Login
Amor Yaoi
Fanfics yaoi en español

Llegas A Complicarlo Todo por shice

[Reviews - 111]   LISTA DE CAPITULOS
- Tamaño del texto +

Notas del fanfic:

 

Hola mis queridas lectoras: Les presento  mi nuevo proyecto, después de terminar “Se suponía que nos odiábamos” me rondaba por la mente un Sirius/Harry y un Harry/Original, así que decidí mezclar las ideas y así nació “Llegas a complicarlo todo”.

Esta historia tiene una mezcla de fantasía con los sucesos que leímos en los libros si pasaron, por ejemplo: Cedric si murió en el libero cuatro, pero Sirius no en el quinto (por obvias razones) ni mucho menos Dumbledore. Ginny y Harry si tuvieron una relación durante el sexto año de Harry, pero no fue tan así como leímos en el sexto libro. No existen los Horrocruxes, ni las Reliquias…

Bueno, ahí ustedes se darán cuenta de cómo va  la historia mientras van leyendo, espero que les guste y lo sigan como lo hicieron con “Se suponía…”

Notas del capitulo:

Solo quiero decir: ENJOY!

 

Capítulo 1: Comienza la Misión

En algún lugar del Reino Unido, en una mansión que en tiempos antiguos debió de haber sido gloriosa, cuatro hombres estaban reunidos, uno de ellos se dirigió hacia el que parecía ser el líder.

-“Ya todo está listo mi señor”

-“Bien, este plan no puede fallar”

El líder del grupo se dirigió hacia otro de los hombres, este mantuvo la mirada baja, mostrando respeto y sumisión.

-“¿Entiendes la orden que se te ha dado?”

-“Si amo”

***

Andén 9¾, King’s Cross, Londres, Inglaterra. Primero de Septiembre.

La mayoría de los alumnos ya se encontraban ubicados dentro de la locomotora escarlata que los llevaría hacia el castillo Hogwarts para el inicio de un nuevo año escolar, para algunos el primero de los siete que debían pasar allí para su educación mágica; para otros, el ultimo, el ultimo año que verían esas paredes llenas de cuadros, esos corredores que a pesar de los años aun los confundían, las escaleras, los cerdos alados, el increíble techo encantado y las cuatro larguísimas mesas del Gran Salón, el ultimo que verían Harry, Ron y Hermione.

Los tres amigos se encontraban ya sentados en un compartimiento, junto a ellos iban Ginny,  Luna y Neville; se habían despedido de los señores Weasley y Granger, además de la comitiva de la Orden del Fénix que los acompañaba por seguridad y subieron de inmediato al Expreso el cual partió puntualmente como siempre. Ron, sentado cerca de la puerta y frente a Neville, intentaba enseñarle a este ajedrez mágico; Hermione, sentada entre Harry y Ron,  leía “Vida familiar y hábitos sociales de los Muggles británicos”; Ginny y Luna, sentadas frente a Hermione y Harry respectivamente, conversaban de sus vacaciones; y Harry mirando por la ventana estaba absorto en sus pensamientos.

-“Harry, ¿te sientes bien?”- Hermione dejo a un lado su lectura y se giro un poco hacia el morocho quien tenía la frente apoyada al cristal y la mirada perdida.

Al escuchar a su amiga, Harry se giro sobresaltado.

-“Disculpa Mione, creo que me adormile un poco, estoy bien”

Ron cansado de vencer a Neville guardo el ajedrez y se unieron a la conversación del resto de sus amigos.

-“No entiendo porque lees ese libro Hermione si tus padres son Muggles” – dijo Luna.

-“Pues aun me parece interesante ver como los magos ven  a los Muggles

Harry, ajeno a esta conversación, nuevamente se interno en su mente, en aquel lugar se sentía protegido, protegido del dolor que sentía hace semanas, del dolor que él le dejo hace semanas.

***

Ya todos los alumnos de segundo hasta séptimo se encontraban sentados en su respectiva mesa, todos callaron automáticamente cuando las grandes puertas del Gran Salón se abrieron por arte de magia para dar paso a la entrada de los novatos con McGonagall a la cabeza. La profesora hizo detener a los alumnos y se dirigió hacia el taburete con el Sombrero Seleccionador (N/A: Si, estaba pensando en la primera película cuando escribí esta parte)

-“Al nombrarlos, pasaran al frente y serán asignados en una de las cuatro casas” 

Con lista en mano comenzó a nombrar a los pequeños que fueron llenando los espacios vacios en las largar mesas. Al terminar McGonagall se sentó junto al director, todos quedaron extrañados al ver que Albus Dumbledore se ponía de pie y el Sombrero Seleccionador no desaparecía, como lo hacía en otros años.

-“Mis queridísimos alumnos”- La voz del director resonó por todo el salón sin la necesidad de un hechizo para aumentar el volumen - “¡Bienvenidos a un nuevo año escolar! Este año tenemos un par de sorpresas; Primero, como se habrán dado cuenta nuestro querido sombrero aun sigue con nosotros, eso es pues porque de forma extraordinaria recibiremos este año a un nuevo alumno”- Los cuchicheos por parte de los alumnos fueron de inmediatos, los chicos pedían que fuera chica y las chicas que fuera un varón.- “Por motivos personales, nuestro nuevo alumno ha debido mudarse a Inglaterra, por lo que ha solicitado su ingreso a Hogwarts, siendo aceptado por el Ministerio, el Consejo Escolar y por mí.”

Al terminar el discurso un joven alto entro al Gran Salón, vestía el mismo uniforme que los alumnos de primero, su pelo castaño revuelto llegaba un poco más arriba de los hombros, su figura era esbelta, su cuerpo proporcionalmente sexy, muchas alumnas, y alumnos porque no decirlo, quedaron prendados del trasero de aquel desconocido. El chico de dirigió con paso firme hacia el sombrero y se ubico junto a él.

-“Jóvenes, les presento a Derek Kruspe, cursara su ultimo año con nosotros y espero, que independiente de cuál sea su casa, todos le demos una cordial bienvenida”- Los alumnos, imitando a su profesor aplaudieron al recién llegado- “Derek, por favor”

Al parecer al nuevo chico le habían explicado el procedimiento de selección, pues tomando asiento se coloco  el sombrero. Luego de unos minutos en donde reinaba un silencio sacro en el Gran Salón, una ranura se formo en el sombrero.

-“¡Ravenclaw!”

La mesa del Águila exploto en aplausos, Derek se dirigió hasta sus nuevos compañeros y se ubico entre ellos, quienes le dieron la más calurosa bienvenida.

El trió de oro miraba como el nuevo chico era recibido en su casa, Ginny y Hermione comentaban la suerte de Luna en ser compañera de casa de Derek, Ron hacia comentarios despectivos sobre el chico, solo por los celos debido a como lo miraba Hermione. Harry callaba, pero por su mente y cuerpo circularon todo tipo de sensaciones. Ciertamente el físico de aquel joven a Harry lo perturbó, su estomago ahora sufría una fuerte sensación de angustia, por sentirse atraído hacia aquel joven y por los sucesos que acontecieron en él durante el verano. Por otro lado Harry estaba consciente de su orientación sexual, pero nadie lo sabía, él lo prefería así, solo cuando fuese necesario sus amigos lo sabrían y esperaría a que reaccionaran de buena manera.

-“No sabía que podían aceptar a gente mayor de 11 años”- Dijo Ginny antes de que Dumbledore volviera a hablar.

-“Bien, pasando a nuestra segunda sorpresa, este año debido a los diversos ataques que han perpetuado los Mortíferos se volverán a dar clases de Duelo, pero no como un club, sino como una asignatura desde cuarto a séptimo año. Soy un convencido de que deben ser capaces de defenderse y defender a sus seres queridos. Pero déjenme presentarles al profesor que se hará cargo de esta nueva asignatura.”- Albus dejo de hablar y nuevamente las puertas del Gran Salón se abrieron por si solas.

Un hombre alto, corpulento, de pelo negro un tanto largo y un poco de barba atravesó el Gran Salón, los alumnos murmuraban y miraban con sorpresa al nuevo profesor, otros no decían nada y lo miraban con miedo, otros con indiferencia y otros, simplemente no podían creer lo que sus ojos veían.

-“¡Harry, es Sirius, es Sirius, Harry, Sirius volvió!

Harry no escuchaba lo que sus amigos le decían, el miraba directamente hacia donde se encontraba Sirius, su corazón palpitaba aceleradamente, su respiración se volvió agitada y la sensación en su estomago empeoro diez veces más.

-“Para los que no conocen a este señor, aunque lo dudo, él es Sirius Black. Para quienes saben de él, o creían saberlo, espero que ya todos estén al corriente de la situación del señor Black: El Ministerio de Magia junto con el Wizengamot han absuelto al señor aquí presente de los delitos de los que se le acusaba al haberse demostrado su inocencia, así que espero que todos sepan comportarse mostrando el debido respeto que cualquier profesor merece”- Dicho esto Albus y Sirius tomaron asiento junto con el resto del profesorado.  

Cuando Harry salió del shock muchos de sus compañeros ya estaban sirviéndose la cena, este miro hacia su plato intacto y aunque no sentía hambre comenzó a comer automáticamente. Pero su mente no dejaba de mandarle imagines, su verano en el 12 de Grimmauld Place, la llegada de Derek Kruspe, el regreso de Sirius Black, su verano en el 12 de Grimmauld Place, la llegada de Derek, el regreso de Sirius, Grimmauld Place, Derek, Sirius y así sucesivamente como un circulo vicioso. Su mente colapso justo en el momento en que los alumnos comenzaron  retirarse hacia sus salas comunes.

-“Harry, vamos a saludar a Sirius, ¿no vienes?”- Harry miro hacia sus amigos, Ron, Ginny y Hermione se habían quedado atrás esperando que los demás alumnos salieran para poder ir a la mesa de los profesores.

-“No, yo no voy, vayan ustedes”- Harry salió lo más rápido que sus piernas pudieron.

-“¡Le daremos tus saludos!”- Ginny intento que Harry la escuchara, pero ya era tarde, este se precipito hacia la salida abriéndose paso entre la multitud.

-“¿Qué le pasara, porque no habrá querido ir a saludar a Sirius?”- Ron comenzó a caminar juntos a las chicas hacia donde estaba su nuevo profesor.

-“Supongo que tendrá que ver con lo que paso durante el verano, Sirius y el pasaban mucho tiempo juntos y de repente desaparece y nadie ni siquiera la Orden sabía dónde estaba”- Dijo Hermione- “¿Recuerdan que después de eso se paso el resto del verano muy raro?”

-“¿Tú crees que Harry este resentido?”- Preguntó Ginny.

Hermione puso cara de “Puede ser”, pero no dijo nada más. Sirius, quien afinaba los últimos detalles con Albus se despidió del director y se acerco a los Gryffindor.

-“Hola chicos… ¿y Harry?”

-“Ehm él dijo que luego te veía, creo que algo le cayó mal”- Dijo Ginny.

-“Ahh, bueno…”- Algo que cruzo por la mente de Sirius nublo su mirada por un segundo- “Bueno ¿les gusto la sorpresa?”

-“¡Es increíble Sirius!… oh perdón, profesor Black”- los chicos sonrieron ante las palabras de Hermione.

-“Jajá, no está bien chicos, pueden seguir diciéndome Sirius fuera de clases, ahora vallan a su Sala Común, mañana deben despertase temprano ya tendremos tiempo de platicar”

-“¡Si, debes contarnos donde estuviste!”-Dijo Ron

-“Ehm, claro… vallan a dormir”- Sirius vio como los chicos se alejaban, dio media vuelta y salió por la puerta para los profesores.

-“Así que algo le cayó mal, no le culpo, yo tampoco me querría ver…”

***

Acostado en su cama con las cortinas cerradas Harry pensaba en todo lo ocurrido en los últimos dos meses, incluyendo los acontecimientos de aquella noche. Le dolía la cabeza, los ojos ya nos le molestaban tanto, pero el dolor de cabeza lo estaba matando, hace días que ya no lloraba y nunca lo había hecho de esa manera, casi gritando contra la almohada para que nadie lo ollera.

-“¿Para qué volvió? ¿Por qué esta aquí, precisamente aquí? ¡¿Es que no podía quedarse en Grimmauld Place y listo?! ¡¿Qué mierda tiene en la cabeza?!”

Harry durmió mal toda la noche, no dejo de dar vueltas en la cama hasta cerca de las dos de la mañana y cuando pudo por fin conciliar el sueño, miles de imágenes se le cruzaban por su subconsciente.

 

 

 

 

 

 

Notas finales:

o.O ¿que querra decir Harry con sus caldos de cabeza? Esperen el próximo capítulo y sabran!!!

(Se aceptan comentarios)

LOS AMO!


Si quieres dejar un comentario al autor debes login (registrase).