Login
Amor Yaoi
Fanfics yaoi en español

Por favor, te lo pido por klaushunlove

[Reviews - 0]   LISTA DE CAPITULOS
- Tamaño del texto +

Notas del capitulo:

RESUMEN:

La noticia había impactado a todo el país. Era un hombre joven y feliz. No había hecho daño a nadie, pero la incomprensión y odio todavía no se extinguía a pesar de estar en pleno siglo XXI.

A su prometido le habían robado a su persona más preciada y él solo quería estar a sola con él. Solo despedirse de la persona que más había amado.

Kakairumonth2021 Día 15: folklor.

 

<<Extra de Canal 95>>

-Un joven de aproximadamente 20 años fue encontrado en la plaza de armas agonizante por un aparente crimen de odio. El chico tiene cabello castaño y una cicatriz que cruza de mejilla a mejilla por el puente de su nariz. Se encuentra en el Hospital Hurtado y enextremo riesgo vital.-

-La policía sigue en búsqueda de familiares del joven que fue encontrado con heridas de extrema gravedad, esvásticas dibujadas en su piel y sin sus documentos que aclaren su identidad.-

-Ahora seguimos con nuestra programación habitual. Siga en nuestro canal.-

Una mujer rubia que estaba sentada al frente del televisor no lo podía creer. Su corazón se aceleró y un terror profundo nació de su pecho. ¡Ese era Iruka! ¡El novio de su sobrino!

-¡Jiraiya! ¡Ven aquí y llama a Kakashi! ¡Urgente!.-

Un hombre de cabello blanco y largo apareció en la sala con el teléfono en mano y asustado y preocupado por la reacción de su esposa. Muy pocas veces la ha visto perder el control así.

-Tsunade, cariño. ¿Qué pasa? ¿Para qué llamar a Kakashi?.-

-Ahora no tengo tiempo de explicar nada. ¡Sólo pásame el celular carajo!.-

Marcando preocupada llamó a su sobrino esperando que solo sea una terrible coincidencia y no sea lo que haya estado pensando.

-¿Aló? ¿Tía? ¿Qué pasa? Ahora estoy un poco ocupado para recados. Estoy llegando hacia la policía.-

Tsunade sintió que se le iba el alma del cuerpo. No podía ser.

-Kakashi, ¿cuándo fue la última vez que viste a Iruka?.-

-Por eso mismo voy. No lo veo desde el sábado y ya estamos a lunes. Me tiene preocupado. No contesta mis llamadas-.

-¡Mierda! Kakashi, después de que hayas ido a la policía me llamas y dirígete al Hospital Hurtado. Vi algo en la televisión y necesito que estés conmigo en esto.-

-Está bien tía. Y después te cuento lo que me dijo la policía. Cuídate. Te amo.-

Colgando, Tsunade se dirigió hacia su marido temblando y con un nudo en la garganta.

-Jiraiya, amor. Debemos de cambiarnos de ropa e ir al Hospital Hurtado. Vi en la televisión que un joven está internado y sospecho que puede ser Iruka...-

El hombre mayor abrió los ojos con sorpresa. ¿Iruka? ¿El dulce novio de Kakashi? Asintiendo y con preocupación fue a su habitación a arreglarse.

Ambos pensando que ojalá no sea el hombre que dio estabilidad, apoyo y amor a un hombre necesitado y solitario.

Kakashi estaba preocupado. Su novio no contestaba su celular desde el viernes.

Iruka le había dicho que iría con unos amigos a una disco y que no se preocupara. Que lo llamaría después de llegar a su apartamento pero nunca recibió la llamada. No sabía que pensar. A la mañana siguiente Iruka no estaba en su piso y sus vecinos le dijeron que no lo habían visto llegar.

Pero el hombre de cabello plateado no se preocupó demasiado. Pensó que tal vez se quedó junto a un amigo o bebió demasiado, pero el día pasó sin noticias de su novio y su preocupación aumentó.

Sin llamadas, sin mensajes leídos, sin saber de él decidió ir a la policía lo más temprano que pudo, tratando de pensar positivamente hasta que recibió una llamada de la tía que lo había criado desde la muerte de sus padres.

El miedo creció y las ganas de llorar lo invadieron. Esto no puede ser coincidencia.

Llegando a la policía, Kakashi entregó los datos y características de su novio moreno y se dirigió al hospital en donde indicó su tía. No sabía que creer y no quería imaginar nada, pero imágenes de Iruka sangrando no podían salir de su cabeza.

Al llegar y no ver a ninguno de sus tíos en la recepción, los decidió llamar.

-Tía, hola. Ya llegué al hospital.-

Escuchando un sollozo de fondo y cada vez más preocupado, Kakashi empezó a temblar. Tenía muy mala espina.

-Kakashi.- dijo su tío con la voz temblorosa. -Estamos en la sección de la UCI, cariño. Tenemos algo que hablar contigo. Sube al 3er piso y dile a la recepcionista que está con nosotros.-

-Está bien, los veo allá.-

Subiendo los escalones uno por uno, Kakashi sintió que la ansiedad lo embargaba por cada segundo. De repente sintió ganas de llorar porque sabía que le había pasado a Iruka, su hermoso prometido.

Cuando finalmente llegó al último escalón y vio en el pasillo delante suyo un piso inexplicablemente largo solo para ver al final unas puertas en las cuales, por sus pequeñas ventanas, ver a sus verdaderos padres llorar y consolarse el uno al otro. Se le hizo un nudo en la garganta.

Y por cada paso resonando esa mañana en un pasillo que emitía un aura de pesar, el hombre de cabello blanco y de 30 años sintió que caminaba hacia su muerte.

Tsunade estaba desconsolada. Conocía a Iruka desde hace años. Era un chico dulce que ayudó a Kakshi tan profundamente que ni siquiera ella ni su marido pudieron hacer.

Jiraiya sentía una pena tremenda. Era un buen chico y no merecía lo que le hicieron esos malditos hijos de puta. ¡Estaban en el maldito siglo XXI! No podían herir de esa manera tan brutal a un chico solo por ser gay.

Cuando finalmente Kakashi entró por esas puertas, Tsunade salió de los brazos de su marido para consolar a su amado sobrino. A su hijo.

-Kakashi, hijo mío, mi niño hermoso. Tenemos algo que contarte.-

Con los ojos rojos, fue a sentarse en esas incomodas sillas del hospital seguida de Jiraiya y Kakashi.

-Pronto vendrá un doctor, pero después de ver a Iruka.-

Con el pecho apretado y los ojos adoloridos, respiró profundamente y prosiguió con su relato.

-Kakshi. Hoy en la madrugada encontraron a un joven muy malherido, casi agonizante. Tenía múltiples fracturas y cortes en su cuerpo. En su pecho fue dibujado esvásticas y tenía hematomas que parecían patadas por todo su cuerpo. Le habían robado todo y no podían encontrar su identidad hasta esta mañana.-

-Ese joven era Iruka. Fue golpeado hasta casi la muerte por unos malditos hijos de puta neonazis que no aceptan la diversidad del mundo.-

Kakashi estaba congelado. Las imágenes en su cabeza regresaron con fuerza y venganza.

Y el sollozo y grito que salieron de su garganta fue más desgarrador que cualquier cosa que Jiraiya y Tsunade habían escuchado en mucho tiempo.

La angustia y dolor de ver a su hijo derrumbarse en medio de la sala de espera afuera de la UCI y llorar por el amor de su vida golpeado hasta casi la muerte llenó el corazón de todos con tristeza y rabia hacia aquellos que habían cometido tal crimen. Nadie merecía morir ni sufrir así.


El doctor de emergencia no pudo salvar a este chico. La impotencia llenó todo su ser.

Fue básicamente torturado hasta la muerte sólo por la diversión de otros. Nunca, en todos sus años había visto algo así. Un joven asesinado por intolerantes.

Saliendo de la sala de operaciones y agotado por todo lo sucedido fue a ver a la recepción la familia del chico para intentar consolar a aquellos que fueron robados de un familiar tan inustamente.

Y la vista que lo saludó le impactó. Le llegó al corazón en lo más profundo. Una pareja de ancianos consolaba a otro joven sollozante. No habían dudas de que ellos eran la familia del pobre chico. Iruka, según una enfermera.

-Disculpen ¿Son ustedes familiares de Iruka Umino?-

Las miradas de los tres adultos fueron a su dirección. Una cansada, otra resignada y otra esperanzada.

-Soy el doctor Matsubara y lamento decir que nuestro paciente ha fallecido hoy hace 10 minutos. Intentamos hacer todo lo que pudimos pero su cuerpo no resistió las heridas. Fueron muy graves.-

El hombre joven y de cabello plateado se levantó de las sillas. Con ojos rojos e hinchados se acercó al doctor.

-Disculpe las molestias, pero me gustaría verlo.-

-Muchacho, no te lo recomiendo. Está muy malherido y rodeado de máquinas. En este momento no es el mismo chico que conociste.-

-Por favor, se lo pido. Él era mi prometido. Necesito verlo.-

Suspirando, el doctor asintió y acompañó a Kakashi hasta la habitación en donde descansan Iruka.

Cerrando la puerta, decidió darle privacidad para el llanto y desahogo del chico. Tal vez era inmoral dejar a ese joven con su prometido muerto y casi irreconocible pero pensó que era algo que necesitaba.


<<Extra de Canal 95>>

-Multitud de personas han ido a despedir al joven asesinado por un crimen de odio hace unos tres días.-

-Nuestro país ha tomado medidas serias contra los delincuentes y torturadores del joven y el Congreso ingresó la nueva ley Iruka, que protege a la comunidad LGBTQ+ de la discriminación y ayuda a aquellos que sufran acoso de cualquier índole.-

-Muchos ciudadanos han erigido una animita* en el lugar de la muerte de Iruka, prendiendo velas y orando en su nombre para que descanse en paz y para que sea un protector dentro de la comunidad LGTBQ+.-

-Esta muerte ha impactado, incluso, a nivel internacional y diversos artistas han hecho un llamado para que esto nunca más vuelva a ocurrir.-

Años después, esa animita de Iruka se volvió una de las más grandes del país, con placas y regalos que agradecen por favor concedido.

Muchos lamentan su horrible muerte pero otro agradecen que Iruka se hubiera transformado en el protector de la comunidad LGBTQ+

Fin.

Notas finales:

Aclarar dos cosas:

1.- las animitas son lugares de veneración que son erigidas por la población popular en el lugar de una muerte violenta de una persona. Esta costumbre es algo sudamericano y son como unas pequeñas casitas en donde dejan placas agradeciendo por favor concedido y regalos para el muerto.

2.- este fic se inspiró en un caso de mi país, en donde mataron a golpes a un chico de 20 años aprox. Estuvo agonizando por días y fue un caso que indignó al país.

 


Si quieres dejar un comentario al autor debes login (registrase).