Login
Amor Yaoi
Fanfics yaoi en español

Te Alcanzara Mi Corazón por AMMU TEIKOKU YUDAINA

[Reviews - 1]   LISTA DE CAPITULOS
- Tamaño del texto +

Notas del fanfic:

Bueno aqui un nuevo fic, con un poco de Mpreg, donceles y demas, espero que les guste mucho, tanto como a mi me gusto escribirlo.

Notas del capitulo:

Holi de nuevo, yo aqui con un nuevo fic, ya se que locuras hago, pero bueno. Les dire que espero les guste, les invito a leer, disfrutar y comentar. 

Ángeles y demonios vagan alrededor de estas tierras.

La mitad para los seres de luz, la otra para los de oscuridad.

Divido por un pequeño rio, que los podía ser conectarlos, si así lo desearan, pero no era lo que ambos buscaban.

Ninguno de esas tierras se podría soportar que no fuera de su especie.

No podría reinar un tratado de paz, que los ministros de los ángeles deseaban, odiaban ver a sus ejércitos siendo destrozados por los de aquellos enemigos.

Pero estos eran tercos, y deseaban más tierras o que los Ángeles no quisieran purificar cerca de sus límites.

Cada quien tenía sus razón, algunos con bases sólidas otros solo por guiarse del odio.

Si no se podría coexistir entonces irse a la guerra es la única solución.

Han pasado años desde que ha sido así.

De lado derecho lo llaman purificar a esas acciones velicas.

Exterminio es como el siniestro los llamaban.

Cada uno tenía sus ases bajo la manga, de alguna u otra forma debía existir la posibilidad de ganar.

La tregua no se daría sin antes que ese rio se tiñería del líquido vital de cada uno.

Eran de verdad carnicerías, siempre en su límite.

Los demonios cortaban como trofeo las puras blancas alas de sus enemigos.

Los contrarios los cuernos que  estaban en sus cabezas.

Había existo tantas bajas, que el número se reducía, no solo hombres, también mujeres iban allí.

Cada uno tenía lo suyo, curarse, volar, ataque físico, algunos portaban armas sagradas, otros maldiciones. Lo que fuera era bien recibido mientras pudiera asegurar la supervivencia del ejército.

La amistad no era opción.

Mucho menos el amor. Hasta el momento, un hibrido de esas do especies era algo inconcebible y así debía permanecer eternamente.

-La sangre divina, nunca debe ser tocada por la sucia-

El pensar de los ángeles.

-Si ven a un ángel, su deber es acabarlo sin más-

La regla de oro.

Como siempre nadie se podría acatar eternamente a esas leyes.

Por el momento cada bando tenía a sus líderes.

Los ángeles, que eran gobernados por se podría llamar rey, que trataba de ser justo como pudiera, pero no siempre pudiera cumplir ese ideal. Su nombre Itiá, cabellos castaños, hasta los hombros, lacios y unos ojos color almendra, había concebido un hijo con una bella doncella hace tiempo, pero esta falleció en el uno de los ataques furtivos que hicieron los Demonios a esas tierras.

Guardaba en su interior, aunque su corazón debía ser puro, pero no podía ser estaba contaminado por el odio y la venganza de obtener hacia su fallecida esposa, mas debía aparentar lo contrario. Solo alejar a su primogénito de ellos, sería suficiente, hasta que pudiera destruir a los demonios por completó.

De lado opuesto, aquí no existía eso de un rey, sangre real o pura, era escogido el más fuerte y apto de cada época para liderar las hordas y los grandes ejércitos que unificaban cada vez, para el enfrentamiento con sus enemigos conjugados.

Este líder portaba el nombre de Hakurei, cabellos largos, plateados, lacios, atados en una coleta larga, pero cuando está al frente lo lleva suelto, ojos de un color azul oscuro, poseía unas marcas en vez de cejas, demostraba ser despiadado cuando se requería, asumía su cargo de manera impecable, sin embargo al estar a solas, más bien con su discípulo el demostraba ser un demonio más tranquilo de lo que era en el campo de batalla, siendo cariñoso con este.

Ese pequeño, lo entrenaría para que algún día pudiera subir a líder de este lugar y diera una verdadera libertad a toda su gente que aun aclamaba justicia, por sucesos ocurridos hace tantos ciclos lunares, que no se llevaba la cuenta con exactitud.

Uno quería la venganza por medio de paz y el otro quería castigar a los que traen desgracias.

No existe, ni existiera una guerra buena, solo derramamiento de sangre.

Aun así, fuera de esta explicación que poco a poco se irá desarrollando más afondo, existe la posibilidad de que el amor surja, de una manera.

Tanto el pasado como el presente en algún punto se tendrá que unir, mas eso significara que el dolor será el eje principal, si no se sabe cuidar del todo.

Las batallas pasaban, como las tormentas, la luz y la oscuridad, fuerzas tan antiguas como el tiempo, el cual rige todo sin precedentes o tu lealtad a que bando pertenezcas.

-Tenemos que atacar pronto-

-Sera fácil, ellos siempre juegan limpio- Una voz burlona se dejó escuchar.

-No debemos confiarnos, sus armas pueden hacernos un gran daño- Sonaba serio, un semblante igual meditando el asunto.

-No por que seas el “heredero” al liderazgo te hace más listín- Un hombre malhumorado se hizo escuchar.

-Nunca quise der a entender eso- Suspiro desganado.

¿Por qué siempre debían recordarle aquello?

Ni siquiera era aun hijo del actual líder, solo lo tomo bajo su tutela, por ende, siendo su discípulo tenía derecho a postular para es honor.

Ahora que gano y lo obtendría al deceso de su maestro, el sentía ese enorme peso de todos los demonios en sus hombros. Temiendo poder defraudar, a aquel hombre tan severo y serio, pero que aún la naturaleza de ellos, tenía un corazón gentil con los suyos, pero lo compensaba despiadado contra los enemigos.

Niega suavemente con su cabeza –Shion se ganó ese puesto todos lo vimos que es digno para esto-

Un joven de cabellos largos, lacios y de un tono azul cielo se hizo presente, considerado el más hermoso de esas tierras, solo su físico podría ser comparado con sus ataques mortales. Era engañoso, su belleza no denotaba todo lo que su corazón guardaba.

-¿Por qué lo defiendes tanto? ¿Acaso te gusta el esponjoso este?- Aquello se escuchó como un reclamo furioso, contra el pobre demonio.

El peliverde, de piel algo pálida, facciones finas, alto, un cuerpo trabajado, por todos sus deberes y entrenamiento, aun así era delgado, sus ojos eran de un color rosa brillante, algo extraño en estos lares, pero igual era lo último que sus enemigos veían antes de morir en sus manos.

Suspiro resignado, sabia los sentimientos que su amigo de la infancia tenía por ese demonio peli celeste, que últimamente este se la pasaba bastante cerca de él. Y aunque le agradaba, no deseaba hacer penar que es un traidor de sentimientos.

Él era un ser extraño en medio de tanta maldad, crueldad y traición, tenía una gran fuerza y habilidad excepcionales, lo cual llamo mucho la atención del patriarca en cuestión.

Pro esto le había generado varios ojos envidiosos, mas no le daba mucha importancia, tenía las cosas claras en su mente –Solo debo defender a los míos y ya- -Hare lo que se me pide y cuando deba y estará bien- Su lema interno.

-Manigoldo, a ti ¿Que te importa si me gusta o no?- Sonrió de manera despreocupada -¿Acaso te molesta?-

-¡¡¡¿QUÉ?!!!- Se sorprendió por aquellas preguntas, desvió la mirada, cruzando sus brazos –Estas loco-

-Jajajajajaja- Aquello hizo reír al peli celeste, que le agradaba fastidiar el peli morado.

Pero en cambio Shion, solo los miraba de reojo, serio, no le llamaba la atención participar en burlas que no cobran sentido para él.

Solo tenía sus metas en mente, creando de alguna forma diaria como dejar de luchar.

Sueño de su maestro, legado a él. Más que ganaran los ángeles era algo que jamás debían permitir.

-Me alegra que estén tan animados como cuando niños- El actual patriarca se encamino hacia los tres jóvenes, estaban teniendo esa charla.

-Patriarca- Los tres digieren al unísono.

Los tres al verlo, se arrodillaron, ante su presencia, bajando la cabeza, portaban una especie de armaduras de un color oscuro, estéticamente toscas, respetando seres antiguos que de alguna forma ayudaron a construir lo que ahora era los dominios de los demoniacos.

Se les tenía gran respeto y quienes tenían la suerte de usarlas como protección, obtenían el favor de estos y su vida podría ser resguardada en estas, hasta el final si se les respetaba.

-Shion- Llamo mirándolo atento.

-¿Si? ¿Qué puedo hacer por usted?- Ni siquiera levanta la mirada.

-Requiero que patrulles la frontera Este, por dos ciclos lunares- Dijo sin más.

Asintió de manera solemne –Como diga-

-Muy bien- Gira su vista hacia los otros dos jóvenes –Ustedes se seguirán a cargo de los entrenamientos y planes tácticos de los ejércitos más jóvenes-

Ambos solo dieron su afirmación.

Después de esas órdenes, así como llego, se retiró y ya estando sin su abismal presencia, se incorporaron, para ahora asumir sus responsabilidades de manera inmediata.

-Ja, otra vez se demuestra ser el consentido del patriarca- De nuevo ese hombre burlón, hacia gozo de su habilidad.

Recibió un fuerte codazo en las costillas por quien estaba más cerca –Cállate, no digas esas tonterías-

Shion, solo miro de reojo por donde su maestro se había ido, pero… ¿Quién era el para cuestionar sus decisiones?

Suspiro resignado, tomando su arma y casco. Dirigiéndose sin más hacia su nuevo lugar de residencia por los próximos dos meses, ni siquiera se despidió de sus compañeros y supuestos amigos en cuestión.

Así era ese joven demonio, de pocas palabras a veces, de emociones controladas, expectativas altas, y una lealtad tan fuerte que nadie la cuestionaría en toda su vida.

Pero todo puede cambiar en un segundo cuando se llegar el momento adecuado.

 

Notas finales:

Buenos días, tardes, noches, ¿Como están mis terrones de azúcar? Jajajajaja para este punto han de decir... Ammu se ha vuelto loca, publicar tres fic's en un solo día, les diré... Era algo que tenia ya en mente, pero quería que fuera en un momento especial, y considero que es este, ademas que se muchos de usted pronto van a salir de vacaciones y ahorita están mega atareados, no se apuren primero la escuela, ya tendrán tiempo de leer con calma todo. Por ende den lo mejor de ustedes mucho y den lo mejor de ustedes, pues lograran hacer cosas maravillosas en el futuro. 

Cuando puedan disfruten de cada uno de ellos, y espero que me den sus opiniones, por que obvio quiero saber.

Ademas que cada uno de estos fic's ya los tenia pensados desde hace tiempo y empece a realizarlos de a poco, para publicarlos, es que ya no aguantaba enserio, quería que se emocionaran. 

Se que no he colocado ningún pregunta, pues es el primer capitulo y en ello, no hago como tal esa dinámica, ahora tendré que pensar en mas cosas, por preguntarles jajajaja pero la dinámica sigue, sin duda. 

Me siento super emocionada de tener tantas ideas, algunos fic's son muy trágicos, otros son comedia, los dividí así y algunos solo tienen tintes románticos yaoi, pues la risa en uno sobresaldrá. Puede que aun no lo vean. jajaaja o si? 

Tiene razón conmigo nunca se sabe. Les digo que Repente de repente soy y no tengo explicación, pero nunca vallan a dejar de confiar en mi.

En fin sin mas por el momento espero sus comentarios, reclamos y mucho mas.

Los mega quiero mis terrones de azúcar, aquí su mamá terrón de azúcar que le roban el reloj.

Ammu se va. 


Si quieres dejar un comentario al autor debes login (registrase).