Amor Yaoi
Fanfics yaoi en español

El Ángel Malvado

Autor: RozenDark

[Reviews - 43]  

LISTA DE CAPITULOS
- Tamaño del texto +

Notas del fanfic:

Hola (^3^)/

¿Se acuerdan cuando prometí subir este fic en "Amor Sucio, Amor Limpio"?,  bueno, pues aquí se los traigo y espero les guste ;)

Notas del capitulo:

Y bueno, solo quiero advertirles que se preparen para hacer bilis, odiar a Minato y sobre todo a Kurohi :/

En fin, los personajes de Naruto son propiedad de Masashi Kishimoto y los demás de mi propia autoria. La historia es basada en la película del mismo nombre, con un buen toque de RozenDark

Y sin más que decir, les invito a leer ^3^/

"Lo Que El Ángel Quiere"

 

~°ɞ°~ღ~°ɞ°~

 

En aquella blanca habitación de hospital, una mujer de larga cabellera roja, y ojos de un color violeta grisáceo, miraba con sumo amor y cariño al bebé recién nacido que estaba en sus brazos. Una gran y cansada sonrisa surco su rostro al ver al niño bostezar y quejarse, nada raro, si acababa de salir de su comodidad en el interior de mamá, para poder conocer en su máximo esplendor el mundo exterior. Como toda madre, conto cada uno de los deditos del nene, rozo apenas el poco cabello rubio que su hijo poseía y se sonrojo al ver esos ojitos azules que amenazaban con llorar en cualquier momento.

Viro a ver hacia la puerta, sonriéndole al hombre que tanto amaba y que le había ayudado a crear a tan tierno niño, especialmente porque le encantaba la idea de que su primer hijo se pareciera a él, su amado esposo.

 

— ¿No quieres conocerlo? —, preguntó divertida, mientras su mirada viajaba al bebé —. Naruto está ansioso por conocer a su papá, lo sé cómo su madre —, le dijo.

 

El hombre rubio, se acercó ansioso. Tenía unas inmensas ganas de conocer en persona a su muy querido y esperado hijo. Y cuando por fin pudo verlo, se sintió sumamente feliz, aunque muy en el fondo, sentía algo de decepción al ver que no tenía ningún parecido con su amada esposa.

 

—Y yo que quería a mi niño pelirrojo —, dijo sin más, mientras acariciaba las regordetas mejillas del nene.

—La mujer solo rió divertida —. Lo sé Minato. Ya me habías dicho que querías que se pareciera a mí, pero ten en cuenta que durante estos nueve meses, Naruto nos demostró que en carácter sería igual a mí —, le recordó con diversión.

 

Y era verdad, aquel niño había heredado el carácter explosivo de su madre, no por nada, pateaba cada que algo no le gustaba ni a él y a su madre, y ni qué decir del exceso de comida chatarra que antojaba a su madre, la cual tuvo que medirse lo más posible cuando vio que se estaba pasando en kilitos.

 

—Además, estas singulares marcas de nacimiento son por parte de los Uzumaki, así que deberías sentirte honrado por eso —, presumió con orgullo las dos marquitas parecidas a unos bigotes, que su hijo poseía en cada mejilla.

—Minato rió ante las ocurrencias de su mujer —. Está bien Kushina, ya entendí, Naruto es nuestro pequeño tesoro y siempre lo voy a querer, sea rubio o pelirrojo —, le dijo sincero.

 

Ambos se abrazaron sin llegar a lastimar al tierno niño, el cual solo lloro cuando sintió su hora de comida cercana, la cual no iba a dejar de lado por nada del mundo, ni siquiera por conocer en persona a sus padres.

 

—Parece que alguien ya tiene hambre —, murmuró divertida.

—Así parece —, le respondió, mientras se volteaba para darle espacio a su mujer, ya sabiendo lo penosa que era.

—Sabes Minato, quiero que me prometas una  cosa —, la mujer miro a su esposo con algo de preocupación.

—El rubio la viro a ver con extrañeza —. ¿Qué necesitas? —, preguntó dudoso.

—Kushina miro a su hijo, el cual estaba ocupado comiendo —. Sé cuánto deseabas que Naruto se pareciera a mí, pero aun con el gran parecido que heredo de ti, él es hijo de ambos y mientras tenga una parte de los dos, él siempre se parecerá a ambos, así que te pido que lo ames tal cual es, porque él es el hijo de ambos —, miró a su esposo —. Prométeme que jamás lo abandonaras y que lo apoyarás en todo lo que necesite, no importa que nosotros estemos separados, lo que importa es la felicidad de nuestro amado hijo.

 

Minato solamente miro con preocupación a su esposa, no entendiendo esa reciente preocupación que tenía, porque aun cuando Naruto no se parecía a Kushina, él lo amaba tal cual.

 

—Lo prometo, no por nada es nuestro hijo —, y se acercó a abrazar a su familia.

 

Pero aunque aquel rubio de nombre Minato, haya prometido aquello, muchas cosas pueden cambiar con el pasar de los años. Después de todo, él quería tener un hijo que se pareciera a su amada Kushina y a pesar de que Naruto era un niño doncel muy hermoso y parecido a él, Minato deseaba que hubiera heredado los rojos cabellos de su esposa, y eso se volvería un grave problema, con el pasar de los años.

 

~.o0o.~

 

Ya pasaron veinte años, en unos meses se cumplirían los veintiuno, desde aquella promesa. Promesa que fue rota a los diez años de haberse hecho.

Desde la muerte de Kushina Uzumaki de Namikaze, las cosas no fueron iguales. Minato rompió aquella promesa después del accidente que se llevó a su esposa y el hermano de ella, incluyendo también al esposo de este. Y aunque tuvo que ser fuerte por su hijo, la decisión más grande que tomo, fue adoptar como su hijo a su sobrino, Kurohi Uzumaki.

Sus azules ojos se maravillaron al ver el gran parecido del niño con su amada, así que sin poderlo evitar, lo adoptó.

El niño en cuestión, no era malo, o al menos no lo era ante los ojos de todos, porque la llegada de ese niño al hogar Namikaze, fue un tormento para el pobre Naruto.

Primero fue con cosas pequeñas, como juguetes, ropa, pero con el pasar del tiempo, se incluyeron amistades, todo eso fue lo que Naruto comenzó a perder por culpa de su primo, el cual, era un ángel ante los ojos de todo el mundo, incluyendo a Minato.

Con el pasar de los años todo empeoró. Todo lo que Naruto tenía, pasaba a manos de Kurohi, un claro ejemplo de ello, fue cuando al rubio doncel le regalaron un costoso celular por sus abuelos, obvio que el pelirrojo se sintió desplazado y eso ante los ojos de Minato fue suficiente para quitarle a su hijo el celular y dárselo a su sobrino.

Y así comenzó a perder su felicidad, porque Minato incluso, le dio a Kurohi, la habitación de su hijo, debido a que su sobrino alegó no sentirse cómodo en el lugar donde dormía, por desgracia, Naruto solo asentía con una sonrisa, después de todo, no quería perder también a su padre, aunque muy en el fondo, sabía que eso ya había pasado desde hace mucho tiempo atrás.

 

~.o0o.~

 

Los incesantes sonidos de aquella discoteca impedían que se escucharan los gemidos de aquel pequeño baño. Justo allí, un rubio doncel disfrutaba con gran placer, las embestidas de aquel muchacho, que era un perfecto extraño para él. El joven besaba al menor con gran intensidad y emoción, fue una suerte para él, que tan hermoso doncel se fijara si quiera en alguien como él.

Termino de vaciar su semilla y salió con cuidado del interior del rubio, el cual, apenas y se vio liberado, se limpió como pudo y se vistió.

 

—Tal vez podamos volver a vernos, digo, a mí me gustó mucho usted, Naruto-san —, el muchacho se colocó su ropa y con un sonrojo se dirigió al doncel.

—El rubio solo rió y negó —. Lo siento primor, pero soy alguien libre, no puedo permitirme arruinar eso, al menos no por ahora —, le dijo sin pena alguna.

 

Se le acercó y le dio un último beso en los labios, para después salir y dejar al chico con un muy mal sabor de boca, debido a lo sucedido.

El rubio por su parte, salió de la discoteca y cuando vio que estaba lo suficientemente lejos de aquel lugar, se quitó la peluca, revelando su rojiza y larga cabellera. Tomo un espejo de su bulto y se limpió las marquitas que había hecho en sus mejillas.

 

—Bien, van quince, faltan más para dejar tu reputación de niño bueno por los suelos y así, Sasuke-san será mío querido primo —, comenzó a caminar, mientras reía por lo que estaba haciendo.

 

Y es que, aunque Kurohi Uzumaki fuera un doncel hermoso, muy parecido a su difunta tía Kushina, él no había heredado la belleza interna de ella. Kurohi era malo y envidioso, por ello siempre se aseguraba de hacerle la vida imposible a su primo.

Para su suerte, su tío Minato lo prefería a él y siempre le cumplía cualquier capricho. Pero lo que sucedió una semana atrás, ni siquiera Minato pudo controlarlo.

 

---FLASHBACK---

Kurohi disfrutaba de la gran cantidad de dinero que su tío le había dado para que comprara lo que quisiera, cuando a lo lejos, alguien capto por completo su atención. No sería raro, sabiendo bien de quien se trataba y más porque la persona en cuestión no era de las que se quedaban invisibles ante el mundo.

Quedó completamente embelesado con la belleza de Sasuke Uchiha. El varón en cuestión era perfecto. Un cuerpo bien formado, fuerte y fornido. Cabellos no tan largos con un peculiar peinado que le quedaba como anillo al dedo, todo de un color negro como el azabache. Ojos serios y fríos de un color negro como la noche y una piel pálida y perfecta.

Todo en él era más que perfecto, y ni que decir de la fortuna, porque la familia Uchiha era una de las más adineradas e importantes de todo Japón. Así que si, Sasuke uchiha era perfecto para él, pero había un problema, el varón era novio de su primo y al parecer tenían ideas para algo más.

Eso lo hizo enojar, así que hablo con su tío, le dijo que él amaba al varón y que Naruto solo se hizo novio de él para herirlo.

 

—No lo sé Kuro, es que no creo a Naruto capaz de hacer tal cosa —, Minato se veía indeciso de creer aquello, simplemente porque su hijo no era malo.

—El pelirrojo se alteró, era una de las pocas veces en las que su tío dudaba de él. — ¡Pues créelo! —, le dijo con desesperación —. Naruto no me quiere y no se la razón de eso —, comenzó a llorar, esperando que eso convenciera a su tío.

—Tranquilo Kuro, te creo y cuando Naruto llegue hablare seriamente con él —, le dijo con seriedad.

 

Obviamente Minato le creyó y para variar, quiso hacer que Naruto terminara con Sasuke, pero lo que paso, no se lo esperaba nadie...

 

—Te lo ordeno Naruto, termina con ese chico, que no es bueno jugar con los sentimientos ajenos —, le dijo ya molesto, su hijo no daba su brazo a torcer y no sabía porque.

—Pues vete a la mierda papá, yo amo a Sasuke y apenas terminemos la carrera nos vamos a casar, pese a quien le pese —, hablo decidido —. Así que háganse a la idea de que por una vez seré egoísta y les diré que no.

 

Y para descontento de Kurohi, Minato lo acepto a regañadientes. Por ello, decidió que si no le darían lo que quería, haría que Naruto quedara marcado por su reputación de fácil y bien sabía que tan rápido corrían los rumores.

---FIN DEL FLASHBACK---

 

—Pobre de ti primo, debiste de hacer caso, ahora vas a sufrir más. —, divertido murmuro aquello, mientras veía a lo lejos a su siguiente víctima.

 

~.o0o.~

 

Cierto doncel rubio de ojos azules, miraba con algo de frustración a su azabache novio, el cual solo lo miraba con preocupación, ya sabiendo el nombre de las penas y tristezas de su pareja.

 

— ¿Qué hizo esta vez tu primo? —, preguntó sin más.

—Naruto solo negó frustrado —. Dirás, ¿qué no hizo? —, lo miró con preocupación y una profunda tristeza —. Sinceramente, ya no sé qué más hacer, es decir, Kurohi perdió a sus padres, pero si lo ves de este modo, también yo perdí a mi madre y aun con el parecido, no entiendo porque mi primo me odia, ni siquiera recuerdo haberle hecho algo —, comenzó a hablar acerca de sus males.

—Sasuke solamente lo abrazo —. Tranquilo, solo debes soportar un poco más, porque apenas terminemos nuestros estudios, nos vamos a casar —, le dijo.

—Naruto solamente le sonrió —. Sabes que no quiero casarme de esa manera, así solo sentiré que te casas para ayudarme a salir de mi problema y eso no es algo que me agrade —, le hizo ver —. Y bueno, sobre lo que mi primo hizo, pues ya sabe que tú y yo tenemos una relación y le dijo a mi padre que solamente ando contigo porque a él le gustas —, se alejó de los brazos de su novio y frunció el ceño al recordar lo sucedido con su padre —. Lo peor fue escuchar a mi padre, ordenándome dejarte para su siempre bueno Kurohi —, miró a su novio con un tierno puchero en sus labios.

—Bueno, pues puedes estar tranquilo, porque no le haría caso a tu primo por nada, especialmente porque a ti te conozco de toda la vida —, le beso la frente.

 

Y lo que Sasuke decía era verdad, él conocía a Naruto desde que tenía uso de razón y todo porque su madre y suegra eran mejores amigas e incluso los shippeaban cuando él y su novio apenas tenían cuatro años.

 

—Y para que veas cuanto te amo, te invito a comer ramen —, le dijo para calmarlo.

—Naruto lo abrazo de la emoción, olvidando su reciente enojo —. ¿Te he dicho que eres el mejor novio? —, preguntó emocionado.

—Solo cuando te invito a comer ramen —, le dijo divertido.

 

Y ambos tomaron sus cosas, para después comenzar a caminar con dirección al restaurante de ramen, lugar donde solo iban cuando cierto azabache quería animar a su novio.

 

~.o0o.~

 

Minato se encontraba firmando algunos papeles con respecto a las recientes alianzas de compañías, claro que le era difícil concentrarse, si frente a él estaba su amigo y abogado familiar, el cual como siempre le reprendía por según él, consentir a su sobrino y regañar a su hijo.

 

—Minato, te lo vuelvo a repetir, no sigas haciendo lo que haces con Naruto, especialmente por alguien como Kurohi —, le dijo seriamente el abogado.

—Y yo vuelvo a decírtelo Kakashi, Naruto no es ningún angelito, mira que bajarle el novio a su primo, eso es algo muy malo —, le dijo ya molesto.

—Y como siempre le creíste a tu sobrino —, el hombre solo negó. —Solo diré que si algún día Naruto decide demandarlos a ambos, yo mismo lo ayudare —, se puso de pie y tomo su maletín. —Me despido, tengo una cita con mi esposo —, salió del lugar sin recibir respuestas.

 

Ya afuera del edificio, el hombre de cortos cabellos plateados, miro la carpeta que tenía en su maletín, carpeta que tenía el nombre de Kushina Uzumaki, para después mirar hacia el edificio donde minutos antes discutió con su amigo.

 

—Amigo, espero y cambies tu actitud o de verdad te vas a arrepentir, especialmente si llega el diez de octubre —, murmuró para después comenzar a caminar.

 

~.o0o.~

 

Minato por su parte solo suspiro con resignación. Sabía bien que su amigo e incluso sus mismos padres, detestaban a su sobrino y defendían a capa y espada a su hijo, pero es que ante él, Naruto era todo, menos un chico bueno, especialmente con el pobre de Kurohi.

Decidió no darle importancia a las palabras de su abogado y siguió firmando aquellos papeles.

 

—Son solo tonterías de Kakashi —, se dijo a sí mismo, no haciendo caso a lo sucedido con anterioridad.

 

Desvió su mirada hacia la foto de su difunta esposa y no pudo evitar que las lágrimas no salieran. Si tan solo Kushina estuviera, ella sabría qué hacer con su hijo.

Salió de sus pensamientos al escuchar que su celular comenzó a sonar, más concretamente, el sonido de un mensaje, el cual abrió a los segundos, llevándose una no muy grata sorpresa. Un vídeo fue enviado, pero el protagonista de ese vídeo es lo que lo dejo anonado y furioso, e hizo que dejara lo que hacía y se pusiera de pie.

 

—Este mal comportamiento acaba ahora Naruto.

 

 

 

 

 

Continuará

Notas finales:

Y eso es todo por ahora, y aunque se que esta medio confuso, ese es el chiste de una historia larga xD

En fin, espero y les haya gustado ;)

Nos leemos pronto

Chau chau (*_-)/

Loading...



Introduzca el código de seguridad que aparece debajo: