Login
Amor Yaoi
Fanfics yaoi en español

Spirit. por Tsuki no Megami

[Reviews - 3]   LISTA DE CAPITULOS
- Tamaño del texto +

Notas del capitulo:

Los personajes pertenecen a su creador Tadatoshi Fujimaki.

Spirit.


31 de octubre una fecha en la cual los vivos recuerdan a los que partieron antes, también es el día en que las almas regresan a visitar a sus seres queridos.

— Dime Aka-chin por qué debemos ir a nuestra casa.

— Atsushi, ya te lo dije, Kuroko junto a los demás se reunirán ahí, por ello nosotros también les haremos una visita.


— Mientras me dejen comer dulces no hay problema aunque es un fastidio ir de esta forma.


— ¡ Oh! Ya verás que será divertido. La sonrisa sobre el rostro no dejaba duda alguna, continuaron su camino hasta llegar a lo que una vez fue su hogar.


— Está casa se siente muy fría, da la impresión de estar embrujada. Abrazándose así mismo dándose consuelo.


— Rubia idiota que dices, es la mansión de ese psicópata, que esperabas, flores, ositos y chocolates.

— Ahomine tiene algo de razón pero no te olvides de ese sujeto, aparte del pitufo rojo tambiém era hogar de Murasakibara.


— Taiga, Aomine-kun, no deberían hablar así de ellos, no creo que sea correcto.


— Kuroko dice verdad, es una falta de respeto hablar mal de los muertos.


— Shin-chan eres muy supersticioso ¿ Lo sabías ? Pero cambiando de tema, vamos a entrar o nos quedaremos fuera todo el rato.


Viéndose unos a otros, se dieron cuenta que efectivamente se encontraban fuera de la mansión de los Murasakibara, quienes unos meses atrás perdieran la vida en un accidente automovilístico, siguiendo parte de la tradición, sus amigos acordaron llevar algunos bocadillos para la pareja y pasar un tiempo en su casa.


— Aka-chin tenías razón, ellos vinieron y nos trajeron muchas cosas deliciosas. Maravillado por las golosinas que sus ex compañeros de equipo le llevaron como ofrenda.


— Quizá debamos agradecerles por la molestia, sobre todo a Daiki y Taiga. Con un objeto afilado en mano, moviéndolo de lado a lado observando a sus víctimas.


— ¡ Aaah ! Aka-chin tienes esa mirada, es la misma que pones cuando planeas hacer sufrir a alguien. Pasando detrás del azabache hacia los dulces.

— Quizás algo de las mañas de Shin-chan se me pegaron pero acabo de sentir que algo pasó por mi espalda. Estremeciéndose por el escalofrío.


— Tal vez o también puede ser que ellos estén aquí y es su forma de saludarnos. Bebiendo de su malteada sabor vainilla. — Taiga me contó que en América se acostumbra poner ofrendas con los platillos favoritos de sus difuntos y dicen que ellos vienen de visita absorbiendo el aroma de la comida.


— Kurokocchi si eso es cierto, Akashicchi y Murasakibaracchi vendrán en cualquier momento, que bueno traje las habichuelas dulces que le gustaban a Akashicchi. Destapando un tazón repleto de dichas golosinas en varios colores.


— Así que el enano psicópata si tenía una debilidad. Apunto de robar un dulce, unas tijeras salieron volando directo a el, de no ser por sus reflejos le habrían dado en la cara. — Bakagami si querías uno debiste pedirlo, mira que lanzarme esto ...


— Aominecchi, Kagamicchi está en la cocina con Midorimacchi y Takaocchi haciendo chocolate caliente. De no ser por el moreno que sostenía el platón los dulces ya estarían en el suelo.


Dentro de la cocina ocurría algo similar, las cosas cambiaban de lugar y podían sentir que alguien respiraba cerca de su oído al voltear el rostro veían que nadie estaba cerca de ellos.

— Bakao si no tienes nada mejor que hacer, ve con Kise y el resto a la sala, déjanos trabajar aquí o yo ... Dejo caer la cuchara con la cual movía la olla al ver la barra de chocolate flotando.


El primero en salir corriendo fue Kagami seguido de Midorima que llevaba arrastrando al pobre del halcón presa del shock, llegaron a la sala donde vieron a los demás en una situación similar, Kuroko no salía de su asombro, Aomine sostenía a Kise en brazos con el rostro pálido y temblando.


— Ki-chan dijo verdad, la casa está embrujada, salgamos pronto de aquí antes que otra cosa suceda. Ni bien terminó de hablar cuando todas las puertas y ventanas se azotaron, dejándolos encerrados.


— Esto ya lo ví en una película, ahora los muebles se moverán solos y saldrán volando sábanas, cortinas y los utensilios de cocina.


— Kagami cierra el pico, los estas asustando.


— Así es Bakagami, haz favor de callarte, mira al pobre de Kise apenas reacciona y Takao está igual o peor.


— Es sólo su forma de saludarnos, dejemos los platos con comida para ellos y salgamos para que se queden solitos, seguramente tienen planes y nuestra presencia los distrae.


— Oye Tetsu por qué no estás asustado, está bien que seas un fantasma y los entiendas pero no crees que es demasiado.


— Aomine-kun no hay que temerle a los muertos sino a los vivos porque ellos pueden herirte de formas que nunca sospecharías. Mostrando una sonrisa sádica y de la nada un cuchillo salió disparado a su mano, amenazando al moreno. — O tu qué piensas A-o-m-i-n-e-kun.

El resto de los presentes comenzaron a temblar, no por los ruidos y las cosas flotando eso no, su miedo provenía de ver a la sombra de Teiko sonriendo mientras sostiene el afiliado objeto. — Propongo seguir su consejo, dejemos los dulces y la comida, demos una oración y salgamos de aquí con respeto.

Comenzaron por arreglar la mesa, poniendo un mantel blanco adornado de flores anaranjadas y negras, sobre ella platos con comida variada sacando humo por lo caliente, en diferentes tazones repartidos los dulces, gomitas y chocolates. Un peliceleste se encargó de acomodar la recamara con velas en forma de calabazas sonrientes que desprendían un rico aroma.


— Eso es necesario, Tetsu conejito travieso. Abrazándole por la espalda.


— Es preciso hacerlo, el que sean espíritus no significa que ya no puedan disfrutar como pareja. Sonriendo complaciente por el trabajo bien hecho. — Ahora si ya terminaron abajo, vamos a darles privacidad. Bajando por las escaleras se reunieron con los demás en la sala, ofrecieron sus respetos a los esposos y en parejas como llegaron se fueron retirando, los últimos en abandonar la casa fueron Taiga y Tetsuya.

— Que dices Atsushi, Kuroko nos hizo el favor de preparar todo aquí, hagamos uso de ello.


— Aka-chin, eres mi dulce favorito, te voy a saborear lento y por mucho tiempo.


— Hazlo Atsushi, quiero sentir tu maibu muy dentro y sacarte el relleno. Ni lento ni perezoso fue tomado por su amado gigante, sobre la cama recién ordenada.


— Tetsu, eso que se escucha es lo que creo. Oyendo el rechinar de la cama con vigor y fuerza.


— Así es, parece que ya empezaron, vámonos a nuestra casa. Tomando a su amado tigre del brazo, saliendo de la mansión dejando a los dueños en el torrido romance, cuando acabasen ambos regresarían al mundo de los muertos, donde esperarán juntos el próximo año para divertirse con sus amigos.


Aun en altas horas de la noche, los jóvenes que transitaban por la calle cerca de la mansión, podían escuchar los lamentos de un alma en pena desde adentro de la casa. — Aaaah ngh Atsushi mng ... más aaah ... más agn aaah rápido mng... aaah.

Notas finales:

Gracias por leer sus comentarios serán respondidos a la brevedad posible.

 

Happy Halloween 🎃🎃.


Si quieres dejar un comentario al autor debes login (registrase).