Login
Amor Yaoi
Fanfics yaoi en español

Hijo de la Luna por CieloCaido

[Reviews - 17]   LISTA DE CAPITULOS
- Tamaño del texto +

Notas del fanfic:

Debo aclarar, en primera estancia, que esta es una historia rara y poco convencional. Ciertamente, el tema Hijo de la Luna ha sido tratado en muchos fics. Sin embargo, debo acotar que esta historia es un poco… diferente. Esta basada no sólo en el anime de Death Note, de donde tomé a los personajes, sino también basada en las tramas complejas de Evangelion y Tsubasa reseivor chronicle: Tokyo revelations (sólo la trama, nada de personajes de estos anime). Además de ello, esta inspirada en el relato del Robo de la Luna, en la historia El Temor de un Hombre Sabio de Patrick Rothfuss. Dicho relato lo pueden leer aquí. Por ese motivo, muchas escenas le serán previstas a las personas que ya hayan visto estos anime (Evangelion y Tsubasa), aunque no siguen una línea de tiempo como tal con respecto a dichos animes, sino que estás son construidas a través de mi imaginación en un entrelace semejante al de ambas series, y que, sin embargo, mantiene su propia esencia dentro de esta historia.

Como saben, ninguna de las series mencionadas me pertenece, yo sólo utilizó (personajes y tramas) para mi propio placer.

Hijo de la Luna.

---------------------------------------

…Nació un niño,

Blanco como el lomo de un armiño,

Y los ojos grises en vez de aceituna,

Niño albino de luna…

---------------------------------------

Capítulo 1: Una noche de insomnio.  

 

Necesitaba respirar aire fresco. Por eso, se fue hasta el piso de abajo y buscó su Kawasaki. Introdujo sus cinco dedos en el guante de cuero y estiró sus falanges hasta tener la mano entera dentro de la prenda. Formó un puño con su mano un par de veces y así comprobar su movilidad. Luego, colocándose una capa negra con capucha, subió a la moto con seguridad y la motocicleta dio un fuerte chirrido al partir con toda velocidad, quebrando el silencio extenuante de las dos de la mañana.

Iba rápido. Demasiado rápido. Y qué importaba eso cuando las avenidas de Tokio estaban más que desierta a esa hora. Los faroles amarillos iluminaban las calles, dando una luz muy mortecina. Sonrió de medio lado y aumentó la velocidad, sintiéndose libre ante el impacto de la brisa en su rostro, que por la velocidad que llevaba, más que brisa parecía un torrente de aire que golpeaba su dermis. Así que cuando llegó al sitio que quería, aquel precipicio con vista a la ciudad, sintió que el aire le faltaba, no porque no pudiese respirar, sino por la onda suave de aire en contraste con la ventisca que producía el viaje en moto.

–Mañana es el día… –susurró para sí sin ningún tono particular, tan sólo contemplando aquello que era su ciudad, aunque distaba de serlo, pues de ciudad como se reflejaban en los libros no lo era. Aquello que contemplaba no eran casitas unas al lado de otras, ni tampoco edificios altos. No. Su ciudad era un montón de escombros, como piedras alzadas una sobre otras, con calles que si bien eran de asfalto, no dejaban de ser poco estéticas. Se preguntó, en medio de tanta basura, si es que alguna vez Tokio volvería a ser como lo ilustraban los libros.

Alzó su vista de cristales azules hasta el cielo y observó quietamente las pocas estrellas que habían. Las demás estaban ocultas tras densas y volubles nubes grisáceas que, mal que bien, presagiaban una tormenta. Eso no era bueno. Desde que la Luna había desaparecido, la lluvia era mucho más que agua. Era acido que parecía querer destruir todo a su paso. No es como si alguna vez recordase que la lluvia fuese sólo agua, para él las gotas del cielo siempre habían sido un corrosión que bajaba para destruirlos un poquito más. Tenía diecinueve años y en todo ese tiempo jamás había visto algo parecido a una cosa redonda y plateada en el cielo.

La Luna había desaparecido hace veinticinco años…

Por eso, nada de recuerdos con respecto a ella estaba en su cabeza. Desde que tenía uso de razón, el cielo sólo era adornado por las estrellas. No importaba demasiado de todas formas, él no era una persona que suspirase por algo que no había visto nunca. Sin embargo, los viejos, los ancianos de antaño, parecían extrañarla de la misma manera en que se extraña a una esposa muerta. Hablaban de la dulzura que proporcionaba, de la luz que daba, y más que todo del paisaje romántico que brindaba a los enamorados.

