Login
Amor Yaoi
Fanfics yaoi en español

Tempus fugit (Tiempo fugitivo) por La_Oscura_Reina_Angel

[Reviews - 26]   LISTA DE CAPITULOS
- Tamaño del texto +

Notas del fanfic:

Los personajes no son de mi propiedad yo no saco ni un centavo de esto solo entretenerme y entretenerlos.

Notas del capitulo: Hola a todos. Este fic ya lo había subido hace tiempo y no se por que se me borro a lo mejor le di a algún botón equivocado por que cuando me puse a revisar mi lista de fic por que me a dado con ponerme a escribir y a actualizar me di cuenta de que me faltaban par de fanfic yo tengo un total de 104 fic de los que se supone que tenga subidos en amor yaoi 103 (por que uno es de las crónicas vampiricas de Ane rice solo que la pagina no permite) y cuando vi tengo publicados 86 por lo que algunos se me borraron supongo que por error. Así que los voy a volver a subir los que se me borraron a un capitulo por día asta que al fin llegue a los capítulos de actualización que ya tenia escritos después de ver la peli de HP 6 (que me pompeo para ponerme a escribir) aquí les dejo con este fic que vuelvo a subir de Gravitation.

Capítulo 1: Prisionero





-Señor, aquí está el nuevo esclavo... es el líder de los Masones.



Yuki miró a Shindou, el líder de los Masones. Los Masones eran los hombres que peleaban junto a las Amazonas y vivían junto a estas.



El muchacho tenía las manos atadas, lo aguantaban entre tres hombres del palacio y tenía el largo cabello rosado en la cara ocultándole el rostro.



-Yuki, hijo de Aquiles, rey de los mirmidones, mis masones no se rendirán y lo sabes, sabes que me salvarán y ese día te mataré, como vuestro padre mató al príncipe Héctor de Troya.



Yuki quedó sorprendido ante la misteriosa y hermosa voz del líder de los Masones.



-Tu tribu fue destruida.



-Mataste a una docena de mis masones y media docena de amazonas, no a mi tribu.



Se burló él. Tohma, uno de los sirvientes rubio, de ojos verde agua y el primero que había hablado, le dio un fuerte tirón de pelo al masón, provocando que echara la cabeza hacia atrás.



Yuki se llevó la sorpresa más grande de su vida al ver el rostro del hombre, o mejor dicho joven. Sus ojos violetas, su piel blanca y delicada, sus labios carnosos y apetecibles, su nariz ni muy grande ni muy pequeña, era perfecta, y su cuerpo esbelto y ágil era, en definitiva, la visión de un ángel, o eso le pareció a Yuki.



Yuki tuvo que aceptar que ese joven masón vestido decentemente sería el hombre más bello en todo el territorio griego.



-¿Quién eres?



-¿Por qué habría de decírselo al hijo de un asesino?



Preguntó el masón fríamente.



-Mi padre no era un asesino, era un guerrero.



Respondió el mirmidón.



-Tu padre mató al príncipe Héctor.



Le gritó Shindou con rabia.



-¿Eres troyano?



Le preguntó Yuki suspicazmente.



-Así que no eres un completo descerebrado como creía.



Se burló Shindou recibiendo otro fuerte tirón de cabello para hacerlo callar.



-¿Pero cómo? Eres muy joven y Troya cayó hace más de dieciséis años.



-Cayó hace dieciocho años, y yo tenía diez meses cuando tu padre destruyó a... Héctor provocando la caída de mi país.



Dijo Shindou con furia.



-No eres más que un esclavo ahora, así que contesta ¿Quién eres?



Le exigió Yuki.



-No por mucho tiempo, hijo de Aquiles, y no sabes cuánto me alegro que Paris acabara con tu padre.



Yuki no pudo contener su rabia y le dio una cachetada al joven masón, que lo hizo tambalearse y si no cayó al piso fue por los hombres que lo sostenían.



-¿Quién demonios eres?



-Tu peor pesadilla.



Se burló Shindou sin dejarse amilanar.



-¿Quién?



Exigió el mirmidón tomándolo del cabello, pero sin hacerle daño.



-Soy Shindou, líder de los masones y las amazonas.



Contestó él. Yuki lo miró a los ojos y sonrió irónico.



-Sé que eres el líder de los masones y te haces llamar Shindou, pero ¿quién eres en realidad? ¿Qué nombres te dieron tus padres al nacer? ¿Quienes son tus padres? Y quiero saberlo ¡ya!... Retírense.



Le ordenó a los tres sirvientes, que salieron de inmediato.



-¿Así que quieres saber quién soy?



Se burló Shindou.



-Por tu propio bien.



Le advirtió Yuki. Shindou rió despectivamente y lo miró con desprecio.



-¿Quién soy? ¿Recuerdas que Héctor tenía un hijo pequeño? ¿Un hijo que todos dieron por muerto cuando Troya cayó?



-Sí, Shuichi murió, pero tú ¿qué tienes que ver con él?



-¿Y si te dijera que Andrómaca cambió los bebés, días antes de la caída de Troya?



Yuki retrocedió un paso impresionado.



-No, no puede ser.



-Exactamente lo que estás pensando, Yuki. Cuando mi padre cayó, mi madre supo que Troya no tardaría mucho en hacerlo, así que me envió oculto con Asandra, la líder de las amazonas, y tomó otro niño muy parecido a mí y huérfano, para que nadie se diera cuenta de mi ausencia. Andrómaca se reuniría conmigo exactamente dos días después de la caída de Troya. Caída donde murió ese bebé que tomaron por mí y atraparon a Andrómaca matándola. Yo soy Shuichi de Troya, hijo del príncipe Héctor de Troya, y de Andrómaca, su amante esposa.



Yuki no sabía que lo impresionaba más, si la historia del joven, la rabia o el dolor del masón por el padre que no podía recordar, por haberlo perdido tan prematuramente.



-Así que eres príncipe de Troya.



Dijo Yuki secamente.



-Si existe una nueva Troya, pero aquella en que yo nací, aquella que vio nacer, crecer y morir a mi padre, ya no existe, y Shuichi murió con esa Troya, yo soy Shindou líder de los masones, hijo de Aquiles.



-¿Paris está vivo o muerto?



Exigió saber Yuki. El masón troyano lo miró burlonamente.



-¿Mi tío Paris? No lo sé tenía diez meses cuando Troya cayó, así que ¿cómo quieres que lo sepa?



Yuki se tuvo que contener para no tomar al imprudente muchacho del cuello.



-¿Por qué me quieres matar? ¿Qué motivos tienes para decir que Shuichi murió con Troya?



-Mi lógica y mi amor murieron con Troya, mas no así mis sentimientos de venganza, y ellos me exigen acabar con los hijos de aquellos que acabaron con mi familia.



-Pues será mejor que pierdas esas ideas, puede que seas ahora el líder de los Masones, pero también sigues siendo el príncipe de Troya, incapaz de olvidar, pero ya te enseñaré yo.



Dijo Yuki y llamó a Tohma y a otros sirvientes.



-Llévenlo a mis aposentos.



Ordenó secamente. Shindou/Shuichi abrió los ojos violetas grandemente y de golpe.



-¿Qué? - Gritó - Ni lo sueñes, Yuki hijo de Aquiles.



Yuki sonrió burlonamente mientras sus hombres obedecían y se llevaban al joven muchacho a la fuerza.



***



Shuichi estaba impresionado, nunca esperó que Yuki, hijo de Aquiles, fuera tan guapo, alto, fuerte, rubio, de ojos dorados, era un hombre muy apuesto.



Pero ahora, lo que Shuichi intentaba era soltarse las manos de sus ataduras antes de que llegara Yuki a la alcoba... necesitaba escapar. Apenas se había soltado y levantado del montón de cojines donde lo habían tirado, cuando la puerta se abrió y por ella entró Yuki.



Shuichi tomó la espada que estaba en un gancho de la pared y presumió sería de él.



Yuki permaneció sereno y sin moverse. Shuichi se acercó a él, dispuesto a atacarle con la rabia latiéndole en la sangre. Shuichi esgrimió la espada y le permitió que sacara la que tenía prendida al cinturón.



-Defiéndete.



Le retó Shuichi, lanzando la primera estocada. Con un sutil movimiento de espada, Yuki interceptó el golpe. Shuichi sonrió, iba a ser una pelea interesante. Con un rápido movimiento tiró un tajo de reverso, que Yuki paró sin problema.



-¡Sabes moverte, hijo de Héctor!



Comentó Yuki.



-Y aún no has visto lo mejor, rey de los mirmidones.



Si Yuki hubiese estado de humor para pelear limpiamente, el combate hubiese sido largo, pero no lo estaba, así que sacó una cuchilla sin que Shuichi se diera cuenta. Y cuando detuvo la espada de Shuichi con la propia, le puso la pequeña y afilada cuchilla en el cuello.



-¡Suelta la espada!



Le ordenó Yuki ácidamente.



Shuichi lo miró con odio, pero obedeció.



Yuki alejó la espada de una patada y guardó tanto su propia espada como la cuchilla, para a continuación tomar a Shuichi del codo.



-¡Cálmate!



-¡Suéltame!



Gritó el joven tratando de soltarse con fuerza de él.



-¡Que te calmes!



-¡Suéltame!



Una certera cachetada calló a Shuichi y lo hizo desestabilizarse y caer en la cama.



-¿Qué quieres de mí?



Preguntó Shuichi a medio camino del miedo y a medio camino de la furia.



-Para empezar que te calmes, para seguir, que renuncies a tus ideas de venganza.



-¡Eso jamás!



Le escupió Shuichi levantándose de la cama.



Yuki se acercó a él y Shuichi trató de escapar, pero no pudo, Yuki era más alto y fuerte, y pronto se vio apresado en la cama con el cuerpo de Yuki sobre él.



-Suéltame, me haces daño.



-Por última vez, ¿renunciarás a tu venganza?



-¡Nunca!



-Bien, pues no te negaré que será un placer lo que voy a hacer.



Al momento siguiente la boca de Yuki descendió sobre la de Shuichi, robándole un beso al precioso troyano.



Los ojos violetas de Shuichi se abrieron grandemente a causa de la impresión, al sentir esos labios y esa lengua intrusa en su boca, pero reaccionó y con todas las fuerzas de su alma, trató de sacarse a Yuki de encima. Al no poderse sacar al griego sobre él, le mordió la lengua con fuerza.



Con una exclamación de dolor, Yuki se despegó del chico dándole una fuerte cachetada.



-Desgraciado.



Le gritó Shuichi, con sus preciosos ojos brillantes de indignación pura. Yuki rió.



-¿Eres virgen, Shuichi?



Las mejillas sonrojadas de Shuichi fueron las respuesta que Yuki necesitaba. Rió divertido, haciendo a Shuichi enrojecer más.



-Eres un maldito bastardo.



Le gritó Shuichi tratando de sacárselo de encima. Yuki apresó las delgadas muñecas del muchacho y las puso contra el colchón.



-Puede que tengas razón y sea un maldito, un desgraciado y todo lo que quieras, Shuichi. Pero este desgraciado, es el que se va a quedar con tu virginidad y te va a hacer su amante.



Le juró Yuki, antes de lanzarse sobre su cuello.





Continuará....



Notas finales: Los veo mañana con otro capi si quieren leer mas de lo que e subido o ver si encuentran algo que les guste pueden entrar a mi cuenta y ver lo que e subido para ponerme al día que como dice mi madre siempre ando como los huevos del perro atrás y guindando XD También espero que si lean dejen comentarios no muerdo y me gusta saber si cumplo mi propósito de brindarles un buen rato ^^

Si quieres dejar un comentario al autor debes login (registrase).