Login
Amor Yaoi
Fanfics yaoi en español

~Mi Hilo Rojo~ [MuraAka/MidoAka] por Syo Kurusu Love Love kokoro

[Reviews - 1]   LISTA DE CAPITULOS
- Tamaño del texto +

Notas del fanfic:

Otras parejas que serán mencionadas son: MuraHimu, MidoTaka -ellos si tendrán poquita trama, en comparación a Mura y Himu-

Por si no leyeron lo que puse en la descripción de la historia, les reitero algo:
ATENCIÓN: También habrá MuraHimu, pero no habrá tema sexual, ya que sólo habrá mención y no trama como tal, porque no sé redactar a Himuro. :v
Si a alguien no le gusta Himuro de pasiva, perdón. Es que a mí se me hace más fácil hacer la historia así. ♥

Notas del capitulo:


Esta historia es para la Week MuraAka. Espero les guste y recuerden que también lleva MidoAka. La historia tendrá donceles. :3 

 

Himuro y Takao saldrán en el segundo capítulo. :3

Día 4. ~Almas gemelas~

Akashi estaba celebrando su cumpleaños número 16, mientras estaba rodeado de sus amigos más cercanos y de Kagami y Riko -parejas de Kuroko y Momoi respectivamente-
—*¿Qué debería pedir?... ¡Ya sé!*
—¡Feliz cumpleaños, Akashi!
Los cañones de confeti sonaron y la vela del pastel sólo dejaba ver el humo que quedaba, tras haber sido soplada. 
—¿Qué deseaste, Akacchin? 
—No te lo puedo decir, Atsushi.
—¿Por qué no? 
Murasakibara comenzaban a poner ojitos de cachorro, intentando convencer a Akashi para que hablara, sin embargo, a pesar de haber conmovido el corazón del pelirrojo, no logró corromper su voluntad.
—No puedo decirlo, porque si lo digo antes de tiempo, mi deseo no se cumplirá.
El mayor parecía haber aceptado la excusa del festejado, pero para otras personas parecía algo estúpido, viviendo del absoluto. 
—Akashicchi, ¿en verdad crees en ese tipo de cosas?
—Eso...no lo sé. Piénsalo como quieras, Ryōta. 
Akashi soltó una risita apenas perceptible, a lo cual Midorima sólo arqueó una de sus cejas. ¿Por qué Akashi decía eso? ¿Realmente no quería que lo creyeran tan infantil o había otra razón? 
Momoi al ver que nadie se atrevía a hablar, finalmente disipó el tenso ambiento, tratando de actuar como si nada pasara. 
—¡Ya comamos el pastel! 
Al escuchar eso, los demás se dispusieron a seguir con la fiesta y actuaron como si nada hubiera pasado.
.
.
.
El viento soplaba sutilmente, acariciando el rostro del joven que estaba en aquel balcón. 
—El cielo se ve hermoso...
Esa simple frase salió de sus labios sin siquiera pensarlo, mientras una lágrima recorría su rostro. 
—Te extraño...
El menor se sumergió en sus pensamientos, recordando los bellos momentos al lado de su madre, mientras sonreía nostálgicamente.  
—Madre, ¿qué debería hacer? Realmente odio esto. No sé qué debo hacer.
Nuevamente una lágrima resbaló por su mejilla, abriendo paso a unas cuantas que venían atrás. 
—Realmente amo a los dos, pero no sé qué hacer. Me estoy desesperando. 
En su garganta comenzaba a formarse un nudo, que le dificultaba el poder hablar y en un intento de recuperar la cordura, miró hacia el cielo, notando una estrella fugaz, acto seguido cerró los ojos y suspiró.
—*Sé que esto es estúpido, pero...* Desearía realmente saber a quien debo elegir. No me importa cómo.
Después de haber dicho esas palabras, Akashi abrió sus ojos, viendo que ya había desaparecido la estrella.
—...Me siento como un verdadero idiota. 
Ya harto de estar afuera, regresó dentro de su habitación y luego se dirigió a la sala, siendo lo más sigiloso posible para no despertar a quienes ya dormían. Cuando finalmente llegó, caminó hacia el altar de su madre y lo abrió.
—*Voy a rezarle un poco.*
Pasó un rato y cuando finalmente dejó de rezar, volvió a mirar hacia la foto de su madre.
—¿Crees que esto es una tontería?... Acabé pidiendo ese deseo a una estrella fugaz y también lo pedí al soplar la vela... ¿Acaso me estaré volviendo loco, madre? Ya no sé qué hacer... Hace tiempo los dos se me confesaron y aún no les he dado una respuesta. 
Transcurrió el tiempo y cuando Akashi comenzó a sentirse cansado, decidió volver a su habitación y dormir.
.
.
.
La luz comenzó a molestar sus ojos y con tranquilidad se levantó de la cama.
—Parece que no dormí nada... Será mejor que vaya a cambiarme para desayunar con los demás.
El menor se dirigió a al baño, hizo sus necesidades, lavó sus manos, enjuagó su boca y lavó su rostro.
Cuando salió del baño, notó que habían dos hilos amarrados a su meñique, pero poco a poco se iban tornando más visibles, dejando ver unos hilos gruesos de un color rojo brillante. Al ver esto se sorprendió y recordó lo que había deseado la noche anterior.
—*Imposible...*
Trató de tocar los hilos, pero éstos atravesaron su mano. Al notar que era imposible tocarlos, pensó en ver donde terminaban, pero se resignó a la idea. Era imposible que esa persona estuviera ahí, después de todo la posibilidad era mínima, pero ¿porqué habían dos hilos?
Finalmente restó importancia a la situación y se dirigió al comedor, donde al parecer Kagami ya había servido el desayuno. 
—Ah, perdón. Preparé todo sin preguntar.
—Está bien, no pasa nada. Sentémonos a desayunar antes de que se enfríe. ¿Dónde están Atsushi y Shintarō?
—Salieron en la mañana. No deben de tardar en volver.
—*Imposible... Todos ellos también tienen hilos...No puedo creer que haré esto*... Ryōta.
—¿Qué pasa, Akashicchi?
—¿Conoces la leyenda del hilo rojo?
—Claro, es mi leyenda favorita. Es muy romántica. 
—¿Te interesa eso, Akashi?
—Algo así, Daiki...*Ryōta está atado a Daiki y sólo hay un hilo...*
—¿Y porqué la pregunta, Akashicchi?
—¿Qué sabes de la leyenda? 
—Supuestamente el hilo puede ser estirado y nunca se romperá y entre más grueso y brillante sea, significa que mayor es la compatibilidad. 
—¿Y alguien puede verlos?
—Se supone que no, porque no es visible o tangible, aunque hace mucho leí que si eres maldecido o algo parecido, es posible.
—¿Alguien puede estar atado a dos personas?
—No, eso es imposible. 
—Ya veo...
Akashi se sorprendió al escuchar eso, pues él había notado que Kuroko estaba unido a Kagami, Kise a Aomine y Riko a Momoi, pero en sus dedos había un sólo hilo, mientras que el el suyo habían sólo dos. 
—*¿Acaso tienes que ver con esto, madre?*
.
.
.
Akashi estaba de pie, acomodando algunas cosas para poder desayunar, cuando notó que sus hilos se habían tensado y al buscar la dirección de sus hilos, notó que estos pasaban por la puerta de entrada.
Su corazón se aceleró al ver a Midorima y Murasakibara entrar por la puerta, pero su rostro palideció al notar que sus hilos estaban dirigidos a ellos dos.
—¿Akashicchi? ¿Estás bien? Te vez pálido. 
—Yo...esto...
Cuando Midorima y Murasakibara se acercaron más, notó que ambos tenían dos hilos, al igual que él. El impacto había sido tanto, que su vista comenzó a oscurecer y sus sentidos se desvanecieron, hasta desmayarse.
—¡Akashi!/¡Akacchin!/¡Akashi-kun!

--------------------------------------------------------------------------------------------

Akashi se encontraba en un frío y oscuro lugar, donde lo único que era capaz de ver eran sus propias manos. 
—Pobre, chico.
La voz de un viejecillo resonó en sus oídos y poco después vio a lo lejos a cinco bebés que estaban siendo atados del meñique con hilos rojos. 
—¿Qué es-?
El menor no fue capaz de terminar de hablar, ya que un viejecillo de barba blanca y traje negro, le tapó la boca.
—Ese del centro eres tú y los otros dos de la derecha son tus amigos. Los chicos de la izquierda son sus destinados.
—¿Quién eres? ¿Qué significa esto? 
—Despierta o tus amigos se van a preocupar.
El viejecillo se apartó de su lado y caminó rumbo a los bebés, tomando en brazos al del centro, mientras lo arrullaba, ya que no paraba de llorar. 
—Ya, ya. No pasa nada. 
Akashi comenzó a ver borroso y comenzó a sentirse mareado, pero distinguió cuando aquel viejecillo miró con tristeza al bebé en sus brazos que sería él supuestamente, pero poco después le dirigió una mirada triste y habló con dolor.  
—Pobre chico... Lo siento, Akashi Seijūrō.
—¡Espera! ¡¿Cómo sabes mi nombre?!

--------------------------------------------------------------------------------------------

Akashi despertó agitado en su cama, con una mano estirada hacia el techo, mientras gritaba.
—¡Espera! ¡¿Quién eres?!
Los presentes se asustaron y Kise inmediatamente se acercó al menor.
—¿Estás bien, Akacchin?
—Yo-
El menor guardó silencio al escuchar esa voz de nuevo. "Pobre chico... Lo siento, Akashi Seijūrō. Esto es culpa mía." 

Notas finales:

Gracias por leer. Espero les haya gustado y me dejen saber su opinión. :3
La historia será de 2 o 3 capítulos, esta es la parte uno. :3
P.D. No es que olvidase subir el día 3. Ese día yo no participaba. :3 ♥

 


Si quieres dejar un comentario al autor debes login (registrase).