Amor Yaoi
Fanfics yaoi en español

39. Un Frío día de Invierno (25)

Autor: dayanstyle

[Reviews - 49]  

LISTA DE CAPITULOS
- Tamaño del texto +

Notas del fanfic:

LLEGAMOS A LAS 200.000 LEIDASSSSSSSS

FIESTAAA EN AMERICA FIESTA EN AMERICA... ah no esa no era..

como les prometi nenes... 3 fics seguidos tanto como pueda, porque como sabran las cosas no estan muy bien por mi pais y buehhh esto es largo y tendido de contar entre otras cosas que me tienen saturada la cabeza..... eeeen fiinnnn... no los voy a retrasar.... 

tambien se aceptan rw en Wattpad nenessss a subir esas leidas, las que quieran releer los fics por este medio pueden hacerlo juju

XD

Notas del capitulo:

a leerrrr

Eric Moon estaba arriba de su caballo supervisando sus tierras viendo el sol ponerse a la distancia. Eso era una hermosa vista. Una de la que nunca se cansaba de ver. El rojo y el naranja pintando el cielo parecía una obra maestra.

Amaba la tierra de la que ahora era propietario. Era algo que le quitaba el aliento al verla cada día, no importaba la hora del día que fuera, pero lo que realmente amaba era el final del día cuando sabía que era momento de descansar del duro trabajo. Estaba feliz de haber establecido a su familia en la Villa Kim. No había un día que no estuviera agradecido de lo que tenía.

Solo deseaba que su esposa lo hubiera visto. Ye Eun amaba ver el atardecer con él. Amaba hacer todo con Eric. Esa era una de las cosas que más amaba de ella. Ella era tan relajada.

Eric se frotó el área del esternón donde sentía el vacío dolor en su interior mientras comenzaba a regresar a su pequeño rancho. Su semental gris se movía con un lento ritmo, sabiendo que Eric estaba bien por ahora.

Eric no tenía prisa.

 

Su caballo, Amor Perdido, lo había acompañado durante años, pero aun tenía buen espíritu como el día que su esposa le había regalado al semental justo antes de morir.

Eric se limpió la garganta, sintiendo que un nudo se formaba. Eso sucedía cada vez que pensaba en Ye Eun. Ella había  sido  una  dulce  chica,  una  amorosa  madre,  y una maravillosa persona. La extrañaba terriblemente.

 

—Vamos, niño, vamos a casa. —Eric guió el caballo al establo, sintiéndose tan viejo como realmente era. Últimamente las palabras de sus niños seguían repitiéndose en su mente. Ellos le decían que tomara una amante para calentar su cama, pero Eric se había rehusado.

Sabía que había pasado mucho tiempo para  que avanzara y encontrara a alguien con quien compartir su cama, pero nadie estimulaba el interés de Eric. Lo que nunca les dijo a sus niños era que su madre no había sido su pareja. Eso no le importó. Desde el primer momento en que puso los ojos en Ye Eun, se había enamorado de ella. Eso era suficientemente bueno para él.

Desmontando, Eric quitó la montura y la manta y entonces cepilló a Amor Perdido, hasta que brilló antes de llevarlo a la caballeriza y darle avena. Pasó la mano por la cabeza del semental antes de dirigirse a casa. Podía oler el estofado cocinándose desde el porche del frente.

Ese era su favorito.

 

—Algo huele bien —dijo Eric mientras entraba en la cocina e inhalaba profundamente.

—Como si no supieras lo que es —dijo Yoseob, la pareja del más joven de sus cachorros—. Reconoces el olor del estofado desde un kilómetro.

Lo hacía. Eric también podía oler los biscuits de mantequilla en el horno. —¿Tenemos miel?

—Si. Le puse llave a la despensa así pude evitar que Ryeowook tirara todo lo que hay allí de nuevo —dijo Yoseob señalando con la cuchara el candado en la puerta de la despensa—. Estaba volviéndose loco. Jura que todos vamos a morir por comer lo que está ahí.

 

Eric sacudió la cabeza. Ryeowook  era un chico extraño. Nunca había conocido a un vampiro tan preocupado por la salud de otras personas. El chico era excéntrico como el infierno, pero en lo que a Eric concernía, Ryeowook era familia.

Solo deseaba nunca haber introducido al chico en el café.

 

Eric se frotó el estómago de nuevo cuando olió el estofado en la estufa antes de salir. Necesitaba lavarse antes de cenar. —Avísame cuando la cena esté lista. Iré arriba a lavarme.

—Lo haré —dijo Yoseob y entonces gritó—: Jongin llamó.

 

Eric regresó a la cocina, las manos en las caderas y entrecerrando los ojos hacia la pareja. —Podías habérmelo dicho antes de que saliera.

Yoseob se encogió de hombros, con un travieso brillo en sus ojos. Había estado mucho tiempo junto con los cachorros de Eric. Lo travieso se le había contagiado a Yoseob. —Es más entretenido ver que regresaras.

Eric pasó su mano sobre la incipiente barba en su mentón y luego movió la mano hacia Yoseob. —¿Quieres decirme lo que quería el Alfa, hijo?

Yoseob comenzó a sacar los platos del gabinete mientras contestaba. —Dijo que necesitaba voluntarios en el Centro recreativo mañana. Ellos tendrán su competencia anual de basquetbol y necesitan algunos chaperones para los niños.

—Enviaré a Seung Ho y a Lee Joon.

Yoseob  bufó,  mientras  dejaba   los  platos  en  la mesa.

r13;Necesita   chaperones,   no   más   niños.  Además, te pidió específicamente. Eric nunca había estado en el Centro recreativo.   No tenía necesidad. Tenía un rancho que lo mantenía muy ocupado, para ser voluntario —con lo mucho que le gustara— no era posible tener más tiempo. Pero Jongin había pedido un favor, algo que raramente hacía. —Dile que estaré ahí.

—Le llamaré tan pronto como termine de arreglar la mesa.

 

Eric subió corriendo las escaleras, dirigiéndose a la recámara para tomar una agradable ducha caliente. Se sentó en la silla y se quitó las botas, deslizó los jeans bajo su cuerpo y los lanzó a la cama. Se quitó la camiseta y entró en el cuarto de baño, lanzándola en la canasta. Una vez que reguló el agua, Eric se quitó los calcetines y ropa interior.

Gimió cuando se colocó bajo la ducha y sintió el calor en sus doloridos hombros. Había estado arreglando cercas la mitad del día en el frío invierno, y podía sentir los nudos en sus músculos. Había sido un largo día y todo lo que quería era una agradable cena e ir a la cama.

Mientras el agua bajaba por su cuerpo, Eric curvó sus dedos alrededor de su pene, apretando fuerte, y comenzó a jalarlo lentamente. Él se entregó a su fantasía mientras el vapor lo rodeaba, creando un velo en donde nadie sabría sus pensamientos ni vería sus deseos.

Imaginaba a un hombre de rodillas frente a él, lamiendo la cabeza de su pene, su lengua brillaba sobre los dedos de Eric mientras masturbaba su duro pene. Había pasado mucho tiempo, como si hubiera sido en otra vida, desde que había estado con otro hombre.

Eso había sido antes de su esposa, y solo una vez, pero eso alimentaba su apetito bisexual. Eric nunca había permitido que sus hijos lo supieran, no es que se avergonzara de anhelar el toque de un hombre ahora y entonces. Eric había crecido en una época diferente, una época cuando dos hombres juntos era un llamado para el linchamiento. Una parte de la manera en que era la vida. La vida hace mucho tiempo, y eso aun   estaba colgado en él.

 

Eso era extraño considerando que todos sus hijos eran gay.

 

Pero Eric era un hombre muy privado. Había sido educado para mantener sus asuntos de la recámara para si mismo. Si algunos de sus hijos hubieran preguntado, él no lo negaría, pero nunca lo habían hecho.

Sus reflexiones se dispersaban mientras arqueaba la espalda, semen salió disparado de su pene y se iba por el drenaje. Mientras se debilitaba apoyó la cabeza en la pared de azulejo. Masturbarse aliviaba la tensión, en algo, pero una dolorosa sensación de soledad siempre le seguía, recordándole que aun estaba solo.

Eric suspiró mientras soltaba su flácido eje y se lavó su cabello y cuerpo. No tenía sentido deprimirse. Había pasado mucho tiempo sin alguien, así que podía seguir de esa manera. Tenía un rancho que atender y unos chicos que vigilar. No tenía tiempo para enredos.

Con solo una toalla alrededor de la cintura, Eric entró a la recámara. Sacaba unos jeans del cajón cuando oyó a Ryeowook gritar con toda la fuerza de sus pulmones. Eric salió del cuarto y entró al pasillo.

El vampiro estaba ahí moviendo los brazos y tenía la cara ruborizada. —No importa. ¡Envíalo lejos!

—¿Qué sucede? —Eric le preguntó al agotado vampiro.

—¡Regresó!

 

Eric suspiró fuerte mientras regresaba a la recámara. Una vez que se vistió, le indicó a Ryeowook que entrara a la  recámara.

r13;Toma asiento.

 

Ryeowook se sentó en la silla, cerrando las manos entre las rodillas mientras veía a Eric.

 

—Normalmente me mantengo fuera de los asuntos de los demás, pero realmente me gustaría saber por qué rechazas a tu pareja.

Ryeowook se recargó en la silla y se mordió el labio inferior, haciendo sus colmillos más pronunciados. —Porque los shifters y los vampiros son enemigos —contestó tranquilamente.

Eric sacudió la cabeza. Había oído a Ryeowook  decir eso antes, pero no creía que el chico hablara en serio. — Ryeowook, vives en una casa llena de shifters. Dime en dónde está la lógica en ese pensamiento.

 

Ryeowook se movió hacia adelante. —Ustedes son diferentes. Son osos.

—Junho es un vampiro.

—No nació como un vampiro.

—Lay de la manada Kim es un vampiro emparejado con un lobo Timber.

—De nuevo, él no nació vampiro.

—¿Jiyong?

—Medio.

 

Eric se apoyó contra la cómoda y cruzó los brazos sobre su pecho. —¿Quién te enseñó que los vampiros y los shifters son enemigos?

Ryeowook se encogió de hombros. —Mi padre. Dijo que si un real vampiro se emparejaba con un shifter, éste lo mataría. Dijo que los shifters seducen a los vampiros y entonces ¡les drenan su sangre!

 

Eric podía ver que tendría trabajo para rato. Ryeowook  había sido sometido durante años a los prejuicios. —Él es tu pareja, Ryeowook. ¿Por qué crees que Yesung te lastimaría? El hombre llama todos los días, viene para tratar de hablar contigo, y ningún hombre en la tierra se equivocaría al ver que tú eres el centro de su universo. Tienes que ver eso. —Eric se arrodilló frente a Ryeowook, colocando sus manos en las rodillas del hombre—. Dale una oportunidad.

Cuando el labio inferior de Ryeowook comenzó a temblar y lágrimas caían de sus ojos, Eric jaló a Wook en un abrazo y lo   sostuvo.

r13;No es demasiado tarde. No lo has perdido.

—No lloro por eso.

 

Eric se apartó viendo las lágrimas de sangre caer de los oscuros ojos de Ryeowook. —¿Entonces por qué?

—¡Llamé a mis hermanos para que se encargaran de él! r13; Ryeowook gritó y se cubrió la cara—. ¿Qué he hecho?

Si, eso podía ser un problema.

—¿Ellos dijeron cuándo vendrían? —Eric necesitaba llamar al Alfa y advertirle. No eran buenas noticias para la familia. Además de que Yesung era el primo del Alfa. Eso podría ser motivo para que le pidieran dejar la Villa Kim.

Y eso sería lo más amable que el Alfa podía hacer.

 

Eric no quería pensar en otras cosas que el Alfa podría hacerle a la familia de Eric. Sabía que Jongin protegía a su familia con vehemencia. No había áreas grises para el hombre. Eric se sentía de la misma forma con respecto a sus cachorros y las parejas de sus cachorros.

Si alguien golpeara a alguno de los suyos, podría matarlos.

Así de simple. —¿Puedes llamarlos?

 

Ryeowook sacudió la cabeza y se limpió los ojos con la palma. r13;Ellos vienen en camino. No contestan. ¿Qué voy a hacer?

Esa era una maldita buena pregunta. —¿Cuánto tardarán en llegar?

—Una semana a lo mucho. Mi aquelarre está muy lejos de aquí. Solo llegué aquí porque tenía grandes sueños de una vida fuera de las estrictas reglas de mi padre. ¡Y ahora van a matar a mi pareja! — Ryeowook lloró—. ¿Qué hago? Dime, Pa. Haré lo que digas.

—Quédate en casa. Y por amor de Dios, no hables con Yesung hasta que pueda aclarar esto. — Ryeowook podría no ser su hijo biológico, pero los Moon no eran solo los que tenían los mismos lazos de sangre. Familia eran todos los que vivían bajo el mismo techo. Y eso incluía a Ryeowook. Eric arreglaría esto.

—Me reuniré con Jongin mañana. Le hablaré de esto. Sigue tratando de contactar a tus hermanos. —Eric colocó la mano en la parte de atrás del cuello de Ryeowook, haciendo que el vampiro lo viera a los ojos—. ¿Me oyes?

—Si, señor. — Ryeowook se limpió la nariz y se levantó de la silla. Se veía de nuevo perdido.

Eric bajó las escaleras para reunirse con su familia para cenar. En lugar de ser un momento de relajación, sabía que tenía que hablar con sus hijos. Tenía que hacerlo ahora.

—¿Podemos ser expulsados de aquí? —Seung Ho preguntó.

—Es una posibilidad. Jongin es un hombre justo, pero cuando se trata de su familia, él no va a querer líos alrededor.

—¿Cómo está Ryeowook? —Mir preguntó.

 

Eso decía mucho acerca de su familia, nadie culpaba al vampiro. Incluso Mir, quien había vivido durante años en la manada de Jongin, estaba preocupado por Ryeowook. Eric no podía estar más orgulloso de su familia. —Está pasando un duro momento desde que le expliqué que le habían mentido toda  la vida.

 

—Eso es una jodida —dijo Lee Joon—. Desearía tener al que le llenó la cabeza de mierda, le patearía el trasero ahora.

—Eres adoptado —dijo Seung Ho—. Lo siento, Pa ha sido demasiado amable para decírtelo.

Lee Joon tomó un biscuits y lo lanzó a la cabeza de Seung Ho. —¿Y cómo sucedió que tuvo otros seis hijos que se parecen a mi?

—Está bien, eres clonado. —Seung Ho se rio y bajó la cabeza—. Solo estaba diciendo.

—Niños —Eric advirtió. Él tenía que reprenderlos, pero estaba feliz de ver que no enloquecían de preocupación. No era bueno preocuparse por lo que aun no sucedía.

—Saldremos de esta —dijo Leo tomando un   biscuits—. Somos familia. Esto nos involucra a todos.

Y  eso  era  exactamente lo que Eric  quería oír.

r13;Hablaré con Jongin mañana.

«Quizás al estar en un cuarto lleno de niños podría calmar la noticia». Eric disfrutó el resto de la comida con sus hijos y las parejas, dejaría para mañana lo de mañana.

—Ustedes niños, necesitan encargarse de mis tareas. Amor Perdido necesita nuevos zapatos, y el veterinario tiene que revisar a Mimbsy.

—Yo puedo encargarme de tus tareas —dijo LEO tomando dos biscuits más.

 

—Gracias —contestó  Eric. Viendo  a la mesa,  sonrió consigo mismo por su familia. Se había extendido con las parejas y amaba eso. Esperaba que el resto de los chicos encontraran a sus parejas también.

Todos sus hijos merecían ser felices.

 

continuara...

Loading...



Introduzca el código de seguridad que aparece debajo: