Login
Amor Yaoi
Fanfics yaoi en español

LA MEJOR OPCION por crystalwall

[Reviews - 6]   LISTA DE CAPITULOS
- Tamaño del texto +

Notas del fanfic:

Los personajes no me pertenecen, solo me gusta hacerlos sufrir muajajajaja

Notas del capitulo:

Hola, les traigo el fic de aniversario, bueno me pasé porque mi aniversario de primera publicación fue la semana pasada, pero por cuestiones laborales y de pandemia, no alcancé a terminar este pequeño fic a tiempo, de cualquier manera se los traigo ahora, espero que lo disfruten

Capítulo único.- el Ex

 

La noche estaba cayendo y eso le daba un aspecto mágico al ambiente, las estrellas empezaban a brillar en el firmamento justo al tiempo que un auto llegaba al parqueadero del lago congelado que por temporada había sido transformado en pista de patinaje, la pequeña niña que viajó en el asiento trasero estaba muy emocionada, no había patinado en hielo antes pero sonaba divertido.

- No quiero el gorro papá – se quejó la niña cuando su padre le puso un gorrito de lana en su cabeza

- Hace mucho frío Lili y no quiero que te enfermes, déjate puesto el gorrito que luego tu papito se enoja con los dos – la pequeña Lili era castaña y tenía los ojos cafés, era muy hermosa y saludable, cuando llegó a su nuevo hogar necesitó muchos cuidados porque tenía problemas respiratorios y de desnutrición, ahora su condición había mejorado inmensamente al verse rodeada del cariño de sus padres adoptivos

- ¿Cuándo llega papito? – preguntó la niña dejándose el gorrito en la cabeza

- Dijo que se demoraba en el juzgado pero ya llegaba, eso espero por lo menos, hasta que llegue podemos patinar tú y yo, ¿qué tal suena? – el mayor se acunclilló y le sonrió a la pequeña que asintió y levantó sus dos brazos pidiendo ser cargada, el orgulloso padre la cargó, tomó el bolso donde estaban los patines y demás cosas y aseguró el auto, en verdad que hacía frío esa noche pero no podía negarse a ir a patinar

 

El mayor dio sus entradas en la garita de la puerta y sonrió al ver el contorno del lago iluminado con incontables luces titilantes, habían muchas banquitas improvisadas alrededor, habían puestos varios de snacks y bebidas, el hospital que organizaba este evento se había lucido aparentemente

- Hades… ¿qué haces aquí? – una mujer castaña se acercó hasta la banquita en la cual estaba el mayor acomodando los patines en los pies de su niña, al voltearse sonrió, no esperó encontrarse con su cuñada en la pista de patinaje

- Hola Seika, vinimos a patinar, ustedes también al parecer, Seiya no me dijo que iban a venir, que extraño – Hades se incorporó y abrazó a la mujer a manera de saludo, la pequeña también se lanzó a los abrazos al grito de “Tía Seika”, que abrazó a su sobrina y la besó en la mejilla

- Yo no sabía que ustedes iban a venir, mi papá fue el que nos llamó pero me dijo que Seiya estaba ocupado y que no iban a venir, de cualquier manera siempre es un gusto verlos, en la pista están mis niños y Shura – Seika señaló a su esposo que efectivamente llevaba de la mano a su último retoño y reían al patinar

- Ohhh vaya, parece que el único que va a hacer el ridículo soy yo, Seiya patina muy bien pero yo no, igual lo vamos a intentar, ¿verdad tú? – Hades era un hombre alto, de blanca piel, ojos y cabellos negros, muy atractivo en verdad

- Si papi – dijo la pequeña estirando sus brazos para que su padre la cargara, en eso estaban cuando un hombre de cabellos azules cortos se acercó y tenía dos vasos de café en las manos, al llegar a ellos dijo:

- Lo bueno de ser parte del comité organizador del evento es que no tengo que hacer fila para que me vendan un café, hola… - el recién llegado le dio uno de los vasos a Seika y estiró la mano para saludar a Hades, el que estrechó su mano y sonrió al contestar amablemente:

- Hola, mucho gusto

- Vaya… ok., Hades, este es Ikky, es uno de los médicos que está a cargo de este programa de caridad y trabaja en el hospital del centro, Ikky, este es Hades, es el esposo de Seiya y esta es Lili, su hija – Seika hizo las presentaciones del caso y se notó algo incómoda al hacerlo

- Oh vaya… esto si es una sorpresa, no sabía que Seiya se hubiera casado – el médico lució en verdad sorprendido ante las noticias

- Ikky… Ikky… ¿el famoso Ikky? – Hades en cambio sonrió divertido al preguntar esto directamente a Seika que asintió

- ¿Soy famoso? – el peliazul en cambio más sorprendido lució ante esto

- Claro que si, Seiya me ha contado todo sobre ti, no sabía que este evento estaba organizado por tu hospital – Hades sentó a Lili en la banquita y tomó el otro patín de su bolsito para ponérselo a la niña

- Bueno ahora que estoy en el área de oncología siempre necesitamos más recursos para atender a todos los niños, y hablando de eso, ¿en dónde está Seiya? – preguntó el médico como quien no quiere la cosa, Hades chequeó su reloj y respondió:

- La verdad está atrasado, supongo que su audiencia se extendió o algo, pero debe estar por llegar, está en el juzgado, hoy presentaba los argumentos de cierre en uno de los casos en los que trabaja – explicó Hades al ver la cara de confusión de Ikky que al escuchar esto frunció el ceño y preguntó:

- Pensé que la rama de Seiya era ambientalista

- No… Seiya es criminalista, trabaja en la fiscalía entonces vive ocupado tratando de encarcelar a todos los tipos malos

- Papi es Matt Murdock – dijo la pequeña Lili con una sonrisa

- Pues si, ¿lista?, vamos a ver si encontramos a tus primos, yo quiero esperar a tu papá – Hades tomó la mano de su niña y la ayudó a ponerse de pie

- ¿Matt Murdock? – preguntó Ikky confundido

- Daredevil – contestó Hades con la mayor naturalidad del mundo

- ¿Quién?

