Login
Amor Yaoi
Fanfics yaoi en español

Dulce niña por mfernandasadiklover

[Reviews - 1]   LISTA DE CAPITULOS
- Tamaño del texto +

Notas del fanfic:

este es otro de mis intentos de porno con casi nada de trama. hay contenido fuerte asi que quedan advertidos.

Notas del capitulo:

                        cualquier error no duden en decirme

                           y espero que disfruten la lectura. un beso!

Naruto miró su colección, mirando como un niño mira un dulce. Se detuvo en el clásico vibrador con forma de pene, era un poco más pequeño que el suyo, pero para el culito goloso de su mujer era perfecto. Ella era tan perfecta, una pequeña tan linda cuando iba caminando por la calle con esas falditas y tacones que usaba, nadie paraba de mirarlo con esos ojos depredadores. Pero no era culpa de ellos, no, la culpa era de su mujer, por ser tan zorra, por haber nacido para calentar pollas.

Su mujer era demasiado hermosa como para ser vista por el mundo, el mundo siempre quería arrebatarlo de su lado. Asomó la cabeza en la cocina viendo cómo su mujer tarareaba feliz sin saber sobre sus pensamientos.

La mujer movía sus bonitas caderas al ritmo de la música que sonaba. Era realmente sensual, su niña no lo sabía, pero a Naruto le encantaba ver cuando bailaba lentamente, ella pensaba que no la veía, de saberlo jamás bailaría. Era tan tierna cuando se sonrojaba y se sentía humillada. Naruto regresó al cuarto.

Sacó debajo de la cama una caja que había traído del sótano, la caja se abrió mostrando levemente su contenido y Naruto rápidamente las escondió. La sorpresa casi era revelada.

— ¿Naruto? La comida está lista, busca las llaves para que podamos irnos— al escuchar su nombre se sobresaltó, su mujercita lo miraba con ceja alzada al encontrarlo con la caja secreta

— ¿Qué tienes ahí? — Le pregunto curiosa, Naruto se levantó y la tomó de los hombros, acercó su boca a la pequeña oreja y le dio un beso en el lóbulo.

— Una recompensa para mí muñeca— la muñeca se sonrojo furiosamente y se apartó con brusquedad.

— Odio que me digas así, vamos quiero ir al lago y pasear por los alrededores antes que se haga de noche. — Caminando lejos y dándole la espalda a Naruto. No noto como este frunció el entrecejo, ¿Ir al lago? ¿Recorrer los alrededores? ¡Eran sus vacaciones de pareja! ¡Obviamente tenían que estar solos! Lejos del mundo que Naruto tanto odiaba. Pero su princesa le gustaba el aire libre, le gustaba que la miraran, que otros la codiciaran, siempre le gustó que los ojos de los hombres vagaran sobre su piel. Y Naruto no había sido la excepción.

El viaje al lago fue largo y cansador, Naruto cada vez que se detenía, miraba de reojo a su princesa, este llevaba un diminuto short que apenas le cubría algo las piernas, piernas que eran completamente largas y blancas cremosas, Naruto puso sus manos sobre ellas y su bebé se las apartó con rapidez, nervioso de su toque. Pero Naruto lo sabía, algo ardía en él cuando Naruto lo tocaba, podía ver su carita contraerse de deseo.

Miró la hora, pronto serían las diez de la noche y habían salido muy temprano, el tráfico había retrasado todo y por eso su niña estaba de tan mal humor. Su celular vibró en el asiento trasero y el vio como su pequeña se levantaba a buscarlo, Naruto aprecio sus muslos y su colita gorda.

— ¿Quién es? — pregunto curioso.

— Un amigo— Naruto sacó la lengua y lamió sus resecos labios, apretó con fuerza el volante y controlando su voz lo más posible.

— ¿Qué amigo? — su niña hermosa resoplo.

— Un amigo de la universidad, no hagas tantas preguntas— Naruto miró la carretera y vio con alivio que se acercaban al camino que los llevaría su paraíso personal.

Cuando bajaron del auto el frío hizo que su bebé temblara Naruto le prestó su chaqueta y ella lo miró un poco más relajado.

— Daremos un paseo y luego haremos una fogata dónde podrás comer lo que desees— La sonrisa ladeada que su niña le dio le dejó un leve cosquilleo en el pene. Era tan hermosa.

— No soy un bebé, no tienes que tratarme como uno — Naruto sonrió, sabía que no era un bebé, pero no había nada de malo en consentirlo.

Naruto le dio la llave de la cabaña y el cargo las cosas para poder pasar la corta semana de vacaciones. Su bebé se iría a vivir a un dormitorio en la universidad y era la última oportunidad para que Naruto pasará toda una semana junto a él. Incluso el mismo se llenaría de trabajo y el tiempo seria escaso.

— Sigo diciendo que es innecesario que vayas a la universidad, sabes que siempre te daré todo — Naruto dejó en la habitación la caja de regalo y la escondió bajo la cama nuevamente.

— No tendremos esta conversación nuevamente, no quiero pelear contigo— escuchando su voz lo siguió hasta el auto.

— vamos cachorrita, se buena, piensa en mí, en cómo no vamos a vernos tan seguido...— Se detuvo cuando el celular sonó fuertemente, otra vez, otra vez ese estúpido llamando a su mujer.

— Mira, debo contestar y dejemos ese tema de lado, para que podamos disfrutar el paseo — pasando por su lado Naruto pudo oler el perfume que su niña usaba. Su boca se derritió al sentir lo dulce que era.

Después de cenar, Naruto le tomo de la mano y la guío hasta el bosque cerca del lago, al otro lado del lago seguramente estaba lleno de campistas pero este lado era propiedad de su familia así que lo tenía todo para él y su princesa, la cual sacándose la playera que traía

puesta corrió rápidamente hasta el agua. Naruto recogió la ropa para que no se llenará de tierra y observó con placer la alegría de su niña. Ella parecía una sirena, su piel hermosa brillaba bajo la luna, y sus pequeños pechos se movían con cada movimiento que él hacía.

Naruto sintió su erección crecer. Sacándose su propia ropa y quedando solo en bóxer entró en el agua. Estaba deliciosa, más cuando su bebé se acercó y comenzó a jugar con él.

Como en los viejos tiempo cuando la idea de irse de su lado no había aparecido, cuando las llamadas y mensajes de ese supuesto amigo no lo habían despertado en medio de la noche para escucharlo hablar con él.

Su bebé tan linda jamás, jamás, jamás la dejaría ir.

Naruto la abrazo por la espalda y ella chilló avergonzada. Sus manos grandes y más morenas se apretaron contra sus pechos, pequeños pero sensibles y bonitos.

— ¡¿Qué haces?!— ella trató de alejarse, ahora tampoco le gustaba que la tocara. Pero Naruto estaba en su límite, no podía soportarlo más. Se acercó lo máximo que pudo y frotó su erección en los pegados shorts que no dejaban nada a la imaginación — ¡Suéltame! ¡Basta! — Naruto fingió no escucharlo, su boca busco desesperado los labios contrarios, su bebé lo rasguñaba y sus manos se movían sobre su pecho para tratar de soltarse pero, Naruto a pesar de su edad tenía un excelente físico y mucha fuerza. Naruto lo beso y ese beso le supo a gloria, su boca húmeda y caliente se restregó contra ella para tratar de que la abriera. Recibió un mordisco y enfadado lo soltó, la sangre se deslizó hasta llegar a la oscura agua del lago.

— ¡¿Qué diablos haces?! ¡Por qué haces esto! — Naruto dio un paso más cerca de él y ella retrocedió.

— ¡No te alejes de mí! Solo quiero estar contigo, ¡quiero estar contigo para siempre! ¡Eres mi mujer! ¡Aun si quieres irte de mi lado! ¡Jamás lo permitiré! ¡Ven aquí! — ella lo mira asustada y luego horrorizada.

— ¡Papá estás enfermo! Debes aceptarlo no soy una mujer, ¡No soy tu mujer! ¡Y me iré a la universidad con mi novio! ¡Está decidido! — Naruto escucho algo en los oídos, un grito espantoso tardó unos segundos en darse cuenta que era él quien gritaba mientras perseguía a la traidora.

Le dolió en el alma darle un golpe que la tiró al suelo y la dejó desmayada.

Cuando Sasuke abrió los ojos miró sin reconocer el techo, no estaba en la cabaña ni en casa, trato de levantarse y vio con espanto que sus manos estaban encadenadas a cada lado de la pequeña cama que había en la angosta habitación. Trato de calmarse y sintió sus ojos arder al ver que su padre al fin se había vuelto loco, lloro silenciosamente al ver que no podía retener las lágrimas.

Al escuchar un ruido levantó la cabeza con rapidez. Su padre venía con los ojos perdidos y con una caja grande en las manos.

— ¡¿Dónde estamos?! papá por favor ¡me estás asustando! — Naruto lo miró con algo que le retorció las entrañas, las lágrimas comenzaron a caer de los ojos azules.

— Creí que eras mi niña, mi princesita, cuando tú madre me dejó tú eras todo lo que me quedaba, no sabes lo mucho que me dolió cuando decidiste irte, pero lo soporté por qué pensé que era lo mejor para ti. Pero tú, pero tú maldita serpiente, me traicionaste ¡Me ibas a dejar por otro! ¡Por otro! ¡Cuando yo siempre te he dado todo el amor que he podido! — Sasuke sintió su sangre helarse cuando vio lo que había en la caja. Juguetes y lubricantes de todo tamaño y color.

— ¡No por favor! ¡Papá sigo siendo tu princesa! ¡Papá! ¡Naruto no por favor, tengo miedo! — movió sus piernas y sus brazos frenéticamente tenía que liberarse — ¡jamás me deje tocar! — Naruto crujió los dientes de ira.

— ¡cállate! ¡Seré yo quien decida eso! Voy a examinar cada parte de tu pecaminoso cuerpo y pobre de ti que me mientas. — Sasuke cerró los ojos cuando sintió las manos de ese hombre sobre su piel, grito con horror cuando su ropa fue retirada dejándolo expuesto. Se negó a rogarle, su padre había perdido la cabeza, el día que su esposa había muerto, Sasuke no la había conocido, Naruto había sido quien lo había adoptado para tratar de salir de la depresión que estaba sufriendo, lo había llenado de amor cuando otro ser humano jamás lo había hecho. Lo había aceptado a pesar de lo que era. Aun así ¿Por qué le hacía daño ahora? Apretando los labios sollozo al sentir unos dedos tocar su pequeña vagina, era una deformidad tal vez la razón por la cual lo habían abandonado. A pesar de eso jamás sintió que fuera raro, no lo hacía por qué Naruto se había encargado de ello, lo trataba como si fuera una hermosa mujer y a sasuke le avergonzaba, pero también le gustaba como Naruto amaba su yo femenino, por otro lado, parecía ligeramente hostil cuando Sasuke se refería a él como hombre, Naruto decía que su pene era demasiado pequeño como para ser considerado un pene. Naruto le había enseñado tanto y ahora su cuerpo temblaba bajo las suaves caricias de su padre adoptivo. Era un hombre muy cruel.

Sasuke gimió cuando los dedos separaron su piel y Naruto acercó su cara a su entrepierna para mirar de cerca.

La hermosa vista era algo que jamás otro ser humano tendría la oportunidad de ver, la zona estaba roja y Naruto tuvo que separar con más fuerza los pliegues para poder ver el agujerito. Era tan pequeño, tan, tan lindo, soltó los labios vaginales y les dio una última mirada antes de acariciar las piernas con suavidad dándose cuenta que eran perfectas. El pene que no alcanzaba a medir los tres centímetros se encontraba completamente flácido.

Naruto lo miró con cierta repulsión, sasuke había nacido con una vagina era evidente que era una niña, pero ese pene feo siempre le recordaba que no era del todo cierto. Con cuidado lo toco con la yema del dedo, el pene se agitó en respuesta. Naruto se siento más aliviado y menos enojado con lo del novio cuando vio que el cuerpo de su hija seguía siendo inexperto. Pero para estar seguro, tendrá que meter su gran polla dentro.

Aplicando un lubricante que olía a vainilla sobre los genitales de Sasuke, Naruto se maravilló con la vista de la piel brillante. El lubricante era comestible, miro como el rostro de Sasuke estaba contraído por la vergüenza y tal vez el miedo. Pero a Naruto no le importa Sasuke, su princesa aprendería a amarlo como él lo amaba. No lo había criado para ser su esposa por tanto tiempo solo para que esté decidiera que no lo amaba como hombre, le mostrará que lo puede satisfacer más que cualquier otro.

Naruto camino a la caja que había dejado en la pequeña mesa. Saco un anillo plateado y lo puso en la base de su pene para prevenir que el placer lo consumiera antes de tiempo.

Tomo un pequeño juguetito y lo miro con ternura, lo había comprado hace muchos años, Sasuke tendría catorce cuando le había llegado su menstruación y Naruto había sabido que era el momento, su mujer estaba lista, cada año después de eso compraba un juguete para cuando su amor se consumiera. Jamás espero que su amor tuviera que ser consumado con su esposa encadenada a la cama, pero no importaba, así su esposa tendría un tiempo para aprender a respetar sus decisiones.

Sasuke gritó cuando el primer dedo entro en su ano, el lubricante se había esparcido hasta allí mojando todo. Volvió a rogarle que se detuviera, que pensara bien las cosas, pero Naruto solo saco el dedo con suavidad. Sasuke agitó la cabeza cuando esté quiso ponerle algo en la boca, era una bola que estaba unida a unas correas.

Llorando en silencio sintió su trasero ser invadido.

— comenzaré con este, y probaré todos los juguetes que te compre, tendremos una semana muy agitada. Mi pequeño bebé— Sasuke lo miro y estiró el cuello cuando algo del grosor de un dedo entro en él, era frío y se quedó alojado en su interior, Naruto tarareo feliz cuando vio como el pene comenzó a reaccionar, al igual que su propio miembro. El pequeño pene se había levantado de forma curvada y Naruto se molestó por encontrarlo tierno. De todas formas, al ser parte de su adorado bebé tenía algo para él. Saco un lazo de color rojo que contrastaba mucho con el pene de color blanco. El lazo lo envolvió alrededor y le hizo

un pequeño moño. Mirando su obra de arte. Se dispuso a comerla. Hundió su boca golosamente y chupo el lubricante de toda la piel, del pene solo chupo la punta colorada

que era como una frutilla madura. Levantó la vista para ver qué los pequeños pechos estaban hinchados como pequeños cerros y los pezones colorados estaban endurecidos.

Casi los olvidaba. Sacando dos pequeños huevitos de color negro, coloco los vibradores en los pezones uno para cada uno y los pego a los pechos con una cinta y disfruto del coro de gemidos que dio su mujer, el control lo dejo al mínimo para poder ir aumentando la sensación cuando estuvieran más sensibles. Sasuke comenzaba sonar más desesperado en sus ruegos y aún más fuerte cuando gemía.

Naruto nuevamente hundió su boca sobre la caliente piel que parecía ponerse cada vez más roja e hinchada.

Su lengua recorrió cada centímetro, hundiéndose y saliendo, penetrando con fuerza o con suavidad, las piernas de Sasuke las apoyo en sus hombros para poder tener mejor acceso y cuando vio que se separaba del cuerpo y un fino hilo de baba lo seguía supo a el niño estaba listo.

Con cuidado saco un pequeño objeto, era un pene en miniatura no más grande que un dedo casi muy parecido al que estaba en ano solo que este tenía la punta un poco más grande.

Naruto lo rozo contra los labios para que se humedeciera. Sasuke se removió con fuerza negándose a lo que Naruto planeaba hacerle.

— Mi bebé tu entrada tiene que dilatarse, o sino no podré meter mi pene— Naruto le hablo con tanta ternura que un escalofrío le recorrió la espalda ¿Cómo podía decirle eso y mirarlo como si fuera un tesoro al que no le haría daño? Naruto miro el juguetito y luego miro su propia mano. Sacando un nuevo tubo de lubricante esta vez sabor cereza, Naruto dejó caer el contenido sobre toda el área de la vagina hasta que se derramo sobre el ano goloso que aún tenía el otro juguete en su interior. Sasuke abrió los ojos al sentir la presión, negando cerró los ojos y tenso el cuerpo, su ano se apretó contra él juguete que ya tenía en su interior sin dejar entrar al otro.

Naruto lo miro enojado y con el rostro tenso, saco otra herramienta de su caja del tesoro. Era uno pequeño tubo.

— este pequeño va a ir dentro de su pene, y más te vale que relajes el cuerpo o será muy doloroso para ti — Naruto le enseño el fino tubo hueco en el centro, que era más largo que el pene de Sasuke.

Tenía un pequeño aro en la cabeza y luego lo seguía pequeñas bolitas intercaladas con un leve espacio. Sentándose sobre la cadera de Sasuke, Naruto tomo con una mano el pene, Su niña hermosa estaba tan asustada que no se movía, afirmando el tubo en su agujerito comenzó a introducirlo, el llanto no se hizo esperar, pero su chica valiente no se movió y cuando Naruto aplicó un poco más de fuerza e introdujo la primera bola Sasuke supo que ese era el castigo por no haberle dejado meter el segundo juguete. Aun llorando comenzó a sentir mucho calor salir de su pene, un chorro de orina salió del aparato y mojo el rostro concentrado de Naruto que para entonces tenía la mandíbula tensa de deseo.

Sasuke quiso morir de vergüenza.

Naruto se lamio los labios justo cuando había puesto la última bola este le recompensaba con un gran premio. Tomando el anillo saco la bolita y la volvió a meter.

Sasuke estiró el cuello hacia atrás con fuerza y la saliva empapo todo lo que tenía cerca, sus piernas se agitaron. Y Naruto observó otro chorro de orina salir del cuerpo. El líquido le empapo el pecho y cuello y Naruto sintió que su propio pene saltaba ante la idea de ser orinado por su mujer. Siguió estimulando la uretra hasta que exprimió toda la orina que sasuke tenía. Naruto chupo sus dedos empapados con ello. Y se bajó del cuerpo de su niño caminando hasta su caja, miro el embudo que había y luego tomo una botella de agua.

Sacando la bola de la boca de Sasuke este grito y cerró su boca de inmediato al ver lo que planeaba.

— abre o meteré a la fuerza todo esto — Sasuke asustado con la amenaza obedeció sollozando. Su boca se vio violada por un embudo pequeño, pero de punta larga que se movía violentamente contra su garganta causándole serias náuseas y cuando Naruto apoyo la botella de agua abierta contra el embudo supo que debía obedecer si quería salir vivo de ese lugar. La tercera botella de agua y comenzó a sentir como su vientre se tensaba. Naruto también pareció notarlo, por qué se alejó y coloco un pequeño tapón en el juguete de aún seguía enterrado en su pene. Sasuke no entendió que iba a pasar, pero algo muy malo sería. tres litros de agua bebidos en un corto periodo de tiempo hicieron que su vientre se hinchara y Sasuke sollozo por qué gracias a la presión ahora podía sentir al consolador en su culo moverse contra algo, causándole leves espasmos de placer.

Naruto tomo el segundo juguete y está vez pudo introducirlo correctamente, luego los movió a ambos y dio un leve silbido cuando vio lo relajado que estaba toda la zona, metió un tercero. Entonces saco un pene más grande de su caja Naruto lo cubrió de lubricante y miro los diferentes colores que sobresalían del ano. Verde, azul, rosa y su favorito el naranjo que esperaba su turno, miro ahora sus respectivos comandos y los alineo en la mesa, comenzó con el orden que había usado para introducirlos.

Todos vibrando en su interior. Sasuke que ahora no tenía nada en la boca grito y gimió con fuerza. Su propia cadera se alza en busca de más, separó las piernas y apretó sus carnes cuando sintió el temblor inevitable del clímax, Naruto lo miraba fascinado y mientras Sasuke gritaba pidiendo ayuda metió rápidamente el consolar mayor que se incrustó rápidamente con sus hermanos pequeños ahora tenía cuatro y cada uno vibraba a una velocidad diferente, Sasuke dejo caer así piernas sin fuerza al ver que no pudo correrse su pene se había hinchado con gordas venas moradas recorriéndolo. Su vientre tenso sin encontrar liberación no hacía más que empeorar.

Sus pezones hinchados le dolían tanto que Sasuke juraría que estaban sangrando.

— por favor te lo suplico alivia mi dolor— Naruto lo miro con una sonrisa. Al fin Sasuke comenzaba a cooperar. Sacando con violencia la cinta la bala salió disparada, la piel se enrojeció furiosamente y Sasuke grito debido al placer sentido. Su piel sensible ahora era masajeada con un frío lubricante. Pero Naruto dejo la otra bala para quitarla después.

Al inicio Sasuke no noto la presión en su vagina, estaba más concentrado en su ano que golosamente se había acostumbrado y ahora se frotaba gustosamente con los juguetes, movía la cadera en círculos por qué así el placer se esparcía por todo su cuerpo.

Luego lo noto, un enorme glande se frotaba contra sus pliegues, causándole un fuerte cosquilleo y cuando Naruto con sus manos los tomo y los separó supo que Naruto no iba a dejarlo ir.

Jalándolos con fuerza expuso su entrada. Escupió sobre ella una y otra vez hasta que su boca no tuvo más para escupir. Naruto miro a los ojos a Sasuke cuando acomodó su cabeza. Naruto no lo había preparado.

El dolor que lo recorrió fue tan intenso que anulo cualquier otra sensación. Naruto destapó el tapón que tenía en el tubo de la uretra y apretó su vientre.

Chorros de orina volaron fuertemente contra el cuerpo de Naruto que abrió su boca para recibirlo. Sasuke alzó su cadera persiguiendo un orgasmo que antes le habían negado, no se había dado cuenta que el glande seguía en su interior, su himen había sido destrozado por el mismo.

 El golpe de los testículos contra la carne de su niña había resonado en la habitación y de no ser por el anillo que apretaba su pene Naruto se abría corrido. Sasuke sollozo cuando el orgasmo se fue, tenía el cuerpo destrozado y todo le temblaba ahora la estimulación anal le parecía dolorosa y nada placentera además tenía todo el cuerpo cubierto con su propia orina, cerrando los ojos se desmayó.

Cuando los abrió noto un fuerte dolor en su pezón izquierdo esté se encontraba más hinchado que su hermano.

 Naruto lo había despertado sacando la cinta de su piel, Sasuke sintió el vaivén después de eso. Fue ahí cuando se dio cuenta que Naruto lo estado follando, su cuerpo aun estando dormido se había demorado en procesar las sensaciones.

Bajo la vista y vio como ese grueso miembro se retiraba para volver a entrar. Su pene ahora estaba libre del juguete y apretando sus músculos anales se dio cuenta que tampoco los tenía. Se relajo y se dio cuenta que fue una mala idea, Naruto entro profundamente en él. Su vagina se agrandaba para tomarlo y se apretaba para no dejarlo salir. Naruto salió con un fuerte chapoteo de su interior y desató el anillo de su base para volver a meterse. Sasuke cerró los ojos al fin iba a terminar. El placer lo hizo sentir enfermo, pero aun así apretaba levemente su coño para sentir la hinchazón de Naruto. Naruto respiro pesadamente y dando un fuerte jadeo, dio unas fuentes estocadas más antes de derramarse, su semen salió a borbotones de la entrada, sasuke jadeo cuando Naruto empapo su mano y se la ofreció, sasuke resignando abrió la boca y comió. Noto horrorizado que el sabor le parecía familiar.

Mirando a los ojos de Naruto que lo miraba sonriendo. Naruto lo había estado alimentando durante años con su semen. Cada día por veinte años había comido un frasco de vitaminas jamás había entendido por qué era líquido y no en cápsulas y ahora sabía por qué. Su cuerpo acostumbrado al sabor reaccionó con hambre, su lengua limpio cada rastro que encontró y aun así no quedó satisfecho, era demasiado poco. Naruto volvió a hundir su mano en su vagina la cual dejaba salir del líquido blanco cada vez que se estremecía y se lo dio de comer hasta devorarlo todo. Sasuke suspiro cuando vio que todo había acabado la culpa devorándole por haberse perdido en el placer.

— me desatas ahora, por favor — pidió lastimosamente. Naruto se rio y sus manos recorrieron la cadera ante de apretarla y alejarse del cuerpo tendido en la cama.

— oh mi bebé eso lo haré cuando termine contigo — Entonces tomo la caja y dejó caer todo su contenido a los pies de la cama — Estaré dándote todo el amor que mereces, hasta que aceptes que soy el hombre de tu vida. Sasuke dejo la esperanza a un lado cuando Naruto volvió a meterse dentro de él. — haré un nido en tu interior y te llenare de mi hasta que te embaraces.

¿acaso eso no significaba que jamás pasaría? Soy un hombre pensó derrotado.

Solo acepta el sucio placer que se le está ofreciendo, ya es demasiado tarde para tener una vida normal.

Notas finales:

Me siento ligeramente culpable por haber transformado a mis amados personajes en esto que es tan oscuro, pero para eso son los fanfics no? asi que me siento menos culpable al pensar en eso.

si lo disfrutaron no duden en dejarme un comentario como recompensa xD 

gracias por leer hasta aquí!

 


Si quieres dejar un comentario al autor debes login (registrase).