Login
Amor Yaoi
Fanfics yaoi en español

Inconsciente por BackAck

[Reviews - 156]   LISTA DE CAPITULOS
- Tamaño del texto +

Era una noche en la que el cielo parecía llorar una horrible pérdida y las nubes derramaban sus acuosas lágrimas de agua contaminada. En medio de una desolada calle una persona corría a todo pulmón mientras que sentía sus pies empezar a agrietarse y su corazón querer salir de su pecho. La lluvia le caía de lleno en el rostro y al menos eso lograba ocultar su aroma a celo, estaba tan cansado, tan adolorido que solo cerraba los ojos mientras inhalaba fuertemente un poco mas de aire para continuar. Sus entumecidos músculos ya no daban más en aquella injusta carrera en la que un alfa lo había detectado y ahora debía huír para no ser brutalmente violado.


Porque así era ese cruel y frío mundo en el que un omega sin familia ni hogar era considerado solo un agujero. Jeremy lo sentía cada día de su vida, desde que lo recordaba vivía en las calles y gracias a ciertas organizaciones podía lograr obtener pastillas que inhiban su celo y ciertos supresores que lo ayudaban bastante. Pero eso era antes, cuando era un menor de edad. En el momento en que cumplió dieciocho años ya las organizaciones no quisieron ampararlo y donar supresores de celo. Y Jeremy tenía miedo, porque era cierto que vivía en las calles y esa vida era dura e injusta, pero también era cierto que nunca tuvo que sufrir a causa del celo, siempre fue leve y los supresores ayudaban en demasía. Pero luego de años de usar supresores y su cuerpo sentirse liberado, sus hormonas explotaron en un celo que era por más, insoportable, y el dolor que le causaba era totalmente indescriptible.


Y cuando estaba sentado en un callejón, protegiéndose de la lluvia con unas cajas de cartón, un alfa que vivía en aquel edificio lo había detectado. Jeremy tuvo que huír por primera vez en su vida. Era el primer celo que pasaba sin inhibidores y seguramente sería el último que pasara siendo virgen, ya que aquel hombre lo estaba alcanzando muy rápidamente y sus piernas empezaban a flaquear sobre el asfalto. La lluvia no ayudaba y su cansada vista solo logró vislumbrar un par de faroles que brillaban blancos a través de las gotas de lluvia.


Y luego, un golpe.


La mirada perdida del omega solo logró divisar con dificultad la silueta de un desconocido que se acercaba a él de manera amenazante, sentía dolor por todas partes, en los brazos, en la espalda, su cabeza escurría un líquido cálido y espeso que contrastaba con el frío de aquellas gotas de lluvia. Su cuerpo estaba agotado y no por el celo, se sentía debilitado y sabía que su hora había llegado. Sintió brazos ajenos aferrarse a él, sintió sus piernas siendo separadas con un descaro tremendo y juró sentir cómo los músculos de sus muslos eran rasgados como si de papel se tratara. Se había rendido, cerró los ojos y dejó que aquel desconocido tome lo que protegió por dieciocho años.


Al fin y al cabo, solo era un agujero.


 

Si quieres dejar un comentario al autor debes login (registrase).