Login
Amor Yaoi
Fanfics yaoi en español

El lindo hombre que puede quedar embarazado (Traducción finalizada) por yuniwalker

[Reviews - 0]   LISTA DE CAPITULOS
- Tamaño del texto +

Odio esta intersección.

En el brillante sol de la mañana, las mujeres que usan tacones altos y los hombres con trajes de negocios ajustados, pasan lo antes posible frente al parabrisas de mi automóvil de segunda mano. Aparto siempre la vista de ellos.

La señal en esta intersección de tres vías en el camino al hospital donde trabajo como obstetra, parece darle unos segundos adicionales a los peatones... Por lo tanto, el tiempo de parada es bastante largo. Además, en esta área donde los bancos y las cafeterías están siempre llenas, hay muchas interrupciones forzadas desde las calles laterales hasta las que están más cerca.

No soy bueno manejando. Incluso si cedo mi lugar y doy gracias en la rampa a los que me dejan pasar, casi siempre soy malo con mis compatriotas automovilistas y comienzo a acelerar como si fuera un demente. Una cara con la lengua reflejada en el espejo retrovisor y una señal ofensiva con mi mano, siempre es suficiente para que comiencen a hacer sonar sus claxons como si no se les ocurriera otro maldito insulto... Además, si el automóvil de enfrente es un camión, el semáforo es invisible para mí y piso el pedal hasta el fondo pensando ¡Que se jodan todos lo que me quieren joder a mí! Y también, diciendo algo como "Por favor buen conductor, mátame de una vez."

Los oficinistas fruncen el ceño y evitan mirar en dirección a mi auto la mayor parte del tiempo... Por cierto, soy aún peor en estacionarme. No soy hábil girando a la derecha, ni en la reversa o en frenar y casi siempre termino metiéndome en el carril opuesto... En resumen, no es adecuado para mí conducir un automóvil. No, en realidad estoy entrando en una etapa en la que pienso que no soy adecuado para absolutamente nada. 

Durante treinta y siete años desde que he estado vivo, siento que no he hecho nada interesante con mi vida. 
No, tal vez no es mi culpa. Es solo que no soy bueno viviendo. Por ejemplo... Fuí a un karaoke solo una vez en mi vida durante la fiesta de bienvenida para los residentes iniciales en el área de obstetricia y ginecología de un nuevo hospital... Esta fue también mi primera fiesta. Comencé a trabajar en una enorme zona de especialidades y un colega mío me preguntó de pronto si estaba bien para mí ir con ellos "Son solo unas pocas personas" dijo "Nadie va a escucharte cantar si es lo que te avergüenza." A veces soy una persona muy cooperativa y dije "¿Por qué no?" No me gustan las fiestas pero me gusta beber alcohol ¡Y en los karaokes hay varias cantidades de alcohol!

Lamentablemente nunca he podido participar en el fenómeno misterioso y agradable de estar emocionado y bellamente intoxicado junto a alguien más. podía ver que los otros estaban saltando frente a mí "¡Es divertido!". Decían. Yo a menudo fingía no escuchar mi corazón, que parecía sonar como loco antes las carcajadas de los otros hombres ¿Por qué yo no puedo responder con una carcajada así de fuerte? ¿Por qué es que soy tan malo para pasarla bien?
Cada vez que participaba en una fiesta para beber, todos me dejaban y se retiraban con otros que no eran yo.

Sentía que algo, como una mecha dentro de mí, se afeitaba poco a poco y se adelgazaba... ¿Cuánto tiempo me tomaría entonces explotar?

Nunca había ido a lugares como este, pero pensé que probablemente era igual que en las películas de adolescentes extranjeros. Donde las personas que quieren cantar sostienen el micrófono cerca de su boca y siguen de un modo torpe las letras que aparecen en una pantalla pequeñita antes de que fuera el comienzo de año nuevo. Una ridiculez así. Bueno... Me encantaba cantar pero nunca sostuve el micrófono esa vez. Todo lo que hacía era tomar té y aplaudir en la esquina del salón.

Inmediatamente me arrepentí de participar y terminé odiando a mi imaginación por proporcionarme perspectivas tan dulces... Y a mí madre por obligarme a ver High School musical una vez.

"¡Yuge! ¡Tienes que cantar!"

En el momento final de la fiesta, un grueso brazo de uno de los internistas, un ex capitán de rugby llamado Kawagoe, palmeó sobre mi pobre hombro una y otra y otra vez. ¡Me sacudió tanto que no podía siquiera ser capaz de arreglar mis propios lentes! El punto es que mi mente se congeló y mi lengua se puso bastante torpe. Poco después de descubrir lo que estaba sucediendo, de que no eran imaginaciones mías, me sostuvieron, me analizaron y me obligaron a pararme.

"Yuge, ¿Es verdad que le gustan los grupos de pop?"

"¿Vas a cantar algo moderno?"

Los residentes parecían bastante emocionados conmigo. ¿Qué inspiró esto? No tenía idea esa vez y no tengo idea ahora. ¿Por qué me estaban hablando? Mi apariencia tiene todavía mucho en común con la de la gente llamada "nerd". Utilizaba ropa limpia, planchada, una bolsa de viaje ordenada, una mochila de tirantes y un pantalón liso. Plumas a la mano, mi gafete, desinfectante... Mi figura es prominente, mi cara es pálida, mis ojos son pequeños ¿Qué hago en vacaciones? Me hundo en el abismo de mi desgracia. Soy un hombre soltero que no sabe cómo arreglarse, como conducir o como estar con amigos. No sé que le gusta a las mujeres porque tampoco sé que me gusta a mí.

No voy a Akihabara a comprar productos importados, no fumo y no había nada que me pudiera gustar con entusiasmo. Mi pasatiempo favorito parecía ser el de ahuyentar a los otros seres vivos a mi alrededor y, comparado con mis otros colegas de obstetricia, los que eran atletas o cerebritos... Más bien yo era un completo Otaku. Todavía leo, veo películas... Las vacaciones para mí se basan en hacer un poco de investigación y trabajo doméstico. Ver la ley y el orden, ocasionalmente salir a caminar por los jardines botánicos cercanos, acariciar a mi perro o reunirme (aunque ya no con tanta frecuencia) con algunos amigos que también odian todas las películas de resident evil.

Sabía que le caía mal a mi jefe y a mis colegas... Tal vez también le desagradaba a mi madre.

Me gustaría ser una persona dotada de habilidades personales y habilidades interpersonales, ser un hombre que es casualmente estúpido con otros. Alguien malo que dijera: "¡Hice todas las cosas malas que un hombre puede hacer!" y no sé, tener sexo con una enfermera en una cama libre. Mostrar fotos de mis músculos o simplemente ser uno de esos que se quejan de los concesionarios de automóviles extranjeros recién comprados... Por supuesto, no importaba cuánto quisiera, sabía que nunca podría ser como ellos.

Pero para ese grupo, parecía que mi vacilación era algo que les caía en gracia. 

"No te escondas" Kawagoe parecía muy feliz. "Ya he puesto una canción muy bonita para tí...".

Era una canción de un grupo femenino que todos conocían. Una canción que los alumnos de mi escuela amaban. La coreaban, la bailaban al final de la fiestas, en fin de año, en inicio de año... Agarraron un micrófono y lo arrojaron hacia adelante. Todos me miraban cuando suspiré y accedí a colocarme justo en el medio.

Había aplausos y vítores, luego sentí la malicia y la burla.

Me puse rojo.

Aquí es donde finalmente sale fuego de mi cara. Me temblaban las manos. No sabía a dónde mirar. Tal vez tenía que seguir adelante y cantar todos los éxitos de las Girls Generation con coreografía incluida... Es cruel cuando de repente se expone a los amantes de los grupos adolescentes. Más cuando eres un hombre joven, sin vida social que no puede tomar la mano de una mujer el 70% del tiempo sin comenzar a tener un ataque de ansiedad. ¡Ciertamente era débil y ni siquiera podía tomar la mano de alguna anciana para cruzar la calle! Pero me interesaban los ídolos... Un conocido me mostró un video una vez y dije "Es agradable". Siempre ha sido así. Compraba muchas revistas y coleccionaba los pósters de grupos femeninos. PussyCats DollsSpyce girls... Eso fue durante mis días de escuela y finalmente, todas estas cosas fueron enviadas a la recolección de residuos de papel. Tal vez debí amar a los grupos de hombres desde principio, The Gazette o, tal vez Ricky Martín cantando María.

Que vergonzoso.

"Lo siento, no sé la canción ...  Uh , no puedo cantar..."

"¿Eh? ¡No puedo escucharte! ¿De qué estás hablando?"

"¡Termina la canción hombre! Todos quieren cantar su propia canción y tú estás haciendo que perdamos el tiempo. ¡No nos iremos hasta que cantes!"

"Pero yo..." Un sonido explosivo resuena cuando me acercan inadvertidamente el micrófono a la boca. Me sorprendió mi voz inusualmente temblorosa. "Realmente no puedo."

"¡Canta!"

Alguien se rió.

Y durante unos tres minutos hasta que la canción terminó, continué entreteniéndolos como si fuera un payaso.

Lo recuerdo cada vez que paso por la tienda de karaoke todas las mañanas aunque esa tienda de karaoke no sea la misma tienda de karaoke dónde pensé que quería morir... Pero el sonido ligero de la música, la tienda tenuemente iluminada con papel tapiz extrañamente llamativo, el olor a cigarrillos, la cara incómoda de mi jefe que regresó del baño... ¡Su inmensa cara de lástima! Esas humillaciones son permanentes.

Voy al estacionamiento del hospital y dejo el auto lo más lejos posible de la puerta.
Es una soleada mañana de verano y seguramente no habrá nadie tan deprimido como yo. He estado pensando en cambiar mi ruta de viaje, pero al final hay una tienda de karaoke donde quiera que vaya y los recuerdos no cambian. En realidad, nunca cambiarán y debería hacerme a la idea de que esto se quedará así.

 


Si quieres dejar un comentario al autor debes login (registrase).