Login
Amor Yaoi
Fanfics yaoi en español

A través del tiempo. por hermanas yaoi

[Reviews - 19]   LISTA DE CAPITULOS
- Tamaño del texto +

Notas del fanfic:

Hola mis hermosas lectoras, hoy me aventuro con una historia diferente a lo que he presentado, primero un viaje en el tiempo, fantasía, retomare humor, mpreg así como un Akihito más fuerte y decidido de los que he creado, uno que otro personaje inventado etc. Espero sea de su agrado. Esta planeada para no más de 10 Capítulos y un hermoso  bebé aunque debo advertir que esta de prueba.

Lo que quiere decir que ojalá pegue porque si no x_x pues no.

 

Notas del capitulo:

Comenzaremos con la descripción de Akihito en si vida actual. Así como su llegada a tierras lejanas. Donde conocerá a su esposo Asami Ryuichi Un Dragón Oscuro, próximo Gobernante de la dinastía Yang.

Hace un mes termine de gravar el drama Love in the Moonlight todo parecía ir tan bien cuando en la ceremonia de cierre Yoshio me pidió matrimonio frente a todos, por supuesto dije que Si, después de 5 años de noviazgo se suponía tenía que ser amor.

Ahora heme aquí el día más importante y feliz de mi vida … rio en silencio apreciando lo ingenuo que luce mi reflejo vestido de blanco, el traje de matrimonio que escogí con mi mejor amigo, lo más cercano a un hermano que tenía, ¿cómo pude ser tan estúpido?, lanzo una botella de loción con rabia por haber creído tantos engaños, ¿CÓMO NO HACERLO? Si eran justo lo que quería escuchar.

-Te amo, eres lo más importante, si algo te pasara moriría, cásate conmigo, te entregare mi vida solo a ti., fueron algunas de sus dulces mentiras. Respiro hondo apoyado por el reflejo de la ventana oportuna en la habitación ajusto y centro la corbata desalineada.

Kuro Yoshio, mi querido Yoshio, observo en mi celular una de las tantas fotos que acostumbrábamos tomarnos, estaba dispuesto a cumplir cada una de las promesas que te hice. reflexiono con angustia en el pecho, pero… después que por accidente te escuche lamentarte frente a Naoki, llorando como un niño, na. Mejor dicho, como soldado que va encontrar la muerte tras responder ACEPTO. No supe cómo, cuando, en qué momento exacto ellos dos vivieron, o continúan viviendo un romance a mis espaldas, tan trillado, aunque no por ello el dolor disminuye, las dos personas en las que más confiaba engañándome. Burlándose de mi por unos cuantos pesos.

Al parecen incluso mi propio padrastro está involucrado de alguna forma, rento para mí el novio ideal, atento, valiente, fiero, caballeroso, y tantas más cualidades que se resumen en falsedad solo con la intención de que me casará seguramente para deslindarse de mí, Me torturo interrogándome, le pagará antes o después de la boda. Sonrió caminando por el pacillo recordando las palabras de Yoshio.

-yo, hago esto por nosotros Naoki, te amare solo a ti, sabes que el matrimonio lo arreglo Yama-sama que diría si después de todo lo que hizo dejo plantado a Takaba, aunque no lo quiera no se lo merece. Perdóname mi amor- besó su frente mientras ambos derramaban lagrimas por la inminente separación. Tan desdichados que ni siquiera notaron mi presencia, esperé paciente, conté hasta 10, esperando voltearan y enfrentarnos, pero sellaron sus ojos manteniéndose abrazados.

15 días después del suceso, como quien dice aferrándome a la última esperanza, creyendo en la mentira de mi pareja, que me amara y confesara su aventura con Naoki, que dijera la verdad, perdonarlo, paso por mi mente, hacer como que nada hubiera sucedido, escuchar sus razones, justificarlo. Pero, no sucedió.

-Akihito, estas perfecto- menciona mi padrastro deteniéndome para mostrar un velo blanco, mis padres fallecieron hace años, en su lugar el cumple el gesto, aunque mi cabello es corto, siempre ha sido una tradición el portarlo, hombres con mi “característica”.

En silencio me inclino, Yama-sama la ajusta cubriéndome el rostro, mientras que por la espalda baja mis piernas a modo que lo arrastre.

-Si Ai Ling Viviera te diría que luces hermoso hijo, vamos te entregare al hombre que amas…- ¿en verdad así será? Hasta el dinero es más importante para un padre que su hijo, no me sorprende que lo sea para un amante que no corresponde sentimientos.

Al entrar donde se llevará a cabo la ceremonia legal me enardezco de odio, contra todos, viendo a lo lejos ese rubio de ojos verdes que cautivó y destrozó mi corazón, el amigo que sonríe mientras su interior se nubla consiente que está a punto de perder el amor de su vida, y mi padrastro, que compra un yerno y pierde a su hijo.

Suspiro apreciando la decoración blanca, tapetes guinda, alfombra dorada. Pétalos crema. Y lirios de cristal.

Yoshio estira su mano la cual tomo sin ánimos para frente al juez escuchar un breve discurso sobre el amor, la vida y el rango de autoridad que representa, bla,bla,bla.

-Por favor, prosigamos, Sr. Kuro Yoshio firme aquí- descaradamente le dedica una mirada de aflicción a Naoki, que gira su cabeza a otro lado, ¿demasiado lúgubre para soportar? Supongo, Kuro firma su contrato con Yama sonriéndome aliviado. Valoro el comportamiento, no tuvo las agallas para dejarme plantado, Lamentable. - ahora usted Sr. Takaba Akihito- me abstengo observándolo fijamente, aun con el velo sé que distingue mis ojos, por lo que sin respuesta cruza miradas con quien pretendía ser mi esposo- ¿le pasa algo? ¿se siente mal? - interpreta el silencio.

-¿Akihito?- nombra él.

¿desea casarse? - anuncia el juez tan dulces palabras que sonrió elevando la mano derecha con lentitud arrancándome el velo.

-ya que lo pregunta…- los latidos del corazón se desenfrenan, no habrá quien me detenga- ¡NO!, por supuesto que no- enuncio con firmeza.

Las murmuraciones a mi espalda no tardan en hacerse notar, escucho Takaba, Akihito, Aki, No, Amigo, ¿Por qué?  En medio de mil flash de cámaras propias del escándalo.

-Akihito, ¿Qué haces? - me toma de los hombros intentando obtener una respuesta al alboroto, jamás le había visto una mirada más desesperada.

-¿Qué?, ¿deveras no lo entiendes?- me quito sus repugnantes manos de encima- solo considérame fuera de “tus negocios sucios” ya me canse de seguirte el juego desgraciado, se acabó la farsa que arreglaron tu - a señaló poniendo distancia- y de él-muevo el índice a mi Yama enmudecido-enserio creíste que un idiota como tu podía mentirme por siempre.

-amor yo, no entiendo- finge demencia.

-Oh permíteme explico- expreso a los invitados- Mi padrastro le pago a Kuro Yoshio Para que me enamorara, les seguí el juego `para ver hasta donde eran capaces de llegar. Y Espero, ¡ESPERO! que no olviden esta lección- Desgraciados... me vuelvo a los testigos-Ustedes por favor el lugar es suyo, coman diviértanse, bailen mucho, mientras yo me cambio este ridículo traje, para que celebremos que NO ME CASO CON ESTE INFELIZ -que más podía suceder lo pensado se dijo, y se dijo bien, salgo por el mismo camino que entre desconociendo el valor y coraje que podía demostrar.

Yama me busca, pero no quiero hablar con nadie, seguramente Yoshio esta tan sorprendido y avergonzado que jamás lo volveré a ver, No, mejor asegurar por un tiempo mi tranquilidad.

No lo pienso demasiado, salgo del hotel reservado exclusivamente para mi boda, llego hasta el estacionamiento viendo el convertible plateado que me llevaría al aeropuerto por mi luna de miel, antes de abordarlo arranco toda la ridícula decoración, girando la llave espero encontrar nuevos horizontes muy lejos de aquí.

Un fuerte rechinar de llantas suena frente a las puertas del aeropuerto.

-Sr. No puede dejar el auto estacionado aquí- me llama la atención un guardia.

-Entonces te lo regalo, los papeles están en la guantera- lanzo las llaves que atrapa con reflejos de gato.

Sin maletas, planes ni corazón tomo un vuelo a china, ya que el dinero es tan valioso como para vender un hijo, abandonar un amor y destruir una vida intententaré reconstruir la mía.  

Un mes después.

Me aloje en una de los tantos hoteles de Chengdú, capital de la provincia de Sichuan en el suroeste de China, lugar de origen de mi madre. Deseando pasar desapercibido me recluyo en las cuatro paredes que ofrece la nada lujosa y por el momento habitación, como poco, duermo demasiado, por las tardes salgo a beber.

Me siento extraño, ha pasado tiempo desde la cancelación del matrimonio, por cómo se desarrollaron las cosas siento un poco de culpa, no debería, pero pienso en la mirada de Naoki cuando dije que mi padrastro había pagado a Yoshio para enamorarme, harto de los reproches que yo mismo me hago, salgo al mercado, es algo nuevo, jamás había salido tan temprano.

11:30 Am, recorro las calles habituales, pero por la hora y día encuentro un mercado, venden comida, ropa, piratería, de todo.

-joven, “he joven”. Acérquese a ver- llama una anciana desalineada invitándome a notar su joyería barata- ¿Qué le parece?, ¿encuentra algo de su agrado?

En vista de que no puedo negarme me limito a ver sus dijes, joyas, anillos y collares, entre dorado, plata cuarzos y piedras de fantasía- ¿Qué le parece este anillo? - muestra con prisa prestándomelo para apreciar.

-Poco Particular, ¿una serpiente?

-oh, no joven, es un dragón, sus ojos son dos rubís, es oro antiguo, usted me agrada, le hare un descuento especial - vaya plan de venta.

-lo siento abuela, no estoy atraído por la joyería- dedico una reverencia en disculpa marchándome.

Por fin en el bar, un grupo de turistas hablan del templo Lǚxíng al parecer no muy lejos de aquí sobre la montaña se ubica con excelente mirada al mar. Incluso se emocionan por una pronosticada lluvia de estrellas.

Quizás me dé una vuelta por allí más tarde, observó pasar el día acompañado por un buen vino de arroz tradicional que me hace olvidar algunas de mis tantas penas.

Una precipitación ligera se anuncia, con el ruido natural del agua al caer sobre el asfalto mientras la gente corre a refugiarse. Finalmente, el cielo se obscurece para abrir paso a la luz de las farolas. Solicito la cuenta y me marcho, creo que no importa la distancia entre Japón y china. Sigo pensando en ellos.

-¡Denos su dinero maldita vieja!- Exigen tres tipos vestidos de negro con perfil de pandilleros a quien me es tan familiar., recuerdo, ¡es la abuela del anillo!

La escoria no cambia, en cualquier parte del mundo, vaya que acosar una pobre anciana. Observó alrededor, cogiendo una piedra.

-eh, no nos darás el dinero, pues te matar…!ahhh!- lloriquea fuerte resintiendo la pedrada tan acertada en el cráneo- ¿Qué mierda?, ¿Quién eres tú?- me visualiza rápidamente cruzando mirandas con los otros tipos, no pierden el tiempo dejándose venir para agredirme.

Lástima que desde pequeño recibir clases privadas de artes marciales mixtas, unos cuantos movimientos bastan para noquearlos sin lastimarlos demasiado, no soy fanático de la violencia.

-desgraciado, me vengaré, nunca te olvidaré ¡PAGARAS CON TU VIDA! - grita valerosa amenaza desentonando con su rápida huida.