- Un super héroe de los comics – Hades se encogió de hombros y Seika meneó la cabeza, Ikky asintió y dijo:

- Bueno… ha sido un gusto conocerte y nos vemos mas luego por la pista

 

Hades se acercó con Seika y Lili al borde de la pista, una muchacha muy bonita y un muchachito un poco menor llegaron a su encuentro con una sonrisa

- Lili, te ves muy bien, ¿quieres venir con nosotros?, hola tío Hades, muchas gracias por el artículo que me enviaste ayer, salvaste mi tarea – el muchacho tendió la mano a la pequeñita que la tomó y sonrió al deslizarse lentamente en el hielo

- Lo que necesites muchacho ya lo sabes

- Tenemos feria de ciencias el próximo viernes, ¿vendrás verdad?, mira que voy a exponer del tema que me enviaste, solo espero tener todo bien, mi papá ya lo leyó pero, ¿podrías darle un ojo tú también? – Tenma miró al mayor expectante que asintió y respondió:

- Claro que iré a verte, y con gusto leo tu exposición, amo todo lo de las culturas antiguas

- Cuento contigo tío Hades, vamos Lili

- Con mucho cuidado por favor, es la única hija que tengo – dijo Hades con una sonrisa mirando a su pequeña avanzar lentamente con sus primos, Tenma y Karin

- No te preocupes tío Hades, nosotros la cuidamos – respondió Karin tomando el vaso de café de las manos de su madre y llevándoselo, la niña tenía 14 años y su hermano menor tenía 10, Shura saludó con una seña a Hades pero regresó su atención inmediatamente a su hijo menor, Alone tenía 8 años y ya se había caído varias veces en el hielo

- ¿No quieres patinar? – preguntó Seika cruzándose de brazos, en verdad que la noche estaba fría

- Prefiero esperar a Seiya, no tarda en llegar, así que ese era el famoso Ikky, me lo imaginé más alto o algo – el buen tono de Hades no había cambiado, eso tranquilizó en buena medida a Seika que sonrió y contestó:

- Es genial, acabó su especialización antes de lo esperado y ahora es uno de los médicos tratantes del área de oncología infantil, es muy buena persona y muy divertido, es muy fácil de tratar y siempre tiene temas interesantes de conversación – Seika hizo una seña de saludo a su hijo menor que ya no estaba en compañía de su padre, sino que estaba patinando con Ikky, eso le pareció por demás extraño a Hades pero prudentemente no dijo nada al respecto, más bien se sorprendió de ver a su suegro avanzar lentamente por la pista y acercarse hasta donde ellos estaban

- Hola Aioros buenas noches – saludó Hades muy cortésmente

- Hades… hola, no sabía que ustedes también iban a venir, ¿dónde está mi hijo? – preguntó el mayor en su característico tono seco

- Asumo que aún en la corte, tenía los argumentos finales del caso en el que está trabajando, hoy se decidía la sentencia – explicó el pelinegro a su suegro, Aioros era un hombre imponente, tenía un carácter sumamente seco y cortante, Hades si vivía sorprendido del hecho de que su esposo fuera tan diferente a su padre, a su criterio Seiya era cálido como el sol, Aioros era más bien una ventisca invernal

- Mi hijo trabaja demasiado, lo vi pálido el otro día – Aioros miró duramente a Hades al decir esto, el pelinegro simplemente sonrió de lado al contestar:

- A Seiya le apasiona su trabajo, es buenísimo para litigar, lastimosamente como es perfeccionista, a veces cuando tiene casos de alto perfil como el de hoy, no duerme como debería porque lo revisa todo una y otra vez, no crea que no se lo he dicho pero… no suelo conseguir mucho con eso, él no puede dormir hasta que no se siente completamente satisfecho con su trabajo, más bien le suelo llevar té en las madrugadas

- No deberías dejar que trabaje así – dijo Aioros y se llevó una mano al hombro e hizo una mueca, al parecer estaba adolorido o algo

- Se lo diré, no se preocupe – aseguró Hades y algo iba a decir a su suegro de su hombro pero Ikky llegó patinando con Alone y dijo:

- La rehabilitación toma tiempo Aioros, tal vez no deberías estar mucho tiempo en el hielo, el frío no ayuda a este tipo de dolencias, déjame ver – el peliazul tomó suavemente la mano de Aioros y estiró su brazo, el mayor se quejó y no pudo estirarlo por completo

- Ya me lo dijiste el otro día, si estoy juicioso con la rehabilitación pero duele no te puedo mentir hijo – la expresión de Aioros cambió, se suavizó ante el toque de Ikky en su brazo, Hades arqueó una ceja pero no dijo nada, a él nunca le había dicho hijo, hasta donde sabía a Shura tampoco, vaya…

- Si estás tomando la medicación que te receté, ¿verdad? – el peliazul le sonrió al mayor que asintió y se quejó al estirar totalmente su brazo

- Si la estoy tomando, odio las pastillas – el castaño mayor meneó la cabeza y suspiró

- Son preferibles a las inyecciones, mejor sale de la pista y abrígate ese brazo, tengo unos analgésicos en el auto, espera un momento que ya te los traigo – Ikky sonrió y palmoteó suavemente la espalda de Aioros que sonrió también y dijo:

- Gracias hijo, te espero junto al kiosko del café, de paso nos tomamos uno, nos tenemos que poner al día con todo, quiero saber de tu trabajo y de tu especialización

- Perfecto, enseguida regreso, Aioria, Marin… que gusto verlos – Ikky se dio la vuelta para atravesar el trecho de la pista que le quedaba más cerca al parqueadero, otro castaño llegaba por el hielo de la mano de una hermosa mujer que igual sonrió al peliazul médico

- Hola alma perdida, que gusto verte – Aioria abrazó al médico con mucha familiaridad, su esposa Marin hizo lo propio

- No no no, el perdido eres tú, ya regreso con unas pastillas para tu hermano, mira que no regrese al hielo por favor – Ikky sonrió divertido y se alejó por la pista mientras Aioria dijo en alta voz:

- Para mi también por favor, sabes cuales quiero yo

- No no no, de eso no hay chance – Ikky sonrió e hizo una seña al alejarse, Aioria salió del hielo y palmoteó el hombro de Hades al pasar a manera de saludo pero sin decir nada, Marin se acercó a él y lo besó en la mejilla al preguntar:

- ¿Y Seiya?

- Está atrasado, ya mismo llega, o por lo menos eso espero

- Genial – Marin abrazó a Seika y caminó lentamente hasta la banquita para poder quitarse los patines, Aioria estaba haciendo lo propio, Aioros ya estaba a medio camino del kiosko de café, Hades volvió la mirada hacia la pista y vio como Ikky estaba haciendo una carrera con Karin y Tenma, Lili estaba de pie junto a Shura que la tenía de la mano, el pelinegro suspiró, una de las cosas que era importante para Seiya era su familia, y eran muy buenas personas pero Hades sentía que no había química entre él y todos ellos, las cosas usualmente fluían cuando Seiya estaba presente, pero justo esa noche su castaño esposo no aparecía por ninguna parte, dioses…

 

Hades caminó por el borde de la pista mirando a su pequeña Lili que bajo la atenta mirada de Shura iba lentamente por el hielo con Alone, aparentemente Shura resultó ser un buen profesor y miraba a ambos niños con una sonrisa en los labios

- Lo siento, lo siento, lo siento, fue inevitable, hola amor – Seiya llegó prácticamente corriendo hasta Hades que lo recibió en sus brazos y lo besó suavemente en los labios

- Hola, ¿cómo te fue en el juicio?

- Espectacular, le dieron 20 años, yo hubiera estado satisfecho con 10 pero al parecer mi poder de convencimiento no hay que desmerecer, ¿dónde está mi hija?

- Me alegro tanto, has trabajado mucho por eso, estoy tan orgulloso de ti – Hades sonrió muy complacido y abrazó a su esposo que sonrió también, sus ojos brillaban, estaba feliz y no lo podía negar

- No lo hubiera podido hacer sin ti, y sin Lili, ella me prestó a todos sus peluches que posaron en la mesa del comedor como jurado para mi repaso de los argumentos de cierre, ¿dónde está mi hija Hades?

- Está en el hielo con Shura, aún no se cae, todavía está viva, todo está bien

- ¿Con Shura?, ¿mi hermana está aquí? – Seiya frunció el ceño al preguntar esto y miró al hielo en donde efectivamente su niña estaba patinando de la mano de Alone

- Claro que está aquí, ¿no los llamaste tú?

- No…

- Tu papá está en el kiosko de café con tus tíos Aioria y Marin, Seika está en el kiosko de los nachos con Karin y Tenma, y yo estoy aquí – Hades dijo esto y su tono era algo extraño, Seiya acarició la mejilla de su esposo y preguntó:

- ¿Qué te hicieron?

- De hacerme pues… nada… pero tu perfecto novio Ikky también está aquí, fue a traerle analgésicos a papito suegro porque le duele el brazo y creo que él lo está tratando o lo va a visitar en rehabilitación o algo de eso, la verdad no quiero saber – Hades suspiró y se volteó, Seiya se volteó también para ver lo que su esposo miraba y en una de las mesas junto al kiosko de café estaba Aioros y reía muy divertido hablando con Ikky, diablos, aquel si era Ikky

- Ikky no es médico traumatólogo, seguramente se encontró con mi papá cuando él fue a su médico o algo, hey… no te estreses por eso, además mi único novio, amante, compañero y demás cosas eres tú – el castaño ladeó la cabeza y le sonrió a su esposo

- No me estreso por eso, y más te vales que tu único amante sea yo, es solo que si me sorprende que tu papá sea tan familiar y cálido con él, eso es todo – contestó Hades tratando de sonar impersonal, a él nunca le había molestado el tema de los ex novios de Seiya, además n es que tuviera muchos pero Ikky… él sabía que fue importante en la vida de su esposo, esa era la diferencia con los demás fantasmas sin rostro que pululaban en su pasado

- Mi papá no es cálido con nadie, no le hagas caso, mi papá está loco, lo sabes – aseguró Seiya meneando la cabeza, a Aioros no le agradaba su esposo, y había sido muy vocal al respecto, Hades no necesariamente se ofendía porque trataba igual a Shura, y eso que él estaba casado ya mas de 15 años con Seika, pero… el verlo tratar tan bien al ex de su esposo si le molestó, no había punto en ocultarlo

- No es solo tu papá, es tu hermana, tus sobrinos, tus tíos, lo frecuentan al parecer, ¿sabías tú eso? – preguntó Hades tomando la mano de Seiya y acercándola a su pecho para calentarla, el castaño tenía las manos heladas en ese punto

- No… no lo sabía, dame un minuto, voy a saludar a mi papá, luego me recrimina mi falta de educación o algo, ve sacando nuestros patines que quiero ir hasta Lili – Seiya se puso de puntillas y besó a su esposo suavemente en los labios antes de ir a paso presuroso hasta su papá que bebía un café y sostenía su brazo, al parecer le seguía doliendo

- Vaya… hasta que llegas – dijo Aioros bebiendo su café, Seiya se agachó para abrazarlo al saludarlo y le preguntó:

- ¿Cómo estás papá?, ¿a quién cacheteaste con tal fuerza que te duele el brazo?

- Muy gracioso te crees, no cacheteé a nadie, no que no tuviera ganas, pero no… al parecer es una lesión de mis tiempos de natación, eso me dijo el médico – Aioros explicó esto a su hijo que igual abrazó a sus tíos al saludarlo

- Ohhh papá, lo siento, estás en rehabilitación, ¿verdad? – preguntó Seiya sentándose en la banca de junto de su padre

- Si… voy todas las tardes al hospital de Ikky, él me ayudó a conseguir la cita con el traumatólogo y todos los papeleos – Aioros señaló a Ikky que estaba entretenido de vuelta patinando con Karin

- Ajá… Ikky te ayudó, ¿tenías que buscarlo precisamente a él? - dijo Seiya comprendiendo las palabras de su esposo

- Llamé a Marin primero pero estaba en cirugía, como estaba en el lecho del dolor pues si, llamé a Ikky, no he cometido el peor de los pecados, ¿o si?

- Pues no, pero no me ves a mi de amigo de todas tus ex, es preferible la prudencia en estos casos papá – respondió Seiya meneando la cabeza, algo iba a decir Aioros pero su hija los interrumpió:

- Hola cariño, ¿cómo te fue en tu argumento de cierre? – Seika llegaba y abrazó a Seiya al saludarlo

- Bien, me fue muy bien, conseguí 20 años, ¿lo puedes creer? – el castaño menor sonrió muy contento, Aioria arqueó una ceja y se levantó para abrazar a su sobrino felicitándolo, solo Aioros permaneció sentado en su lugar bebiendo su café

- Espero que ahora ya puedas dormir a tus horas, tienes ojeras hijo, eres muy joven para tener ojeras

- Si papá, ya voy a dormir desde hoy hasta el domingo, y ahora que están todos, por favor… sé que hemos hablado de esto pero… si quieren hacer mi vida más fácil, por favor, se los ruego, no estoy diciendo que amen a Hades con pasión y locura, sé que él no es necesariamente muy demostrativo y ese es su carácter pero él es muy bueno conmigo y yo soy feliz, solo sean un poco amables con él como él es amable con todos – Seiya bajó el tono cuando dijo esto, Aioros bufó molesto al decir:

- No puedo creer que un hombre que te lleva tantos años sea tan inseguro e inmaduro, ¿qué le pasa?

- No le pasa nada, solo le extraña que lo ataques sin razón, y no solo por él, es a Shura también, a veces te pasas papá y no me parece justo porque nosotros si hemos sido muy racionales con todos tus romances, vaciles, revuelques y demás – esa era la primera vez que Seiya le decía algo así a su padre, Seika abrió mucho los ojos al escucharlo

- Yo no he tenido revuelques, y me parece de lo último que tu esposo se queje de algo sin importancia la verdad – Aioros desmereció el tema pero Seiya insistió al decir:

- No papá, Hades no se está quejando ni mucho menos, solo me comentó a la pasada que al parecer todos ustedes son muy familiares con Ikky, ¿es eso cierto? – preguntó Seiya, él la verdad no sabía esto de su familia

- Bueno Seiya, Ikky fue tu novio por muchos años, iba a nuestros paseos familiares, lo conocemos desde que ambos estaban en la universidad, es lógico que seamos familiares con él, ¿no lo crees? – dijo Aioria también restándole importancia al asunto

- ¿Es cierto que lo frecuentan? – Seiya no lo podía creer

- No… frecuentarlo como frecuentarlo pues no, pero nosotros lo encontramos en el hospital hace un mes mas o menos cuando Karin tuvo bronquitis, con Shura mantiene contacto porque el primo de Ikky es su compañero de trabajo y están en no se qué liga de la que Ikky también es parte, por eso Ikky fue entrenador un tiempo del equipo de futbol de Tenma, si ha ido a cenar a casa en algunas ocasiones, ok., eso sonó terrible pero no tiene nada que ver contigo, tú sabes como es Shura, a él le agrada todo el mundo – dijo Seika luciendo culpable

- Yo si lo veo frecuentemente en el hospital pero… él ha sido mi amigo mucho antes de que fuera tu novio – dijo Marin e igual lució culpable, Marin era uno de los cirujanos del hospital del centro, era lógico que ella frecuentara a Ikky

- Ok., no se los estoy recriminando, todos somos libres de tener los amigos que queramos, es solo que…

- ¿Tío Hades piensa que no lo queremos? – Karin llegó de improvisto y se sorprendió al escuchar la conversación

- No cariño, no es eso, es solo que… le sorprendió ver lo bien que se llevan todos con Ikky, eso es todo – explicó Seiya todo aprehensivo

- Si queremos al tío Hades, ¿verdad tú? – Karin preguntó a Tenma que llegaba y no sabía de que hablaban todos, el muchacho simplemente respondió:

- Claro que si, es el único de la familia que va a ir a mi feria la semana que viene, ¿por qué lo preguntas?

- Por nada, olvídenlo… solo sean amables con Hades también, no les pido mucho, ¿o si? – dijo el joven castaño apretando la mano de su padre que bufó otra vez al tiempo que Ikky llegaba

- Seiya, que sorpresa verte, Aioros me dijo que no podías venir – el peliazul saludó alegremente al castaño que arqueó una ceja y respondió:

- Si pudimos venir al final del día, ok., me alegra verte vivo papá pero le prometí a mi hija que íbamos a patinar, nos vemos más luego – Seiya miró con reproche a su padre y sin decir nada más caminó hasta Hades que tenía sus patines en las manos, él ya estaba usando los suyos y los miraba con aprensión

- ¿Estás seguro que no me voy a caer? – preguntó el pelinegro moviendo sus pies

- No, no estoy seguro, pero lo que si te puedo asegurar es que te puedes apoyar en mi, así no te caes, vamos que Lili nos está mirando – Seiya jaló a su esposo al hielo y con mucho cuidado patinaron despacio hasta llegar a su hija que los llamó emocionada de verlos

- Hola papito, llegaste – la pequeñita se lanzó a Seiya que la abrazó y dio vueltas con ella en el hielo mientras Hades trataba de no moverse mucho para no caerse, Shura estaba de pie a su lado y le dijo:

- No le hagas caso a Aioros, nadie es lo suficientemente bueno para sus hijos, a mi me sigue mirando mal y son años, claro que en mi caso yo siempre pensé que me odia porque me encontró en la cama con Seika, aún no nos casábamos y estábamos empezando a salir, luego de eso no pude pisar su casa por casi un año, hasta que nos comprometimos realmente, hasta donde sé, a ti no te ha encontrado en la cama con Seiya, ¿verdad?

- No… gracias a todos los dioses no

- Entonces es lo otro, según Seika a su papá no le ha gustado ninguno de sus novios, y al que odiaba era a mi, y conmigo se casó, tú recién estás empezando en esta familia así que debes tener paciencia, son complicados pero… valen la pena, ánimo amigo

- ¿Soy tan obvio? – preguntó Hades dudando de sus dotes de actuación

- Tú no, Aioros si, pero te lo repito, no le hagas caso, ignóralo, es en serio lo mejor que puedes hacer, yo traté por años de ganármelo, básicamente para hacer feliz a Seika, luego ella mismo me dijo que no había caso, ese hombre es una joya, y no en el mejor sentido de la palabra, ¿una carrera?

- No, mejor no, el patinaje no es lo mío, tengo dos pies izquierdos – Hades sonrió cuando dijo esto

- Ok., voy a ver a Alone, ya se me perdió – Shura miró hasta que encontró a su retoño menor patinando con su mamá y se les unió, Seiya estaba dando vueltas con Lili y ambos reían, Hades se impulsó y trató de avanzar pero no lo logró, perdió el equilibro y cayó estrepitosamente en el duro hielo, Seiya jaló a su niña y llegaron hasta Hades que no se estaba moviendo

- Por todos los dioses, ¿estás bien?

- ¿Crees que alguien me haya visto? – preguntó el pelinegro sin tratar de moverse

- Yo creo que si, apóyate en mi, eso es… - Lili estaba de pie y miraba asustada a sus papás tratando de incorporarse, pero no lo lograron y más bien Seiya cayó encima de Hades y ambos estallaron en risas, Lili se les lanzó encima y los tres rieron hasta que Shura y Aioria llegaron a auxiliarlos, el problema fue cuando Hades trató de asentar su pie, al parecer se había torcido el tobillo y no podía caminar, mucho menos patinar

 

Con mucho esfuerzo fue llevado hasta la primera banquita que encontraron y Seiya fue a traerle una bolsa con hielo, Ikky llegó y en contra de la voluntad del herido le sacó el patín y examinó su tobillo, le tomó a Hades todo su autocontrol no quejarse, esto era por demás humillante, y el ser atendido por el ex de su esposo lo empeoraba todo

- Bien pensado Seiya, el hielo si ayuda, yo recomendaría mantener el pie vendado y levantado el fin de semana entero, mucho hielo y si las molestias siguen el lunes, deberías ir al hospital, pero no sentí ninguna rotura

- No creo que me haya roto nada, muchas gracias de cualquier manera

- Me puedes llamar a la hora que necesites – Ikky escribió su número personal en el reverso de una tarjeta que tenía los teléfonos del hospital y se la entregó a Seiya que la miró y simplemente dijo:

- Muchas gracias, mira… creo que te llaman – el castaño señaló a la pista y el peliazul asintió al alejarse, efectivamente sus colegas del hospital lo estaban llamando

- Bueno… por lo menos algo bueno salió de todo esto, ya tienes el número del doctorcito ese, lo puedes llamar a cualquier hora – las palabras de Hades chorreaban sarcasmo, Seiya se sentó en la banquita del frente y le tomó la mano al decir:

- Ni muerto lo llamo, ¿crees que deberíamos ir al hospital?, ¿te duele mucho?

- Más me duele el orgullo si quieres que te sea brutalmente sincero

- Hades…

- No me digas nada que no quiero discutir contigo, sé que no es tu culpa, que no lo estás buscando pero me molesta, me molesta tu perfecto novio al que tu familia entera ama

- Ex novio, y él ya no es importante en mi vida

- Te tatuaste su nombre en el trasero Seiya

- Y ya me quité ese tatuaje, fue uno de los peores errores que he cometido en la vida, te juro que nunca vuelvo a hacer algo así, ¿más tranquilo?

- No…

- Seiya, ¿por qué no nos traes unos cafés?, hace frío y mi brazo me sigue doliendo, de paso le compras algo de comer a mi nieta, no la he visto comer nada desde que llegaron, si encuentras palomitas también las puedes traer, los heridos nos haremos compañía, ve… - Aioros llegó y se sentó junto a Hades que no lo había visto venir, Seiya tampoco a decir la verdad, Hades asintió y frunció el ceño al tratar de mover su pie, el castaño se levantó y dijo:

- Enseguida vuelvo, no me tardo

- Tómate tu tiempo, no podemos ir a ninguna parte – Aioros se arrimó al espaldar de su banca y suspiró al decir: - Buen chico, ¿no lo crees? – Aioros señaló su tobillo y luego movió despacio su brazo, Hades preguntó:

- ¿Ikky?, si… buen chico

- Ikky es genial, es sumamente extraño que no tenga a nadie a su lado – Aioros dijo esto cruzando la pierna y mirando a sus nietos patinar

- Bueno… a veces hay circunstancias adversas para esos menesteres, ¿no?, el trabajo, las ocupaciones, esas cosas – dijo Hades sin saber qué más decir

- Puede que sea el caso, pueda que no, a la final una cosa es como una persona se muestra ante el mundo, otra muy diferente es como sea como pareja, no… yo creo que hay algo que no cuadra con él – el tono de Aioros era tranquilo, estaba haciendo una observación simplemente

- ¿Algo no cuadra? – preguntó Hades interesado

- Si, por ejemplo, al conocer a Ikky uno piensa que es genial en todos los aspectos, aparenta ser de mente abierta, comprensivo, alguien que apoyaría las decisiones de su pareja, pero no creo que haya sido el caso porque Ikky no sacaba a relucir el mejor lado de Seiya, eso te lo puedo decir ahora mismo

- ¿En serio? – Hades esto no se lo vio venir

- Si… no que eso sea importante ahora, sus caminos se separaron hace tiempo y Seiya ha cambiado muchas cosas en su vida, cosas que uno pensaría que estaban bien pero resultó no ser el caso

- ¿De qué estás hablando?

- La rama de especialización de mi hijo por ejemplo, antes se especializó en la rama ambientalista, y eso estaba bien, Ikky habla mucho del calentamiento global, del daño que le hacemos al planeta, y muchas cosas más, cuando ellos rompieron mi hijo se cambió de rama y ahora es abogado criminalista, eso me parece terrible a mi, mi hijo es una persona sensible, mucho más sensible que yo, y yo no podría soportar estar expuesto a los crímenes y miseria humana a la que él se expone, pero… aparentemente mi hijo es mas fuerte que yo

- Seiya es más fuerte que todos

- Eso es lo que ha demostrado y sin perder su alegría de vivir, eso antes no tenía, o por lo menos no es tan evidente como lo es ahora, las apariencias son algo trucoso, no porque algo luzca bien significa que esté bien, y eso se aplica muy bien en mi hijo

- Si, eso si pero, ¿de qué forma? – Hades no podía ocultar su curiosidad, nunca había hablado con Aioros como lo estaba haciendo ahora

- Honestamente, cuando ellos estaban juntos, mi hijo tenía un carácter insoportable, no había forma de hablar con él, se cerraba como ostra, la situación fue muy difícil por un tiempo, supongo que en este punto tú ya debes conocer bastante bien el carácter de Seiya, él no necesariamente reacciona muy bien que digamos cuando alguien lo intenta amoldar y convertir en algo que no es, él es como es y eso está bien, no se le pueden imponer cambios o cosas, hay como convencerlo pero no hay como imponérsele porque eso es contraproducente, con él no funcionan amenazas o ultimátums

- En eso tiene razón, Seiya no es tan difícil de convencer de las cosas, es una persona sumamente razonable – dijo Hades y lo dijo de corazón, lo que si le sorprendió fue lo que Aioros dijo primero, Seiya le había contado del Ikky, le dijo que estaban camino al matrimonio pero que se había sentido asfixiado y por eso lo terminó todo, no le había dicho nada específico, y ahora Aioros estaba llenando esos espacios en blanco

- Seiya no tan razonable como dices, asumo que no has intentado convencerlo de algo que en verdad no quiera hacer

- ¿Por qué habría de convencerlo de hacer algo que en verdad no quiera hacer? – Hades lución confundido y Aioros simplemente sonrió al decir:

- Ese es precisamente el punto de todo, por eso cuando ellos terminaron yo… realmente sentí alivio, claro que Seiya pensó que mi alivio era por el hecho de que yo no aceptaba del todo su homosexualidad pero no, no era eso, no realmente, lo que yo no soportaba era ver a mi hijo miserable, yo solo quería que fuera feliz, eso es todo lo que un padre quiere, ahora que tienes a Lili lo puedes entender, ¿verdad?

- Claro que si

- Yo quería que mi hijo fuera feliz, como lo es ahora, solo míralo… - Aioros señaló a su espalda y Hades vio a Seiya hablar con su hermana, ambos reían y para Hades fue claro que Seiya le estaba contando a Seika de su día en la corte

- Está contento porque ganó el juicio – dijo Hades con una pequeña sonrisa

- No… no es solo eso, Hades… te voy a decir algo que luego si alguien me pregunta voy a negar que dije, ¿entiendes lo que estoy diciendo?

- Si, creo que si

- Muy bien, mi hijo es ahora feliz y es por muchas causas, pero yo vi el cambio en él a raíz de que ustedes empezaron a salir, y eso fue evidente no solo para mi, todos en la familia pensamos lo mismo, ahora… a mi me agrada mucho Ikky, él es muy sociable y agradable, pero el hecho de que a mi me agrade no significa que sea lo mejor para Seiya, o que Seiya hubiera estado mejor con él, a la final yo creo que tomó la mejor decisión – Aioros palmoteó suavemente la espalda de Hades que no podía creer lo que estaba oyendo

- Wow Aioros, no sé qué decir

- No digas nada porque esta conversación nunca pasó, siempre resentiré el hecho de que casaste con mi hijo y lo apartaste de mi lado, y lo mismo va para ese payaso de allá, sé que Shura es un buen hombre, trabajador, buen padre, buen esposo, pero… se llevó a mi niña de mi lado, cuando Lili sea grande y veas a los muchachos que la rondan me vas a entender, mis hijos se merecen el mundo, nadie es lo suficientemente bueno para ellos, es mi prerrogativa de padre el resentirlos, y no tiene nada que ver contigo – Aioros señaló la pista en donde Shura patinaba suavemente con Lili de la mano

- No lo aparté de su lado, las puertas de nuestra casa están siempre abiertas para usted, Seiya lo admira y lo quiere muchísimo, le haría muy feliz que nos visitara más a menudo, Lili igual, ama ir los domingos a su casa

- Te voy a tomar la palabra, ¿fuiste a fabricar el café? – Aioros tomó el vaso que Seiya le entregó y lo bebió haciendo caras

- No seas dramático papá que le puse tres sobres de azúcar – respondió Seiya entregándole el café a su esposo y poniendo el cartón de palomitas en medio de la mesa

- Eres un agrio, lo malo es que eso es contagioso, ya regreso – Aioros se levantó y fue al kiosko del café, Seiya meneó la cabeza y acarició la mejilla de Hades al preguntar:

- ¿Te sientes mejor?

- Si… si me siento mejor – Hades sonrió y besó la mano de Seiya que respiró aliviado al decir:

- Que bueno porque tengo una confesión que hacerte

- ¿Confesión?, ¿qué hiciste? – preguntó Hades mirando la sonrisa pícara de su esposo

- Bueno… si fue una coincidencia que mi familia estuviera aquí esta noche, la verdad yo quería tenerte solo para mi porque hoy es una fecha especial

- ¿Ah sí?, ¿qué fecha especial?

- Nosotros vinimos a este lago un día como hay hace tres años, fue la primera vez que me dijiste que me amabas, habíamos salido por un par de meses pero en el frío de esa noche me dijiste que me amabas y yo también te lo dije de vuelta, esa misma noche cuando fuimos a tu departamento y para calentarnos nos metimos en la bañera, ¿lo recuerdas ahora?

- Claro que me acuerdo, esa cita fue un desastre porque empezó a llover y hacía un frío criminal, tenías las manos heladas y tu nariz estaba roja

- Si, y bueno… para conmemorar nuestro aniversario de… no sé que nombre ponerle pues… no necesariamente me quedé todo este tiempo en la corte, hice una parada técnica en un salón de tatuajes – esto último lo dijo Seiya en un susurro, Hades no lo podía creer, había escuchado a su esposo que nunca más en la vida se iba a tatuar nada en ninguna parte de su cuerpo

- ¿Qué te tatuaste Seiya?

- Tu inicial

- ¿En tu trasero?

- ¿En dónde más?

- ¿Estás loco?, ¿no que ese fue uno de los errores más grandes de tu vida?

- Y si lo fue, el tatuaje no es el error, el nombre fue el error, tu inicial en mi cuerpo no es un error, te amo Hades y no imagino mi futuro sin ti, por algo me casé contigo, tenemos una hija, vamos a envejecer juntos entonces… un tatuaje está mas que bien, ahora por lo menos que mi trasero está espectacular y lo puedo lucir para ti

- Tu trasero siempre será espectacular, yo te amo a ti Seiya, dioses… me muero por ver tu tatuaje – el pelinegro sonrió con anticipación

- Mi tatuador estrella dijo que voy a estar sensible un par de días, entonces cero palmadas, mira que te lo digo

- ¿Tienes un tatuador estrella?, ¿quién es?, por favor no me digas que es otro ex, eso no lo podría tolerar hoy

- No no no, no es un ex pero, bueno… - Seiya no sabía cómo explicarse aparentemente

- ¿Quién es?

- Se llama Shun, es el hermano menor de… Ikky…

- A quien nunca vas a volver a ver

- A quien nunca voy a volver a ver, te lo prometo, no puedo prometer lo mismo por mi papá, él ama a Ikky – Seiya meneó la cabeza y se volteó para ver a su padre reír de algo que alguno de sus nietos seguramente había dicho

- Yo no quiero que tu papá me ame, me basta con que tú lo hagas, ¿vamos a casa?

- Si… vamos a casa… - Seiya sonrió y ayudó a Hades a ponerse de pie, tomó el bolso y sirviéndole de bastón a su esposo caminaron lentamente hasta donde estaba el resto de su familia, Lili tomó la mano de Hades y luego de despedirse, la familia de tres caminó lentamente hasta el parqueadero

 

Seiya manejó el auto y ayudó a Hades a entrar a su departamento, Lili no les dio mucha guerra esa noche, mas bien se durmió enseguida de ponerse su pijama, Seiya ayudó a su esposo a cambiarse y lo acostó para ponerle una bolsa de hielo en su herido tobillo, ahí tomó una ducha y al salir a la habitación solamente con una toalla envuelta en la cintura, se sorprendió de ver a Hades aún despierto y jugando con los canales del televisor

- No me digas que los analgésicos no hacen efecto – dijo algo preocupado el castaño

- No me los tomo aún porque no me quiero dormir, quiero ver tu tatuaje – Hades se incorporó de mejor manera, como un niño chiquito a punto de abrir su regalo de navidad, Seiya se cubrió el rostro con las manos y dijo:

- Está bien, lo justo es justo, espero que te guste – el castaño se volteó y dejó caer la toalla quedando completamente desnudo en medio de la habitación, se volteó y vio a Hades que lo miraba con el ceño fruncido, así que preocupado preguntó: - ¿Qué pasó?, ¿no te gusta?

- ¿Esa es tu idea de una broma?, es una “I” lo que tienes tatuado en el trasero

- ¿Qué?, no puede ser… - Seiya se paró frente al espejo de cuerpo entero de la habitación y se contorsionó para poder ver una “H” muy hermosa en su enrojecida piel, al regresar la mirada a la cama vio a su esposo que sonreía muy divertido, abrió la boca indignado pero Hades levantó una mano y dijo:

- Luego de que lo me hiciste pasar hoy con tu ex el perfecto, te lo mereces

- Yo no te hice nada Hades

- Ya ya ya… está hermosa la “H”, aunque eso tiene mucho más que ver con el lienzo que con la pintura, ven acá, déjame verlo más de cerca

- No, no podemos jugar, tú estás herido y yo adolorido, así que no hay chance

- Solo quiero verlo, no voy a hacer nada, ven acá… - Hades llamó a Seiya que caminó hasta su esposo que lo volteó para examinar su tatuaje, infinidad de veces había visto en el mismo lugar el nombre del ex de su pareja, era un cambio más que bienvenido ver su inicial ahora en esa tersa piel, así que lo acercó un poco más y besó su otro cachete, Seiya se volteó y sonrió al decir:

- ¿Te gustó?

- Es el mejor regalo de aniversario que pudiste haberme dado, el tuyo está en el primer cajón del buró

- ¿Te acordaste?, ¿en serio te acordaste?

- Claro que si, eres al único hombre al que he amado, ¿cómo no me voy a acordar el día en el que me dijo que también me amaba?

- A veces eres tan tierno que me derrites – Seiya se agachó y besó a Hades en los labios, el mayor profundizó el beso pero lo interrumpió porque en verdad que esa noche, salvo que tuvieran mucho cuidado no iban a poder hacer nada y dijo:

- Ve a ver tu regalo

- Ok., ok. – Seiya atravesó la habitación y abrió el cajón, dentro encontró un sobre, al abrirlo vio dos pases para un día completo de spa, tenía masajes, baños termales, tratamiento de ozonificación y muchas cosas más

- Esto es genial Hades, ¿cuándo nos vamos?

- Este domingo, ya hablé con tu hermana y ellos van de picnick con Lili, tenemos el día entero solos tú y yo

- Esto es genial – Seiya volvió a la cama y prácticamente se sentó sobre el regazo de Hades y lo besó con pasión en los labios, el mayor acarició los costados de su esposo y bajo las manos acariciando sus caderas, Seiya saltó cuando las manos del mayor rozaron su trasero

- Lo siento… - dijo Hades rompiendo el beso

- Dame un par de días y estaré como nuevo, ¿cómo está tu tobillo?

- Yo creo que sobrevivirá, quiero hacerte el amor, te prometo que no me muevo mucho ni toco tu cachete sensible, pero me muero de ganas de hacerte el amor – Hades acarició el pecho de su esposo apenas rozando sus pezones, Seiya se estremeció entero ante tan suave toque, el pelinegro sabía muy bien como encenderlo, no podía negarse en este punto, además él también lo deseaba

- Ok., con cuidado entonces, aunque… estás usando mucha ropa para la ocasión

- Eso se arregla fácil, ¿me ayudas?

- Claro que si…

 

Hades se dejó desnudar de su esposo para luego entregarse en cuerpo y alma en su cama matrimonial, el mayor disfrutó de la visión de Seiya moviéndose rítmicamente sobre él, el castaño lo apretaba deliciosamente mientras se daba modos para besarlo y morderlo, Seiya era por demás apasionado bajo el calor de las sábanas, ellos tenían dos años de matrimonio pero Seiya solía decir que aún estaban en etapa de luna de miel, el cambio en sus vidas y los ajustes que hicieron para cuidar a su pequeña hija habían valido la pena, ambos se sentían plenos y contentos

 

Cuando todo acabó y Seiya dormía en los brazos de Hades, éste pensaba en las palabras de Aioros, y se dio cuenta de algo, las cosas eran recíprocas porque Seiya sacaba a relucir lo mejor de él, la vida le había premiado con su esposo y su hogar, Hades sonrió al pensar en el tatuaje de Seiya, le había encantado y no podía esperar para poder tocarlo apropiadamente, claro que si, lo quería morder y nadie le iba a quitar ese placer, eso lo llevó a pensar en Ikky y suspiró, Aioros usualmente no decía mucho pero cuando abría la boca pues… no se podían desmerecer sus palabras, la verdad le tenía gratitud al peliazul médico, Seiya fue su pérdida, no lo supo amar, no supo aprovechar la oportunidad que la vida le dio, pero él si lo haría, Seiya era también su mejor opción y con creces…

Notas finales:

Muchas gracias por leer, cuéntenme por favor que les ha parecido, y  quiero agradecer a todos quienes han leído mis historias todos estos años, nos 9, wow... quien lo diría

Cuidense mucho, un abrazo, bye


Si quieres dejar un comentario al autor debes login (registrase).