Según las habladurías del mundo, un día estaba arriba, allá redonda y hermosa en el cielo, y al siguiente fue como si nunca hubiese existido. Desapareció. Los científicos no lograban explicar lo sucedido, no encontraban ni una huella de lo que una vez existió. Sin embargo, luego de su repentina ausencia muchas cosas pasaron, había cambios muy bruscos de clima, altas y bajas temperaturas sin ningún tipo de consideración, los vientos habían aumentado en más de 500 kilómetros. La marea había disminuido y mucha fauna marina se había perdido. Pero antes de eso, increíbles olas del tamaño de una montaña habían azotado a todo el país, y al mundo, y la mitad de la población había muerto.

Por ultimo y no menos importante, y aun así ilógico, la lluvia había dejado de ser agua indefensa. Se había transformado en una cosa muy nociva, algo de ácido y agua mezclado que al bajar y tocar superficie, desgastaba. Según comprendía, algo había pasado en las capas atmosféricas que protegían la tierra, así que el agua que condensaba las nubes se contaminaba. La lluvia estaba sucia y cargada de polución, además de ácido.  

Sin embargo, esto no era lo más alarmante de todo, pues aparte de la tragedia de la lluvia, unos seres extraños y deformes comenzaron a bajar a la tierra y a ocasionar muchos problemas. Seres que buscaban la muerte de los seres humanos, Shinigamis…

Se desconocía la razón por la que bajaban, se desconocía incluso lo que buscaban. No hablaban el lenguaje común, sólo sabían hablar a través de sus puños. Y como no existía ningún argumento valido para tales violencias, los humanos reaccionaron de la misma manera. La tecnología evolucionó al grado de poder construir armas que hiriesen los cuerpos resistentes de estos dioses de la muerte. Para ello, se fundó una organización llamada Wammy´s House, liderada por L y su acompañante, Light Yagami, quienes comandaban soldados entrenados y capacitados para pelear contra estos dioses.

Mello, como había acordado apodarse, pensaba formar parte de tales soldados. Entrenar y someter su cuerpo a entrenamientos duros con tal de tener acceso directo a la base del cuartel. Sin embargo, sus motivos eran muy diferentes a los de proteger a la nación que lo acogió. Lejos de parecer una cosa filosófica, se trataba más bien de una cosa peligrosa. Pretendía actuar como doble agente, por dentro sería un noble muchacho con intenciones de aprender y luchar, y por fuera sería un agente secreto de la SPK, un grupo de agentes encubiertos que buscaba la verdad tras la efusiva masividad de Shinigamis venidos a la tierra durante los últimos tres años, y que, según sus teorías, tenían que ver con cierta organización llamada Wammy`s House.

Por eso debía infiltrase y buscar información…

Suspiró al tiempo en que colocaba la capucha en su cabeza. La lluvia había comenzado y era mejor resguardase de ella. Se acomodó la capa negra sobre la espalda y procedió a marcharse de allí cuanto antes, como una sombra sin dueño que deambula por la calle. Mañana serían los exámenes de admisión y debía dormir, porque a partir de mañana ya no tendría tiempo para algo que tenía hoy: descansar. Y con tanta razón de por medio, se fue a dormir, pensando sombríamente en que no descansaría hasta encontrar la información que deseaba, hasta destrozar la cara de falsedad de Light Yagami y descubrir los motivos de aquel al que llamaban L y que, con tanta altanería, parecía ocultarse tras una simple letra.

Además… «Descubre la identidad de Near. Todos los datos de ese chico han sido eliminados, podría, incluso, haber nacido ayer y nadie lo sabría» las palabras de Gevanni resonaron en su cabeza y se prometió encontrarlo en cuanto entrase al cuartel. Y aunque le parecía muy absurdo eso de haber nacido ayer, lo menos que podía hacer era buscar información respecto a su origen, a su nacimiento que, al igual que la organización, parecía ocultar un montón de cosas.

Y cuanta razón tenía, pues detrás de aquellas murallas que acogían a Wammy´s House, se ocultaban terribles y angustiosos secretos. Entidades que jamás habían vuelto a ver la luz del día. Experimentos casi abominables que se encubrían tras el delirio de un sueño casi imposible, impulsado por el más vano y mortal de los sentimientos; el amor.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Notas finales:

Bueno, yo ni siquiera debería estar publicando esto, pero allí está, queda a vuestro juicio decir si ha valido la pena esta introducción. Por cierto, alguien sabe como colocar más de un genero? Yo no sé cómo hacerlo, sólo puse que era un AU, pero quiero colocar más cositas como romance y drama. Si alguien tiene la respuesta, estaré muy agradecida si pudiera dármela.


Si quieres dejar un comentario al autor debes login (registrase).