Amor Yaoi
Fanfics yaoi en español

BIENVENIDO (KIBANARU)

Autor: Jessie Inuzuka

[Reviews - 2]  

LISTA DE CAPITULOS
- Tamaño del texto +

Notas del fanfic:

Un corto trabajo KibaNaru, será breve, para dar paso a mi siguiente trabajo, que será solo para +18. Espero que lo disfruten!!

-Jessie Inuzuka- 

Notas del capitulo:

Comencemos!!

-Te extrañe tanto Kiba- El rubio se acercó para abrazar a su chico perro.

-Naruto, yo, no sé cómo decírtelo-El castaño no sabía que decir llevaba tanto tiempo ensayando aquella escena que ahora estaba estático.

-No digas más, solo bésame Kiba- Naruto se acercó puso su mano sobre el pecho del castaño.

-Naruto, ¿ttu lo sabes?- Kiba interrogo esperando la mejor respuesta.

-¿Qué me amas?, si lo sé, ahora bésame.

Dicho esto Naruto ya encaminaba sus labios hacia una colisión directa con los del otro chico. El pulso de Kiba se aceleró, no lo podía creer por fin estaba pasando, por fin podría besar al chico que amaba en secreto desde hace tanto tiempo. Pero todo lo bueno tiene que terminar, una puerta abriéndose fuertemente saco al castaño de su sueño interrumpiendo así el beso que recibiría.   

-Kiba despierta el almuerzo está listo- Hana entro aquella habitación para mirar como su hermano despertaba de golpe.

-Hana porque siempre interrumpes mis sueños-

-Hoooo ya veo has soñado nuevamente con Naruto, cuéntamelo todo- Se dio cuenta al ver a su hermano sudando y con las mejillas sonrojadas.

-Tú y tu adicción al yaoi, lo hare después-Tendrás que hacerlo apresúrate- La chica salió y serró la puerta. Hana era la única persona en toda la aldea que conocía su amor por el rubio, no pudo ocultárselo a ella, ya que los suspiros del castaño y la infinidad de veces que Kiba pronunciaba su nombre por las noches lo delataban.

Kiba debía resolver algo antes, solo esperaba que su hermana no hubiera notado su erección. Recostado en su cama tomo su mano y comenzó a masturbar su miembro lentamente, cerro sus ojos al venir a su mente la imagen de Naruto comenzó aumentar su velocidad poco a poco hasta llegar a un punto en el que no pudo más.

-Nnnarutooo- El castaño poncio aquel nombre en medio de un suspiro de placer al terminar su trabajo, después de liberar su esencia quedo estático recordando a su zorrito.

Después de superar aquel pequeño inconveniente matutino Kiba se vistió, paso a la cocina desayuno con su familia, trato de soportar las indirectas de su hermano. 

-¿Dormiste bien Kiba?- La risa de Hana demostraba que ella sabía algo que su madre no.

-Que bien que te preocupes por tu atolondrado hermano- La madre no notaba lo que estaba pasando.

-Muy bien, muy bien, Gracias Hana- Kiba decía aquello con sus dientes cerrados-

-Bueno yo me retiro, tengo que reportarme con Tsunade, hoy mismo saldré en misión, Hana quedas responsable de tu desorientado hermano-

-Claro madre, yo sabré lidiar con el- La mujer salió de aquel lugar.

-Hana, sabes es un secreto- Kiba refería a su hermana las indirectas que hacía frente su madre.

-Hay por favor Kiba, Cuéntame tu sueño, ¿otro beso fallido?-

-Sí, otro ¿nunca terminaran estos besos fallidos?- El moreno bajaba poco a poco su vista hacia el suelo.

-Bueno tendrás una oportunidad de hacerlos realidad- La chica pasaba una servilleta por sus labios. 

-¿a qué te refieres?-

-Escuche que mañana regresa Naruto, al parecer término su entrenamiento-

-Es verdad han pasado dos años- El pulso de Kiba se aceleró la idea de ver a Naruto lo ponía nervioso, no sabía cómo reaccionar, como comportarse, sentía que ya no podría hablar con el rubio y fingir ser solo un migo, ya se había casado de esa farsa.

-Te pasa algo- Hana saco de sus pensamientos a su hermano.

-No podré hacerlo Hana, no poder seguir con esta farsa- El moreno miraba hacia la nada.

-Kiba-

-Quizá lo mejor será que me vaya de la aldea un tiempo antes de que nos reencontremos, tratar de olvidarlo- Kiba sonaba decidido. 

-Hermano pero tú lo amas-

-Pero no sé si el me ama, solo soy un amigo más para él, cuando se marchó ni siquiera se despidió de mí, para el solo existe Sasuke- Kiba apretó los puños al decir aquella última frase.

-Tienes razón, quizá la pareja ideal de Naruto sea Sasuke, después de todo él es el más lindo de todos-  Hana tenía un plan.         

-Es un jodido traidor, Naruto no debería invertir ni un solo segundo de su vida en el- Los ojos de Kiba mostraban rabia.

La sangre de Kiba hervía, la solo idea de imaginar a Naruto y Sasuke juntos lo volvía loco, le molestaba, él quería al rubio para sí y para nadie más.

-En que debería invertir su vida, según tu- La sonrisa de Hana molestaba a su hermano.

-En mí, en lo nuestro, y quiero que el este a mi lado y no de ese imbécil- Kiba golpeo con sus puños la mesa de la cocina.

-Entonces hermanito en lugar de ser un cobarde, lucha por el, lucha por Naruto, hazlo por el amor que le tienes, lucha y ganaras, tu puedes- Hana dijo aquello serenamente mientras se levantaba de su silla para retirarse. 

Kiba cayo sentado en su silla abruptamente, recargo su espalda contra la silla, miraba directamente el techo blanco.

-¿Luchar?, ¿Ganar? ¿Naruto, me amas? – Aquellas preguntas que se hizo a si mismo debía meditarlas profundamente.

Kiba salió de su casa, al parecer tenia estos días libres, caminaba lentamente atreves del bosque más cercano, una sola cosa pasaba por su mente, Naruto quien había puesto pies arriba su vida. Encontró un claro en medio de la nada ya se había retirado bastante de la aldea.

Se sentó en la copa de un árbol a contemplar, el ambiente, la tarde ya se adentraba, Kiba pensaba y pensaba en que debía hacer, ¿Debía alejarse del rubio? Y tratar de olvidarlo, o ¿Debía armarse de valor y tratar de conquistar al rubio?

Esas preguntas lo tenían tan ocupado que no noto que la puesta de sol se acercaba, pronto la noche llegaría. Lo había decidido, había llegado a una conclusión, lo haría, lucharía por conquistar a Naruto, no permitiría que el rubio siguiera siendo su “amigo”.   

-NARUTO- Grito a todo pulmón en medio de aquel bosque, podía escuchar el eco de su voz.

Se encamino a su casa, quería descansar mañana tendría muchas cosas que hacer, aquello se frustro pues los nervios que le ocasionaba el regreso del rubio lo tenía en medio de un profundo insomnio.         

 

Despertó al parecer se le había hecho tarde, hace más de una hora que debía ver a Shino pues este le daría los detalles de su próxima misión.

-Maldición, se me ha hecho muy tarde salió de la cama corriendo para vestirse, pero su gran amigo estaba como todas las mañanas como soldado al pie de la guerra.  

Justo cuando iba a ponerse sus pantalones noto aquello.

-No ahora, ni siquiera he soñado con Naruto- un alto vino   inmediatamente al recordar aquel nombre. Hoy era el gran día, aquellos nervios provocaron que su amigo se deprimiera y bajara su intensidad.

Termino de alistarse justo antes de salir de su habitación se colocó frente a un espejo de cuerpo completo, puso su mano sobre su bulto.

-Hoy terminara tu espera amigo, hoy tendrás mucho trabajo- Era obvio que no solo quería saludar al rubio.

Volaba por los techos de las casas de la aldea, su gran amigo Akamaru lo acompañaba, Kiba montaba a su compañero, localizo a Shino y se dispuso a bajar.

-Quien esta con Shino, que raro nadie se acerca a el – Puedo distinguir la presencia de otra persona, pero no supo de quien se trataba.

Akamaru descendió y callo justo enfrente del mencionado, levantado una enorme nube de polvo que limitaba la visibilidad. 

-Shino, llegaste muy temprano- Al momento que decía aquello quedo paralizado totalmente, no se lo podía creer.   

-¿Kiba?- Aquella persona preguntaba.

No podía creerlo lograba percibir cierto aroma, cierta fragancia que le recordaba a el aquella persona se parecía a el, miro las marcas en sus mejillas, su pulso se aceleró, su presión aumento, la sangre se e fue a las puntas de los pies, no quería bajar del lomo de Akamaru, pues temía que las piernas le fueran a fallar.

-HOOOOOO- Esa exclamación de asombro fue lo único que puedo salir de su boca, bajo del perro se acercó al chico.

Trato de aprovecharse de la situación, después de todo se vería normal que tuviera esa cercanía con el chico. Acerco su nariz al pecho del chico fue subiendo poco a poco hasta llegar a su cuello, donde se dio el lujo de hacer una profunda inhalación, cerró los ojos mientras hacía aquello, en su mente la frase “Naruto eres tú” resonaba como un enjambre de insectos.

-Kiba, tu- El rubio estaba en shock nunca había tenido tan cercas así al moreno. 

-Naruto te extrañe- Kiba dijo aquello en su oído solo para que el pudiera escucharlo, sin pensarlo extendió sus brazos y dio un fuerte y cálido abrazo al rubio.

-Kiba- Naruto correspondió el abrazo al parecer él también lo necesitaba. Recargo su mentón sobre el hombro del castaño.

Shino al ver aquello decidió desaparecer de aquel lugar, sentía que sobraba, pese a que el castaño nunca le conto nada, el sospechaba de sus sentimientos hacia el rubio.

Naruto reacciono ya que noto que el castaño podría haberse quedado así todo el día.

-Kiba ya puedes soltarme-

-Lo lamento- El castaño se separó, puedo notar que el rubio estaba bastante sonrojado.

-Naruto, yo quisiera, bueno, tu sabes, podríamos, si tu quieres- El castaño estaba tan nervioso que no podía pronunciar palabra.

-Nos vemos hoy en mi departamento esta noche- El rubio tomo la decisión como si supiera lo que el castaño quería decirle.

-¿Esta noche?, me parece perfecto, nos vemos en la noche –

-Bien, estaré esperándote- El rubio comenzó a alejarse.

-Rayos que sexy- Dijo aquello el castaño al ya mirar al rubio a distancia.

Al notar que Shino ya no estaba, se devolvió a su casa, para buscar su mejor chaqueta, sus mejores pantalones, sus mejores calzones, luego de seleccionar aquello se dio un baño, salió del cuarto de baño con una toalla que lo cubría hasta la cintura dejando ver su hermoso moreno y bien trabajado torso.

Ya vestido y arreglado, salió de su casa más guapo de lo normal, el sexy chico perro de la aldea era ojeado y mirado por todas las chicas en la calle, pero aquello no le importaba, el solo quería ver a su rubio esta noche. Llego a la florería de Ino junto fuerzas para entrar al establecimiento.

-Kiba, vaya que guapo, podría salir contigo, solo dímelo y aceptare- La chica decía aquello desde el mostrador.

-Lo lamento, pero todo esto es  para alguien más-

-Pues es una pena, ¿en qué puedo ayudarte?

-Quiero un ramo de rosas, el más bello que tengas-

-Ufff eso será muy cotoso es tan importante la persona-

-Si muy importante, pásame una tarjeta-

La chica le dio una tarjeta al castaño, en lo que ella formaba el ramo de rosas, el mejor ramo de rosas que había hecho hasta hora.

-Listo Kiba tus rosas, suerte- La chica rio con la esperanza de que Kiba reconsiderada su oferta, lo cual nunca paso.

-Gracias, tu paga-  El castaño pago, salió del establecimiento, coloco la tarjeta en el centro del ramo, dispuesto a ir al departamento del rubio, pronto estaría oscuro.

-Naruto, aquí voy- Detrás de aquellas palabras había mucho coraje y fuerzas que el castaño tubo que juntar para llegar hasta ahí.

Notas finales:

Aquí el primer capítulo creo que serán solo dos o tres, ya veremos cómo se pone la acción. Espero sus cometarios, gracias!!

Loading...



Introduzca el código de seguridad que aparece debajo: