Login
Amor Yaoi
Fanfics yaoi en español

Todavía puedo sentir esa fría y tormentosa noche en mis huesos por klaushunlove

[Reviews - 0]   LISTA DE CAPITULOS
- Tamaño del texto +

RESUMEN: Él sabía, solo sabía que era culpa suya. Y que ese frío eterno en sus huesos era el fantasma de su culpabilidad.

Kakairumonth2021 Día 11: lluvia/tormenta.

. . . . 

Todavía puedo sentir esa fría y tormentosa noche en mis huesos


Kakashi no podía olvidar esa noche fatídica. Todavía podía sentir las gruesas gotas de lluvia que caía en su rostro y esos brazos que lo rodeaban con fuerza.

Nunca pensó que le sucedería. Fue estúpido e idiota ¡un maldito inconsciente! Desde esa noche, Kakashi nunca pudo volver a sentir calor. El frío de esa noche quedó en sus huesos para siempre. El fantasma de esa lluvia para siempre en su memoria.

El hombre de cabello plateado estaba su motocicleta en una noche de primavera. Una ligera lluvia de había transformado en una tormenta. El camino estaba nebuloso y el camino peligroso. Pero Kakashi no prestó atención al peligro.

Su novio, su adorado Iruka, estaba con él y sus fuertes brazos rodeaban el torso del otro hombre. Había un solo casco y fue Kakashi quien lo tenía puesto porque Iruka le dijo “Cariño. Es tu casco. Confío en ti y sé que no nos pasará nada.”

Esas palabras lo seguían en cada pesadilla, en cada pensamiento. Kakashi era quien merecía morir y no Iruka. Era el mejor hombre que Kakashi había conocido. Su sonrisa que calentaba el sol y esa cicatriz que mostraba su fuerza y sobrevivencia ante el mundo. Y fue Kakashi quien mató a Iruka. Si solo se hubiera negado a llevarse el casco, Iruka no hubiera salido eyectado de la motocicleta y se hubiera fracturado el cráneo. No hubiera sufrido esas horribles fracturas. No hubiera sufrido tanto dolor. Porque Kakashi no era ingenuo. 

Él sabía que su amor había muerto con el mayor de os dolores. Sabía que que Iruka había sentido cada fractura y cada golpe.

Y dios, su rostro. Su sonrisa, sus ojos quedaron tapados por la sangre y heridas en su cara. Su tez perfecta arruinada por el egoísmo de Kakashi. 

Era tan injusto que el hombre de cabello plateado hubiera salido con vida cuando él no era ni la mitad de lo que Iruka fue. Y solo por llevar ese maldito casco.

El precio de sus piernas era lo mínimo que podía pagarle al mundo por asesinar al ese joven profesor. 

Ya nunca volvería, su espalda se fracturó en aquel accidente. Los médicos le habian dicho que tuvo suerte de solo perder sus piernas, pero a Kakashi no le importaba porque a fin de cuentas él seguía respirando un aire que no merece.

Y todavía sintiendo ese frío eterno en sus huesos y el fantasma de esa lluvia infernal en esa horrible noche, Kakashi se quedó solo con sus pensamientos. Sintiendo una culpa que no merece, anhelando un ayer que no puede recuperar.

Sin embargo, en sus sueños esa soledad se evaporaba como un charco en un día de verano. Era allí cuando podía sentir unos brazos fuertes rodear su cintura y maravillarse con una sonrisa que calentaba el sol.

“-Te amo.-” decía su imaginación.

-Y yo te amo a ti.- decía Kakashi en susurros al viento.

Fin.


Si quieres dejar un comentario al autor debes login (registrase).