos negros del otro. Wolfram amaba a Yuuri y lo seguiría amando aunque no se vieran más nunca, por esa razón había rechazado todas las proposiciones de matrimonio que en esos años había recibido. Para él solo tendría un esposo y ese sería Yuuri.

Tanto su corazón como su cuerpo solo se lo entregaría al moreno, a nadie más que él, Wolfram estaba completamente seguro de ese hecho. Su amor no iba a morir tan fácil para dejarse ganar por lo que dijeran todos los demás. Wofram seguiría esperando y cuando tuviera la oportunidad de volver a ver a Yuuri lo primero que haría sería golpearlo por haberse marchado de aquella manera, sí, eso sería lo que haría cuando se diera la situación.

Llevo su mano a su pecho, no era la primera vez que se imaginaba su encuentro con el moreno, pues él creía firmemente que se volverían a encontrar, porque aún había muchas cosas para decir. No podía aceptar que Yuuri se fuese marchado de aquella manera, solo dándole un beso de despedida mientras tomaba su mano, ¿Qué clase de partida era esa? Solo le había aumentado las esperanzas a Wolfram. Con aquella acción solo hacía crecer la esperanza en Wolfram y cada que lo recordaba sentía como esta crecía un poco más.

Yuuri tal vez sentía algo por él más allá de la amistad, Yuuri quizás si correspondía a sus sentimientos, pero antes de que pudiera preguntarle desapareció delante de sus ojos. Por eso lo patearía cuando lo viera, por besarle y marcharse dejándolo con una gran confusión. Como siempre se arrodillo en el lugar uniendo sus manos y pidiendo a Shinou una oportunidad de verlo una vez más. Solo quería de nuevo ver la sonrisa resplandeciente de Yuuri.

Aunque no importaba cuantas veces lo pedía parecía imposible a esas alturas, llevaba diez años en ese plan. A veces tenía pensamientos pesimistas, que tal vez debía rendirse con todo eso, pero entonces recordaba la sonrisa de Yuuri y de nuevo quería creer en él. Quería creer en el moreno, quería pensar en él. Wolfram quería continuar amando al moreno, aunque había la posibilidad de que este ya no le amara. Aun así quería continuar con sus sentimientos, sentimientos que lo hacían cada día una mejor persona.

Regreso al castillo con más ánimos de los que había salido, ahora se sentía mejor, pensar en el moreno siempre le animaba. Al pisar el suelo dentro del castillo pudo ver a su hermano mayor con el ceño fruncido, al parecer Gwendal lo había pillado huyendo del trabajo. Desde hace cinco años atrás los nobles habían declarado a Wolfram consorte real, aunque no lo admitieran con ese hecho le habían dejado claro al rubio que ellos también tenían la esperanza de que el moreno regresara.

-Wolfram, sabes que hoy tocaba la audiencia con el pueblo. ¿A dónde fuiste? –comento Gwendal con el ceño fruncido.

-Ya, ya, estaba en el mismo lugar de siempre, además no he llegado tarde –dijo encogiéndose de hombros y comenzando a caminar con el mayor al despacho.

-De nuevo fuiste a ese lugar… -dijo en un suspiro Gwendal mirando un corto tiempo al menor -. ¿Aun crees que regrese?

-Por supuesto, no importa cuántos años pasen, seguiré esperando por Yuuri –dijo con firmeza el rubio -. Ustedes también lo creen, ¿No?

-Supongo que en el fondo es así…

No dijeron más nada del asunto pues llegaron al despacho donde Wolfram se sentó en el escritorio preparándose mentalmente para su trabajo, no es que fuera pesado, era que nunca tuvo ánimos de realizarlos. Siempre le había gustado ver al moreno hacerlo, por esa razón encontrarse en la silla siendo él el que los realizaba no le gustaba para nada. Quería volver a ver al moreno darle consejos a su pueblo.

