Login
Amor Yaoi
Fanfics yaoi en español

Vacaciones Test por minima

[Reviews - 1]   LISTA DE CAPITULOS
- Tamaño del texto +

3

La familia se acercó a la recepción del hotel, que como todo el lugar era una barra brillante y elegante donde los recepcionistas esperaban a los clientes con grandes sonrisas profesionales, mientras Lila entregaba sus datos los chicos se permitieron ver el lugar, ¡sin tocar!, como había pedido su padre desesperadamente.

-Así que es la vida de los ricos, realmente asombroso- Dukey olfateo las plantas alrededor de la fuente, eran reales no una burda imitación de plástico, incluso mirando de cerca el agua había hermosos peses coloridos.

-Me recuerda a esos escenarios en que los protagonistas se conocen chocando en la recepción o salones tan elegantes como este lugar- suspiro Mary mirando el candelabro colgado en el techo.

-Ah y ambos viven una aventura romántica antes de admitir sus propios sentimientos- secundo Susan ya soñando despierta al igual que su hermana.

-Yo prefiero algo con más explosiones y acción, como si esas comedias románticas pasaran en la vida real- se burló Johnny.

-Claro, y como si grandes explosiones y tramas de espías pasaran todos los días- dijo con sarcasmo Mary a su hermanito.

-Bueno, a nosotros nos sucede muy a menudo- recordó Susan “aunque son agentes de la CIA y el ejército los que normalmente están involucrados, y las explosiones normalmente las hacemos nosotras o Johnny-

-Pero estas vacaciones no, es estadísticamente más probable que vivamos un romance de verano que cualquiera de nuestros incidentes con los agentes White y Black, además ya les dejamos un mensaje que por nada del mundo les haremos algún favor estas vacaciones-

-Sí, no puedo esperar a ver todos esos chicos guapos…-

-Y bronceados-

Las gemelas pelirrojas suspiraron dulcemente mientras imaginaban lo que normalmente chicas de su edad con hormonas actuando a su máximo nivel suelen fantasear, escenarios en que conocían a un chico muy atractivo y este caía perdidamente enamorado ante ellas, dando así inicio a cualquier escenario de drama o comedia romántica que estuviera corriendo por su mente.

Johnny solo hiso una mueca de asco mientras sus hermanas mayores hablaban de bronceador, trajes de baño y chicos, jamás entendería esa faceta de sus hermanas.

-Niños, listo, ya nos dieron las llaves, solo es cuestión de llevar las maletas y podemos descansar un poco antes que cualquier cosa. ¿Me pregunto si hay alguien por aquí que podría ayudarnos?-

-No es necesario cariño, podemos cargar con nuestras maletas perfectamente sin ayuda o dar propina-

-Hugh, ¿qué te dije de ser tacaño?, además ¿Cómo vamos a encontrar nuestras habitaciones?-

-Pero querida, no es cosa del otro mundo, podemos cargar nuestras propias cosas, ¿verdad niños?- pidió apoyo a sus hijos quienes le regresaron el mismo tipo de mirada que le estaba dando su esposa.

-Necesitamos mínimo uno de esos carritos de botones para cargar con todo el equipaje y la jaula de Duke papá-

-Y no conocemos como están organizadas las habitaciones de este lugar-

-Además estamos cansados, sé que estuvimos sentados la mayor parte de este viaje pero agradecería descansar en algo más cómodo que los asientos del avión o del taxi que tomamos para llegar-

Sintiéndose derrotado y traicionado el patriarca de la familia Test no pudo ir en contra de la mayoría de su familia y guardar sus quejas, de momento.

La familia no tuvo que esperar mucho a que alguien les ayudara porque una vez que los vieron parados en medio de la recepción con todas sus maletas a un lado uno de los empleados se acercó a ellos.

-¿Necesitan ayuda?-

-Si por favor, necesitamos llevar nuestro equipaje y si es posible saber dónde quedan nuestras habitaciones-

-Les traeré un carrito y les mostrare en que piso se encuentra su hospedaje-

-Muchas gracias, eres muy amable-

Después del pequeño intercambio de palabras Lila estaba muy satisfecha, su esposo seguía quejándose en voz baja y sus hijos, bueno, sus hijas estaban casi babeando el piso del vestíbulo.

-Niñas, ¿se encuentran bien?- pregunto a sus hijas que parecían como idas, muy parecida a la mirada de Johnny cuando veía uno de esos programas que mostraban explosiones o acrobacias peligrosas en la TV.

-Siiii…- respondieron a coro en un tono soñador, su madre no tardo en sumar uno más uno y encontrar la respuesta, especialmente cuando el joven botones regreso con el carrito para colocar todo el equipaje encima de este.

Amor adolescente, podía actuar tan rápido como un flechazo y golpear tan duro como la patada de mula, sus niñas le estaban mostrando una faceta que pocas veces podía ser testigo debido a lo maduras e inteligentes que eran, adolescentes enamoradizas por el primer chico guapo que veían de cerca, era tan entrañable.

-¿Están seguras?, parece como si algo les hubiera picado y hasta están casi babeando como Du… auch- Johnny no pudo terminar de hablar ya que un buen pisotón por parte de Susan lo hiso retorcerse de dolor y tomar su pie, eso solo le confirmaba que la pelirroja de cabello lacio era la gemela malvada de sus dos hermanas mayores.

-Nosotras no estamos tirando baba como tu perro- gruño por lo bajo Susan esperando que el chico guapo no hubiera escuchado a su hermanito.

-Ni nos picó nada- secundo Mary lanzando una mirada amenazante que indicaba que era mejor que mantuviera su boca cerrada, y era por eso que Johnny a veces pensaba que no había una gemela buena entre su par de hermanas.

Bonita forma de comenzar sus vacaciones. ¿Quién dijo que pasar tus vacaciones en familia seria genial?

El par de pelirrojas después de poner a su hermanito en su lugar con las técnicas ancestrales de cualquier hermano o hermana mayor, intimidación y un poco de agresión, miraron de reojo al botones que les estaba ayudando, era definitivamente el chico más guapo que habían visto en persona en su corta vida, y es que no tenían tantas oportunidades para presenciar en carne y hueso tan buen espécimen de homo sapiens, sus compañeros de la escuela de genios superdotados encajaban en la descripción de nerds adolescentes y realmente no se codeaban con ningún grupo de adolescentes normales o remotamente atractivos.

El chico en cuestión era la casi perfecta encarnación de cualquier fantasía adolescente, casi pues ese uniforme de flores de tonos chillones en la camisa no lo favorecía del todo, aun así no disminuía su atractivo; alto, con piel bronceada, unos ojos, oh sus ojos, de un color tan azul que solo querías que te miraran y perdieras en ese mar o sentirte flotar como si estuvieras en el cielo, su cara con unos rasgos que parecían ser tallados a la perfección para ser enmarcados por un cabello rubio por el cual querían pasar sus manos, y estaban casi 100% seguras que bajo esa camisa de estampado horrible escondía un buen físico con la facilidad en que cargaba las maletas.

Quizás si estaban por botar un poco de baba.

Hipnotizadas por la belleza del chico lo demás a su alrededor perdió relevancia por lo cual siguieron más bien al chico que a su familia en general cuando se dirigieron a sus habitaciones, y cuando ya se encontraron dentro y la belleza rubia se había ido fue cuando salieron de su estupor.

-Esperen, ¿Por qué se fue?- se quejó Susan como si la desaparición del joven botones hubiera dolido físicamente.

-¿Cuándo llegamos aquí?- se preguntó sorprendida Mary por lo que sentía fue una laguna mental, un segundo estaban en el vestíbulo y al siguiente dentro de una habitación de hotel.

-Ustedes sí que están actuando raras desde que llegamos al hotel- comento Hugh tomando las maletas que les correspondían a su esposa y a él.

-Déjalas cariño, es solo amor de verano-

-¿Amor qué?- ahora su esposa estaba diciendo cosas raras también.

-Estamos en la habitación que es para ustedes chicas y la de Johnny, su padre y yo estaremos en la que está al lado. Su padre y yo iremos a acomodar nuestro equipaje y espero que ustedes también hagan lo mismo, descansen y báñense bien, esta noche tendremos una cena con mis jefes, y no salgan de esta habitación sin antes avisarnos- dando las ordenes como un general la madre de familia tomo otro par de maletas y siguió a su marido que nuevamente se estaba quejando en que las propinas era un desperdicio de dinero.

Una vez cerrada la puerta detrás de sus padres ambas chicas se derrumbaron como si sus piernas gelatina fueran aun procesando que habían estado frente al chico más atractivo del mundo y actuaron como chiquillas inmaduras, cosa que aún eran por muy genios que eran.

-Bueno, creo que por primera vez en mi vida seguiré al pie de la letra lo que dijo mamá y mmm… ustedes sigan ahí, raras- Johnny tomo sus maletas y empezó a arrastrarlas por el piso seguido de Dukey esperado que con dejarlas ahí se les pasara un poco su comportamiento raro.

-Ni siquiera supimos su nombre- se quejó Susan, deseaba saber todo del rubio, altura, nombre, donde se encontraba en esos momentos, tipo de sangre.

-Eso ya lo dijo- comento Johnny sin querer respondiendo a su hermana, grave error.

-¿Lo dijo?- preguntaron las gemelas ahora enfocando toda su atención a su hermanito, Dukey chillo un poco en su lugar, conocía esa mirada, todas las neuronas de las gemelas estaban trabajando a mil y eso normalmente llevaba a cosas geniales o caóticas, a veces ambas.

-¿Si…?- respondió un poco inseguro el menor de los Test ya arrepintiéndose al instante que sus hermanas se pararon y caminaron hacia su dirección.

-¿Y que mas dijo?-

-¿Cuál es su nombre?-

-¡Habla!-

-Dijo que su nombre es Gil, trabaja aquí como trabajo de verano… ¿Por qué tengo que repetir todo esto?, ustedes estaban en el elevador cuando platicamos un poco-

-¿Platico contigo?-

-Bueno, estaba aburrido, mamá estaba con su celular y papá se quejaba de la música del ascensor y no es como si pudiera hablar abiertamente con Dukey con ellos y un extraño en un cuarto tan pequeño como un armario, así que platique un poco con el chico-

-Parece un tipo agradable, sabe distinguir un buen ejemplar de can cuando lo ve-

-Lo dices porque te dijo que parecías un perro genial y que se portaba bien sin tener correa-

-Yo no soy como esos salvajes que muerden las pantorrillas de cualquier extraño sino tiene esa cosa infernal atada al collar- dijo con cierta superioridad Dukey haciendo mención a la pequeña anécdota que compartió Gil en el elevador de cierto caniche que atormento por un tiempo a empleados y clientes del hotel cuando escapo de sus dueños cuando llego a este.

-¿Y que mas dijo?-

-¿En serio no escucharon nada?, literalmente estaban al lado del tipo-

-Oh Johnny, digamos que tus hermanas estaban más concentradas admirándolas que escuchándolo, como cuando vez las patinetas nuevas en la tienda y no haces caso a lo que pasa alrededor-

-Ah, están como las protagonistas de sus comedias románticas-

-Escuchen bien ustedes dos como no comiencen a responder de una vez lo que les preguntamos estas vacaciones no serán agradables-

-Lo que Susan aquí trata de explicar, agradeceríamos la información que pudieran brindarnos con la plática que realizo Johnny con Gil, Ahhh Gil… ejemp, ya que presentamos un pequeño lapsus de pérdida de memoria por así decirlo… o habrá consecuencias-

Niño y perro se miraron un poco aterrados e incomodos, era mejor que las gemelas estuvieran de tu lado que como peligrosas enemigas, muy peligrosas enemigas.

Y fue así como el primer par de horas en Hawaii de Johnny y Dukey fueron sometidos a un intenso interrogatorio por parte de sus hermanas por una plática de quizás quince minutos con el joven que las flecho a ambas.

Si quieres dejar un comentario al autor debes login (registrase).