Login
Amor Yaoi
Fanfics yaoi en español

Ciego el que no quiere ver por Angelestepario88

[Reviews - 0]   LISTA DE CAPITULOS
- Tamaño del texto +

Notas del fanfic:

Esta historia y la habia escrito bajo otro nombre con otro titulo, me costo recuperarla y por eso la publico otra vez. Espero que les guste.

Ya van cuatro años desde que están juntos, y tres de ellos como esposo, la relación entre ambos había madurado, el respeto y el amor era reciproco, todo a flor de piel, al no ser de un pequeño detalle, Shuichi quería ser padre, pero la respuesta de su esposo siempre era un rotundo no puesto que al escritor no le agradaba la idea de tener que adoptar y ese tema jamás llego hacer motivo de discusión para la pareja por lo tanto no le quedo otra que resignarse ante el hecho de que jamás podría ser padre. Pero algo extraño noto el pelirrosa en su esposo, algo le oculta desde hace tiempo, para ser precisos años... pero después pensó que solo eran ideas suyas puesto que si realmente hubiera sido algo serio o importante Eiri ya se lo habría dicho. Por otro lado el escritor se había ido de viaje por un mes para promocionar su libro y ese día llegaría a casa motivo por el cual el cantante pidio el día libre, estaba muy contento y no esperaba la hora de que llegara, ¿pero quien diría que recibiría una noticia que cortaría las alas de su felicidad?. El entusiasmo de aquel día fue interrumpido repentinamente por el sonido insistente del timbre que no se quería detener.

Shuichi: ¡ vaya¡- suspira agotado- ¿quien tiene tanto apuro?- se pregunto mientras se rasca la cabeza y se dirigía a la puerta para abrirla- ¡¡¡hola!!!- sonríe- ¿en que te puedo ayudar?- en la entrada de su puerta había una pequeña de 10 años, rubia, de cabellera larga, pálida de ojos café.

Riku: necesito entrar- el tono de su voz sonó autoritario, frio y cortante.

Shuichi: ¡buenooo...! disculpa, ¿pero a quien buscas?- la actitud de la niña le había causado gracia puesto que le recordaba a Suguru y a su esposo.

Riku: busco a mi padre- sonríe burlescamente la menor.

Shuichi: ¡eh!- aquella sonrisa le había parecido mas que familiar- sabes, creo que te has equivocado de puerta- responde comprensivamente mientras fija sus ojos en la maleta y una etiqueta en la que alcanzó a leer Riku Uesugui,  un mal presentimiento se alojo en su corazón que lo afligio rapidamente.

Riku: ¿Estas diciendo que soy estúpida?- su tono se volvió altanero.

Shuichi: disculpa, no quise ofenderte- responde inmediatamente.

Riku: ¿entonces mi padre vive aquí o no?- se mantiene a la defensiva.

Shuichi: y podrías darme el nombre de tu padre para ayudarte a buscarlo- en el fondo y desesperadamente no deseaba oír la respuesta.

Riku: Eiri Uesugui es mi padre- ante aquellas palabras Shuichi quedo paralizado.

Shuichi: ¿estas segura?- se contenía para no salir corriendo a todo lo que da hasta el agotamiento.

Riku: antes cuando no existías, todo el tiempo libre de mi padre era solo para mi, ahora por tu culpa todo ha cambiado- cada palabra la dijo con rabia y desprecio.

Shuichi. Eiri jamás me dijo que tenia una hija- lucha por asimilar la noticia que acaba de recibír y no sabe como procesarla, no entiende, no comprende porqué su esposo le oculto algo tan importante, ¿a caso realmente no lo ama cómo se hace saber o es qué él no vale lo suficiente en su vida...?

Riku: eso es por que no tiene importancia que tu lo sepas... lo que es yo, ya me aburrí de estar en segundo plano y hoy he venido a ocupar el lugar que me corresponde- le desafío.

Shuichi: esta bien, entra y siéntete como en tu casa.

Riku: estas diciendo que no tengo derechos sobre esta propiedad- le vuelve a desafiar.

Shuichi: yo no quise decir- la menor lo ignoro por completo, ingreso al departamento y como si ella fuera la dueña de la casa.

Riku: trae la maleta- se acomoda en el sofá,  después de un letargo silencio la menor abre su boca para insultar al pelirrosa- Así que tú eres el homosexual que pervirtió a mi padre, ¿es que no te da vergüenza?

Shuichi: no digas eso- se sintió acongojado.

Riku: ¿eres homosexual o miento?, también eres un pervertido.

Shuichi: ¿eso es lo que piensas de mi?- pregunto con tristeza.

Riku: es lo que mi tía Mika dice a cada rato al igual que mi tío Tohma

Shuichi: ¿de verdad?- se sorprendió, puesto que al final Segushi habían dejado de molestarlo y sentía que lo trataban como un miembro mas de la familia, pero no podía creer que fueran tan hipócrita.

Riku: y en ocasiones tío Tohma dice que eres una verdadera peste y a tío Tatsuha le he escuchado hablar por teléfono con quien sabe quien de que papi te tiene por beneficio y que solo te usa en ocasiones como desahogo y que si se caso contigo es por que le conviene, puesto que esta enfermiza relación para lo único que le sirve es para su propio beneficio económico, con toda esta estupidez de que son la pareja dorada de Japón- se burla la niña, mintiendo descaradamente con todo lo que dijo.

Shuichi: no puedo creer que de la boca de esta niña salgan tantas palabras.... me duele, me duele todo lo que dijo- pensó para si mismo.

De pronto Mika entra como alma que se la lleva el diablo, abriendo la puerta con una llave que el mismo Shuichi le entrego tiempo atras.

Mika: ¡ahí estas niña....! ¿por que huiste de ese modo?

Riku: yo no hui, después de todo estoy en casa de mi padre.

Mika: Shuichi, lo siento.... muchas veces le dije que te hablara con la verdad.

Shuichi: no te preocupes, estoy bien- le sonrió, mientras que su cuñada le miraba con pena- ahora que lo pienso, es normal que todos ellos lo sepan pero no puedo creer que me hayan dejado al margen de algo tan importante- piensa para si mismo el pelirrosa.

Riku: Tía, no le de explicaciones después de todo este es un asunto familiar y él no es parte de esta familia.

Yuki: alguien podría decir que ocurre aquí- todos se voltearon para ver al recién llegado.

Riku: paaapiiiiii- salta de felicidad la pequeña y corre a sus brazos, el escritor no puede evitar actuar con naturalidad.

Yuki: hola princesita- la recibe y la llena de besos, ignorando por completo a su esposo.

Riku: papi te extrañe mucho- y así padre e hija pasaron el resto del día juntos intercambiando palabras.

Yuki: ya es tarde, vamos que te voy a dejar.

Mika: Eiri, Debes saber algo y se trata de Yuki Kitasawa.

- no me interesa saber nada de ella.

Riku: mi madre murió.

Yuki: ¿qué?- guardo silencio por un rato- bien entonces debes ir con tu tía.

Riku: no quiero ir con ella, tu eres mi padre por lo tanto debes hacerte cargo de mi- dijo irritada mientras le miraba con una rabia no acorde a la edad de un niño, esta actitud hirió a Eiri, no le gustaba que su hija sintiera rabia hacia su persona.

Shuichi: ahora es tu responsabilidad- le dijo su esposo con seriedad mientras le sostenía la mirada- no dejare que la desampares- dicho esto tomo la maleta de la niña llevándola a una de las habitaciones disponibles.

Riku: eres muy amable, estoy segura de que nos llevaremos bien- le sonríe tiernamente la niña.

Shuichi: que no te quepa la menor dudar- respondió animado. Mientras el escritor sabia que le debía una buena explicación a su esposo y no sabia como lo haría.

Después de haber hecho dormir a su hija se dirige a su habitación para encontrarse con su amor, pero no le encuentra entonces sale para buscarlo y lo divisa de pies junto al balcón,.

Eiri: ¡hola!- le dice mientras lo abraza cálidamente desde atrás- lo siento le susurra.

Shuichi: ¿qué cosa?- sonó sereno y calmado. Buena señal para el escritor por que eso quiere decir que su esposo se lo tomara con calma y que no le hara ningun escandalo.

Eiri: pensaba decírtelo- se preocupo, puesto que no era la actitud que esperaba de su pareja, una muy sumisa.

Shuichi: ¿cuando, dentro de otros cuatro años mas?- pregunta sereno.

Eiri: ¡perdóname!- le abraza con mas fuerza.

Shuichi: ahora me queda claro lo que significo en tu vida-solo guarda silencio.

Eiri: pero necesito decírtelo.

Shuichi: si consideraste mantenerme al margen de la vida de tu hija por el motivo que sea.... solo déjalo así, no me interesa escuchar tus explicaciones, ya desidiste que no las nenesito saber y este no es el momento.

Eiri: ¡...!- el escritor se dio cuenta de que su esposo estaba hecho una furia, pero que esta más dolido y todo por su tranquila actitud y cuando eso sucede va a pasar mucho antes de que lo perdone.

Shuichi: me resigne a no tener un hijo- se deshace de los brazos de su esposo quien a su vez lo voltea para ver el estado de su pareja.

Eiri: si lo deseas podemos adoptar- quedo perplejo al ver el rostro de Shuichi tan tranquilo y lleno de paz

Shuichi: cuando te dije que deseaba tener un hijo, jamás hable de adoptar uno...yo soy fértil, puedo tener mis propios hijos pero como tú me dejaste en claro de que no querias tenerlos, al menos no conmigo, empece a tomar pastillas para no embarazarme.

Eiri: si tanto lo deseas tengamos uno- había una luz de esperanza para su matrimonio que acababa de empezar a caer.

Shuichi: yo quiero un hijo, no una compensación....- guardaron silencio, lo único que hicieron fue mirarse a los ojos, y Eiri no entendía como su único amor le miraba sin reproches y como podía soportar tanto dolor y seguir viéndolo con devoción.

Eiri: ¿entonces, que deseas?

Shuichi: por ahora no digas nada, solo deja que el tiempo avance.

Eiri: ¡¿me odias?!- esas palabras apenas las pudo pronunciar, por que una fuerte presión en su pecho le estaba causando tanto dolor que le estaba ahogando.

Shuichi: ¡te amo tanto! - le respondió con dulzura- ¡tanto, tanto que no podría odiarte!- le sonrió al tiempo que con sus mano le tomaba del rostro- pero no importa cuanto me esfuerce... pero créeme cuando te digo que lo intente... pero, ¡no puedo perdonarte esta traición!- lo deja para retirase al dormitorio.

Eiri: Shu chan- le sigue - si tienes que gritarme, si deseas golpearme o reprocharme, si quieres salir corriendo de aquí hazlo, pero por favor no te lo guardes - dime cualquier cosa por favor- le suplico. No hubo respuestas, solo silencio.

 

Al otro día en la oficina Tohma sostenía una reunión privada Con Shuichi.

Tohma: ¿como te sientes?

Shuichi: bien, si lo dice por la niña.

Tohma: no, lo digo para ver cuanto nos vamos a demorar con la próxima entrega, viendo que siempre mezclas tus problemas personales con el campo laboral.

Shuichi: no se preocupe por eso, que no va a suceder.

Tohma: pero viéndolo bien, estas tranquilo... ya has madurado.

Shuichi: ya ve como son las cosas. Ante lo hecho solo hay que ponerle elpecho.

Tohma: espero que la pequeña no te traiga problemas, es muy inteligente, su IQ es superior al tuyo.

Shuichi: en el fondo los niños son niños- dicho esto se retira.

Al llegar la hora de retirase Shuichi se fue a su vehículo, iba en plena carretera cuando sintió que de en contra de su voluntad había empezado a llorar.

Shuichi: no puede ser, no lo puedo evitar- pensaba- y es que, esto no es justo, no es justo, realmente no es justo- se detuvo en un semáforo y sus lagrimas empezaron a ser mas profundas- este dolor me esta matando y tengo tantos.... tantos sentimientos encontrados que no se como ordenarlos uno por uno para poder expresarlos....- de pronto sintió un fuerte dolor que le abarca desde su estomago hasta la cola- mierda, que intenso- miro para ver si había una salida cerca a la carretera pero no- ya paso mejor me calmo- pero le era imposible por lo tanto luchaba por controlarse, no quería llegar a casa indispuesto, de pronto un segundo dolor físico le obliga a frenar no dando tiempo a los vehículos que le siguen a detenerse.

Al llegar a la sala de espera se encuentra con K, Hiro y Tohma.

Eiri: ¿como se encuentra?- estaba desesperado y es que se había enterado por el noticiero... al decir verdad todos se enteraron de la misma forma.

K: aun no dicen nada.

Tohma: el accidente fue mas o menos media hora después de haber salido de N.G.

Eiri: maldición esto no puede estar pasando- empezó a caminar de un lado a otro.

Tohma: cálmate, es fuerte sabrá  reponerse.

Eiri: tú- le mira con odio- ¿crees que no se qué fue lo que hiciste?  todo esto es tu culpa.

Tohma: Eiri san- se sorprendió

Eiri: ¿crees que no me di cuenta de que fuiste tú quien arreglo ese encuentro entre ambos.... ?sabes que creo, creo que Shu chan por fin estallo al extremo de perder el control del vehículo, por lo tanto tu eres el único culpable- le grita. De pronto siente una fuerte cachetada en su rostro.

Mika: no permitiré que trates a mi esposo como lo estas haciendo, aquí la única inoportuna es ese demonio que tienes como hija, por eso nadie en su familia materna quiso quedarse con ella.