Después de realizar su típico trabajo de consorte real tenía una merienda con su hija, ese era los momentos que disfrutaba junto a Greta. Aunque el rubio sabía que pronto esos momentos llegarían a su fin, Greta era una princesa y aunque ella había dicho que no le dejaría, ella tenía que subir al trono en su reino. Ya Greta no era una niña como cuando llego al castillo, era una hermosa joven, lista y preparada para ser una reina. Cada que veía a la pequeña Greta, Wolfram deseaba que Yuuri estuviera ahí para verla, se estaba convirtiendo en una hermosa mujer delante de sus ojos, ya casi le alcanzaba en altura.

Estaban tomando el té en el jardín mientras conversaban de lo que habían hecho en el día, luego de eso comenzaban con su costumbre. Después de un tiempo Wolfram había llorado delante de Greta indicando que no quería que Yuuri se perdiera de esos momentos, así que la pequeña había sugerido escribirlos, cada vez que se veían escribían todo lo que conversaban, colocando recuerdos junto al escrito, era una manera de poder mantener los recuerdos para cuando el moreno regresara.

-¿De verdad crees que Yuuri vuelva? –la voz dudosa de su hija siempre salía al acabar de escribir.

-Sí, él lo hará –le contestaba Wolfram con toda la seguridad del mundo.

-Siempre me dices lo mismo –comento la pequeña inflando sus mejillas en un puchero.

-Porque esa es la verdad. Yuuri regresara, después de todo, este también es su hogar –dijo junto a una pequeña sonrisa.

Nadie lo admitía, pero en el fondo agradecían lo orgullosos que era Wolfram, en esos casos, su insistencia de que el moreno iba a regresar había salvado a la mayoría. El que mantenía la fe de que Yuuri regresaría era Wolfram y todos, aunque no lo dijeran, creían junto a él sobre ese asunto, pero no lo admitirían, aunque en su corazón lo aceptaran. Wolfram mantenía viva la imagen de Yuuri, pues para él el moreno era el mejor rey de Shin Makoku que podía existir, esperaría paciente su regreso.

Llego la noche en pacto de sangre y así Wolfram se dirigió a la habitación que siempre compartió con el moreno, aún seguía durmiendo en aquella habitación, aunque ya el olor del moreno se había perdido por completo. Seguía durmiendo en aquella habitación con la esperanza de ver al moreno aunque fuese en sus sueños, aunque nunca lo había logrado en esos diez años. Se quitó el pañuelo y su chaqueta dispuesto a cambiarse, pero antes de poder realizarlo escucho su nombre ser pronunciado.

Conocía aquella voz así que llevo su vista por toda la habitación, no vio nada pero el ruido en su oído continuaba con fuerza. Camino rápidamente al baño abriendo con brusquedad las puertas, viendo como estaba completamente vacío como la habitación. ¿De dónde venía aquello que escuchaba en su oído? Se intensificaba cada vez más. Llevo su mano a su oído buscando silenciarlo, pero parecía inútil.

-¡Wolfram!

Una voz conocida, una voz que no escuchaba en diez años, una voz que lo último que le dijo fue una disculpa. Wolfram abrió sus ojos con sorpresa volviendo a mirar a su alrededor, pero de nuevo fue cubierto por el silencio de la noche. ¿Acaso ya había comenzado a alucinar? No creía que ese fuera el caso.

-¡Wolfram!

De nuevo la voz del moreno llego a sus oídos, lo escuchaba a los lejos. Se acercó a la ventana con la esperanza de que estuviera afuera, pero lo único que observo fue una completa oscuridad. ¿De verdad se estaba volviendo loco? Su vista de pronto se encontró en dirección al lugar que visitaba todos los días para pedirle a Shinou. Una luz brillo en el lugar y Wolfram no pudo evitar salir corriendo en dirección de aquel lugar.

Solo con su camisa blanca, sus pantalones y botines fue al establo, tomo su caballo y con rapidez fue hasta el lugar donde por última vez vio al moreno, no entendía porque estaba sucediendo todo eso, pero si había una pequeña esperanza de que lo volviera a ver, Wolfram quería tenerla. Llego al lugar algo agitado, ni siquiera había podido controlar su respiración al cabalgar, estaba un poco ansioso.

El lugar estaba como en la mañana, solo que un poco más oscuro que temprano en ese día. Wolfram miró a su alrededor para solo escuchar el ruido que producía el caballo, todo estaba silencio, quizás si se había vuelto loco. Era imposible que pudiera escuchar la voz del moreno de pronto, iba a atribuir todo eso a la falta de sueño que había tenido últimamente. Decidido se giró para volver con su caballo y regresar al castillo.

-Wolfram…

Su cuerpo vibro cuando la voz se escuchó perfectamente en su oído. Era la voz del moreno, era el moreno. Se giró ansioso para poder ver de nuevo a Yuuri, pero cuando lo hizo no había nadie en el lugar. ¿Qué era lo que estaba pasando? Ya estaba loco.

Estaba rindiéndose con todo eso, era inútil que continuara con aquella esperanza, tal vez todo eso solo estaba pasando para que finalmente aceptara que el moreno no iba a regresar. Por su propia decisión se había marchado ¿Para qué quería volver? Eran estúpidos todos sus pensamientos, eran inútiles. Se acercó a paso lento al lugar sintiendo como sus ojos se humedecían. Quería llorar, quería hacerlo, pero no podía hacerlo, para muchos era la esperanza de que el moreno volvería por eso no podía llorar.

Aunque muchas veces quiso hacerlo, pero si él perdía las esperanzas sabía que todos lo iban a hacer, no podía llorar, no podía mostrar sus propias dudas, debía mantener la fe de que Yuuri regresaría. Al estar frente a frente de aquel lugar se agacho de nuevo uniendo sus manos para poder rezar, para poder pedir que aquellas dudas en su corazón desaparecieran, quería creer en el moreno, quería creer completamente en Yuuri.

-No dudes. Él también te desea a ti –no reconoció aquella voz que llego a sus oídos pero antes de girarse para poder saber quién era sintió que era empujado.

Separo sus manos y las llevo al suelo para poder detener su caída, pero cuando lo hizo se dio cuenta de que estaba húmedo, no solo eso, de pronto sintió agua rodearle. Detallo mejor y pudo notar como el agua le llegaba hasta el codo,  ¿Por qué habría agua cubriéndolo? No podía saberlo con claridad.

-Uhg… ¿Estas bien chico?

Wolfram giró su vista para poder observar como dos jóvenes estaban observándolos, llevo su vista a donde se encontraba viendo una extraña figura que dispara agua. ¿Dónde estaba? No, eso no era lo importante, ¿Cómo había entendido a aquellos jóvenes? Uno de cabello castaño como el de Conrad y el otro de cabello plateado.

-Yo… -no sabía que decir o si le iban a entender, había llevado su vista a todo el lugar que le parecía familiar, entonces reconoció el lugar como la vez que había venido al mundo de Yuuri -. ¿Dónde estoy?

Observo como los dos jóvenes se observaron unos minutos, luego se encogieron de hombros.

-Pregunta equivocada para nosotros, también queremos saber por qué estas dentro de una fuente.

-Lo importante ahora es que salgas de ahí o pegaras un resfriado.

Una fuente, así que ese era su nombre, recordaba vagamente a Yuuri mencionarlo. Con aquello podía darse cuenta de un hecho, estaba en el mundo del moreno, ahora la pregunta era otra.

 ¿Por qué se encontraba en aquel lugar?

Notas finales:

Jaja. ¿Se esperaban que Yuuri regresara a Shin Makoku, ¡Pues no! 

este fic no será así.

¿Qué creen que le pase ahora a Wolfram?

¿Se encontrara con Yuuri? 

¿Qué pasara? 

Hagan sus apuestas señores :9 

nota: no pude evitar meter a mi personajes originales x9


Si quieres dejar un comentario al autor debes login (registrase).