Login
Amor Yaoi
Fanfics yaoi en español

Hades' Lover por Blacky_Swann

[Reviews - 0]   LISTA DE CAPITULOS
- Tamaño del texto +

Sus pasos resonaban tanto como el lugar lo permitía. No importaba las veces que recorriera ese camino, no podía acostumbrarse a la vista o al frío que calaba hasta sus huesos. A cada paso que daba, la luz del sol se debilitaba, dejándolo solo con la fría y extraña iluminación natural de ese extraño mundo. Los lamentos aumentaban conforme su andar seguía por el sendero. No tardó mucho para divisar a lo lejos, una enorme barrera de piedra blanca, que se extendía casi infinitamente por el horizonte; contrario a toda regla, las paredes estaban adornadas con ramas de hiedra, reptando por la agrietada superficie, sorteando las antorchas que fingían iluminar el blanquecino paisaje. Al centro, un enorme arco de estilo griego: las altas y robustas columnatas eran decoradas por elaborados capiteles de hojas de acanto, sosteniendo el arquitrabe; lo único que decoraba el friso, eran unas bellas letras de oro; el frontón, por otro lado, mostraba con orgullo un relieve a modo de advertencia a todo aquel que deseara continuar, de lo que le esperaría al otro lado.


Una figura permanecía inmóvil frente a la enorme puerta, mirando a la nada. Alto, complexión atlética, espalda ancha, músculos definidos, y presencia imponente; de expresión seria, ojos oscuros, bellamente delineados naturalmente, labios rosáceos, todo contrastando con el tono canela de su piel. Una pequeña sonrisa surcó el rostro de Jimin, al tiempo que la figura frente a él, tomaba mayor nitidez. —Bienvenido de nuevo, mi Señor —la gruesa voz del castaño estrujó un poco su corazón. —Te he dicho que solo me llames Jimin, Nam —saludó el cenizo, rodando los ojos ante la reverencia que el mayor le dedicaba. —Veo que recibió el atuendo a tiempo —habló NamJoon, dándole el paso a Jimin. El chico solo asintió, sonriendo, mientras admiraba su traje. —Es algo sencillo... nada comparado a las veces anteriores —se encogió de hombros, girando el rostro para poder ver a su acompañante.


El mayor no dijo nada. Simplemente miraba al frente, obligándose a cumplir con su tarea. No hablar, no ver, no tocar. Eran las sencillas reglas que él mismo se había fijado hace ya bastante tiempo. Pero era tan difícil mantener la compostura frente a la cálida presencia de aquel joven. Centró toda su atención en el eco que los pasos creaban al chocar contra la piedra. No tardaron en pasar la entrada, vislumbrando un paisaje completamente distinto. Nunca se acostumbraría. Por instinto, Jimin se pegó más a NamJoon, sacando al demonio de sus pensamientos. —Está bien —murmuró cerca de su oído, su mano apoyada suavemente en la espalda del cenizo, y su diestra balanceándose frente a su cuerpo, apenas rozando la mano del humano a su lado. Jimin giró la cabeza, encontrando a Nam inclinado hacia él, con sus rostros peligrosamente cerca; podía sentir el frío aliento del castaño contra sus labios, y los bellos ojos atentos a cada uno de sus movimientos. Su corazón dio un vuelco, sentía sus manos temblar, mientras aspiraba el fresco aroma a menta que emanaba de aquel hombre.


—El carruaje le espera —NamJoon se apartó con cierta rudeza, bajando las escaleras, abriendo la puerta lateral del gran carruaje negro. —Gracias —su voz sonó en un susurro, mirando el suelo, antes de subir a la carroza. Jimin volvió a sumirse en la soledad del viaje, mientras observaba el reino pasar por la ventana de su vehículo. El mismo paisaje que mes tras mes, observaba sin falta. Y aunque no debía, extrañaba la presencia de su guardia con él; las pláticas, los juegos, el ameno camino. Un suspiro escapó de sus labios, empañando el pulcro cristal. Volvió a acomodarse en su asiento, arreglando su ropa, alisando las pequeñas arrugas con la mano. A su mente llegó la imagen de quien le esperaba, y una vez más, su corazón se aceleró. La sangre se agolpó en sus mejillas, mientras la suave sonrisa curvaba sus labios. Una vez más, volvería a verle. Los nervios atacaron de nuevo, no podía mantener las manos quietas, y pequeñas risas escapaban sin consentimiento.


Sus dedos se enredaron en la fina cadena de plata que adornaba su cuello, jalando suavemente de ella, hasta exponer el hermoso dije que resguardaba: una pequeña rosa de zafiro con pequeños detalles de oro, descansando sobre un corazón de espinas de plata. Depositó un beso en el collar, cerrando los ojos, recordando aquel día, la primera vez que le conoció, el mismo día que le obsequió aquella joya, como si supiera que se conocerían y lo hubiera planeado todo. ¿Por qué no le pareció extraño todo eso? Un extraño, presentándose ante él, declarándole su amor, como si se conocieran de tiempo atrás. Cualquiera le hubiera tachado de loco, pero no él; quizás también estaba desquiciado. Le entregó su corazón a los 5 minutos de conocerlo, no dudó en confiarle su alma, y dejarlo poseerlo por completo.

Notas finales:

Aaaaahhhhhh! Es mi primer fic de BTS —nervous—

 

Ojo, solo de BTS, llevo ya un tiempo escribiendo fics ^^U

También tengo otra cuenta... que he dejado abandonada jejejeje

 

Como sea, espero les guste, y le den mucho amor a este fic ^^


Si quieres dejar un comentario al autor debes login (registrase).