Hiro: ¿hija, tienes una hija...? Shuichi jamás dijo nada.

Eiri: eso es por que Shuichi no lo sabia- de pronto un fuerte puñetazo dio contra el rostro del escritor.

Hiro: por lo que escuche.... a qui el único culpable eres tu por haberlo engañado.

K: tranquilo- le había sujetado las manos a Hiro para que no arremetiera contra el escritor. De pronto el doctor aparece y no tuvo oportunidad para preguntar por la familia del pelirrosa por que el escritor se le adelanto.

Eiri: ¿y como esta?

Doctor: lo importante es que pudimos salvar ambas vida.

Eiri: que bueno, no sabe el peso que.... un momento- guardo silencio

Mika: ¿dijo ambas vidas?- había leído la mente de su hermano.

Doctor: ¿que no lo saben?

Hiro: ¿que tiene?- se apresuro en preguntar.

Doctor: tiene tres meses de embarazo y tenia síntomas de perdida pero no por el choque, al parecer ese fue el motivo del accidente por lo que alcanzo a decir en un momento de lucidez

k: eso es buena señal, si por un momento recupero la conciencia quiere decir que no sufrió daño en el sector de su cabeza.

Doctor: al decir verdad, alguno de los vidrios del parabrisas fueron a dar a su rostro y uno fue a parar en uno de sus ojos...

Eiri: ¿esta diciendo que lo perdió?- se altero.

Doctor: para nada, pero quedo severamente dañado y vamos a esperar a que se recupere para saber el verdadero estado en que quedo....

Eiri: esto no le puede estar pasando.

Doctor: y la única fractura que recibió fue en uno de sus hombros pero nada mas.

Al otro día durante la tarde Shuichi despertó algo aturdido, con su único ojo libre pudo notar que estaba en un hospital y también vio a Eiri que venia recién entrando.

Eiri: al fin despertaste.

Shuichi: me duele todo el cuerpo- se quejo con pesar.

Eiri: lo bueno es que ambos están vivos

Shuichi: ¡no se que es mejor si haber muerto o haber quedado vi...vo!- le queda mirando no comprendía lo que su esposo le había dicho- yo iba solo en el auto estoy seguro de eso.

Eiri: no te entiendo.

Shuichi. dijiste que ambos habíamos vivido.

Eiri: ah eso, tienes tres meses de embarazo

Shuichi. ¡no puede ser....!- exclamo con demasiado pesar.

Eiri: ¿por que te pones así, a caso no es lo que tanto deseabas?

Shuichi: en otro momento créeme que lo hubiera deseado, pero ahora que en mis planes esta el abandonarte.... esta criatura es un estorbo.

Eiri: ¿un estorbo?

Shuichi: no lo quiero tener.

Eiri: no voy a dejar que lo abortes.

Shuichi: tampoco quiero abortarlo..... pero no merezco un castigo como este es injusto.

Eiri: no digas eso, todo va a salir bien.

Shuichi: ¿qué todo va a salir bien?- su voz se quebró expresando toda la amargura que en ese momento sentía- ¡tengo un dolor tan grande, tan grande...!- Eiri lo abraza protectoramente- suéltame- le ordena fríamente.

Eiri: Shuichi- le mira sorprendido.

Shuichi: no quiero que me consueles y no quiero ser consolado por nadie, este dolor es solo mío y no lo voy a compartir... - le mira con desprecio.

Eiri: no actúes así- pide suplicante.

Shuichi. estas diciendo que no tengo derecho al menos a eso.... me traicionaste, siento como si todo este tiempo hubiera vivido ajeno a tu vida, me siento burlado no solo por ti, si no que por toda tu familia que aparte de fingir que me aceptan, no hacen otra cosa que hablar de lo aswueroso que soy por pervertir a su querido Eiri.

Eiri: ¿de dónde sacaste esa idea?

Shuichi: ¿a caso, a estas alturas importa?

- ¡no sabes cuánto me duele todo estos!

Shuichi: no me importa tu dolor, de verdad no me interesa... ahora lárgate- el cantante esta molesto, dolido y lo único que en ese momento quiere, es estar solo para tranquilizarse.

Ante aquellas palabras Eiri se había sentido morir y solo le quedaba que Shuichi se calmara y lo perdonara, y si de algo esta seguro es de que no tenia derecho a exigir nada, por que sabe que se equivoco al ocultarle algo tan importante a su esposo, un hecho que ni siquiera el entiende.

 


Si quieres dejar un comentario al autor debes login (registrase).