Amor Yaoi
Fanfics yaoi en español

Nacido para conocerte

Autor: DMOll08

[Reviews - 6]  

LISTA DE CAPITULOS
- Tamaño del texto +

Notas del fanfic:

Omegaverse

 

AU Voltron

 

Pareja principal Klance

Pareja secundaria MattxShiro

Un poco de Allurance

 

Se supone que es un AU escolar donde los chicos van en el Bachiller. Tanto Lance, Keith, Pidge-Katie y Hunk son de primer año mientras que Allura, Shiro y Matt son de tercero y Koran es un profesor que es pariente de Allura.

Matt y Keith son omegas

Lance, Shiro y Allura son alfas

Pidge, Hunk y Koran son betas

 

Notas del capitulo:

Si no sabes que es el omegaverse puedes ingresar a este link 

http://letrasdelfanworld.webnode.es/guia-omegaverse/

Cosas del destino

 

I

 

Cuando decidió inscribirse a la mejor universidad de la ciudad estaba seguro de que ingresaría sin complicaciones, no solo que como hijo de una familia importantes de alfas tenía el mundo a sus pies sino porque gozaba de una gran inteligencia, por lo que no tenía ningún problema con ello. Lo que le tomó por sorpresa fue el inesperado anuncio de que aquella universidad se funcionará con las otras dos universidades de la ciudad y así crear un distrito estudiantil. Había oído rumores sobre que el gobierno tenía en mente dejar de dividir a la ciudadanía por clases, no es que ser alfa, beta u omega dejara de importar, era una iniciativa para que las tres jerarquías gozaran de las mismas oportunidades y no fuesen mermadas por su condición biológica, algo a lo que él no se oponía en absoluto, solo que pensaba en ciertos detalles que podían complicar la iniciativa.

Sin mucho que pensar y seguro de su victoria espero sin la menor preocupación el día en que los estudiantes aceptados se les enviaría un correo con las instrucciones que debían seguir para continuar con el proceso de inscripción. Un mensaje llego a su móvil era de su chat grupal junto a sus viejos compañeros de secundaria, el trío se conformaba por Hunk, Katie a quien apodaban Pidge y él. El mensaje era de Hunk.

Hunk: Chicos estoy muy nervioso, sino pase el examen de ingreso no sé qué haré, estoy comiendo mucho.

Katie-Pidge: ¡No te preocupes demasiado Hunk! Yo soy muy inteligente y estoy segura de que pasare el examen.

Lance: Por supuesto que lo pasé, fui el mejor en la clase los tres años seguidos.

Katie-Pidge: No te creas tanto, yo tenía mejor promedio en matemáticas y física.

Lance: Si, pero mi promedio general era más alto que el tuyo.

Hunk: ¡Chicos, no discutan! Mejor veamos los tres al mismo tiempo si quedamos

Katie-Pidge: ¡Hagámoslo!

Lance: ¡Bien!

Lance abrió la bandeja de entrada y vio el correo, lo leyó y tal como se lo esperaba quedo en la prestigiosa universidad.

 - ¡Oh, si! - grito emocionado.

 Su móvil vibró.

Katie-Pidge: Como esperaba quede

Lance: Obvio yo también.

Hunk: Estoy muy sorprendido, también quede.

Katie-Pidge: Vayamos juntos a inscribirnos, las clases son dentro de quince días.

Hunk: y también por comida.

Katie-Pidge: Bien, mañana a las 10:00 en la entrada.

Lance: Ok, los veo ahí chicos.

Hunk: No olviden la comida.

 

Lance se levantó emocionado, llego hasta la sala de su casa anunciándole a toda su familia que fue aceptado, todos lo felicitaron orgullosos de él.

 




Al día siguiente inició motivado a llevar el resto de los documentos a la universidad, se sentía bastante feliz. Se encontro con Pidge y Hunk quienes lo esperaban en la entrada tal y como habían acordado.

 - ¡Hey! - los saludo.

 - ¡Es bueno verlos chicos! - los abrazo Hunk.

 - A mí también me alegra verlos- dijo Pidge intentando no morir sofocada por el abrazo de Hunk. Estaba entre él y Lance.

 - Solo tenemos que entregar todo y ya- comento Lance resignado a que Hunk no los liberaría en un buen rato.

 - Estaba muy asustado de no volver a verlos si no quedaba aquí- lloriqueo el más alto -Los quiero chicos.

 - Se nos hace tarde, debemos pasar- dijo Pidge ante el prolongado abrazo de Hunk.

 - Lo siento chicos- se disculpó liberándolos -Estoy muy emocionado.

El trío camino por las instalaciones. El lugar estaba lleno de jóvenes estudiantes y algunos maestros. Lance se percató de que había ciertos estudiantes que eran colocados en grupos apartes mientras lo que parecían ser enfermeras les pedían llenar un formulario.

 - ¿No son esos omegas? - pregunto Hunk al percatarse de ese detalle.

 - Si, al parecer son omegas- asintió Pidge deteniéndose un poco -Mi hermano está ahí- suspiro -Es solo para estar al tanto del celo y esas cosas.

 - Sería realmente malo que un omega entrara en celo de repente- dijo Hunk preocupado -Supongo que por eso toman todas esas precauciones.

 - Al final es inevitable que nos separen- murmuro Pidge casi para sí misma.

 - ¿No es tu familia son solo betas? - pregunto Lance al enterarse que el hermano de Pidge es un omega.

 - Si, quiero decir, mi padre es un beta y mi madre también, yo nací siendo uno, pero Matt...- se encogió de hombros -Es un omega.

Lance había oído historias de lo complicado que podría llegar a ser la vida de un omega. El celo, las jerarquías, encontrar a su destinado, pero ante todo el prejuicio que les rodeaba. Si bien el siendo un alfa nunca vivió algo como ello y tampoco lo entendía del todo sentía pena por su amiga.

 - Mientras él tome los supresores no tendrá problemas- dijo intentando animar a la chica.

 - Si, si, además mientras lo estén monitoreando no tendrá problemas.

 - Incluso la universidad tiene un hospital- Lance observó que después del gran jardín se alzaba lo que parecía ser un edificio médico. Lo señalo para mostrárselo a sus amigos -Miren, ahí.

 - Es ese el que estaba en construcción desde el año pasado, cuando esto solo era para alfas y betas- dijo pensativa Pidge -Lo remodelaron para tener un hospital lo más cercano posible.

 - ¿Vez? No lo pienses mucho, con la nueva iniciativa no le ira muy mal a tu hermano.

 - Es verdad- sonrió Pidge -Matt es muy inteligente, estoy pensando demasiado las cosas.

El trío camino hasta las oficinas hicieron una fila la cual avanzo rápido, entregaron sus documentos, se les pidió que llenaran un par de formularios.

Pasearon por las instalaciones curiosos por ver que había en estas. La mayoría se componía por edificios de dos y tres pisos.

Una joven de cabello blanco y piel morena entregaba unos folletos a los nuevos estudiantes. Radiante sonreía amistosa. Lance la miró al instante. Le pareció preciosa y sin dudarlo se le acercó.

Ella le entregó un volante.

 -Me llamo Lance- le guiño un ojo.

 -Un gusto conocerte- sonrió -Yo soy Allura- le extendió la mano para saludarle.

Lance la tomo y beso la mano de la joven, ella la quito y carraspeo un poco.

 -No hagas eso, por favor, es molesto.

 -No es muy listo- Hunk tomo a Lance por los costados y lo alejo de Allura.

 - ¿Son mapas? - pregunto Pidge quitándole el folleto de las manos a Lance

 - Si, es un mapa- respondió Allura entregando uno -El lugar es bastante grande y un mapa no les vendría mal.

 - ¡Oh, muchas gracias!

El trío se alejó de la chica quien siguió repartiendo los folletos.

Pidge extendió el mapa.

 - Es realmente grande- se acomodó los lentes -Mira, ahí está la biblioteca, más allá la sala de cómputo, cruzando ese jardín los laboratorios y el hospital, según el mapa el hospital es algo grande para estar dentro de un colegio- observo el sitio al que se refería -Bastante, a decir verdad.

 - ¿Por qué lo harían tan grande? - Hunk parecía intrigado.

 - Supongo que por los omegas, quiero decir, el hospital no estaba cuando eran solo alfas y betas, ahora con la iniciativa es claro por qué lo han hecho, los betas no necesitamos esto y los alfas tampoco.

Los tres se miraron intrigados.

 - ¿Quien tiene hambre? - pregunto Hunk para cambiar el tema.

-Ese chico, no ha venido aquí desde ese día- se escuchó a una enfermera disgustada quejarse.

 - Es un prodigio, solo desperdicia su oportunidad- afirmó otra.

 - Es porque es un omega, los de la junta tenían razón, solo nos complican las cosas- masculló la misma enfermera

 - No es tan complicado mientras tome sus medicamentos, incluso si su celo es inestable, iré a ver si lo encuentro- la otra enfermera salió en búsqueda del chico.

 Lance escuchó la conversación de las enfermeras y por alguna razón se sintió profundamente intrigado. Aunque aquello se trataba de algo ajeno a él y su mundo.

 - ¿Inestable? - murmuró repitiendo lo dicho por la enfermera.

 - Vayamos por pasteles- dijo Hunk.

 - Si, estaría bien- acepto Pidge.

 - ¿Lance? - Hunk noto la distracción del chico -Hablando a planeta Lance.

Lance giro su rostro a sus amigos.

 - Lo que sea está bien- hizo un ademán con su mano.

Juntos llegaron hasta la cafetería. Después de que se implementara la iniciativa muchos negocios decidieron abrir sus locales cerca del lugar, existiría un flujo abundante de estudiantes al día y eso aseguraba ganancias.

-Mi cafetería favorita abrió un local cerca de aquí- Hunk estaba emocionado.

Pidge caminaba tras él leyendo el mapa.

-Es bastante grande el lugar- dijo deteniéndose un poco.

Lance quedó tras ella.

-Yo diría que bastante grande…

-No- interrumpido a Lance – Me refiero al hospital, quiero decir, para estar dentro de una escuela es bastante grande.

- ¿Eso es malo? - pregunto Hunk preocupado.

-No, pero es extraño…

-Tendrá alguna explicación- Lance no mostró interés en la conversación de la chica y siguió su camino - ¡Hunk!

Entraron a la cafetería, buscaron una mesa para tres, el lugar tenia a unos cuantos estudiantes comiendo; una mesera se acercó y le entrego un menú a cada uno.

-Yo pediré la tarta de chocolate y una malteada de vainilla- ordenó Hunk.

Pidge por su parte ordeno un café y una rebanada de manzana.

Lance ojeo el menú.

-Una malteada de chocolate y…- ojeo el menú nuevamente -Un pastel de coco.

La mesera recogió el menú y en unos cuantos minutos trajo lo ordenado.

Mientras comían Lance pensaba de nueva cuenta en la conversación de las enfermeras, no entendía por qué lo dicho por ellas le preocupaba de sobremanera, de vez en cuando tenía la costumbre de pensar demasiado las cosas y esta era una de esas veces.

-Mi hermano dice que a los omegas se les dará un trato especial- Pidge leía un mensaje en su móvil. Soltó un suspiro -No entiendo a qué se refiere con trato especial, pero dice que le pidieron mucha información- dejo su móvil en la mesa y bebió un poco de su café -Después de todo no sería de otra manera.

- Y con trato especial se refieren ¿A? - preguntó Hunk comiendo un pedazo de tarta

Lance se recargo sobre la silla.

 - No se realmente- rasco su sien Pidge ante la duda -Pero creo tener una idea de por qué.

 - ¿Por qué? -interrogo Lance.

 - Al menos por nuestra parte los betas no tenemos problemas, quiero decir, aunque somos mayoría no tenemos ningún inconveniente en estar cerca de los alfas es por eso por lo que esta escuela acepta a betas.

Hunk asintió.

 - Es diferente para los omegas, estamos hablando de un lugar en donde van a estar cerca de alfas y betas, sería problemático si un omega entrara en celo rodeado de alfas, eso es por lo que creo que están tomando esas medidas- aseguro. Alzo el dedo señalando a Lance para sorpresa de este -Los alfas no pueden resistirse a un omega en celo.

 - ¡No hables como si fuéramos animales- reprocho el moreno!

 - Quiero decir...- la chica se encogió de hombros -No quiero que Matt sea atacado...

 - ¡Chicos chicos! - grito Hunk tratando de calmar los ánimos.

 - Incluso si algo como eso pasa estará rodeado de profesores, ellos no dejarán que pase algo así- Lance se cruzó de brazos.

-Matt dijo que monitorearán el celo además de dar supresores y anticonceptivos...

Lance y Hunk se miraron con extrañes.

 

 



 

Los días pasaron si por menores hasta el día en que iniciaron las clases.

Lance McClain siempre fue el mejor en la clase, excepto en matemáticas en donde su amiga Katie apodada Pidge le ganaba por unos puntos.

El primer día de clases inicio tranquilo tal y como lo esperaba. Al entrar al aula se topó con Pidge y Hunk que estaban en la misma aula que él. Hunk se sentaba delante de él dos líneas antes y Pidge justo delante de él, ella se giró y lo saludo. Lance le devolvió el saludo.

El profesor entró al salón de clases. Los estudiantes se pararon de sus sillas dando los buenos días, el profesor les ordenó que se sentaran.

Los estudiantes pese a ser del mismo grado cada uno portaba un bordado de color distinto en la manga izquierda de su uniforme. Los alfas estaban en rojo, los betas morado y los omega azul. Lance miro a cada uno de sus compañeros para cerciorarse a que jerarquía pertenecía cada uno, la cantidad de betas era mayor y como él solo se encontraban tres alfas más, cuatro en total, vio que solo había dos omegas, un chico y una chica quienes mantenían la mirada fija en el profesor, también noto que un asiento estaba vacío, no le tomo importancia, no era raro que un estudiante se ausentara.

El profesor inició el pase de lista.

Pidge se giró para ver a Lance.

 - Estoy emocionada, escuche que nuestro profesor de álgebra tiene un doctorado- canturreo la chica.

 - ¿Eso es importante?

 - Por supuesto, también escuche que Shiro es el presidente de la junta de alumnos.

Ambos en algunas ocasiones escucharon sobre Shiro. Un estudiante brillante quien destacaba en todos los ámbitos y que se preparaba para la astrofísica.

 - Él es amigo de mi familia, de hecho, él ha ayudado mucho a Matt en asesorías.

 -Es mi ejemplo por seguir- alardeo Lance -Seré tan bueno como él.

 - Si, claro- Pidge se acomodó para ver al frente -Lo que tú digas.

 - No te burles de mi- reaccionó ante el sarcasmo de la chica.

 - Silencio en la parte de atrás- dijo el profesor finalizando el pase de lista.

Alguien golpeo la puerta del salón.

 - Adelante- dijo el profesor.

La puerta se abrió entrando Shiro y Allura. Shiro sonrió a la clase y Allura también, la chica se veía hermosa con su uniforme. Lance quedó perplejo a la presencia de esta.

 - Buen día profesor- saludo Shiro -Y buen día clase.

 - Buen día chicos- saludo Allura con un ademán de mano.

Fue justo en ese momento lo vio entrar. Un chico de cabello, negro, piel pálida y ceño fruncido este intercambio un par de palabras con Shiro quien le hablo con voz amable.

 -Llegas tarde- dijo Shiro en voz baja.

 -Lo sé...

Shiro se dirigió al profesor este intercambio una breve reprimenda al chico de cabello negro señalándole que se sentara en el asiento vacío.

Lance logró captar la fragancia que desprendía el chico. Verle provocó una sensación extraña, desconocida e inexplicable, como si su cuerpo se sintiera caliente. Cerró los ojos y alejo aquellos pensamientos. Observó alrededor, vio que el resto de los estudiantes escuchaban atentos al profesor, Pidge delante de él estaba animada por la clase. El chico que había entrado se sentó en el asiento vacío. Lance cayó en cuenta al ver la manga de su chaqueta que se trataba de un omega.

 - Me alegra ver que jóvenes llenos de energía inician un nuevo ciclo en si vida- decía Shiro para motivarlos.

Las palabras de presidente parecían vagas, la extraña sensación no le había abandonado. Levanto la mano.

 - ¿Si McClain? - hablo el profesor.

 - No me siento bien, iré a la enfermería- tomo su mochila y salió del aula sin decir más.

Pidge y Hunk se miraron anonadados por la actitud de Lance. No dijeron nada, solo lo vieron marcharse.

Como si un millón de sensaciones nuevas le vinieran encima se refugió en la enfermería argumentando que se encontraba inexplicablemente enfermo. La enfermera como era debido le ofreció unas pastillas para el malestar y una habitación para que descansara. Lance le agradeció echándose a descansar sobre la cama. Mirando al techo meditó lo ocurrido. Su cuerpo fue atacado por una sensación ajena a cualquiera que antes experimentará en su joven vida. No era dolor ni alegría, casi como una mezcla de todo, pero a la vez completamente diferente a todas. Respiro como si eso refrescara sus ideas. Escucho que alguien golpeaba la puerta.

