Login
Amor Yaoi
Fanfics yaoi en español

Corazón Valiente por Alejandra018PK

[Reviews - 0]   LISTA DE CAPITULOS
- Tamaño del texto +

En punto de las 7 de la mañana Camus alistó a su pequeño y se dispuso a preparar el desayuno para su familia, lo tomaron juntos y se despidieron para dirigirse cada uno a sus destinos, mientras Milo se marchaba a trabajar él llevaba a su pequeño a la guardería, al llegar a las instalaciones se topó con su cuñado, lo saludó con un gesto de la mano y se acercó a ellos, cuando estuvo ahí se agachó para darle un sonoro beso en la mejilla al pequeño Ian. 
 
-Buenos días Degel, ¿que tal van las cosas con Kardia? 
 
-Hola Camie, la verdad no tan bien como me gustaría, ayer lo fui a sacar a un bar… 
 
-¿Estaba borracho?, ¿Lo encontraste con otro u otra?... 
 
-Pues… No…. ¿¡Pero quien te dice que no estaba con alguien más antes de que llegara!? 
 
-Degel… por el bien de tu pequeño deberías dejar de lado esas inseguridades, Kardia solo tuvo un tropiezo desde que se casaron y desde ese momento ves amenazas en cada esquina, ¿no te da miedo que tu matrimonio acabe? 
 
-Por supuesto, pero la verdad prefiero mil veces que mi matrimonio se acabe por mi causa a que lo derrumbe una zuripanta. 
 
-Pues las únicas "zuripantas" que podrían dañar tu matrimonio están en tu cabeza y no te permiten ser feliz. 
 
-Claro que no, tengo bastante experiencia en estas cosas y con toda seguridad te puedo decir con precisión las señas de cuando una trepadora trata de entrar a la vida de tu familia. 
 
-Jajaja vamos Degel, simplemente disfruta tu matrimonio y basta de pleitos… Cierto, hablando de esto, en unos momentos iré por un primo lejano que se quedará un tiempo en la casa, me preguntaba si hoy podrías llevar a Sam contigo a casa mientras voy a mi cita con el médico y por favor trata de no hacer escándalos mientras se encuentre con nosotros. 
 
-Ok, Ok, solo tengo una pregunta… 
 
-¿Qué ocurre? 
 
-¿Es lindo? 
 
-Vamos Degel, no empieces. 
 
-¿Qué?... No puedo creer la vida tan tranquila que adopta el típico amo de casa estos días, ¿no te das cuenta que meter en tu hogar a un chico lindo joven y de buen cuerpo es un riesgo? 
 
-Basta ya, se me hace tarde nos vemos a la hora de la comida. 
 
Sin más se marchó rumbo a casa de sus padres para recoger a su pariente pero no pudo evitar que las palabras de Degel resonaran en su mente, realmente Afrodita era bastante atractivo además de que vestía a la moda y en comparación con él, que no ponía demasiada atención en su aspecto personal, se veía muy bien. 
 
Soltó tremenda carcajada por siquiera imaginarse una posible traición de parte de Milo, definitivamente pasar tanto tiempo con Degel ya le estaba afectando. 
 
Se relajó y encendió la radio para disponerse a realizar el largo trayecto hasta la casa de sus padres, plan que quedó frustrado al ver a alguien familiar sentado en una parada de bus rodeado por tres maletas. 
 
Aparco a un lado de la calle y bajó a ver a su pariente. 
 
-¿Afrodita?, ¿Pero qué haces aquí?, se suponía que iría por ti hasta la casa de mis padres. 
 
-Bueno quería ahorrarte el viaje, espero que no estés molesto conmigo. 
 
-No claro que no, al contrario gracias, espero que no hayas esperado demasiado, me entretuve charlando con mi cuñado.
 
-En verdad envidio tu familia Camus, debes ser muy feliz… 
 
-Pues si, gracias a dios así es, pero sube, te dejaré en la casa para que acomodes tus pertenencias mientras yo voy a mi cita con el médico. 
 
-Bueno si no te molesta, me gustaría poder acompañarte, así puedo ver mejor la ciudad. 
 
-De acuerdo si eso quieres, vamos entonces. 
 
Todo el camino fue tranquilo y bastante animado Afrodita le comentó a Camus sobre sus aventuras durante la universidad y sus romances fallidos hasta el momento, cuando se dieron cuenta ya habían llegado a la clínica, ambos se sentaron en la sala de espera hasta que la secretaria llamó a camus, en un principio Afrodita le dijo que lo esperaría afuera pero después de una persistente insistencia de Camus terminó pasando al consultorio junto con él.
 
Él médico los saludo a ambos educadamente y procedió a ofrecerles asiento para disponerse a impartir su consulta. 
 
-Espero que se encuentre de maravilla señor Escorpio quiero pensar que ha seguido mis indicaciones al pie de la letra y ha tomado sus medicamentos y ha estado haciendo ejercicio. 
 
-Perdón por interrumpir primo pero ¿estas enfermo? - lo miró preocupado mientras lo sujetaba de la mano. 
 
-No, tranquilo - le sonrió y acarició el dorso de su mano - lo que ocurre es que estoy en un tratamiento para poder embarazarme de nuevo. 
 
-Ohhh… ¡Eso es genial! 
 
-Si pero aún no hay resultados. 
 
-Pero los habrá señor Escorpio, eso puedo asegurarselo, simplemente hay que tener paciencia. 
 
-Está bien doctor, ¿qué resultado dieron los examenes?... 
 
-Pues segun el ultrasonido que realizamos los resultados son bastante prometedores, se puede apreciar una maduración considerable en tu útero y teniendo en cuenta que tu ciclo de ovulación se aproxima para fin de este mes sería buen momento para intentar de nuevo, por lo mientras que llega esa fecha ya sabes, hay que continuar con la dieta y ejercicio como hasta ahora, te prescribiré unos cuantos frascos de ácido fólico y te daré cita para dentro un mes, esperemos que para entonces ya tengamos noticias de un nuevo integrante para la familia. 
 
-Muchas gracias doctor - dijo Camus poniéndose de pie y recibiendo la receta. 
 
-No hay nada que agradecer Camus, cuidate y mucha suerte, me saludas a Milo por favor. 
 
-Claro, hasta luego. 
 
Después de comprar los medicamentos se dieron una vuelta por el supermercado y al regresar finalmente a casa Camus dejó que Afrodita acomodara sus cosas mientras él preparaba la comida para su familia. 
 
En la oficina de Milo. 
 
Estaba concentrado en revisar la campaña publicitaria de su nuevo producto cuando el ruido provocado por su hermano entrado cual terremoto a la oficina lo distrajo. 
 
-¿Ahora que ocurre? 
 
-Cuándo planeabas contarme de tu nuevo inquilino ehhh. 
 
-Solo es un pariente de Camus que vivirá con nosotros por un tiempo, diciéndolo de esa manera hacés que piense en mi hogar como un condominio. 
 
-Si esa parte ya me la contó Degie, a lo que venía es que mi esposo quería saber si ese presunto pariente era atractivo. 
 
-Depende, ¿qué consideras atractivo tú? 
 
-Ja Ja muy gracioso, pero bueno tu sabes como es Degel y no dejará de molestarme hasta que le dé esa información así que simplemente describelo ¿quieres? 
 
-Deacuerdo…  Pues qué puedo decir… Realmente es un niño, no creo que tenga más de 22, es un poco más bajo que mi esposo, tiene la piel bastante clara a decir verdad pero no se ve mal, al contrario resaltan sus ojos y cabello celestes. 
 
-Bastante bonito tal como lo describes pero no tanto como mi querido esposo - dijo mirando a la nada imaginando al amor de su vida. 
 
-Claro, si tan solo lo demostraras más seguido Degel no dudaría de ti. 
 
-¡¿BROMEAS?!, mis días se pasan solamente en decirle cuanto lo amo pero tal parece que no puedo tener ni siquiera un detalle lindo con él por que ya se imagina que lo engaño. 
 
-Dale tiempo, además no es como si tu ayudaras mucho saliendo cada fin de semana cual adolescente sin responsabilidades, debes recordar que estas casado y tienes un hijo, se que te gustaría continuar con ese tipo de vida pero ya estás grande tus 35 años no son de en valde y tus responsabilidades no se pueden dejar de lado mucho menos ignorarse. 
 
-El señor sensatez ha hablado, por favor Milo, ambos sabemos que tú también tienes un pasado obscuro, da gracias que mi cuñado no sabe por que de lo contrario sería aun peor que mi esposo. 
 
-Eso es parte del pasado, trato de dejar eso en el olvido porque adoro a mi familia y mi vida es tranquila no deseo nada más, ahora vámonos a casa ya es hora de comer. 
 
-Siii, parece que ya saboreó las delicias que preparó mi cuñado para mí. 
 
-¿De qué rayos hablas? - lo tomó del cuello y frotó la cabeza de kardia con su puño - mi lindo Camus cocina delicioso y con todo el amor del mundo solo para Sam y para mí, tú eres un invitado nada más. 
 
-Ohhh que cruel eres, de no ser por que tengo hambre y la comida de Cam es la mejor te aseguro que me marcharía a un restaurante. 
 
-Ya ya, Míster Dramas, vamos a comer o nos quedaremos atrás. 
 

Si quieres dejar un comentario al autor debes login (registrase).