Amor Yaoi
Fanfics yaoi en español

Maldita vida de perros.

Autor: Eliann

[Reviews - 6]  

LISTA DE CAPITULOS
- Tamaño del texto +

Notas del fanfic:

¿El resumen lo dijo todo? 

Ah, ¿se preguntaran porque estoy aquí? En un lugar apestoso, lleno de moho, agua, suciedad y excremento, además de que estoy encerrado. . .herido y sin poder salir.

Bueno, soy un hibrido de perro lobo ¿genial no? No, no lo es, mi madre era una loba y mi padre un perro en fin tuvieron un cachorro que soy yo y este tipo de aquí me adopto, al principio de mis años todo fue bien me alimentaba me cuidaba, todo perfecto.

¿Y qué paso luego? Peleas de perros, eso paso, cuando cumplí los dos años comenzó a meterme en peleas de perro, volviéndome agresivo, matándome de hambre, por ser un hibrido soy más grandes que los otros perros. . .pero estoy cansado de esta maldita vida, de vivir en la inmundicia, de recibir mordidas a cada día y de que mis colmillos se manchen con la sangre, he nacido para algo mejor que esta vida tan miserable, al menos eso creo.

Nuevamente le veo bajar y golpea mi jaula con una sonrisa, me dice lo mucho del dinero que le he hecho ganar y que pronto me hará participar en otra pelea que no puedo comer por ello, desgraciado te odio tanto, quisiera morderte la maldita cara.

Como quería despedazarlo me colocaba un bozal, demasiado apretado por que los otros ya lo he roto, como uno siete en lo que va del año, me arrastro hasta mi próxima jaula para ir nuevamente a ese lugar de pelea, estoy cansado de esto a veces ansió dejarme ganar, pero aun quiero. . .aun quiero seguir con vida.

Creo que hay algo mucho mejor que esto, solo tengo que encontrar una forma de escapar, de este bozal de este maldito collar eléctrico que cada vez que intento arremeter contra él me da una potente descarga. . .lo odio.

Me tiro hacia una jaula sonriéndome, escuchaba a los demás perros ladrar algunos enojados con sus dueños por tenerlos aquí otro solo quería arremeter contra los demás porque adoraban a sus dueños a eso yo los llamaba los estúpidos porque a pesar de ser maltratado por sus dueños lo seguían queriendo.

Una sirena comenzó a sonar alertándonos a todos, varios comenzaron a ladrar todos, excepto yo, yo no ladraba, no podía hacerlo, varios de los hombres comenzaron a salir de lugar hasta mi dueño, pero al parecer otros humanos los detuvieron y comenzaron a entrar en donde estábamos nosotros.

-Como suponíamos peleas de perros –Profirió –pobre animales, no merecen estar aquí.

-Espera tiene que ver si son agresivos ten cuidado –Me quede mirando a esas personas tal vez podrían sacarme de esta miserable vida, con eso en mente me acerque al final de mi jaula –

-mira este ¿no es un hibrido? –Comentó –

-Así parece debe ser más peligrosos que los demás –Respondió el otro –

-Tal vez tengan que darle eutanasia –el que solo dijera esas palabras me asusto ¿matarme? ¡Yo no te he hecho absolutamente nada y deseas amatarme! ¡Solo por ser un hibrido! ¡Pues sepas que yo no deseaba esta maldita vida! ¡Humano de mierda! ¡¿Dices querer salvarme y me pones una sentencia de muerte?! ¡¿Qué mierda de ayuda es esa?! –

Me quede quieto, tal vez deba aprovechar para escaparme de sus manos abrieron mi jaula para sacarme, me mostré tranquilo dejando que a mi collar le colocara un amarre.

-parece ser bastante sumiso –respondió uno, o te mostrare que tan sumiso puedo ser humano ya lo veras no voy a morir –

Cuando me iban a subir al carro de un solo jalón me le solté entre policías y otros humanos intentaron atraparme pero no lo lograron salí corriendo lo más rápido que mis patas daban, ¡Hay está tu sumiso! Corrí por horas el sonido de la sirena solo me alertaba a seguir huyendo salté una cerca y termine dentro de una casa, tal vez pueda descansar un poco aquí.

Me escondí entre unos arbustos, estaba demasiado cansado, tenía sed y hambre también demasiada hambre, lo mejor será descansar intentare quitarme este bozal y esta correa como pueda, no dejaré que esos humanos me atrapen.

Al despertarme sentí unas caricias cálidas en mi pelaje, desde hace tanto tiempo que no sentía unas caricias así, suaves, sin ningún tipo de malicia, al abrir los ojos me topé con el rostro de una persona y esos grandes ojos azules.

-Despertaste –Me sonrió volviendo a acariciarme, sentí rencor demasiado y le ataque, se alejó por un momento, estaba asustado podía olerlo –todo estará bien no te hare daño.

¡Eso es mentira! Los humanos solo han sabido causarme daño, no creo en ti ni en los de tu especie, son traidores, repulsivos, son escoria para mí… Ni aunque confié en ellos, de seguro tú también querrás practicarme la eutanasia ¿verdad? ¡Porque soy un hibrido! ¡No es cierto! ¡No confíes en el maldito perro lobo! ¡Son demasiado impredecibles por ser en parte salvajes! ¡Los únicos seres desagradables aquí son ustedes! ¡Maldito bozal que no me deja morderte! ¡Y demostrarte mi desprecio hacia tus seres!

-Cálmate, no te haré daño, calma todo está bien –Profería con voz calmada ¿qué intentas? Eso es una estupidez ¿Qué no sabes? –No te hare nada malo te lo prometo

-GRRR –baje mis orejas aun estando alerta –

-Mira he de suponer que tienes hambre –Comentó, mi estómago gruño tras esas palabras si tenía hambre –Yo te daré de comer. . .y agua, todo estará bien, hagamos un trato yo te doy comida y tú no me muerdes a mí -¿No te muerdo a cambio de alimento? . . .bien humano ¿y que tramaras luego? Baje mi posición de ataque para que nuevamente sonriera –Sígueme –Le seguí hasta dentro de su casa para observar que tenía carne en un plato, comencé a salivar olía bastante bien. . .era un aroma demasiado delicioso y tenía tanta hambre –Te quitare el bozal para que puedas comer, pero recuerda no puedes morderme

¡Ya entendí! ¡Ya entendí sí! ¡Dame la comida! ¡Tengo hambre! Me soltó el bozal y rápidamente fui por la comida, tenía tanta hambre está carne estaba tan deliciosa, no es el intento de alimento que me daba mi antiguo dueño ¡Esto si es comida! Me lo termine todo en un momento para luego tomar agua que me había dejado en un recipiente, cuando acabe subí la mirada para observarlo miraba hacía mi sonriente, ¿por qué rayos tienes esa cara de baboso al verme? Los humanos son raros.

-Eres un magnífico ejemplo de animal –Se sonrió mientras yo rodaba los ojos –pero necesitas un baño –Me alerte –mira necesitas bañarte estás muy sucio apestas y no solo a excremento al parecer estas herido y una herida está infectada ¿me equivoco? –Profirió, no se podía ver por mi espeso pelaje, pero de hecho sí. ..Y dolía demasiado –Bien te daré un baño y te llevare al veterinario ¡No te alertes! Solo quiero que te revisen e inspeccionen tus heridas para poder cuidarlas y ver que antibiótico o cálmate pueden darte para que ya no duelan –Comentó –me parece que eres bastante inteligente y puedes entenderme.

-¿a cambio de qué? ¿Quieres que pelee para ti? ¿Para qué te haga ganar dinero? –Ladee mi cabeza con una de mis orejas bajas mientras él sonreía más ampliamente –

-Siempre desee un lobo como mascota, no se pueden tener ya que son animales salvajes pero, tu eres un hibrido y es grandioso –Pronuncio emocionado – ¡Te cuidare y alimentare! Ya verás, estarás bien –Veamos si es así humano, solo veamos –Vamos a darte ese baño –yo no siento que huelo tan mal como para querer darme un baño, pero ya qué más da –

Me llevo hacia la bañera el sonido del agua al caer no me gustaba, aunque el agua estaba tibia hacía que me dolieran las heridas, en un momento que me toco la herida le mordí, se tomó la mano quejándose del dolor.

-¿te duele allí? –Profirió para mover un poco mi pelaje –Se ve bastante grande e infectada.

Creo que no pude evitar sentirme un poco mal por morderlo, se esfuerza bastante en tratarme bien, aunque siga desconfiando sé que en algún momento me apuñalara por la espalda, al tener que secarme solamente me sacudí mojándolo todo y haciéndole reír para que comenzara a secar mi pelaje con una toalla, no pude evitar gruñirle cuando me tocaba las heridas eso solo hacía que tuviera más cuidado por donde tocaba.

-En un momento te llevaré al veterinario solo tengo que vendarme y desinfectarme esta mordida je –Bajo la mirada por ello y me hizo volver a sentirme mal –

Me quede acostado en el piso de madera, está feliz creo, me sentía fresco ya no tenía ese bozal en mi boca ni ese molesto collar.

-Bien ya es hora de que te lleve –Intento volverme a poner el collar pero yo le gruñí – ¿Qué tiene de malo? – ¡Cuando esa mierda te da descargas eléctricas tu sabrás lo que tiene de malo! –es tu collar ¿no? –volví a gruñir lo miro bien para fruncir las cejas – ¿es un collar eléctrico? – ¡Si! ¡Señor de la obviedad! –Bien supongo que no quieres que te ponga este collar, pero tengo que llevarte al veterinario y no quiero que salgas corriendo

No saldré corriendo, tu llévame tranquilo ¿quieres? Ah, es por mis heridas ¡No soporto a los veterinarios! ¡Pero tampoco soporto este maldito dolor! Se levantó y le seguí bajamos las escaleras y me llevo a un lugar que no me gustaba, era encerrado, oscuro y tenía muchas cosas me recordaba a donde estuve con anterioridad.

-Ven sube –Me mostro el auto y el asiento del copiloto para que subiera de un movimiento lo hice para que cerrara la puerta, diera la vuelta y abriera la otra puerta –

Una gran puerta atrás comenzó a abrirse, dejando entrar la luz aunque hacía un sonido molesto, encendió el auto para salir del lugar apretó un botón para que esa puerta comenzara a bajar y de allí emprendió el viaje de nuevo, las casas pasaban muy rápido, en un momento se detuvo en uno de esos semáforos y tomó un pequeño cuadrado para marcarlo y luego tomar otro y ponerlo en su oído.

-¿Alo? ¿Mikuo? – ¿Con quién rayos habla? –si quería saber si estás muy ocupado, es que tengo un paciente para ti, si bueno es otro rescatado pero este me lo quedaré. . .je no, no seré el hombre de los perros tu tranquilo, no quiero dejarlo en un refugio animal, me gusta demasiado – ¿yo gustarle? ¿Pero qué piensa este humano? –Bueno estaré allí dentro de poco nos vemos.

¡Qué te quede claro humano! ¡Tú no me gustas! ¡Ni me simpatizas o agradas! Me acosté en el asiento aunque era muy estrecho para mí y decidí tomar una siesta, comenzó a moverme cuando llegamos para que me guiara hacia un lugar, donde había mucha luz bostece para que la puerta se abriera al solo tocarla no esperen. . . ¿ni la toque? ¡Qué magia maligna es esta! ¡Cómo se puede abrir cuando apenas me acerco! ¡Y cerrar cuando me alejo!. . .algo no está bien aquí.

-Aniquilador –Profirió, oh como odio ese nombre que me dio mi dueño, el que me dio mi madre será mi único y autentico nombre, no esa basura de nombre –deja la puerta automática – ¿automática? ¿Qué rayos es eso? En fin, ya tendré otro encuentro con esa puerta, solamente le seguí –

Aquel hombre me miro con algo de miedo.

-¿Kaito? ¿Enserio? Un hibrido no creo que sea buena idea –comentó – ¿y esa herida en tu mano? ¿Acaso te mordió?

-Bueno es muy inteligente, además no fue intencional le toque una herida infectada como todo animal protegerá su herida y atacara –Rio algo nervioso –

-Yo creo que debes ponerle la eutanasia ese perro es un riesgo –El cuerpo se me espeluco y solo pude gruñirle a ese hombre ¡No voy a morir! –

-No, no calma, calma, no te pondrán ninguna eutanasia –Me quede calmo para que él acariciara mi cabeza y mis orejas, bien, eso se siente bien no pares –Ves es inteligente, sabe que quieres matarlo cualquiera reacciona así.

-El solo rodo los ojos –Bien lo revisare pero. . .si me muerde le irá mal a ese perro, que suba a la mesa –él solo me miro y de un salto ya estaba sobre la mesa, comenzó a revisarme cosa que me incomodaba mucho –

Me coloco hasta una inyección, intentaba permanecer tranquilo ¿pero que sabía yo si era esa cosa? Aquel hombre suspiro.

-Bueno si tiene algunas heridas infectadas pero no severamente así que con unos medicamentos y antibióticos podrá mejorarse, también tiene un inexorable caso de desnutrición que por el pelaje no puede vérsele –Comentó – ¿enserio quieres cuidarlo? Requerirá de varios cuidados.

-Sí, sí quiero cuidarlo –respondió –
-Pues el nombre le queda, aniquilador, frío y hostil – ¿quieres que te muestre que tan hostil puedo ser? Yo odio ese nombre, pero no me quedo de otra que responder por él –

-Yo no creo que le quede, tal vez le cambie el nombre –Contestó –

-¿por destructor? –Respondió –Vaya como que ustedes dos se parecen me hacen la misma mirada.

-Solo dame la receta y cuanto debo pagar por la consulta –Profirió mientras yo me bajaba de la mesa –

-Tomo un papel y anoto algo allí –Y otra cosa Kaito, no creo que a ese perro le guste la comida para perros, creo que deberás darle carne y arroz.

-Está bien –Respondió, le observe pasarle algo a una mujer que estaba allí, para que una maquinita sonara y se moviera para que yo le siguiera ¡otra vez esa puerta con su magia negra! Le gruñí para escuchar su risa –ya deja la puerta –Le seguí nuevamente hacia el auto para subirme que diera la vuelta y él también se subiera – ¿cuál sería el nombre perfecto para ti? ¿Nieve? –Es de hembra no de macho – ¿helado? – ¿dónde te quedo el fido? ¿Helado? ¿Enserio? –Es que me gustan muchos los helados –pues a mí no me gusta tu nombre tan patético –Bueno buscaré uno mejor para ti ¿te parece? –Me parece buena idea pero échale coco que no responderé por un nombre tan tonto –Bola de nieve – ¡Que no! – ¿Pelusa? ¿Bola de algodón? –Otra así y te muerdo, enserio –Bueno, bueno ya no me gruñas.

Me acosté en el asiento para que él siguiera conduciendo, me despertó nuevamente cuando estábamos en su casa, me dio a tomar unos medicamentos que era para bajar mi dolor sabían horribles pero no me quedaba de otra.

Me acosté a dormir nuevamente encima del sofá, creo que aún estoy débil, al abrir los ojos, estaba en el bosque, parpadee un par de veces por ello, para observar a mi madre una gran loba blanca de ojos azules.

-anda Gakupo –Pronunció –puedes ir. . .

-¿a dónde? –Pregunte –

-A donde quieras, pero jamás olvides lo que eres –Contestó –Ni que serás. . .

-¿qué seré? –Respondí comenzó a caminar enfrente de mi para luego transformarse, tenía un largo cabello blanco que le llegaba hasta los muslos para sonreírme –

-Sígueme –Sonrió comenzando a correr, intente seguirle el paso pero era difícil era muy rápida –Transfórmate.

-¡¿Transformarme?! ¡No puedo! ¡Yo no soy como tú! –Contesté –

-Gakupo tu siempre serás un lobo, no importa lo que los demás digan –Profirió saltó y de un solo salto estaba del otro lado del acantilado, pero yo. . . lo intente y caí – ¡Solo saca esa parte de ti! ¡Saca tu parte lobo!

Grite fuerte pero aun así no dejaba de caer, me desperté de golpe, mi cuerpo temblaba por ello.

-¿estás bien? –Me pregunto mí ahora nuevo dueño –

Me enrolle un poco más en mi intentado no mirarle y volviendo a cerrar los ojos, para que ese delicioso aroma invadiera mis fosas, era rico, me levante de donde estaba para ir hacia donde provenía ese aroma.

-¿tienes hambre? ¿Eh? me pregunto si solo por comida te acercaras a mí –claro, lo demás de ti no me agrada –

Nuevamente probé de esa deliciosa carne, mientras él comía en una mesa, al terminar la comida me quede con ganas de más aunque al parecer no tenía más para mí, me sonrió acariciándome la cabeza y las orejas, para sentarse en el sofá, tomó una libreta parecía escribir algo, me eche en el suelo, mientras que le escuchaba tararear.

Notas finales:

Como siempre espero les haya gustado y por favor comenten.

 

Loading...



Introduzca el código de seguridad que aparece debajo: