Login
Amor Yaoi
Fanfics yaoi en español

Llegas A Complicarlo Todo por shice

[Reviews - 111]   LISTA DE CAPITULOS
- Tamaño del texto +

Notas del capitulo:

Quiero partir agradeciendo a las dos personas que han comentado este fic, estaba empezando a creer que nadie leia esta historia o que quizas a nadie le gustaba y me deprimi por varias semanas...

Pero ya estoy de vuelta y con mucho más anino!

Enjoy!

 

Capítulo 3: Grimmauld Place.

Sirius se encontraba en su habitación en el 12 de Grimmauld Place, por primera vez en su vida no odiaba estar ahí, durante la mañana se había probado su inocencia al ser capturado Peter Pettrigrew, quien confesó mediante Veritaserum,  su condena: El Beso del Dementor.

Ahora Sirius era libre, pero no se iría, ahora tenía la oportunidad de ayudar realmente a la Orden del Fénix contra Voldemort, además tenía toda la intención de sacar a Harry de Privet Drive. Estaba pensando en eso cuando Harry entro a la habitación.  

-“Me alegra que ya seas libre Sirius” – Dijo Harry mientras se acercaba a la cama y se recostaba junto a Sirius.

-“Yo también peque”- Sirius se acomodo de lado para ver a Harry, este lo miraba con un leve sonrojo en las mejillas y un brillo en los ojos.

-“No me digas peque” – Dijo Harry en un susurro mientras el rostro de Sirius se iba acercando lentamente.

-“¿Por qué no? Eres mi peque”- Sirius comenzó a rozar su nariz contra el rostro de Harry, paso desde su nariz, su mejilla izquierda, su cuello hasta llegar a los labios del menor, el cual temblaba ligeramente ante el roce de las caricias.- “¿Dónde están los demás?”

-“Todos… duermen”- Basto que Harry digiera esas dos palabras para que Sirius olvidara todo y se precipitara sobre los labios del menor.

La intensidad del beso fue aumentando, Sirius siempre empezaba con un leve roce, jugaba con los labios de Harry, hacia que este se impacientará hasta que la lengua del mayor comenzaba a pedir permiso para participar; sabía que todo eso le encantaba al menor, que se aferraba a su espalda y jugaba con su cabello soltando leves gemidos que eran ahogados por la boca de Sirius.

Hace unos días luego del regreso de Harry de su sexto año en Hogwarts había notado el cambio que tenia Harry a sus 16,  casi 17 años, una noche que sin querer lo había visto salir solo con una toalla en su cintura hacia el baño.

Estuvo toda esa noche sin poder dormir, la visión del chico lo había dejado marcando ocupado. Nunca había visto a Harry de esa manera y por primera vez deseó no ser su padrino.

Lo que Sirius no sabía es que Harry tenía las mismas inquietudes, cada noche desde los 15 años, soñaba con estar con alguien como Sirius, pero el subconsciente del chico sabía que no era alguien como él, era simplemente él. Todo eso lo perturbaba, no sabía cómo reaccionar antes los pensamientos que tenia, no porque fuera por un hombre, sino que eran sobre su padrino.

Una noche luego de que todos terminaran sus quehaceres diarios y estuvieran ya en la cama, Harry bajo a la cocina por un vaso de agua y se encontró con Sirius en el living con una botella de Whiskey de Fuego.

-“Tampoco puedes dormir”- Harry se acerco a su padrino, este, minutos antes había estado pensando justamente en él, así que cuando lo vio entrar en pijama (short cortísimos y polera ajustada) se puso nerviosísimo.

-“No he dormido bien”- Sirius se acomodo en el sofá dejándole espacio a Harry, este indeciso tomo la botella de Whiskey y le dio un sorbo, no le gusto mucho, era amargo y sabia raro, pero le dio un calorcito al pecho y sintió que su valor aumentaba.

-“¡¿No estás muy pequeño para eso?!” – dijo Sirius quitándole la botella de las manos.

-“¿Y qué? Es unas semanas cumpliré 17 años, en todo caso no me gusto mucho, creo que prefiero el Vino de Elfo o la Cerveza de Mantequilla”

-“¡¿Desde cuándo que tu bebes Vino de Elfo?!”- Sirius miraba desconcertado a Harry ¿Qué tan rápido estaba creciendo y él no se daba cuenta?

-“¡Hay Sirius por favor no seas exagerado! No bebo, solo lo probé una vez, tampoco es para que me mires como si fuera un borracho.”

-“Pues no deberías hacerlo, es malo para tu organismo, aun estas creciendo peque” – Sirius se acerco a Harry y este hizo lo mismo, ambos se miraban directo a los ojos.

-“¡No me digas peque! Ya no soy un niño Sirius”- Harry hablaba tan cerca del rostro de Sirius que estuvo seguro de que sentía sobre sus labios la respiración del mayor. En un acto de estupidez y osadía Harry le dio un leve beso a Sirius en los labios.

Se separo con brusquedad quedando pegado a un extremo del sofá, tenía una mirada de incredulidad en la cara, jamás pensó que sería capaz; una cosa era soñar, otra muy distinta era hacerlo realidad.

Sirius estaba en las mismas que Harry, estaba totalmente atónito, ¿Qué le intentaba decir con aquel pequeño beso? ¿Qué ya no era un niño? ¿O que le gustaba?

Harry en un acto de rapidez absoluta tomo la botella que Sirius aun tenía entre sus mano y le dio un fuerte trago, el Whiskey le quemo la garganta, pero le calentó el pecho. Sirius lo imito, le dio un trago más largo que el de Harry, tiro la botella a un lado y miro fijamente al muchacho. Una fuerza sobrenatural los atrajo nuevamente, sus cuerpo chocaron bruscamente, pero no les importo, su mente estaba netamente concentrada en aquél beso, podían sentir el sabor del Whiskey mezclado con el sabor natural de sus labios…

Dos noches después se volvieron a encontrar en el living, Harry le dijo que no le importaba que fuera su padrino y que no le exigiría nada, no había nombre a su relación, no había titulo. Aun así sus encuentros furtivos siguieron; nunca, ninguno de los dos dijo un “te quiero” o un “me gustas”, no había palabras de cariños, pero si algunas actitudes: No todo era besarse, a veces Sirius lo abrazaba apenas Harry llegara y estaban largo ratos hablando y mimándose hasta que se besaban…

Y ahora lo tenía ahí, sobre su cama, disfrutando del beso y las caricias de Harry en su espalda y cabello. Aunque estuviesen sobre la cama, Sirius siempre respeto la intimidad de Harry, nunca llevo su mano a algún sitio inapropiado y nunca intento llegar más allá. Durante el día era casi lo mismo, estaban juntos, pero nada de besos, obviamente…

Pero una noche Harry dijo algo, que él interpreto luego como el mayor error del mundo, dijo “te quiero” mientas Sirius lo besaba, este disimulo que no había escuchado, pero si lo había hecho y comenzó a besarlo más apasionadamente, casi como si quisiera meterse dentro de la boca del menor. Lo besaba casi con furia, mordía el labio inferior arrancando gemido por parte de Harry, sabía que eso le gustaba, que le encantaba y lo volvía loco. Harry, erróneamente, creyó que eso era algo así como un “yo también” y cuando se despidieron Harry se fue a la cama con una sonrisa de oreja a oreja.

Esa noche acepto el hecho de que realmente estaba “enganchado” de su padrino, que desde hacía mucho tiempo había desaparecido esa visión de “Figura paterna” que tenia sobre Sirius. Acostado en su cama, Harry se moría de ansiedad por que llegara la próxima noche…

A la mañana siguiente todo se derrumbo, Sirius desapareció dejando una nota: “Me marcho por un tiempo, volveré pronto. No me busquen, Sirius.”

“No me busquen” “No…me…busquen”  ¿Eso era un mensaje para él? ¿Harry no me busques”?

El idilio duro tres semanas, después de eso, Harry aprovechaba las noches para ir al living y llorar o simplemente pensar y no tener que hacerlo durante el día y en frente de los demás, que por obvias razones, nunca supieron que pasaba por las noches en el 12 de Grimmauld Place.    

 

Notas finales:

Sinceramente espero recibir mas RR aunke sean cortitos :(


Si quieres dejar un comentario al autor debes login (registrase).