-¿está bien Abuela?- Ofrezco mi mano para levantarse, tras la lluvia esta empapada, con los cabellos negros y plata pagados a su frente rugosa.

-es un ángel Joven, gracias. - se sacude un poco el lodo, sonrió burlón ante el término utilizado, ¿ángel? Si como no- ¿esos hombres lo lastimaron? - interroga afligida.

-estoy bien. -me dispongo a retirarme sin nada más que hacer por ella.

-espere, como podre retribuirle, me ha salvado- intento decir que no es necesario, pero insiste- claro, ya sé que le daré, después de todo estoy segura esto lo ayudará a re encontrarse- muestra una bolsa negra de terciopelo descubriendo el anillo de drago que me intento vender esta mañana.

-dijo que era oro antiguo, no debería regalármelo tan fácilmente- rechazo ante el valor que pueda representar.

-por favor no lo desprecie, sabe. Cuando le hable por primera vez note una inmensa soledad y dolor que lo aflige. Este anillo además de ser valioso por los materiales es una llave- ¿llave? -a un portal que le enseñará lo que debe saber, como dar respuesta a todas las preguntas que se hizo, o hará- coge mi mano depositándolo en la palma -consérvelo, muy pronto la luna hará brillar los ojos del dragón, pero recuerde la puerta que decida abrir para entrar será la misma por la que deba regresar, ¿entiende? -suspiro, la pobre abuela padece de sus facultades mentales.

-gracias por su regalo- reverencio acompañándola a su casa, retrasado mi llegada, aunque de cualquier forma nadie me espera en ese cuarto vacío.

 A bordo de un taxi con dirección al departamento, me alerta una llamada en mi nuevo celular, inusual ya que ni yo mismo he terminado de aprenderme la numeración. Contesto, de inmediato escucho la voz de Yama disculpándose por lo sucedido, pidiendo no cuelgue, diciéndome que está aquí…- ¿Aquí? -corto de inmediato lanzando el galaxy 70 por la ventana mientras el conductor me tacha de esquizofrénico.

No es buena idea regresar a la hostería-por favor, tengo que encontrarme con alguien en…-ni siquiera conozco la cuidad, ¡claro! - templo Lǚxíng.

-el carro no entrara hasta haya joven, pero lo dejare lo más cerca que pueda.

Tal como dijo la terracería no era apta para coches, deteniéndose sobre la colina que mostraba una hermosa vista hacia el mar. Page el servicio al hombre, tomando asiento sobre la banca para pensar que hacer. Mi padrastro vino hasta acá y quizás trajo a…

¡Qué importa!, me calmo viendo la luna llena, brillando cual imagen de postal, eso me hace recordar las palabras de la abuela desquiciada, de mi bolsillo saco el misterioso anillo de dragón, raspo con la uña uno de sus ojos, se supone rubís. La tentación de probármelo es demasiada, al final me lo coloco en el dedo anular de la mano derecha extendiéndola para apreciarlo. Se ve bien, Aunque me queda apretado, opto por sacármelo.

¡Diablos se atascó! Intento zafarlo, pero es inútil, “fantástico.” Me levanto acercándome al acantilado que justo es el lugar donde la luz de la luna es más clara… quizás mi dedo se ponga morado.

-Akihito tenemos que hablar-Escucho reconociéndola voz de inmediato, alargando el contacto visual, como dudando de la realidad, será que mi conciencia me está jugando una broma de mal gusto, es simplemente imposible- oye Takaba- exige atención a lo que no evado más.

-¿Qué rayos haces aquí? ¡COMO ME ENCONTRASTE! – la sangre del cuerpo parece recorrer mi anatomía con mayor velocidad, siento arder las mejillas y temblar las piernas. ¿desde cuándo está siguiéndome? No quiero verlo me doy vuelta, pero me detiene tomándome del brazo- Tenemos que hablar, las cosas no fueron como tu piensas- alega, pero apenas entiendo lo que dice.

-ya vasta, que no tienes vergüenza Naoki, eras mi mejor amigo, pero eso no te detuvo para revolcarte con mi prometido- se me desgarra la voz en la última frase al tiempo que los ojos traicioneros se inundan, me suelta y temo por mi lengua que una vez empieza no se detiene filosa como un cuchillo- ¿pensaste que no lo sabía?, pero los escuché 15 días ates de mi boda, como lloraban y se abrazaban porque su amor estaba agonizando. Tan cobardes para ocultarlo e inútiles para defenderlo. Afortunadamente yo me he salvado Naoki, pero tú, tu sigues atrapado ¿o me equivoco?, que se siente saber que eras el segundo y lo seguirás siendo el resto de tu vida… dime ¿Qué sentiste mientras me veías emocionado escogiendo el traje de novio? Envidia, lastima o…

-¡No estoy aquí para pedirte perdón Akihito!- ¿Qué?- … soy despreciable, yo también te veía como hermano, pero debes de saber que Yama-sama es el verdadero culpable, él nos obligó, sabía que Yoshio y yo…- no es cierto-  aun así.

-¡Cállate!, ya sé que él está involucrado, pero al final ustedes tampoco me quitaron la venda de los ojos- incluso mi amigo guardo el secreto de infidelidad durante la ceremonia no me alerto en lo absoluto, esto no es una disculpa, sino un teatro, donde me han cedido el antagónico. Soy quien destrozo un romanceel tercero, al que nadie quiere o necesita. ¡Tan insoportable!

-como sea, te dije que no estaba aquí para pedirte perdón… -¿Qué diablos quiere entonces?- sino a terminar con tu sufrimiento- muestra una pistola con lo que parece silenciador a detonación.

-no creo que hayas venido a suicidarte ¿cierto…?-este drama supera cualquier papel interpretado, engañado por mi mejor amigo y novio, una boda cancelada, y ahora apunto de ser asesinado- no voy a suplicarte Naoki, lo sabes.

- y yo sería incapaz de matarte, ¡Camina Takaba! – el plan es hacerme saltar por el precipicio, de saberlo no habría venido.

-no lo voy hacer, si vas a dispárame hazlo, no te tengo miedo.

-Pues deberías- apenas escucho un silbido y dolor instantáneo en el corazón con un empujón involuntario hacia tras que me hace resbalar.

El aire fresco me da en la cara alborotando los cabellos viendo la luna como ultimo panorama en medio de la noche oscura y lluvia de estrellas.

El golpe sobre el agua me aturde fuertemente para posteriormente envolverme en calma, dando una ligera vuelta dentro del agua.

La sensación de muerte es parecida a sumergirse en un lago profundo que poco a poco va borrando la claridad., hasta la luz de la luna se apaga como una vela consumida…

 

 

Longsheng, montañas del suroeste de China, año MDCCXCIX.

 

…por favor no lo desprecie, sabe. Cuando le hablé por primera vez noté una inmensa soledad y dolor que lo aflige. Este anillo además de ser valioso por los materiales es una llave a un portal que le enseñará lo que debe saber, como dar respuesta a todas las preguntas que se hizo, o hará- consérvelo, muy pronto la luna hará brillar los ojos del dragón… recuerde la puerta que decida abrir para entrar será la misma por la que regrese… 

-¡CARAJO!- aquella sensación tranquila que me apaciguaba el alma se esfuma en un abrir y cerrar de ojos, arrastrado por un torbellino despierto de golpe  escupiendo agua otra vez con dolor corporal, en especial- sobo mi cuello percibiendo mayor afectación.

La oscuridad de la noche no me permite reconocer el sitio, ¿será que el maldito de Naoki no logro matarme?... recuerdo el disparo en el corazón, pero no hay rastro, empapado logro levantarme, no estoy seguro con exactitud donde estoy, pero, algo me dice que no es la ciudad… ¿en verdad morí? Ahora mi alma vaga sin rumbo, me aventuro caminando al frente.

La noche nublada es tan penumbrosa que no distingo camino alguno.

-Majestad, ¡Majestad! – por fin escucho otra persona cercana. Lo que me preocupa es, si puedo confiar en él, no tengo opción respondo.

-por favor, ayúdeme no veo nada- a lo que de inmediato un lucero rojinacarado alumbra el camino a su paso ramas verdes y monte.

-oh, finalmente lo encontramos majestad- me confunde el aldeano vestido como el ultimo drama en el que actúe es decir ropa antigua, de manta y sandalias. Altura media, piel blanca cabellos negros.

-eh, ¿yo? Me parece que se equivoca señor, soy Takaba Akihito. No soy de aquí me he perdido. Podría ayudarme a ubicar la cuidada más cercana.

-¿Qué trae puesto majestad?- se deja caer de rodilla frente a mi- incluso le han cortado su cabello por favor perdóneme, fuimos asaltados de regreso a Yang, le pedimos que escapara solo, pero ellos lo siguieron, usted era el objetivo- sollozaba -estábamos tan preocupado, pensamos que lo habían matado. Jin Ling dijo que vio como lo estrangulaban y lanzaron al mar afortunadamente sobrevivió-… no creo que sobreviviera, camino en reversa pisando hojarasca cayendo al suelo, llevo una mano a mi frente. ¿Qué está pasando? Mori, pero ¿cómo estoy aquí? Siento el frio sobre mi piel es el anillo de dragónuna llave a un portal …- era verdad, ¡LA ABUELA DECÍA LA VERDAD!

Apenas podía decir pio cuando mujeres armaron una tienda e indicaron entrara para cambiarme de atuendo por uno de época elegante y suave seda teñida de rojo brillante, acompañada por velos del mismo tono, pequeñas incrustaciones doradas por todos lados, parece... un segundo esto es ¿un sheni? Recuerdo perfectamente al director del drama histórico, una modificación de Pien Fu. Una combinación de túnica y falda cosidas juntas para convertirse en un solo traje largo era extremadamente popular en la antigua China-oye-¿esto no puede ser la antigua china verdad? Porque yo estaba en el 2020 y -¿Qué año es?- el hombre solo me observa con preocupación.

 

-majestad entiendo que está asustado, pero debemos volver, su esposo el príncipe heredero fue informado del asalto y desea verlo enseguida- ¿príncipe heredero? ¡ESPOSO!

Me pongo en pie igual de perdido que el instante en el que desperté, no sé qué pensar, ¿cámara escondida?, una especia de castigo divino, ¿en verdad esto es real? - extiendo mi mano viendo la palma para estrellarla con fuerte sobre mi cara.

-¡MAJESTAD! Por favor- pide el extraño- no estoy soñando - resignado de no saber nada más que sobreviví y de alguna forma viaje a la antigua china me mantengo callado, acompaño al tipo identificado como Chen Gu un hombre aparentemente a mi servicio de mediana edad, alto, moreno de cabello plateado y ojos azules que lloró a mares de verme sano y salvo me guía hasta un palanquín donde me invita a subir, ¿Qué hago?

Me están confundiendo con alguien que cayó al mar seguramente de la realeza y casado con el próximo emperador, ¿será que tenía enemigos? ¿Qué hago ahora que piensen soy él? Suspiro pensé que no había nada peor en el mundo que sufrir por amor, mentiras traición, cuando muero y soy arrojado algunas décadas atrás de todo lo que conocí.

Supongo que el lado bueno de esto es que recuerdo perfectamente la cultura de época por el drama que interprete, pero… por estas fechas eran demasiado sádicos, un mínimo error era considerado delito y ofensa para después ser ejecutado.

-llegamos, Majestad- solo se dirigen con ese título que no se ni cual es mi nombre- por favor- ofrece una corona con velo carmesí obviamente me trae malos recuerdos.

-¿es necesario que la use?

-si, usted lleva un mes de matrimonio, la ha portado por petición del príncipe. Por favor no desobedezca- bien, cojo para acomodarla bajando del palanquín para dirigirnos con mi supuesto marido.

Admito que todo alrededor es asombroso, un verdadero palacio, con estanques y estructura esquicito. Piedra sólida en los muros altos paredes firmes dentro del castillo.

-Alto Ahí- dos oficiales nos detienen, ¡qué cosa me siento parte de una película!

-¿Cómo se atreve a oponerse? El príncipe heredero desea verlo- aunque no le hace nada de gracias a Chen.

-El príncipe Heredero dijo que si su majestad había sobrevivido no era necesario verlo- ohhh que percibo, el príncipe heredero fue informado del asalto y deseaba verlo enseguida, pero como sobrevivió ahora le importa un pepino, lo que él quería ver entrar era un muerto no un vivo. Que desgraciado.

-entiendo, gracias por compartirlo, dígale al príncipe que lamento haber sobrevivido, pero debería tener consideración en presentarse conmigo- me giro para marcharme, no lo conozco y ya lo odio. Será que empatizo con el pobre diablo que sustituyo… estar atado en matrimonio con alguien que lo desvaloriza como casi me sucede.

Piso el maldito vestido cayendo al suelo.

-Majestad cuidado, tolere al príncipe seguramente está feliz de su regreso, solo que el trabajo le impide reunirse- ajá me pongo en pie.

-durante la persecución- tejo una mentira que justifique la falta de conocimiento- me golpeé la cabeza y olvide algunas cosas- aseguro.

-debo llamar el medico real-se asusta.

-oh, no- lo detengo- solo ayúdame recordarlas, bien- planteo a lo que accede gustoso- ¿Dónde duermo? - pero parece mudo de asombro, ¿me equivoque en el término? -“mis aposentos”- me siento ridículo hablando así fuera de serie.

-por supuesto su majestad, acompáñeme- guía a un pacillo lejano a las primeras habitaciones- aquí es- exhibe una habitación lujosa, con flores y telas por doquier, casi de Hollywood- ¿lo puedo ayudar en otra cosa? – dice con intención de marcharse.

-si, como le comenté, no recuerdo algunas “cosas”, sonara extraño, pero por favor.

-majestad, me incomoda- ¿eh?-no es necesario que se dirija a mí con tanta educación: señor, por favor, gracias. Le pueden llamar la atención si continúa- yo no tengo idea ni como hablar, soy tan tonto, van a descubrir que usurpo a esta persona- adelante pregúnteme, responderé sin cuestionarlo-pero no tengo opción.

-bien, eso está bien… ¿Por qué se casó conmigo el príncipe heredero? - explicó el hecho de diferentes clanes Yin, Yang, y Lang. Estuvieron en conflicto hasta que a los gobernantes optaron por enlazar a dos descendientes herederos al trono en forma de alianza. Para su mala suerte Asami Ryuichi Príncipe siguiente en la línea estaba comprometido informalmente con una joven de su clan incapaz de negarse a las órdenes del emperador lo desposo, es decir me desposó- que triste por su novia, ahora entiendo porque no quiere verme con vida-es natural, pienso en Naoki.

-No diga eso, se lo ruego él…- ok, debo centrarme ni siquiera soy la persona que creen, pero si les digo de repente todo esto que “vengo del futuro” me quemaran vivo…

-tengo una duda, ¿hace cuánto que me sirves? - debería confiar en él, ¿qué tanto puede saber realmente de la relación? Porque si Asami no lo quiere y le digo que esto no es lo que parece me dejara libre seguramente.

-hasta eso lo olvido, debe ser serio. Debo llamar al médico real.

-ya te dije que no es necesario- insisto-responde.

-desde que estaba en el palacio Yin, a sus 15 años me encomendaron su cuidado- entonces lo sabe.

-¿Qué otra razón le di al príncipe para despreciarme?- la seguridad cuenta mucho, así que aparento un perfil espero parecido al que alguna vez tuvo esta persona.

-bueno-duda en hablar- los monarcas pueden contraer más de una vez matrimonio, usted acepto eso, pero solicito al emperador negar hasta su muerte el título de consorte a Jin Mi. La novia del príncipe. Ella vive aquí y es una de sus doncellas. Usted viste siempre de rojo para recordarle que jamás podrá casarse con el príncipe y es menos que su alteza.

Así que este tipo también es un maldito, no, ya juzgué demasiado rápido Asami, quizás en esta vida también tenía un anhelado amor que se vio forzado a dejar con el acuerdo de paz.

Pero ¿tiene caso que lo piense tanto? él ya no está, ahora yo ocupó su lugar. Se pierde el sentido que Asami y Jin Mi sufran, con suerte hasta pueden dejarme ir si los dejo se casen. El destino me ha regalado otra oportunidad. Excepto por la pinta antigua parece un buen panorama tal vez incluso exista una manera de regresar… si abandone a Yoshio para que se uniera a Naoki, El príncipe y la doncella no son nada comparado con ellos.

Me pongo en pie decidido a comunicarle la confusión y cartas a su favor en caso de buscar casarse con ella.

-A dónde se dirige, No puede salir-¿Qué? Me volvía a perder, ¿soy de la realeza o prisionero? - Entienda por favor, fue otra orden del príncipe, para evitar encuentros casuales- en otras palabras, no quiere verme merodeando.

-si he usado siempre el velo- retiro del rostro fastidiado de portarlo- ¿nadie ha visto mi cara? -ósea que si me escabullo no sabrán que soy yo.

-no puede, el príncipe…

-lo pensé mejor Chen, tengo nauseas, llama enseguida al médico, siento que moriré- finjo un ataque desvaneciéndome en el piso, a lo que el sirviente corre fuera del cuarto, aprovecho para salir sin el estorboso velo en busca del príncipe coronado Asami Ryuichi.

La mala orientación y paredes casi idénticas me confunden, escucho voces acercándose, prefiero ocultarme en una oportuna puerta abierta.

El esplendor no deja de quitarme la respiración. Noto un escrito en la parte superior Salón de belleza y juventud.  

Repisas largas con velas encendidas, sin embargo, por el techo descubierto el calor es imperceptible, para disfrutar un estanque céntrico repleto de pétalos, no puedo evitar acercarme al borde agachándome para sentir el agua a perfumada tomando una rosa roja.

Camino a lo largo de la piscina, apreciando la vista divina cuidando la seda para evitar tropezar.

- ¿Quién te dejo entrar? - escucho reprochar en voz ronca buscando su origen veo a metros acercándose un hombre alto de cabello negro y ojos dorados, bastante guapo con ropaje oscuro apropiado para un…

Distraído, un paso en falso me hace perder el equilibrio cayendo al estanque, para mi sorpresa es más hondo de lo que imagine y las telas no ayudan impidiéndome levantar los brazos para nadar.

-ayuda…-Nuevamente el ojidorado se presenta bajo el agua viéndome fijamente para rodear con una mano mi cintura y sacarme del agua. Definitivamente es el hombre más atractivo que he vito, y he visto muchos.

Salimos del agua alejando los pétalos de rosa.

-gracias- digo entre su pecho y la pared. Testigo de un cambio en facciones, se tensa las pupilas se dilatan frunciendo el ceño.

Toma mi mandíbula con la mano apretándolo- ¿qué rayos heces aquí Takaba?...

¿Cómo sabe mi nombre? Podría ser, miro preocupado por su comportamiento, el príncipe heredero Asami Ryuichi.

 

 

Continuará.

Notas finales:

Espero que les haya agradado y me harían muy feliz si me enviaran un R.w porfis no pierden más que 3min. Va. 1000 gracias.

Además, espero poderlo continuar solamente si ustedes me lo piden.

Saludos.


Si quieres dejar un comentario al autor debes login (registrase).