Login
Amor Yaoi
Fanfics yaoi en español

Cosecha de cerezas. por yuniwalker

[Reviews - 2]   LISTA DE CAPITULOS
- Tamaño del texto +

Extrañamente, le dolía el estómago.

Heeseo cayó sobre el escritorio, con las manos envueltas alrededor de su vientre, y de inmediato comenzó a quejarse en silencio. Pareció que algo muy malo estaba pasando en su interior porque incluso hoy, ni siquiera fue capaz de desayunar correctamente.

La mirada de la maestra se posó sobre él, quien estaba acostado boca abajo, y luego regresó al libro de texto. Era un estudiante tan tranquilo que no le pareció extraño que descansara en época de exámenes y sin embargo, su compañero de pupitre, que estaba mirando, se acercó un poco para comenzar a hablarle:

"Oye, ¿Estás bien?"

"Sí… Estoy bien."

"Estás sudando."

"..."

Heeseo no tenía la energía suficiente como para hablar sobre eso, así que se agachó sin responder.

Mientras frotaba sus piernas para intentar dejar de sentir ese extraño hormigueo, descubrió que el espacio entre ellas estaba algo resbaladizo. Era un sentimiento de incongruencia impresionante que le hizo estar alerta. De hecho, no se había sentido bien desde antes de despertar. Estaba somnoliento, como si tuviera un resfriado. Después de escuchar la alarma se despertó justo como lo hacía todos los días pero, extrañamente, esta vez volvió a dormir a los pocos segundos. Había llegado tarde a la escuela, así que era evidente que cuando llegara a casa le darían una paliza o lo castigarían de alguna manera más cruel. Cuando recordó el terrible castigo corporal que le ofrecía su hermano, el deseo de volver a casa disminuyó incluso aunque su estómago se estaba apretando. Era un hermano mayor amigable, pero no dudaba en regañarlo ferozmente para que no se "saliera del camino." Después de todo, habían crecido sin padres y él pensó que estaría bien tomar el lugar de ellos.

Hee-seo, que había estado acostado boca abajo todo este tiempo, fue al baño tan pronto como sonó el timbre. Tal vez era solo un dolor de estómago ocasionado por la falta de comida, pero era preocupante que hubiera sentido algo extraño entre sus piernas todo este tiempo. Su trasero estaba resbaladizo y su boxer pareció increíblemente húmedo. Hee-seo, que nunca se había parado frente a un urinario de hombres, incluso cuando orinaba solo, se encerró en un cubículo esta vez y puso candado. Bajó la tapa, aflojó su cinturón y se quitó los pantalones y los boxers.

"¿Ah?"

Heeseo bajó la cabeza y tiró de sus calzones hacia adelante. No podía ver bien debido a su pene, así que agarró esta parte con una mano y tiró de la ropa con la otra. Había sangre en el lugar donde entraba en contacto el área púbica. Sintió que su corazón se hundía e inmediatamente después, Hee-seo no pudo ni siquiera respirar. Miró la sangre que salía de su cuerpo y se preguntó si la razón por la que tenía dolor de estómago desde antes era porque tenía una enfermedad mortal. No sabía que era, pero todos los pacientes terminales que veía en los dramas vomitaban sangre antes de morir. Sangraba desde abajo, por lo que algo en su vientre podría tener cáncer. Por un momento, el rostro de su hermano apareció ante sus ojos, y luego el de su madre y su padre que ya estaban muertos. Estaba aterrorizado y asustado, así que comenzó a llorar.

"Buaaaaa...."

Había lágrimas, cayendo gota a gota.  Heeseo se secó rápidamente la cara con ambas manos y silenció su boca. Podía escuchar a los niños hablando afuera mientras se lavaban las manos así que intentó ser discreto. Aunque estaba seguro de que tenía una enfermedad mortal, se preocupaba más de que alguien pudiera burlarse de él.

Hee-seo, que había estado sollozando por un tiempo considerable, salió del baño con varias capas de papel sanitario entre sus piernas húmedas. Se dirigió a la maestra de salón con una cara fuerte, obtuvo permiso para irse temprano e inmediatamente después tomó su mochila y salió de allí. Hoy era esa fecha en que su hermano se quedaba en casa todo el día así que, tan pronto como llegara a casa, debería agarrarlo de la mano y pedir que lo llevara al hospital.

"Buaaaaa, um..."

Mientras Hee-seo se dirigía a casa, que solo estaba a diez minutos a pie, rompió a llorar de miedo y de tristeza.

 


Si quieres dejar un comentario al autor debes login (registrase).