Amor Yaoi
Fanfics yaoi en español

Una historia de amor KibaNaru

Autor: Jessie Inuzuka

[Reviews - 20]  

LISTA DE CAPITULOS
- Tamaño del texto +

Notas del capitulo:

Hola, esta será una historia, un poco fuera de lo normal. No acostumbro a escribir cosas así, per bueno lo intentare. Confieso que la escribo porque me molestaron los últimos capítulos de Naruto. Así que pensé, “bueno Naruto también puede ser chica sexy para Kiba” ¿Ridículo? Pues si, bastante JEJEJEJE.


Espero que le den una oportunidad a la historia. Y espero no incomodar a nadie, con ella. Gracias y, bienvenidas y bienvenidos.  

Naruto deambulaba libremente por Konoha, acompañado de su amigo pálido Sai. El cual para su mala suerte debía soportar los quejidos de Nruto. Lo que había comenzado como una cálida caminata de amigos, se había convertido en un confesionario de quejas.

-Creo que estas exagerando, Naruto-

-¿Exagerando? Un mes Sai, un mes-

-Bueno tómalo como un descanso- Trataba de ser cordial con su amigo. Pero hasta ale pelinegro tenía un límite, el cual no estaba muy lejos, por cierto. 

Sai miraba incrédulo como su amigo golpeaba un árbol, en medio de una rabieta caprichosa sin sentido.

-Bueno, ya que. Tendré que hacerlo-

-Si, ordenes son ordenes- Daba una pequeña palmadita a su hiperactivo compañero.

El motivo del disgusto de Naruto, es el hecho de que dada la peligrosidad que implicaba que el saliera de la aldea, pues temían fuera raptado por Akatsuki, había recibido la orden no realizar ninguna misión y por supuesto no salir de la aldea. Lo cual frustraba bastante al adolecente, pues estaba acostumbrado a ser libre, y andar sin que nadie le digiera nada.

-Me moriré de aburrimiento.- Se dejaba caer en una banca del parque.

-Puedo prestarte libros, y claro puedo ¿Visitarte?- El pelinegro se ruborizo y viro en otra dirección su rostro.

-¿Sai?, muchas gracias, pero no me gusta leer, será mejor tus visitas- Naruto veía con gusto como el pálido poco a poco desarrollaba sus relaciones de amistad.

Un pequeño silencio se formó entre los dos, como si se hubieran recordado un recuerdo vergonzoso, o algo por el estilo.

-Supongo que tendrás muchas misiones-

-Si, así es. Hay bastante trabajo- olvido que su misión de hora era consolar al rubio.

-Y, yo aquí encerrado- Bufo  nuevamente molesto.

-Toma esto, quizá pueda servirte- Le extendió uno de sus libros.

-Entendiendo el amor ¿Qué clase de libro es este?- Leía el titulo mientras miraba la pasta dura de dicho libro.

-Puede ayudarte a despejar muchas cosas, nunca está de más leer algo asi, puede servirte-

-Lo dudo, pero gracias Sai, intentare leerlo- Lo gordo en su bolsillo trasero.

 

La noche callo y sobre la aldea, y con ella el regreso de un equipo ninja, que entregaban el reporte de su misión. El equipo, estrenaba a su nuevo capitán, el cual provisionalmente estaba al mando, mientras la capitana original regresaba.

-Bien puedes retirarte- La mujer despacho al chico luego de recibir los informes.

El moreno salió del el edificio hokage. Fornido, de un cabello castaño, portando su chaleco táctico verde, debajo de su chaqueta de cuero negra que hacia juego con su pantalón, portando con orgullo la banda de la hoja, y una media sonrisa de lado que proyectaba seguridad, incluso con sus hombros levantados un poco de mas, pues estaba orgulloso del encargo que le habían encomendado, caminaba recto y con sus puños formados dentro de las bolsas de su pantalón.

-Todo listo, podemos irnos a casa- El moreno llamo la atención de sus dos compañero que lo esperaban en las afueras.

-Kiba-Kun, estas irreconocible- Tímidamente Hinata opino, la nueva actitud de madures que su amigo había tomado, le agradaba.

-Pareces todo un capitán- Recargado sobre el tronco de un árbol, y con su clásico todo serio Shino opino.

Aquello era verdad, Kiba llevaba apenas una semana al frente del equipo y, resultaba sorprendente como este había madurado en cuestión de días, estaba totalmente diferente.

-Pues porque lo soy, soy lo máximo- Formo un puño y salto, mientras sus amigos lo miraban con una gota de sudor arruinando la impresión.

Kiba y Ninata caminaban por las calles de Konoha, la aldea parecía más alborotada de noche.

-Nuestra siguiente misión será pronto, espero que estés lista Hinnata-

-Claro, deberías descansar algo, has estado muy activo estos días, tómatelo con calma-

-Si, seguiré el consejo. Adiós. Vamos Akamaru- Se despidió de la pelinegra y se marchó acompañado de su fiel compañero.

Tan pronto llego a su habitación, aquel porte de orgullo y fuerza, desapareció poco a poco, conforme caminaba por esta. Sentía su piel llena de tierra, pero eso no le importaba no ahora. Solo quería hacer aquello que llevaba ya varios días queriendo hacer.

Con todo su cuerpo adolorido, se tumbó lentamente sobre su cama, sintiendo como cada musculo de su cuerpo se relajaba y acomodaba sobre el cálido y blando colchón de su cama. Hasta sentir una descarga eléctrica que recibió al tener todo su cuerpo descansando, aquello era la gloria.

-Aquella chica- Dijo en voz baja, recordando a la chica que había logrado llamar su atención, pero solo eso, pues muy en el fondo sabía que solo había sido un encuentro. Y que muy dentro de él la imagen y el recuerdo de cierta persona siempre estarían en su corazón.

-Necesito descansar, quien sabe buscar algo de diversión- Burlonamente, pensó inmediatamente, en buscar un encuentro sexual, hacía mucho que no lo hacía y quizá estos días de descanso seria la oportunidad perfecta.

Planeando sus travesuras y vencido por el cansancio, trato de buscar la mejor postura, se cuestionaba ¿Cómo estará? Hacía mucho que no miraba a esa persona, y finalmente derrotado  se quedó dormido.

 

-¿Qué se supone que hare?-

-Bueno eres un ninja muy creativo, ¿porque no intentas poner en práctica tus jutsus?-

-Que buena idea Sai-

-Anqué no se me ocurre cual- Rascaba su barbilla tratando de concentrase.

-Tienes algunos muy únicos y originales, piénsalo- Le mandaba indirectamente ideas a su amigo, pero este parecía no captarlas.

-No se me ocurre nada por ahora, tendré que pensarlo esta noche-

Luego de despedirse de su amigo, Naruto pensaba sentado en su comedor. Jugaba con el vaso de unicel, que alguna vez había contenido el ramen instantáneo que fue su cena.   

Por algún motivo el sentimiento de soledad se le cargaba esta noche, aún más. No entendía por qué, solo sabía que cada vez se volvía más difícil de sobre llevar. Quizá porque ahora se encontraba en su adolescencia.

-Que solo esta, este lugar-

Invadido por ese sentimiento se olvidó por completo de lo que estaba pensando, y decidió que lo mejor era irse a dormir. 

Notas finales:

Primer capitulo, por favor comenten. 

Loading...



Introduzca el código de seguridad que aparece debajo: