Login
Amor Yaoi
Fanfics yaoi en español

No eres una herramienta, eres tú por klaushunlove

[Reviews - 0]   LISTA DE CAPITULOS
- Tamaño del texto +

Notas del fanfic:

Holis :)

Dos cosas:

1.- siempre encontré sospechoso que Iruka fuera solo un chunin y tenía a su cuidado un salón lleno de herederos de clan. ??‘?

2.- los niños no son herramientas. ¿Entrenarlos para matar?, no en este universo, señor.

Notas del capitulo:

RESUMEN: Tomando la mano que estaba en su dirección, el ninja, el infame ANBU sabueso de Konoha murió en una fría noche de otoño para convertirse en Kakashi. El hombre felizmente enamorado de Umino Iruka y viviendo hasta la vejez.

  Kakairumonth2021 Día 1 y 9: ninja renegado/ANBU.
 

No eres una herramienta, eres
 
*Hace 8 años*
 
"Las calles de Konoha estaban vacías en esa noche de invierno. Los civiles estaban en sus casas y los ninjas estaban en sus hogares, descanso de sus huesos doloridos. 
 
Sin embargo, en la Torre Hokage la actividad no cesaba. Había un aura de nerviosismo, temor incredulidad y pena, pues habían desaparecido 3 personas importantes para la aldea pero nadie se había dado cuenta.
 
El Hokage, quien estaba sentado y que delante suyo había un ANBU con la máscara de sabueso, miraba al otro hombre como resignación. Hiruzen estaba haciendo lo que mejor sabía y falló. Falló a esas tres personas que habían desertado y de lo cual ni él ni nadie más se había dado cuenta. Esto era fracaso en su ya larga lista.
 
-Sabueso.- dijo suspirando. -Hoy en la noche, hace 20 minutos apróximamente, nos dimos cuenta de la desaparición de un chunin junto a dos de sus estudiantes.-
 
-Es imperativo los rastres traerlos de regreso.-
 
-El adulto es un chunin que pertenece a ANBU que recientemente fue reasignado como instructor chunin en la academia para la clase en donde están la mayoría de los herederos de clan.-
 
-Su número de registro es 011850 y tiene la máscara de conejo. Desapareció con dos de los niños más importantes de la aldea. Uzumaki Naruto y Uchiha Sasuke.-
 
Sabueso, o Kakashi, a pesar de no mostrar ningún tipo de signo, estaba profundamente preocupado. Él nunca había trabajado con conejo antes, pero sabía que era un excelente espía y un experto en la ocultación.
 
Además, estaba preocupado por el hijo de su sensei y por el chico Uchiha. No sabía que haría conejo con ambos y tenía miedo de que finalmente su mente se haya roto. Kakashi iba a recuperar a esos niños, no había duda en su mente.
 
-Sabueso, como sabrás, Uzumaki es el Jinchūiki de la aldea y Sasuke es el último miembro de sangre del clan Uchiha. Ignoramos el porqué Umino Iruka desertó con estos niños, pero los necesitamos de vuelta. Confío en ti, sabueso.-
 
Sin expresar ningún tipo de lenguaje corporal, Kakashi sólo se quedó quieto delante de su Hokage.
 
-Sí, Hokage-sama. Haré mi mejor esfuerzo para traer al traidor y a los pregenin que secuestró.-
 
Y sin más palabras, el ANBU desapareció de la oficina solo dejando unas cuantas hojas detrás y un Hokage arrepentido."
 
 

 
*En la actualidad*
 
Kakashi había terminado una misión sorprendentemente rápido y quedó con unos cuantos días libres así que decidió ir a esa cafetería que los lugareños le habían recomendado.
 
Él estaba en una villa civil en donde el comercio y el turismo era la principal actividad económica del lugar. Tenía belleza en su excentricidad y cierta tranquilidad que Konoha no tenía, así que definitivamente iba a disfrutar de su tiempo limitado en la ciudad.
 
Pero toda la paz que sintió se desvaneció cuando vio a dos adolescentes, casi de la misma edad, entrar al local e ir a una puerta que decía "solo personal" en la parte de atrás de la cafetería.
 
Había buscado por años a este Iruka y a los niños que había secuestrado de Konoha, había visto y memorizado sus facciones y estaba 100% seguro que ese par eran aquellos pregenin.
 
Alarmado, decidió buscar con la mirada y, aún más sorprendido, vio el mismo rostro que lo había atormentado por años. ¡Ahí estaba Umino! ¡Y era un maldito barista en una cafetería!
 
Emocionado pero sabiendo que el lugar estaba lleno de civiles, decidió ir tranquilamente hacia el ex ninja de la hoja e intentar buscar la mayor cantidad de información posible.
 
-Hola. Estoy de paso y no conozco mucho este lugar. ¿Alguna recomendación?-
 
-¡Hola! Bienvenido a mi cafetería.-
 
Era un hombre guapo. Tenía su cabello atado en una coleta alta y una gran cicatriz le cruzaba el rostro. Y, curiosidad, se veía feliz. Tenía arrugas que indicaban sonrisas y risas y una miraba sin los demonios recurrentes de los shinobis.
 
-Nuestro producto estrella es el café con toques de avellana y el pastel de pistachos.-
 
Iruka, a pesar de su sonrisa, estaba mirando sospechosamente a este hombre. Era un ninja, sin lugar a dudas y, por el acento que tiene, el de cabello oscuro estaba seguro que era de Konoha. Se puso nervioso. No podía creer que ya lo habían encontrado después de tantos años.
 
-¡Iruka-nii!.-
 
El chico rubio, quien fue el que había hablado (Naruto. El hijo de Minato-sensei, dijo su cerebro) y el otro de cabello negro estaba cada uno con un delantal. Kakashi los pudo observar de cerca y pudo ver cierta inocencia en sus ojos, en ambos pares. Había cierta felicidad allí que en las fotografías de cuando eran niños, no había. Que gran dicotomía.
 
E Iruka, solo sonriendo a sus dos hijos y ya sabiendo que este shinobi ya sabía quienes eran, solo pudo abrazarlos.
 
-Ay, Iruka-nii. ¿Qué te pasa?-
 
Sasuke miraba extrañado a, quien consideraba, su niisan pero recibiendo el abrazo con gratitud. Y Naruto, sin pensar de mas, abrazó con fuerza sus personas preciosas para luego separase y empezar a atender a los clientes.
 
Kakashi miró la escena delante suyo y no supo que pensar. Claro, Umino había desertado, traicionó a su pueblo, su gente, pero mirando estos adolescentes, vio que había disfrutado de la vida. No tenían los fantasmas que siguen a cada shinobi y se veían en paz.
 
Y el hombre de cabello esperó, esperó horas hasta que finalmente el local había cerrado y no había ningún civil en su camino. Viendo todo, Kakashi decidió seguir a la tríada.
 
-Niños.- dijo Iruka. -¿Por qué no se adelantan a casa? Hay un asunto que debo ver.-
 
Los adolescentes miraron con sospecha a su niisan pero sin mayores problemas, decidieron hacerle caso.
 
-Cuídate Iruka-nii.-
 
Asintiendo y sonriendo, los chicos siguieron el camino a casa. Y ya estando solo ambos solos, en la noche y con el viento silbando a su alrededor, Kakashi decidió salir de su escondite.
 
-Umino-san.-
 
-Shinobi-san.-
 
Mirando mutuamente sus rostros sin expresiones y tratando de leer al otro, el ambiente era cada vez más tenso. Y fue Iruka quien decidió romper la tensión.
 
-Shinobi-san. Debes saber que no me arrepiento de nada.-
 
-Umimo-san. Secuestraste a dos de los niños más importantes de la aldea. Los pusiste en peligro.-
 
-¿Peligro? Shinobi-san. No me hagas reír. Naruto y Sasuke estaban más en peligro dentro de la aldea que fuera. A Naruto nadie lo quería, lo despreciaban. Solo era un monstruo a los ojos de la aldea. A Sasuke lo dejaron solo cuando lo que menos necesitaba era la soledad de un hogar vacío. Ninguno de los dos tenía a nadie pero ambos eran herramientas para Konoha. No eran niños, eran objetos.-
 
Agitado y notablemente furioso, Iruka se quedó en el mismo lugar del camino de tierra.
 
Y Kakashi, impactado por las palabras que nunca se había atrevido a pensar, se quedó allí. Indefenso.
 
-Shinobi-san. Si tengo que pelear contra ti, lo haré, lucharé por ellos y por mi hogar.-
 
-Y-yo te encuentro razón.-
 
-Konoha me crió para ser una herramienta perfecta. Me convertí en ANBU y solo fui visto como un ninja perfecto. Nunca tuve las agallas para salir de todo y ser feliz. Ser yo mismo.-
 
-Shinobi-san. No sé quién eres, pero veo dolor y soledad. ¡No quería eso para los niños! Por eso arranqué. Dejé mi uniforme ANBU y mi misión porque no quería que ningún niño fuera tratado como un objeto, cuando nadie lo es.-
 
-Por eso te ofrezco esto, shinobi-san. Ven, quédate con nosotros y darte la paz y felicidad que tanto mereces. No regreses a ese lugar que solo está criando herramientas y quédate con nosotros, para que dejes de ser shinobi-san y empieces a ser tú mismo.-
 
Y Kakashi sabía que nunca antes tendría esta misma oportunidad. Konoha fue su hogar, o el único lugar que conoce como hogar y, sinceramente, ya estaba cansado. Agotado.
 
Tomando la mano que estaba en su dirección, el ninja, el infame ANBU sabueso de Konoha murió en una fría noche de otoño para convertirse en Kakashi. El hombre felizmente enamorado de Umino Iruka y viviendo hasta la vejez.
 
Fin.


Si quieres dejar un comentario al autor debes login (registrase).