Login
Amor Yaoi
Fanfics yaoi en español

A través del tiempo. por hermanas yaoi

[Reviews - 19]   LISTA DE CAPITULOS
- Tamaño del texto +

Notas del capitulo:

Disculpen la tardanza, pero me llamaron del trabajo, entonces estuve un poco ocupada, en fin, la relación de estos dos Asami Y Akihito, bueno como saben ambos físicamente se gustan, pero en actitud Ño.

Jin Mi, es para Asami su prueba de me caso con quien quiera, no la ama, es más psicológico.

Ahora después de lo ocurrido se verán involucrados los primeros problemas fuertes y acercamientos directos entre ellos. Así que a leer.

Pero por si acaso no recuerdan el cap anterior Asami le permitió Akihito quitarse el velo, ser “libre” en el palacio siempre y cuando le permitiera casarse con la susodicha, quien no es un terroncito de azúcar, junto a una concerté del Rey castigaron la doncella de Takaba con un latigazo por cortar flores, Akihito solicitó asumir los restantes como 7 creo y en eso llego Asami.

Pd: ya corregí algunos detalles del cap. II

P.V. Asami.

A veces me molesto al descubrirme viéndolo de lejos, es tan diferente a como solía comportarse. Simplemente infantil, no hay otra palabra corriendo de aquí para allá siempre con esa niña, sonriendo, murmurando cortando flores. Pero no debo dejarme engañar. Aunque parece indiferente a mi podría ser una trampa.

Los preparativos para la ceremonia con Jin Mi están a cargo de Morgana una de las consortes más cercanas a mi padre. Se supone debería estar emocionado, al menos satisfecho, pero no. Me sigo sintiendo extraño desde que vi su rostro. Takaba Akihito.

Suspiro al toparme con mi madre, quien no se cansa de decirme que la unión con Jin es apresurada. Por lo que la escucho en silencio sin tomarla enserio, al momento que veo pasar corriendo de nuevo al oji azul, corto conversación con la Reyna y sin saber porque termino siguiéndolo, pero en el transcurso me detiene Kuroda Shinji, uno de los escoltas comisionados al cuidado del palacio recientemente había sido enviado al pueblo y estaba de regreso sorprendido con la noticia de mi próximo matrimonio, felicitó interrogándome sobre Takaba Akihito y los rumores de ser precioso, cometario que me molesto- tal vez lo veas más tarde, pero no porque me consiga una consorte el dejará de ser mío- puntualizo con seriedad marchándome con ansias de verlo., aunque sea de lejos.

Recorro los jardines reales sin pista sobre el hasta que de pronto escucho sollozos, una voz femenina insiste -por favor no lo hagan fue mi culpa yo lo hice- dijo al momento que logre visibilizar el escenario -por favor, yo puedo recibir los que faltan- era la joven doncella de Takaba llorando porque dejaran de azotar a…

Mi garganta se seca, no doy crédito perdiéndome en mis propias ideas hasta que siento como la castaña me toma del pie-¡PRÍNCIPE ASAMI!—supe que no estaba equivocado distinguiendo su rostro afligido viéndome-por favor ayudé a su majestad, no hizo nada malo, yo fui quien corto las flores- aferrándose a mis pies, por lo que aparte para poder subir las escaleras, el guardia con látigo en mano se da cuenta de mi presencia y de inmediato se arrodilla.

-príncipe esto es… un castigo- intenta explicar Morgana consciente de la situación.

 -¿castigo?- ella cortó las flores que la consorte designo para nuestra ceremonia, Takaba se molestó e insistió en recibir el castigo en lugar de la su sirvienta- defiende Jin con tranquilidad.

-está bien, dicen la verdad- susurra Akihito levantando su cara intentando contener el sufrimiento. Y siento como algo está mal., exhalo advirtiendo.

-¿saben cuál es  la pena por someter a un miembro real? … la muerte- tomo del guardia un cuchillo para romper la soga que ata Akihito., quien tan pronto es liberado apenas tiene fuerzas para ponerse de pie vacilando ante ello lo sostengo temiendo lastimar sus heridas.

-estoy bien- sus ojos enrojecidos dicen lo contrario todo el esta lastimado, pero necio rechaza mi ayuda digno baja las escaleras dando tres pasos casi llegando a donde la chica lo ve con lágrimas correr por sus mejillas se desploma.

 

P.V Takaba

Jamás me gusto interpretar dramas antiguos porque la gente estaba loca, hacían lo que querían porque podían, desde quitarte la vida alguien hasta cortarte un miembro, en una ocasión interprete un villano, otra un general secundario al protagonista para finalmente interpretar al galán… pero esto… me recordó lo mucho que extraño la civilización de mi época.

Despierto recostado bocabajo en una cama que parece de algodón intento levantarme y siento enardecer la espalda vendada-carajo- duele como si me hubieran despellejado, aunque algo de eso debe ser…

-despertaste, ¿quieres agua? - escucho Asami, girándome un poco logro verlo, distinguiendo el espacio desconocido suponiendo su cuarto, recordando lo sucedido- me sorprende que no te hayas apuntado para darle a la piñata- refiriéndome a mí y su tan característica mirada temple y deseos por dañarme, aunque él no lo entiende.

-¿Qué represarías piensas tomar?- tomo el vaso de agua que me ofrece bebiendo hasta ser golpeado por la carita de Kiyoko al ser azotada dejando  estrellar el recipiente, no lo pienso dos veces levantándome apresurado para buscarla, esta gente esta tan loca que incluso puede matarla-¿A dónde vas?, ni siquiera puedes caminar.

Acierta pues al primer paso tropiezo pisando fragmentos de vidrio que ni siquiera percibo en la piel ante la preocupación- ¿En dónde está Kiyoko?

-¿tu sirvienta?- mastico las palabras poco amables a escupirle por referirse de ese modo- ¿es más que una sirvienta?- veo recoger los pedazos y revisarme- si no me dices saldré a buscarla.

-no hace falta, está afuera… la haré pasar si eso te calma-asiento sonriendo con ganas de llorar… pobrecilla aquello fue terrible, apuesto que ni siquiera la ha revisado un médico.

-¡ALTEZA!, lo siento mucho…- se arrodilla frente a mi hundiendo su cara al piso acabando con  mi resistencia siento el calor de una lagrima por mi mejilla, como puedo me acerco a ella obligándola a levantar la cara encharcada en llanto- no fue tu culpa Kiyoco, ¿entiendes eso? -le consuelo suspirando secándome las lágrimas…-¿tu herida?

-estoy bien alteza, el príncipe ordenó al médico real atenderme, aunque no es nada- es extraño, tomando en cuenta que su familia fue la responsable al fin es lo menos que pueden hacer.

- bien, eso está bien, ahora vamos.

-¿no has respondido mi pregunta? –“Qué represarías piensas tomar” como si eso borrara lo que nos hicieron pasar…

-hay gente tan podrida como tú y todos los que te rodean que ningún castigo se puede aplicar, felicidades no haré nada en su contra… más que sentir lastima- salgo de su enorme sala de descanso sin voltear a verlo tan furioso de recordar a la mentada prometida sonreír mientras me golpeaban.

-su alteza, por favor perdóneme… pero lo que le dijo al príncipe fue…

-la verdad Kiyoco, pero no te preocupes esto no volverá a pasar- creí que podría vivir aquí mi segunda oportunidad de vida, pero no. Es un lugar peligros, en cualquier momento descubrirán que en verdad no soy el esposo de ese bastardo y me mataran, cortaran la cabeza, colgaran o crucificaran, lo sucedido hoy demuestra lo enfermos que están, azotándome sabiendo que soy de la realeza, no me quedare a ver que harán cuando sepan que no lo soy- escucha- susurro frente a la puerta del que es mi dormitorio- esta noche me iré del palacio- su semblante palidece quizás le presione demasiado si pido acompañarme.

-iré con usted… si me acepta- me relajo y tomo de las manos ofreciéndole seguridad.

-no me iría sin ti, ve hacer una maleta pequeña, después vendrás por la mía y saldrás del palacio, escóndelas en el bosque, si te preguntan que es di que es ropa que se donara. Saldremos en el cambio de turno de la guardia real- asiente marchándose.

Kiyoco se ha convertido en mi hermana adoptiva debo protegerla, reflexiono entrando para descansar un poco antes del viaje que seguramente será pesado y con estas cortadas en la espalda presiento otra tortura., pero no estoy dispuesto a esperar un día más.

-Alteza lo estaba aguardando, ¿se encuentra bien? - casi me olvidaba de Chen que por lo que veo no está enterado, será mejor así, es agradable, pero entre menos gente me lleve conmigo será mejor.

-si, podría prepararme el baño- invento para que se ocupe acatando de inmediato mientras yo empaco tres cambios de ropa lo más discreta posible. Tomo joyas, oro, monedas aquellos objetos que puedan ser de utilidad.

Encontrando un excelente traje hanfu negro con blanco, aunque con mangas anchas menos holgadas de las prendas que he estado usando, no lo medito y cambio de inmediato.

-listo, le he a perfumado con…. - dice demasiado cerca como para cubrirme la venda manchada de sangre- su majestad ¿Qué son esas heridas? - genial, Chen está claramente molesto y sorprendido.

Se acerca examinando mientras llora, sin saber que hacer o decir guardo silencio mientras él retira las vendas para ver las heridas.

-… esto no era parte del plan…lo conozco desde pequeño, jure protegerlo y acabar con quien le hiciera daño ¿Quién ha sido?

-no es necesario nada de eso… simplemente fue mi culpa…- la seguridad con la que menciona “acabar” con referencia a homicidio es de temer. Antes de justificar una sensación de frio me cubre las cortadas al ver por el espejo un resplandor verde casi fosforescente-¿Qué rayos?- está bien cálmese no es nada que no pueda curar dice sonriendo para seguir brujeando, pienso al sentirme sano sin molestia alguna-¿Cómo lo hiciste?

-sé que me pidió no usar mis poderes aquí, pero, por usted haría lo que fuera, lo que fuera- pone su mano sobre mi cabeza presionando, invadiendo mi mente con su presencia es como si no fuera necesario responder a la pregunta porque él puede ver a través de mi lo que pasó, retira el tacto arrancándome energía dejándome totalmente somnoliento– esta gente, este Reyno no merece una presencia como la suya aquí… yo me haré cargo de hacerlos pagar y apoderarnos del palacio como siempre quiso.- dice  marchándose a la vez que todo se nubla.

P.v. Chen.

Cuando me enteré que nuestro doncel real Takaba Akihito sería entregado al Reyno enemigo con el que estuvimos en guerra supe que cualquier cosa podía salir mal y cobrar la vida de su majestad mi amor no correspondido. Por esa razón rogué me dejaran acompañarle a pasar de ser una mimetista, un cambiante. En nuestras tierras cerca de las montañas del norte hogar de criaturas al igual que yo mágicas veneradas leales a ellos a diferencia de los Yang que nos cazan y mutilan… no me importo lo soportaría como sirviente y amigo de Takaba, pero esto, han ido demasiado lejos.

Con el rostro de Akihito solicito audiencia urgente ante el Rey, exponiendo los hechos recién sucedidos. Desde luego no me la niega haciéndome pasar.

-Takaba… escuche lo que paso. Te garantizo que Morgana y Jin Mi se responsabilizaran de sus acciones – sonrío ante la omisión de su hijo.

-¿Qué castigo tendrá Asami Ryuichi su hijo?- incapaz de defender a su esposo, cómplice de la futura segunda esposa.

Como era de imaginar el anciano evade mirada directa sin deseos de incluirlo- Él es el príncipe no será tomado en cuenta- lo sé, respondo acercándome poniendo en guardia a sus hombres. De inmediato hace una señal a modo de calma.

-yo también soy de la realeza y sin embargo no por ello se contuvieron de los golpes, aunque a estas alturas ya no importa porque tanto usted como su niño mimado pagaran- extiendo las palmas en dirección a los guardias volviéndolos solidas estatuas de piedra, el Rey se levanta asombrado desenvainando su espada- ¿quién eres? - sonrío feliz de afectarle.

-quien haga pagar sus descuidos majestad, no solo usted -como si de un traje se tratara se desvanece el rostro de mi amado Takaba para tomar el de Asami-me pregunto si serias capaz de matar a su propio hijo.

-¡TÚ NO ERES MI HIJO!- el vejestorio sí que se molesta al instante que escucho abrir las puertas de la corte adentrándose la bella Jin Mi, espectadora de la acción siguiente, antes de que el Rey pudiera persuadirla lo evito tomando del cuello estrangulándolo lentamente dejando fluir la impresión de asesino a la mujer que cobardemente huye antes del cometido, aburrido libero haciéndolo caer al suelo para frente a mis pies volverle roca al igual que sus guardias.

 

P.V. Akihito.

Sumido en un profundo sueño interrumpió Kiyoco.

-¿Su majestad como hizo para sanar tan rápido? – pregunta viéndome con la espalda descubierta y enseguida recuerdo lo amenazante que sonó Chen, termino de ponerme el cambio de ropa cogiendo la maleta preparada  explicando parte de lo sucedido al salir me encuentro con Jin Mi alterada quien dice a ver visto Asami estrangular al Rey, “imposible” de inmediato asumo que puede tratarse de Chen, es decir es la única criatura rara con M de mágico que he visto.

Nos encaminamos casi corriendo, al llegar veo estatuas de los que se suponen eran guardias reales y en el suelo señala con terror Kiyoco- Es el Rey-, ¿Qué carajos está pasando?

-¡YA BASTA, DETENTE! -al escuchar la súplica basta con dar una pequeña vuelta de habitación para ver a la Reyna en el piso sosteniendo un niño de 8 años aproximadamente golpeado e inconsciente.

Realmente Asami había perdido la cordura o estaba bajo algún hechizo que se yo, pero debía detenerlo.

-aléjate de ellos- me pongo en su camino tomando una espada del piso, el esta lo suficiente lejos para no asustarme tanto.

-¿Por qué los defiendes Akihito? Acaso no quieres que paguen por lo que hicieron- algo sonaba muy raro cuando su rostro cambio repentinamente, era Chen. ¡LO SABIA!, el tipo era algo así como un brujo- apártate y este Reyno será nuestro- … Chen fue la primera persona que me tendió la mano al llegar, mire a Kiyocoy la Reyna con el pequeño inconsciente abrazándolo fuete.

-No, eso no pasara, escucha no eres mala persona así que cálmate y devuelve a todos a la normalidad, después podemos irnos- negocie- o regresar de dónde venimos- sonaba tan ilógico hablar de algo que ni siquiera conocía.

-…parece que te convenció el príncipe, ¿acaso te enamoraste de el para ignorar así de fácil lo que paso? - no fue su culpa respondí viéndole aproximarse – no te preocupes cuando todo esto acabe te ayudare a superarlo- esto no funciona.

-¡CORRA!- Grito a la reina como medida de escaparía intentando sacar del shock, inmediato se levanta cuando escucho.

-gracias por todo su majestad- parecía transcurrir en cámara lenta el momento en que vi de frente a Kiyoco interponerse entre Chen y yo- escape…- sostuvo con sus manos el brazo de Chen que la volvió estatua.

Mi mente se perdió cuando me di cuenta estaba siendo arrastrado por la Reyna mientras cargaba al niño en mis brazos… Kiyoco había sido… mis ojos enrojecieron- ¿Qué vamos hacer? - pregunto temeroso -ustedes van a escapar- movió una palanca abriéndose un pasadizo.

-¿QUÉ?¿NO VA A VENIR?- no sabía que debía hacer Chen se había vuelto loco por mi culpa y convertido a todos en decoraciones para jardín- si se queda quizás…

- mientras Ryu este bien habrá esperanza. Este pasadizo lleva a las afueras del Reyno, vayan al norte busca ayuda, Asami debe recuperar su forma- ¡ah no me jodas ósea que este niño es Asami!, su hijo Asami.

-venga con notros, ni siquiera sabía seguir direcciones en mi época menos ahora, no sé dónde queda el sur- empiezo a temblar, no se trataba de una pesadilla.

-estarán bien mientras permanezcan juntos, ve al “norte” ellos te ayudarán eres un doncel, también eres un ser de magia- coloca la palma de su mano en mi mejilla para tranquilizar, besa a su hijo en la frente y sube la palanca la puerta oculta, esta se cierra dejando todo oscuro.

-solo sigue en línea recta, guíate con la pared, y suerte hijo-son sus últimas palabras del otro lado del muro.

 

 

 

Continuará.

Notas finales:

Asami en miniatura, veamos si Akihito puede resistirse, y no, no será shota pero si un buen comienzo para su amistad.

Pensé mucho en una matanza masiva, pero no es el sabor que quiero para el fic, así que será más relax. Ok. Ya tenemos bastante con el Coronavirus, al menos me ha traído de regreso a la página n_n.

Insisto, casi suplico, aunque sean “…” comenten, un rw.

Besos y abrazos Kazz.

PD: En cuanto pueda me doy una leída a todas las historias actualizadas y hasta nuevas.

También disculpen algun dedazo x_x


Si quieres dejar un comentario al autor debes login (registrase).