 - ¿McClain? - la enfermera entro. Llevaba una carpeta y lo miraba con interés -Me notificaron que un estudiante se encontraba enfermo ¿cómo te sientes?

Lance pensó en cómo describir sus sensaciones a la enfermera sin que esta lo tildará de loco.

 - Me siente extraño- la palabra "extraño" era lo único que encajaba con lo que sentía en ese instante.

 - ¿Podrías ser más claro? - pidió la mujer ante la vaga explicación del chico.

 - Quiero decir...- se quedó en silencio un momento buscando en su cabeza las palabras que se acoplarán a lo que deseaba describir -Como si un repentino calor me llegara de golpe.

La enfermera le observó con los ojos entrecerrados y soltó una risita. Lance se sintió avergonzado. Nunca una mujer se había burlado de él de esa forma.

 - ¿Que es tan gracioso? - preguntó un poco molesto.

 - Quizá encontraste a tu destinado- dijo finalizando su risa -Mira, cuando un alfa y un omega destinados se encuentran sus cuerpos reaccionan al instante- explico de tal modo que él joven le entendiera -Si es así has sido muy afortunado.

 - ¿Destinado?

En algunas ocasiones escucho sobre la "pareja destinada" y que los alfas tenían a su omega destinado, la mayoría de esas menciones le parecían inverosímiles y fantasiosas, pero en el fondo deseaba algo como su "pareja destinada". Suspiro dejándose caer sobre la cama.

 - ¿Mi pareja destinada? - soltó otro suspiro.

 - Es bueno ser joven, te veo luego- se despidió la enfermera.

Lance quedó tendido en la cama pensado en lo que la enfermera dijo.



 

 

Keith escuchaba las palabras del profesor y de Shiro. Había sido obligado a asistir a esa escuela. A nadie le importó que se negara. Después de todo era solo un omega que debía sucumbir a su destino. Shiro hablaba y sonreía al alumnado. Conocía a Shiro desde que era pequeño y a su parecer era lo más cercano a un hermano mayor que tenía. Se mantuvo en silencio escuchando lo que decían los mayores, olisqueo su ropa en busca de olor alguno, la repentina partida de un estudiante le tomo sin cuidado. Siempre estaba alerta ya que su celo es inestable. Inestable al grado de que a diferencia de los demás este puede llegar incluso dos veces al mes y durar semanas. Aquello era lo que le mantenía lejos del resto. Su necedad a ser sometido lo catalogaba como problemático, incluso la bondad de Shiro chocaba con su conflictiva personalidad. Se mordió los labios. Una oleada de calor recorrió su cuerpo. Su pulso se volvió veloz. Se sintió asustado pensando que su celo apareció de repente, notó que nadie salvo él se percataba de eso. Tembló con la idea de ser atacado y violado por alfas. Tal y como le habían dicho solo debía ser astuto y encontrar a su destinado para así lograr que lo marcara logrando asegurarse un futuro en un mundo tan competitivo. Ansiaba ser tomado y liberado. Para su desgracia ese era el camino de un omega.

 



 

 

Lance logro dormir y así calmarse un poco. Despertó abrumado. No pensó en dormir tanto tiempo. Se levanta acomodando su uniforme y tomando su mochila.

 - Que tengas un buen día- la enfermera se despidió de él.

Sin mucho ánimo devolvió el saludo. Su cabeza estaba nublada e ideas vagas venían.

 - Tengo hambre- paso a la nevería y compró algo de comer. Entro al aula donde Pidge y Hunk lo recibieron.

 - ¿Que paso? - preguntó la chica preocupada por el cambio de ánimo de su siempre simpático amigo.

 - ¿Te sientes mal? - Siguió Hunk con las preguntas

Lance se sentó en su asiento rascado su sien.

 - Bien, bien- dijo sin tomarle importancia al asunto -Mi cena no me vino bien- divago. No iba a decir lo que la enfermera le dijo. Tampoco creía en eso.

 - Entonces te sentara aún más mal saber que ya no eres el mejor promedio de la clase- río Pigde.

 - ¿Que? - grito sorprendido -Es broma ¿Verdad?

 - No, de hecho, el chico de ahí es el mejor de la clase- dijo Hunk señalando a Keith quien acomodaba sus libros en su mochila.

Pidge reía por lo bajo.

 - ¡No es verdad! - Lance clavo su mirada en el pelinegro.

Keith no le tomo importancia.

 - ¡Es solo un omega! - Lance cayó en cuenta de la naturaleza de Keith.

 - Si, lo soy- se levantó enojado ante la actitud del moreno.

 - ¡No te creas tanto! - Lance estaba irritado por el repentino comportamiento del pelinegro.

 - No te creas tanto por ser un alfa- lo señalo enfadado - ¡Todos ustedes son así!

 - ¿Ah? - Lance dio largas zancadas en dirección al omega -El que se cree mucho aquí eres tú- golpeó su dedo contra el pecho de Keith -Solo eres un omega.

 El profesor de la siguiente clase entro. Lance ignoro a Keith y se sentó en su asiento. Keith hizo lo mismo cruzándose de brazos.

 -Que molesto...

La misma oleada de calor apareció nuevamente en el cuerpo de Keith. Esas sensaciones sólo significaban que su celo estaba cerca. Apretó los labios. No quería ser una molestia, sobre todo cuando Shiro se esforzó tanto por que un estudiante problemático como él fuera aceptado en una institución como esa.

 

 

Tras discutir Keith se marchó de la clase. Estaba harto de ser tratado de esa forma por ser un omega. Salió a los jardines hasta llegar a una banca y sentarse ahí. Toda su vida ha soportado las miradas curiosas de las personas y el prejuicio sobre los de su clase. Algunos alfas fueron amables con él, como Shiro quien al saber que era huérfano no dudó en ayudarlo, fue Shiro quien alentó a presentar el examen de ingreso, él le ayudo a estudiar e incluso pese a sus obligaciones como presidente de la junta estudiantil le dijo que no dudará en pedirle ayuda si necesitaba algo.

Suspiro al darse cuenta de que su comportamiento actual discrepaba mucho de lo que prometió a su mentor. Lejos de eso estaba enojado, su cuerpo se comportaba extraño, quizá debía ir a la enfermería y retirarse solo por ese día. Él fue quien inició la discusión, Shiro le advirtió que los estudiantes no dudarían en soltar comentarios maliciosos y de mal gusto, también le advirtió que los ignorara, pero la actitud de ese alfa lo sacó de quicio, no se sentía bien físicamente y lo primero que recibió fue ese ataque.

 - Maldición...- bufo.

Se dio cuenta que no llevaba su mochila. Se dispuso a ir a la enfermería y descansar. Camino por los jardines, no se topó con muchos estudiantes. Sus piernas temblaban por momentos. Llego a la enfermería. Ahí una enfermera leía una revista, esta al verlo entrar noto que se trataba de un omega.

 - ¿No te sientes bien? - preguntó acertando - ¿Tu celo llego?

 - No lo sé- Keith se sentó en una de las bancas de espera -Me siento extraño.

La enfermera lo pensó. No hacía mucho un alfa se había llegado diciendo lo mismo. Sonrió en sus adentros.

 - ¿Es tu celo?

 - No sé- se encogió de hombros Keith -Soy inestable, mi celo aparece hasta dos veces al mes o solo no llega por varios.

 - ¿Cuál es tu nombre? - preguntó la enfermera para buscar su expediente en el sistema y así tener una idea más clara de lo que ocurría.

 - Keith Kogane.

La mujer tecleo el nombre ingresandolo en el sistema. Tal y como él dijo su celo era inestable.

 - ¿Cuándo fue tu primer celo?

 - A los catorce- dijo jugueteando con sus dedos.

 - ¿Tienes pareja?

 - No, no he sido marcado.

La enfermera se reclinó sobre su asiento.

 - Quizá encontraste a tu pareja destinada- dijo en todo risueño.

El comentario de la enfermera le estremeció. Su celo llego de improvisto. No quería creer que se trataba de eso.

 - Solo quiero dormir.

 - Puedes usar una de nuestras camas.

 

 

Tanto Lance como Keith no tenían la menor idea de lo que les esperaba en un futuro. Más allá de las pasiones. La naturaleza de cada uno les jugaría en contra y pronto caerían en el deseo y éxtasis que solo el sexo podía brindarles.

 

 

 

 

Notas finales:

¡Espero que les gustara! XD

Loading...



Introduzca el código de seguridad que aparece debajo: