Login
Amor Yaoi
Fanfics yaoi en español

El interior de carne y el de engranes por sleeping god

[Reviews - 64]   LISTA DE CAPITULOS
- Tamaño del texto +

Notas del fanfic:

Estoy con el fic de IDLE pero no puedo avanzar si no distraigo mi mente en dos cosas-suena tan estúpido pero es cierto- me nació cuando estaba viendo "El planeta del tesoro"-que infantil han de decir- y escuché esa canción... "Sigo aquí" creo que se llama y no sé de quién es, me pareció brillante y, bueno, la usé.

Espero les guste.

Notas del capitulo:

Notarán que el poema tiene gran parte de la letra de la canción y un poco es de mi parte.

Sin más, los dejo.

Me miré al espejo y me reconocí.

Mi fondo es el diferente y extraño. Irreal.

Ojos vacios me observan desde la nuca, con las cabezas abajo. El espejo se reflejaba en ellos.

No desaparecí pero no me hice una sombra sin voluntad.

Debajo de mi ropa mi cuerpo era carne viva. Bajo sus batas mecanismos hacían mucho ruido. Mis pasos retumbaban aun contra eso.

Quería ser como ellos y que el mundo se hiciera real como yo.

Sigo aquí. Estoy aquí. Y espero.

 

-¡bravo, bravo, Ichigo! Me gusta-me felicita el profesor acabando de leer mi texto-pero les pedí un poema.

Lo sabía perfectamente pero, aparte de hacerlo esa mañana, era lo que sentía.

-sí, pero sabe que un poema no sigue reglas sino que es lo que uno tenga dentro.

-tienes toda la razón-dice sin borrar esa sonrisa zorruna de su rostro. Cierto pánico me invade cuando muestra sus ojos rojos, por eso agradezco que no lo hiciera-pero aun así les pedí un poema con las reglas que les explique.

-sí, pero…

-te quedas después de clases.

-pero…

-nos vemos más tarde-corta saliendo del salón sin permitirme defender. Después de unos minutos doy por muerta mi esperanza y vuelvo a hacerme a la idea de quedarme, nuevamente.

Salgo al almuerzo queriendo olvidar eso y pasar el mayor tiempo posible fuera pues ya se han ido todos pero me quedé a ver que tenía de malo mi escrito. Aunque reconozco que no es un poema, es un grito… es mi alma.

Suspiro dirigiéndome a las bancas de la cancha de futbol, son unas sucias y destruidas pero están vacías.

Me siento con desgana y como en silencio, rápidamente antes de que…

-hey, shinigami-esto suceda. El sobrenombre es por una obra donde participé para acoplarme a la nueva escuela, y lo único que logré fueron unos pocos aplausos, sin fin de burlas y otro nombre.

-¿Qué quieres, Grimmjow?-ese es el brabucón mayor de la escuela “BLEACH”, desde que llegue me ha hecho la vida imposible y aunque se que es a todo el mundo, excepto su grupo de amigos “los espada”, me siento tan diferente a los demás cuando me molesta… y es porque… no tengo a ningún amigo en esta nueva ciudad.

-vine a darte tu saludo de diario. Así que dime ¿me darás el dinero por las buenas o voy a tener que sacártelo otra vez?

-ya sabes la respuesta-me levanto para hacerle frente como ayer, antier, el día anterior y el anterior y el anterior…

-por eso me gusta venir a verte, nunca me decepcionas-a pesar de siempre venir con esa gente nunca se meten a la pelea.

Ese es otro factor por el cual no me siento bien aquí. Siempre me consideré el más fuerte de todos, por eso me sorprendí de que esta escuela, con mala fama de recibir a todos los expulsados, fueran tan fuertes… algunos me cansaban bastante derrotarlos, otros…

-jajaja… ¿sigues sin esquivarlo?-…simplemente no puedo con ellos.

Cuando estoy descansado y con ánimos un maestro nos separa y es un empate pero la mayoría terminan conmigo en el suelo, herido y sin dinero con esos chicos riéndose de mi… en especial Grimmjow, con esa voz tan aguda y que tanto me llega al alma.

 

Toco la puerta esperando que me digan algo.

-pasa-por fin me responden-otra vez, Kurosaki-san-me dijo Unohana-san, la enfermera de la escuela.

-…es que…

-nuevamente Grimmjow.

-si-afirmo sentándome y permitiendo que me coloque vendas en un brazo que raspó contra las bancas y que se desgarró.

-sólo dale el dinero.

-pero…-no digo más, esa es la opinión de todos respecto a “el pantera”, incluso los maestros, por una simple razón: es el hijo del directo Aizen Sousuke, su único hijo y toda su adoración.

He aprendido a hacerme más delincuente aquí, aun no me aprovecho de los más pequeños que yo pero si he empezado a desquitar mi enojo con ellos. Entre los que uso está Ulquiorra Ciffer, va en mi clase de Cultura con Ichimaru, es todo un cerebrito y por eso no entiendo que hace en el salón después de clases si sólo quería a los que no hicieron la tarea.

-¿Qué haces aquí?-le pregunté mientras voy a mi asiento.

-esperando a Ichimaru-sama.

-¿no hiciste la tarea?-interrogué incrédulo.

-claro que sí, estúpido-me dice aunque muy serio, sin expresar nada-pero me dijo que no tenía sentimiento, sólo teoría.

-¿esperaba más de ti?

La puerta se abrie dejando entrar a el profesor con Grimmjow traído por la oreja. Él es el único que trata así al hijo del directo por ser el subdirector y amigo de Aizen. Sin embargo dicen los rumores que ambos ocultan algo, que Aizen oculta que Ichimaru tiene un amorío con un estudiante de primero de nombre Toushiro y que a la vez este oculta que maltrata a Grimmjow constantemente, si bien eso no se dice en voz alta porque el peliazul es el rey del colegio, aunque supongo que explica su mal comportamiento.

-¡qué bien! Tengo a todos mis alumnos-felicita dejando al pantera y detrás del sigue Nnoitra, él y el ojiazul no se llevan de maravilla pero aun así siempre están juntos con los demás “espadas”-comencemos. Por favor, Ulquiorra…

Se levanta, toma la hoja en sus manos y antes de aclararse la garganta le hace una señal con la mano.

-basta-dice dejando a todos confundidos, en especial al enano-quiero que me escribas un reporte completo de qué es un poema.

-sí-obviamente se dio cuenta que sería imposible lograr algo de sentimentalismo en el pelinegro.

Me río, que importa, los otros dos también lo hacen.

-no sonreirías aunque eso significara tu certificación-le digo burlón. Increíblemente los otros ríen más con mi comentario y me felicitan. Es raro sentirse aceptado por unos segundos.

-basta, basta-nos calma el maestro con poco interés. Ciffer me mira y siento recelo en sus ojos verdes. No me importa. Suele ser con el único que me desquito de los espadas porque el daño que hace es normalmente mental y de mi no conoce nada así que lo tengo contra la pared.

-Nnoitra quiero que escribas un poema para mañana de una hoja entera sobre…-lo pensó antes de decirse.

-desesperación.

-no… sobre el hielo.

-ah…-alega con una mueca molesta.

-jajaja, chingate pendejo-se burla Jaegerjaquez pegándole en la espalda.

-ambos pueden irse- el más alto se va rápido pero Ulquiorra arregla sus cosas y dice.

-recuerda el almuerzo de mañana-recuerda al otro sujeto.

-claro… ni aunque signifique tu escuela jeje-agrega para enojarlo y lo logra muy bien, haciendo que se marche con paso firme-muy bueno-me dice ahora mi, con esa sonrisa que normalmente es de burla y ahora es de aprobación. Sonrió igual.

-Ichigo. Lee tu poema.

-pero…-me sonrojo, no quiero leerlo con alguien más.

-hazlo-me ordena y no de mucho gusto me paro y comienzo- Me miré al espejo y me reconocí…-veo atrás y los ojos azules del busca pleitos no dejan de mirarme-…Mi fondo es el diferente y extraño. Irreal. O… ojos vacios me observan desde la nuca, con las cabezas abajo. El espejo se reflejaba en ellos. No desaparecí pero no me hice una sombra sin voluntad. Debajo de mi ropa mi cuerpo era carne viva. Bajo sus batas mecanismos hacían mucho ruido. Mis pasos retumbaban aun contra eso. Quería ser como ellos y que el mundo se hiciera real como yo…-me detengo. No diré lo último y Gin lo entiende.

-¿Cómo te hace sentir eso, Grimmjow?-cuestiona al alumno.

-como una mier…

-Grimmjow-repite pero mostrándose superior.

-tsu…-respinga y, sentado con las piernas abiertas y las manos en los bolsillos, da respuesta viéndome-se siente como la última coca-cola en el desierto.

No entiendo que quiere decir.

Ichimaru sonríe y complementa-ahora díselo a él con otras palabras.

Me observa directamente, sin pena. Yo empiezo a temblar y a sudar.

-quieres que todo cambie a como tu deseas… y eso es una mierda. Aunque lo que tú dices es que nosotros estamos mal y tu bien…. lo que también me parece un pensamiento de mierda.

-lee tu poema, Grimmjow-le decreta después.

-no-sin embargo se niega.

-Grimmjow.

-no, no voy a hacerlo-el ambiente se puso serio. Ambos no parecen deseosos de cambiar de parecer.

-bien. Dinos que sentías con tu poema.

-como una puta en celo-contesta grosero, levantándose de su asiento y dirigiéndose a la puerta.

-bueno, entonces diré lo que me pareció sentir de tu poema.

-no te atrev…

-te sentías como una sombra queriendo ser real, atorada en su bata-me quedo quiero viendo la cara furiosa del estudiante.

-chinga a tu madre, Ichimaru-insulta antes de irse.

No me muevo hasta que la mano del profesor me toca el hombro.

-estás exento. Tu poema me gusto sólo quería ver si le abría los ojos a Grimmjow…

 

Todo el día pensé en ello y, sobre todo, quería saber qué decía el poema de Grimmjow.

Notas finales:

Gracias por leer.


Si quieres dejar un comentario al autor debes login (registrase).