Amor Yaoi
Fanfics yaoi en español

NO PUEDO Y NO QUIERO OLVIDARTE...

Autor: karimYS

[Reviews - 26]  

LISTA DE CAPITULOS
- Tamaño del texto +

Notas del fanfic:

Hola que tal espero que las que leyeron y siguieron este fic. Aún se encuentren aquí y si no... Ya ya las recuperate.😅😅 en fin estuve editando la historia y la narrativa ha cambiado como algunas partes de la historia..  y bueno paso mucho tiempo y pues olvidé como iba. Así que tuve q reescribir la. Por eso recomiendo q a la vuelvan  a leer. 

 

Sin más q decirle les agradezco.

Mil besos.

 

Karim

 

Esta historia la soñe un dia que llegue muy cansada de estudiar, com nunca tuve novio ni enamorado, siempre pensé como seria tener una historia de amor con alguien...

 

Asi la tranforme en una historia que mi pareja favorita HyunSaeng protagonizara... Espero les guste...

 

Saludos verdosos...

PRIMERA TEMPORADA

 

CAPITULO 1

Hace 5 años... 2012

[Young Saeng]

 

Alrededor de las 7am u 8 de la mañana, no podía recordarlo muy bien, ¡Rayos! Detestaba ese olor a hospital, pero sobre todo aquella  opresión en el pecho al momento de percibir esa esencia, ¡No recordaba  nada! Era un horrible sentimiento, por más que intente meditar y razonar el motivo por el que me  encontraba aquí, no podía hacerlo…,  sólo ese maldito dolor en el pecho, nunca antes lo había sentido, o eso al menos recordaba. La verdad es que no recordaba nada, ni siquiera podía recordar mi nombre, sé que al menos debería tener uno, o eso pensaba. Entre tantas vacilaciones sentí la puerta de la blanca habitación abriéndose, esperaba que al menos aquella persona podría despejar las dudas que me atormentaba ese breve momento…

 

X:: ¿Cómo te sientes esta mañana, mi amor?... ¿Te duele algo? - me preguntaba aquella señora, a mi parecer era de mediana edad como unos 40 o 45, o al menos eso creía, su  rostro aparentaba haber llorado varias noches su cuerpo parecía  no haber recibido alimento por meses, pero claro eso era imposible. ¿Podría  una persona sacrificarse tanto por otra? - ¿te sientes bien...?- observaba a aquella mujer, su semblante no era el mejor, pero necesitaba saber. ¿Quién era? ¿Por qué estaba ahí? ¿Qué me había sucedido?. Estaba seguro que aquella mujer despejaría mis dudas.

 

YS:: Sí,  gracias por preguntar - le contesté- me duele el pecho un poco, sólo eso- ¿Quién era aquella mujer...?  ¿Porque estaría aquí?

 

X:: Que bueno mi vida, nos preocupamos mucho por ti, todos estaban muy preocupados por t... - me decía hasta que había decidido interrumpirla.

 

 

 

YS:: Disculpe no quiero ser grosero con usted pero ¿Quién es... usted? – pude observar su rostro desencajado y aquellos ojos brillosos por... mmm, ¡Eso era! Eran lágrimas. Pero, ¿Por qué estaría  llorando y porque me dijo que estaba preocupada por mí? Además ¿A quiénes más se había referido? Sólo podía verla ahí mirándome sin más que decir.  No toleraba su presencia me habría encantado  tanto que... se marchara, su sola presencia me hacía sentir que no fui feliz a causa de ella por un tiempo, pero de nuevo ese dolor, aquel dolor que no me dejaba respirar- Disculpe... Aghhh puede llamar al Doctor... Aghhh por favor...- ni bien había terminado  de quejarme me encontraba desplomado en aquella cama. En mis vagos recuerdos que más parecían como flashes en una fotografía, solo podía verla como aquella mujer se aferraba a mi cuerpo sin dejar de gritar un nombre, el cual suponía que sería… ¡Saeng! ¡Saeng!

 

Ahora… ¿Seria de noche?, pude deducirlo por como el brillo acalorado del sol, las suaves brisas que ingresaban por la ventana que se encontraba ligeramente abierta, ya no existía más, ahora habían  sido reemplazadas por brisas tenuemente congeladas, ellas inundaban la pulcra habitación. Nuevamente la misma cama, la misma habitación, el mismo maldito olor, ¡Odiaba ese olor! Pero aquella vez no había  nadie, ¡Era extraño! pensaba, ¿No tenía familia?, ¿No tenía amigos? Pero que tonto era... ni siquiera podía  recordar... ¿Quién era? Y porque me encontraba ahí.

 Era extraño el no poder recordar quien era, ¿Por qué me encontraba ahí? Es decir, ¿Habría hecho algo muy malo, como para que nadie pudiera verme? No podía sentirme aún más peor de lo que ya me encontraba.

-Disculpe joven, es hora de su baño – me saco de mis pensamientos la enfermera que supuse estaba a mi cuidado – por su estado debo ayudarlo para que no tenga inconveniente al caminar…

 No me oponía a los cuidados que me brindaba pero si era muy preocupante el hecho que haya mencionado sobre… mi estado…

YS:: ¡¿Qu-qué  e-es esto?! - gritaba alterado.  Mis piernas, tenían un color algo violáceo, algo carcomido, un morado horrendo, un morado... de muerto.

 Que pudo haberme pasado para que mis piernas estuvieran así,  ¡Dios mío!,  ¿Qué me había pasado? ¿Qué habría hecho? O… ¿Qué me habrían hecho? Todas estas preguntas rondaban mi cabeza, pero no hallaba la respuesta, no podía encontrarla. La enfermera había terminado de bañarme y momentos después estaba echado en aquella cama.

 YS:: Señorita, disculpe ¿Nadie vino a verme?- Tenía tantas ganas de saber si a alguien le importaba el cómo me encontraba.

-Sí,  joven. Afuera esta una señora que pregunto por usted, supongo que no debe tardar en venir - alcanzo a decirme. ¿Una señora? Acaso sería la misma...

 Las dudas me consumían, no podía contenerlas, tanto eran aquellas que no percibí el momento exacto en que el Doctor, encargado de mi caso, suponía, ingreso a la habitación. Estaba más que seguro que él, despejaría mis dudas… 

- ¡Buenos Noche! Hijo… Dime ¿Cómo te sientes…? – me preguntaba el doctor.

 YS:: Me duele un poco el pecho, siento como si no pudiera respirar – en eso el Doctor empezaba a auscultarme.  No puse atención en que momento la señora de ayer había ingresado a la habitación, pero de pronto la vi. La rutina era la misma, aquel doctor me preguntaba si recordaba a aquella mujer, solo emitía los que mis pensamientos arrojaban, que nunca la había visto en mi vida o al menos eso creía.

 Al parecer el Doctor ya tendría una respuesta a lo que me pasaba.

-Hijo… tuviste un accidente – se limitaba a decirme, sin más detalles – la señora que ves aquí, es tu madre y ha estado pendiente de tu estado de salud – las palabras que el doctor no me sorprendieron del todo, es decir… solo una persona puede tener un amor tan especial, lo que sí es, que me tenía apenado  ver aquel rostro, aquella palidez que mostraba y esos ojos llorosos. Eran por mí… pero algo dentro de mí, no quería aceptarlo. Me negaba. ¿Por qué lo hacía?

 

YS:: No puede ser… - me limitaba a contestar, los ojos de aquella mujer nuevamente eran un mar de lágrimas.

 

- Sufriste un trauma cerebral y eso provocó que tuvieras una amnesia temporal, es por ello que no recuerdas absolutamente nada de tus vivencias o de tus familiares. Lo bueno es que no hayas olvidado de cómo desarrollar tus funciones biológicas, es decir hay algunos casos en donde las personas olvidan de cómo cepillarse los dientes – solo asentía a sus palabras - de cómo ingerir alimentos hasta de cómo ir al baño, en tu caso debiste haber sufrido quizás un evento que tu mente quiere bloquear – mi rostro se encontraba más serio del que podría imaginarlo - …y es por ello que al momento del accidente ayudo a reforzar y se convirtió en una amnesia parcial. Tu memoria puede regresar en cualquier momento o quizás debas vivir con lo que empieces a construir a partir de ahora – solo escuchaba en silencio las palabras de aquel doctor que mencionaba. ¿Olvidar algo? Sabía que algo me había pasado algo, pero en ningún momento mencionó ¿Qué fue lo que me habría pasado?

 

Entre tantos minutos que habían pasado, no pude percatarme en el momento que el Doctor se había retirado de la habitación, no sin antes haber dejado algunas indicaciones a la mujer que minutos antes habría mencionado que era mi… mi madre… Sonaba  extraño, pero lo era.

 Aquella mujer se acercaba a mí  tomándome de las manos con los ojos aun llorosos.

  - Hijo, sé que no me recuerdas… pero haré y haremos todo lo posible para que puedas vivir muy feliz a partir de ahora -  me había quedado viéndola, no sé porque al momento de verla, el pecho me dolía  mucho; era como si… ella lo provocara. Y  a que se refería ¿a partir de ahora?  ¿Qué… no era feliz antes?

 

FRANCIA,  PARIS

 [Jung Min]

 ¡Vaya! ¡Extraño, muy extraño!, no creí volver a verlo, a menos que haya pasado un buen tiempo, tiempo en el que haya podido  haberme olvidado de él…

Paris, fue la primera opción que pensé, como escapatoria de aquel doloroso amor. Amor que me dolió perder. Debía suponerlo. Saeng no sería para mí. Debía conformarme con solo ser su amigo… así fue como me llamó por última vez, cuando lo vi… vestido para la ocasión… Era su boda. Vestía demasiado elegante, al verlo era como ver un hermoso ángel… un bello ángel, poseedor de la más hermosa sonrisa. De un corazón tan bello y puro.

¡Por Dios, Saeng! ¿Tanto lo amaste?

Asuntos de estudios, fue lo que se me ocurrió en aquel momento. Me ayudaría a disimular el verdadero motivo el cual me alejaba de él.  No podía aceptarlo. Lo amaba demasiado como para verlo feliz a lado de alguien que no sería yo. Pero mi amor también se resumía al verlo al feliz.

Si Hyun Joong lo hacía feliz. Yo también lo seria…

En verdad quiero ser artista, ¡Ay rayos como deseo volver a verte, Saeng!, ¡Te extrañaba tanto… me preguntaba… ¿Cómo se encontrará…?  ¿Habrá logrado superar lo de Hyun?… ¿Esta vez podría aceptarme…? ¡Rayos! ¿Por qué me hago tantas preguntas…? Mejor era apurarme para tomar aquel vuelo… que me llevaría a verlo…

Notas finales:

Este cao ya esta editado. :)

Loading...



Introduzca el código de seguridad que aparece debajo: