Login
Amor Yaoi
Fanfics yaoi en español

Anónimo por Mishogu

[Reviews - 86]   LISTA DE CAPITULOS
- Tamaño del texto +

Notas del fanfic:

Por cierto los personajes de Yami no matsuei no son de mi propiedad, Hisoka es de Tsuzuki y viceversa, yo solamente los he tomado prestador para crear una historia. Pero bueno yo tambien e puesto un personaje más.

Notas del capitulo:

Hola, como estan? Espero que bien, bueno hay les traigo una historia un tanto rara, les explico.

 

 

 

Anónimo:

Capitulo I: Una carta extraña.

 

Al llegar a la clase, se encontró con un sobre encima de su escritorio, curioso se aproximo hasta tomarlo entre sus blancas manos revisándola por todos lados en búsqueda de un remitente sin hallarlo:

 

-¿Que es eso?-Pregunto de inmediato, su hermano gemelo, asustándolo por la sorpresa.

 

-¡No hagas eso, me asustaste!-Grito medio enfadado, pero Hijiri no tenía la culpa de que el estuviera tan absorto con el dichoso sobre.-…bueno, no se, solo estaba aquí…-Mostrándoselo se sentó en su lugar, abanicándose con el papel.

 

-¡Ábrelo! ¿Qué esperas?-Lo insto, para que viera al fin que decía, pero su adorado hermanito Hisoka lo miro feo haciendo que se sentara sin decir ni pio.

 

Los demás estudiantes ingresaron al aula saludando efusivamente a los que ya se encontraban allí, el castaño regresaba los saludos con la misma alegría mientras el rubio fríamente, el prefecto ingreso después de una interminable espera por el profesor de biología:

 

-El profesor, no podrá seguir impartiéndoles clases, pues ha renunciado y no se a presentado por su paga, así que en su lugar, estará otro doctor igual de bueno, el es…-señalo a la puerta, mostrándole a los alumnos un hombre alto, de cabello platinadocon los ojos igual de grises, pero un mecho de su cabello le cubría uno.-…El doctor MurakiKasutaka.

 

El susodicho entro ganándose todas las miradas, algunas y algunos hasta comenzaron a babear por lo guapo que estaba mientras otros solo lo miraban feo por lo arrogante que se miraba, pero Hisoka sintió miedo y atracción a la vez, aquel apuesto y misteriosos hombre le parecía familiar sin embargo nunca en su vida lo había visto, su vos le helo la sangre:

 

-Mucho gusto, de ahora en adelante seré su profesor de biología, espero poder enseñarles lo suficiente…-Su mirada de hielo se clavo en le rubio, que sin querer soltó el sobre y fue a dar a los pies del profesor, el cual se agacho recogiéndolo y caminando a Hisoka.-…Y convertirme en su amigo.-Aquello ultimo lo dijo con una mirada seductora recorriendo el cuerpo del menor que en acto sintió una especie de corriente eléctrica torturarlo, mirando todo rojo, difícilmente logro recibir el sobre y agacho la cabeza más pálido que el papel.

 

Su hermano se inclino un poco susurrando:

 

-¿Sucede algo, hermano?

 

-No pasa nada, tranquilo.-Respondió sonriendo falsamente.

 

En toda la clase, no pudo evitar sentirse incomodo por la mirada del doctor, en especial cuando empezó a hablar sobre las formas de reproducción, tanto humanas como animales incluso parecía hablarle solamente a el, su mirada no se desvió en ningún momento:

 

-Señorito Hisoka…-Acomodo sus lentes.-… ¿que opina al respecto de esto?

Pero el rubio permaneció mudo sonrojado por no poder responder, sus nervios lo traicionaban y termino saliendo del aula seguido por su hermano que no dejaba de preguntarle:

 

-¿Qué te pasa? Has estado muy raro hoy… ¿Es por la carta o el nuevo profesor?

 

-No lo se…no lo se…en verdad, no lo se, me siento extraño, como si le tuviera miedo, odio y a la vez me siento muy atraído por su físico, el es…

 

-Muy apuesto, lo se…no debes sentirte mal por gustar de otro hombre, hasta yo lo hago.-Sonrió deteniéndolo de los hombros.

 

-Eso es porque, Hi-nii es un raro…-Se burlo, devolviéndole la sonrisa-…mi raro hermano mayor.

 

El castaño lo empujo de regreso con la excusa de:

 

-Y por ser el mayor de los dos tengo más autoridad sobre ti, solo recuerda comportarme normal enfrente de ese sujeto…como siempre el cerrado Hisoka de todos los días.

 

Ambos ingresaron ante la mirada inquisitoria de muchos, tomaron sus respectivo asientos poniendo mucha atención a la clase, Hisoka se sintió más confiado, y aun más con el sobre muy cerca de su corazón.

 

Llegada la hora del almuerzo no salieron del aula, pues el rubio leería la carta que guardaba celosamente, introdujo un dedo en una esquina abierta del sobre y lo deslizo rompiéndolo todo:

 

-¿Listo?-Preocupado Hijiri se sentó a su lado, ambos serraron los ojos, los dos compartían todo, hasta los secretos más personales.

 

-listo…-Respondió extendiendo el papel de color blanco con un aroma a pastelitos.-…dice:

 

“Para mi querido Hisoka:

De aquel que no puede dejar de pensar en ti:

 

Espero que cuando leas esto no sea tan tarde como la última vez en la cual no pude decirte lo mucho que te amaba, por la cual aun me maldigo internamente y los otros no pueden hacer que deje de hacerlo.

 

Te escribí con el animo de cuidarte de lejos, estoy consiente de que tienes una nueva vida en la cual no puedo entrar, se que tu hermano gemelo es Hijiri y eso me agrada tanto, el señor del cuarto de las velas me a cumplido este deseo por lo que tengo que realizar muchos más trabajos que antes que tu partiste, hay perdón, lo olvide ya no recuerdas nada, ni siguiera el barco ni nuestra primera misión justo, pero no importa eso ya no es parte de tu vida sino de la mía.

 

Me gustaría mucho que me respondieras las cartas que son mi única fuente de fuerza en este momento, te amo y es algo que nunca olvidare pero se que tu si, sin más motivos que estos me despido de ti.

 

Posdata: Cuídate mucho y no dejes que nadie como aquel hombre que nos hizo tanto daño se te acerque otra vez sigue tus impulsos y no dejes que se te acerque de nuevo, si el lo intenta, escríbeme y yo iré de inmediato para ponerlo en su lugar, adiós, besos y suerte.”

 

Termino de leer con las mejillas arreboladas y el corazón a más de mil, la carta le dejaba más dudas que respuestas, lo conocía? Por que olvidar a alguien tan importante? El señor del cuarto de las velas? Bien eso último no lo entendió, pero Hijiri suspiraba como si le acabaran de leer Romeo y Julieta versión yaoi.

 

-¡Que romántico, tienes un admirador secreto muy imaginativo! ¿Qué edad crees que tenga? ¿Sera apuesto? ¿Dónde te habrá conocido? ¿Lo conoces bien?-Sus preguntas no dejaban de abrumar aun mas al pobre rubio que sentía que quería llorar de alegría, rabia y dolor….y así lo hizo se lanzo a los brazos de su hermano llorando con toda el alma.

Aun hay más...

 

Notas finales:

Digame que tal me fue? o de plano tan mala soy...uff...dejen reviews, para saber en que debo cambiar.

A por cierto, esto recien se calienta.


Si quieres dejar un comentario al autor debes login (registrase).