Login
Amor Yaoi
Fanfics yaoi en español

Tierra. por yuniwalker

[Reviews - 0]   LISTA DE CAPITULOS
- Tamaño del texto +

El hombre miraba la pantalla con un rostro inexpresivo. Y la imagen de un alguien flotaba justo allí.

Era una fotografía frontal de una persona con los hombros expuestos.

"Noah Felice ."

El hombre, que estaba mirando la imagen de la persona en la pantalla, murmuró esto en una voz increíblemente bajita. Hubo un pequeño tono de sorpresa y también, un chasquido. En su rostro, mientras se frotaba la barbilla con las yemas de los dedos, varias emociones aparecieron brevemente y luego, solo desaparecieron. Al parecer, estaba preocupado pero divertido a partes iguales.
El personaje principal de la foto que el hombre miraba fijamente, presumía de una belleza notablemente espléndida. Cabello largo, rubio rojizo, mentón delgado, piel limpia, ojos ligeramente levantados, como los de un gato, pupilas verde oliva, nariz alta y labios moderadamente gruesos. Cualquiera podía decir que era una verdadera belleza. Un leve arco se dibujó en los labios del hombre que había estado mirando la hermosura dibujada en la pantalla. Pero, incluso eso fue solo por un momento. El hombre volvió a poner una cara inexpresiva y golpeó ligeramente el teclado con las uñas. Era tanto una expresión descuidada como un tanto indiferente.

Como las yemas de sus dedos estaban nerviosas, aparecieron y se amontonaron numerosas ventanas en varios monitores grandes que tenía ordenados en una habitación. La mayor parte de la información era sobre Noah Felice así que el hombre leyó lentamente la larga lista de textos. Aquí, allá, datos y datos: Noah Felice, en la pantalla, no era la única persona que se destacaba por su hermosa apariencia o su personalidad. En realidad, además de eso podía decir que todos los que tenían su apellido estaban lejos de ser ordinarios. Es decir, su abuelo era Vincenzo Felice, un famoso ejecutivo de la mafia italiana, y su padre era un reconocido profesor universitario de una institución a la que casi nadie podía entrar. Además, un primo suyo, que creció como si fuera su hermano, era nada más y nada menos que Félix Felice, un traficante de armas de clase mundial conocido hasta por los que no tenían nada que ver con ese mundo. Fue un trasfondo que solo podía expresarse como fabuloso. Además, el propio Noah Felice tenía un perfil que no se podía ignorar. Era uno de los principales piratas informáticos del mundo y se decía que era más valioso que cualquier Alfa dominante.

El hombre, que estaba examinando cuidadosamente las explicaciones de la pantalla, alborotó su cabello oscuro y suspiró antes de que una leve irritación se extendiera por todo su rostro entumecido. El hombre apretó la lengua, pero igual no pudo apartar la mirada de la pantalla:

"Aún así, creo que una relación es una relación".

El diálogo interno del hombre rompió el silencio que había caído pesadamente sobre el cuarto. ¿Qué debía hacer? ¿Cómo tenía que acercarse? Pensó en la misma pregunta una y otra vez.

"Encontré a la princesa, pero igual debo esperar el reencuentro".

La punta de los labios del hombre se curvaron suavemente mientras hablaba para si mismo de nuevo. Aunque los antecedentes de Noah Felice parecieron ser un poco complicados, ¿Qué importaba realmente cuándo tenía tanto deseo dentro de él?
La sonrisa en el rostro del hombre, que miraba la imagen, se hizo más profunda que la primera vez. Fue porque tuvo el presentimiento de que algo muy interesante estaba a punto de suceder. Y eso había pasado solo por pensar en Noah Felice, a quien había olvidado durante mucho tiempo.

El sujeto borró todas las ventanas que habían estado flotando y se levantó de su asiento. Cuando lo hizo, el gran espacio pronto pareció volverse muy pequeño.

Y al contrario de la ligera risa que soltó, era un hecho que estaba sintiéndose infinitamente pesado.

***

Le deslumbró la luz que caía sobre su cabeza.

Debido a la iluminación tan increíblemente brillante que envolvía el escenario, el espacio fuera no se podía distinguir. Lo que lo rodeaba era una oscuridad completamente negra así que fue difícil incluso saber quién estaba a su lado... Pero definitivamente había gente allí, metida en esa oscuridad. Lo miraban, conteniendo la respiración.  Esperando ver lo que haría en el futuro y cómo lo haría.

En el sofocante silencio, Noah exhaló muy bajito... Había provocado que su respiración se esparciera completamente por el aire y estaba tan nervioso, que sintió como si sus manos estuvieran bien endurecidas. Después, lenta y cuidadosamente, Noah tocó las frías yemas de sus dedos y, dando un paso de forma antinatural, caminó hacia adelante.

Ese fue el momento. 

La luz, que había caído sobre su cabeza, desapareció con el sonido de una máquina apagándose. En un instante, una oscuridad negra, como la que estaba fuera del escenario, descendió sobre su cabeza. Estaba tan infinitamente negro que nada era visible. Respiró hondo para disipar el miedo pero, no había nada que pudiera hacer ante tanta oscuridad. En todo lo que podía pensar, era en quedarse allí, conteniendo la respiración y como si estuviera clavado en el piso. Sus manos empezaron a enfriarse de nuevo.

Y más.

Y más.

Y cada vez más.

***
Noah abrió los ojos y respiró hondo, hasta que sus pulmones se llenaron completamente. Fue un sueño, era seguro que ese era un sueño... Pero, incluso así cada rincón de su corazón latía con muchísima fuerza.
Después de respirar un rato, levantó la mano lentamente y la colocó sobre su pecho. Sus dedos estaban fríos, como en su sueño. Respiró hondo y se palmeó de nuevo, se frotó las palmas, el dorso de las manos y las uñas hasta que volvió el calor.

Es un sueño, todo es solo un sueño.

Este era el lugar al que pertenezco.

Esta es mi casa.

Soy Noah Felice.

El hacker Noah.

Soy el mismo.

Repitió esas palabras una y otra vez, como si estuviera lanzando un hechizo. Sin embargo, la sensación de estar parado en la oscuridad, con los focos apagados... La sensación de abrazar el silencio oscuro y pesado con todo su cuerpo no desapareció. Se quedó a su lado. Allí con él.

Noah cerró los ojos, no podía dejar de mover las manos. No podía soportar el frío de las yemas de sus dedos. 

Controlando su respiración, borró por la fuerza la imagen residual de su sueño. Fue algo que no tendría que volver a ocurrir. Algo estúpido y fuera de lugar. Entonces, exponiéndose, volvió a abrirlos. No podía permitir que los vacíos del pasado y las ilusiones lo corrompieran hasta volverlo un trozo de carne así que, como siempre, apretó los puños y se mordió los labios con los dientes.

Era hora de levantarse por fin.


Si quieres dejar un comentario al autor debes login (registrase).