Login
Amor Yaoi
Fanfics yaoi en español

Ru-Hana El amor es peligroso por pastelito

[Reviews - 20]   LISTA DE CAPITULOS
- Tamaño del texto +

Notas del fanfic:


Bueno este fan fic es original pero ninguno de los personajes que aparecen son míos por lo cual solo los tome prestados de la seria Slam Dunk.

Notas del capitulo:


En este capítulo se verá como un aterrorizado Hanamichi trata de comprender que fue lo que provocó toda esa violencia por parte de Yohei, y su psicólogo quien es Rukawa(no aparece mucho en este cap) se sorprenderá ante lo maltratado que se halla Hanamichi.

Al pelirrojo se le habría sido asignado un psicólogo el cual era un joven que recién comenzaba con su trabajo; volviendo al tema el joven Hanamichi se le habría encontrado ciertas marcas sospechosas en sus brazos por lo que le enviaron a desahogarse con un profesional.

Hanamichi golpearía la puerta, mientras trataba de soportar el ardor que sentía en gran parte de sus ante brazos –Permiso-pronunciaría con una voz casi inaudible, mientras que sus castañas orbes eran ocultadas por su largo y potente flequillo rojo.

-Toma asiento-Diria el psicólogo mientras que ya comenzaba a obtener sobre en como vestía el muchachito el cual sería su primer paciente.

Este haría casi a lo que se le indicaba completamente sumiso y sin decir frase alguna juguetearía con sus delgados dedos los cuales eran cubiertos por la extensa de la chaqueta que portaba.

–Comenzaremos por tu nombre–Expondría el peli azabache.

El joven Hanamichi intimidado por la firmeza y seriedad del otro muchacho respondería casi automáticamente dando un pequeño saltito de donde se hallaba sentado –Mi…mi nombre es Hanamichi –expondría el joven pelirrojo.

–Muy bien Hanamichi, yo soy Rukawa –Su lápiz se movía a gran velocidad mientras anotaba cada gesto o actitud del joven ahí presente.

–Mmh–Seria el único sonido que saldría de los labios de Hanamichi.

–¿Cuéntame que te sucedió? Y ¿El por qué te hiciste esto? –Subiría las mangas del menor con violencia dejándose ver con toda claridad las marcas del joven pelirrojo.

Sus marcas serian expuestas ante aquella brutalidad pero para la sorpresa del mayor no solo cortes recientes y antiguos habrían sino que también enormes moretones sobre sus delgados y blanquecinos brazos, los cuales advertían que eran recientes y que habrían sido hechos con bastante brutalidad.

Sus orbes se contraerían y sus pupilas se dilataron, guardando silencio por unos cuantos segundos–¿Qué te sucedió? –Sería lo único que ahora un impresionado Rukawa diria.

El joven Hanamichi saldría asustado del lugar, sus piernas se hacían cortas mientras corría por los pasillos hacia la azotea escuchando las voces que nombraban su nombre que iban quedado tras el gracias a la velocidad que haría, este se encerraría en la azotea acercándose a los barrotes que eran ocupados como seguridad e inconscientemente temblaría sintiendo el miedo recorrer su cuerpo.

–¿Qué me sucedió?, yo no soy un cobarde–Se repetía así mismo con desprecio mientras llevaba su diestra a su ojo izquierdo tocando aquel moretón fresco aunque había estado ocultando con su flequillo, recordando cómo fue que habría sucedido, lo cual le llevaba a tocar distintas pares de su cuerpo una más dañada que la otra.

Este caería sentado en el piso mientras temblaba por el terror que sentía al momento de recordarlo, como habría sido la primera vez que su “amado” le golpeo. Era tarde y había quedado con Yohei de verse en su departamento, solo se veían después de las clases ya que no podía enterarse nadie de su relación.

Hanamichi se dirigiría a toda velocidad al departamento de Yohei, deseaba abrazarle, besarle y hacer “eso” con él una y otra vez hasta volverse un adicto si es que ya no lo era, pero sus pensamientos serian interrumpidos al momento de que el equipo de judo salía de la nada siendo comandado como de costumbre por su líder, ya estaba a escasos metros del departamento del moreno y no quería problemas.

–Sakuragi ven vamos a jugar –

Los sujetos estaría con un fuerte aroma a alcohol cosa que no le agrado a Hanamichi –Aléjense bastardos–pronunciaría enfadado.

El grupo de jóvenes insistía y eso era más que obvio ya que se encontraban bajo la influencia del alcohol, comenzarían a jalonear a Hanamichi, pero este se resistiría y a más de alguno le habría llegado uno de los brutales golpes de la bestia pelirroja, pero había que ser sinceros ellos eran más y Hanamichi no pudo con ellos, uno de los sujetos habría golpeado a Hanamichi aprovechando así para besarle a la fuerza, Hanamichi trataría de alejarlo con aparente asco en su rostro. A pocos metros de aquella situación vendría Yohei que habría ido a hacer las compras para cenar con el pelirrojo pero al ver aquella escena lanzaría las compras al suelo y correría a defender lo que le pertenecía, golpearía a los sujetos y con brutalidad jalaría el brazo de un choqueado Hanamichi, introduciéndolo a la fuerza al departamento para que luego diera un portazo que resonaría en todo el lugar.

–Claro yo me desaparezco unos minutos y tu comienzas a prostituirte como la puta que eres –El rostro de Yohei se notaría enfurecido y dominado por la cólera.

–No es lo que tú crees Yohei yo–

Hanamichi no terminaría sus frases cuando ya se le era propinado el primer golpe en el rostro logrando que su labio se partiese y un hilo de sangre combinado con saliva callera por su labio inferior, realmente no sabía que sucedía y mucho menos quien era aquel sujeto frente a él, donde habría quedado el Yohei que le mimaba y le decía que le amaba, ahora lo único que veía frente a él era a una bestia enfurecida.

–¡No me lo niegues puta inmunda! –Gritaría el moreno mientras no daba espacio a que el horrorizado Hanamichi se defendiera.

–Yo…yo–Diria tembloroso el joven pelirrojo sin lograr articular palabra alguna luego de eso pero aun así como todo humano que se sentía amenazado alzaría su mano con intensión de devolverle el golpe al enfurecido Yohei.

Ahora el enfurecido Yohei le propinaba una patada en el estómago al joven Sakuragi cayendo así este al piso con falta de aire; el ahora enrabiado Yohei desabrocharía su pantalón y bajaría su cremallera sacando su miembro semi erecto por la adrenalina y ciertas películas que se notaba que el adolecente había visto, Tomaría con brusquedad la cabeza de ahora un aterrorizado Hanamichi y comenzaría a propinar fuertes estocadas a la boca ajena.

–Así putita, ¿Así te gusta no puta de mierda? –Diria mientras jadeaba levemente haciendo que el pelirrojo tragase todo su glande.

–Mjgdvhb–Sería lo que se escucharía en un intento por hablar sin lograr conseguirlo mientras sentía como su garganta se desgarraba por el implemento de carne ajeno, las lágrimas brotaban de sus ojos ante el dolor que sentía, realmente que estaba sucediendo, deseaba que todo esto fuese un mal sueño, no podía ser cierto que su amado le tratase esa forma, adonde se habría ido Yohei, su Yohei.

Las estocadas aumentaban mientras Yohei tomaba con firmeza la cabeza de Hanamichi por sus rojizos cabellos obligándole a mantenerse ahí al momento que se venía dentro de la boca ajena.

–Mm masi trágatelo–Diria Yohei con un rostro de lividez que era latente.

Hanamichi trataría de alejarse sin lograrlo mientras que su boca era llenada por el caliente y viscoso semblante ajeno siendo obligado a tragarlo mientras trataba de no vomitar, de su boca escurriría parte del semen ajeno.

Yohei sacaría su miembro goteante de la cavidad oral de su pareja y esta vez con un gran empujón haría chocar contra la pared y arrebatándole sus pantalones y acto seguido rasgando su ropa íntima de un jalón causándole más daño aun indefenso Hanamichi diria–Ahora veras puta, ¿Te gusta que lo hagan así no? –Así adentraría esta vez su glande en el orificio anal del muchacho comenzando a envestir–Jamás vuelvas a cagarme, tu eres mío puta de mierda.

–Te…te equivocas Yohei no es así yo te amo–Diria mientras era penetrado sin lubricación ni piedad por parte del moreno, las lágrimas de Hanamichi caían fervientemente mientras que su interior era cortado y rasgado por el cuchillo de carne que le penetraba y salía de su interior manchando el piso con sangre, siendo violado por un irreconocible y violento Yohei.

Sentado en el piso de la azotea lloraría Hanamichi mientras se repetía una y otra vez lo mismo que se habría dicho esa noche y toda las demás en donde comenzó su horror eterno y sufrimiento–Lo hace porque me ama, todo fue mi culpa jamás debí dejar que me besara, yo soy el culpable por ser como soy–Y como todo ser humano enamorado se inculpaba así mismo por todo lo sucedido.

Notas finales:

E…Etto bueno este es mi segundo fic, creo que este será un poco más largo me encargare de hacer la continuación no creo demorarme mucho en terminarlo demo sé que este es un poco a ver como lo puedo decir “fuera de serie” pero me lo pidió una amiga para promover el que no se guarde silencio en la violencia entre parejas solo eso les quiero :D .


Si quieres dejar un comentario al autor debes login (registrase).