Login
Amor Yaoi
Fanfics yaoi en español

Omega falso (Traducción finalizada) por yuniwalker

[Reviews - 1]   LISTA DE CAPITULOS
- Tamaño del texto +

Se decía que los de piel morena llevaban felicidad desde el este. Estaba escrito en el Génesis que los ojos del color del lago, llenos de abundante agua, bajo un cabello del color de la luna, eran una recompensa de nuestro señor Dios.


Ciertamente, el bebé en sus brazos era adorable, como si hubiera recibido la bendición del cielo.


"Entonces, hermano. Por favor..."


"Pero yo... ¡Karina!"


Tenían solo 18 años. 


Su hermana gemela, Karina, salió de la casa y dejó a su hijo, que tenía unas semanas, en los brazos de Lanan. Le dio su anillo y dijo que le pertenecía al padre del bebé.


Lanan nombró al pequeño, que no tenía nombre, "Riku". Porque Riku significaba "felicidad" en el Reino de Zara. Este niño, que fue abandonado por su madre, sin conocer a su padre, tenía que ser lo más feliz posible. Y Lanan lo decidió. Miró al bebé tomando de su biberón, observó sus ojos claros tratando de vivir y dijo: "Pase lo que pase, te protegeré, mi amor."


Al día siguiente, Lanan tomó su viejo baúl y salió de la casa para irse a un lugar en las afueras. Era incomparable a la mansión donde solían vivir pero no había nada de malo en comenzar de nuevo.


Lanan tenía que ver por Riku.


***


La pequeña capital del Reino de Zara, era bastante bulliciosa. Los viejos edificios, con paredes de arcilla, estaban alineados con un entramado de madera y una cerca de puros alambres. Los Alfas ricos disfrutaban del chai y el té negro y por las tardes, de los postres realizados con puro chocolate. Por lo tanto, no dejaba de entrar y salir gente del local.


 Oka-san !"


Cuando los dulces recién hechos comenzaron a alinearse en los estantes de exhibición, el niño corrió hacia la tienda con un paso bastante urgente.


"¿Qué pasó, Riku?"


"¡¡Mira lo que compré en la floristería!!"


Pero Lanan le gritó, mientras corría por la plaza sin pavimentar: 


"¡Si corres así, te caerás!"


"¡Ah!"


Riku cayó de rostro frente a Lanan mientras apretaba las hermosas flores entre sus pequeñas manos.


"¡Ves! Por eso te lo dije."


Pero cuando trató de salir de la tienda para ir por él, Margo, la dueña, que había regresó de hacer sus entregas diarias, recogió a Riku entre sus brazos y le preguntó:


"¿Estás bien, Riku? ¿No te dolió?"


"Duele ... ¡No! Soy alfa. No lloro".


"Oh, sí. Riku, eres un niño fuerte".


Margo se rió para mostrar que tenía razón. Riku, que todavía estaba siendo sostenido por ella, puso su mano en la punta de su nariz, que se puso roja cuando se golpeó, y entonces comenzó a limpiarse las enormes lágrimas que ya estaban escurriendo por sus ojos. 


"Ven aquí, Riku."


Lanan abrió los brazos y corrió hacia él. Entonces Riku rompió a llorar como si estuviera al límite de su paciencia. Posiblemente estaba aliviado de estar en el pecho de su mamá.


Habían pasado tres años desde que su hermana, Karina, lo dejó a cargo de Riku. Lanan estaba trabajando en una confitería cerca del castillo real, haciendo el mejor uso de su habilidad para hacer postres. La tienda era muy popular y, para su sorpresa, los dulces hechos por Lanan se vendían de una manera bastante sorprendente. Había "Baklavas" con nueces rellenas entre capas de masa fina y unas barras de fresno hechos de dátiles alrededor de una masa en forma de nido de pájaro llamadas "Knafeh". Los clientes acudían todos los días diciendo que el pastel encurtido en almíbar estaba delicioso y que su café tenía una dulzura elegante. La dueña comenzó a pensar que sin Lanan, esta tienda no sería posible.


La residencia de Lanan y Riku era una habitación de alquiler encima de la tienda. Era un cuarto sencillo, con solo una sala de estar y un dormitorio, pero increíblemente cómoda. Sin embargo, no importaba cuán próspera fuera la tienda, los ingresos de un artesanos contratado por una pequeña confitería eran pequeños. Aún así, Lanan estaba feliz. Porque al menos podía estar con su pequeño hijo todos los días. 


"Está bien, no llores amor."


" Buaaaa ". 


"Riku es fuerte porque es alfa, ¿No? Yo soy Omega y mira, no estoy llorando. Tienes que ser mejor que yo."


Se detuvo. Sollozó "Hip Hip" y terminó por sacudir los hombros.


Obviamente, todos pensaban que los dos eran madre e hijo. Incluso un hombre podía dar a luz en esa ciudad si era omega como Lanan, que tenía un útero, así que ninguna de las personas del lugar se asombró. Pero Riku tenía piel morena y ojos azules, algo que enunca se veía en este país. Por lo tanto, muy a menudo le preguntaban: "¿De dónde es su padre?"


"Su padre es un viajero extranjero".


Dijo Lanan. 


De hecho, el padre de Riku era realmente un viajero de un país extranjero. El hombre que estuvo enamorado de Karina por un tiempo era un joven de piel morena y ojos azules. Debió haber venido del este. Había leído en un libro que existían personas rubias de ojos azules y piel morena en el este. ¿Y qué tipo de persona era el padre de Riku para empezar? Karina le hablaba de él casi todos los días, así que de alguna manera lo sabía. Sin embargo, Karina, que tenía una personalidad voluble y que cambiaba de amante uno tras otro, rompió con el joven unos tres meses después de quedar embarazada. Luego, nació Riku.


"No puedo criar a un bebé. Odio a los niños en primer lugar". Karina, que tenía un rostro bien organizado, levantó su largo y fascinante cabello negro y lo dijo como si fuera el asunto de otra persona. "No puedo verlo."


"¿De qué estás hablando, Karina? ¡Es tu hijo!"


Trató de persuadirla muchas veces, pero ella no escuchó:


"Porque soy libre, no una madre. Este niño está en el camino... Por eso, si lo quieres, entonces te lo daré". 


Incluso Lanan, que estaba familiarizado con el carácter de su hermana, quedó atónito por sus palabras tan irresponsables. Cuando Karina encontró a su nuevo amante, dejó la casa y dejó a Lanan y a Riku y un viejo anillo con una piedra amarilla entre sus manos.


"Mamá... Mami"


"¿Qué, Riku?"


Lanan, que recordaba vagamente el pasado, regresó a la realidad a la llamada de Riku. 


"Para ti."


"¿Es para mí?"


"Es para mi mamá, porque es hermoso como tú".


"Sí. Por eso Riku corrió a darme esta flor".


Nigella azul.


Una nigella era la flor nacional del Reino de Zara y era uno de los pocos productos que comercializaban. 


"Gracias, Riku. La cuidaré bien".


Cuando besó la punta de su nariz, Riku se soltó de su brazo y comenzó a reírse.


"¡Oye, Riku! Juguemos juntos".


"¡Sí!"


Riku salió corriendo de nuevo cuando el hijo de la panadera de al lado lo llamó para jugar. Lanan gritó:


"¡Ten cuidado de ya no caerte!"


Y escuchó como el niño respondió "Sí." con ambas manos levantadas y sin mirar atrás.


"Creció para ser un niño bueno. Eso es porque los sentimientos de una buena madre siempre se transmiten."


Margo miró fijamente la pequeña espalda de Riku, entrecerrando los ojos. 


"Sí. Creció siendo un niño amable y honesto. Y eso es porque Margo y sus amigos lo aman mucho".


"¿No te vas a dar crédito? Como ve a Lanan trabajando todos los días, Riku aprendió a ser honrado, bueno y agradecido. Creció como un niño bueno, amado por ti".


"... Gracias".


Cuando lo elogió, a un punto en que se le tiñeron las mejillas de rojo, Margo se rió:


"El niño creció mirando la espalda de su madre".


Y al momento siguiente, la sonrisa se le nubló.


"Por cierto. Lamento llenarte tanto la mano cuando ya tienes problemas, pero..."


"No, no se puede evitar. No te preocupes". 


Margo cerraría esta confitería a finales del próximo mes. La razón era porque la enfermedad pulmonar de su esposo había empeorado y el médico aconsejó que se trasladara al campo, donde el aire todavía estaba limpio, en lugar de seguir en la polvorienta ciudad cerca del desierto. Por ello, se decía que el edificio actual sería demolido y esta vez, sería reemplazado por una sombrerería. 


(Tengo que encontrar un nuevo lugar de trabajo...)


Lanan, que iba a perder su hogar y su trabajo a la vez, tenía que encontrar un lugar para vivir con Riku. Hasta ahora, Margo, los padres e hijos de la panadería de al lado y los vecinos del barrio habían recibido calurosamente a Lanan. Por eso, aunque eran pobres, vivían muy felices.


En realidad, había una razón por la que Lanan y Riku eran "madre e hijo" ante todos. Originalmente, podría haber sido solo "tío y su sobrino", pero en el camino de Kanmura hasta aquí, tuvo que atravesar varias barreras. Y en la barrera protegida por los soldados civiles, siempre se le preguntaba la relación entre los dos. Lamentablemente, la trata de niños era desenfrenada en este país debido a la pobreza y los adultos con niños siempre eran interrogados en un puesto de control especial. Lanan, que tenía experiencia estudiando en el extranjero, en Japón, sabía bien los problemas que podía llegar a tener y comenzó a decir que en realidad, eran madre e hijo. Reunió una serie de documentos en un corto período de tiempo, le pidió a una partera que escribiera un certificado de nacimiento y fue a la oficina del gobierno para obtener un manual maternoinfantil. De esta manera, los dos se convirtieron legalmente en madre e hijo.


Lanan, que nunca había tenido una verdadera historia de amor y nunca había tenido un embarazo, de repente se convirtió en una madre en busca de un nuevo mundo, con su Riku. Sin embargo, no se arrepentía de esto. Por el niño, pensó que podía hacer lo que fuera siempre y cuando se convirtiera en un adulto maravilloso. No obstante, no sabía qué pasaría ahora que tenía que buscar otro lugar para trabajar. ¿Era posible asegurar un entorno donde Riku pudiera crecer de un modo seguro? Lanan estaba preocupado por eso todo el tiempo. 


Cuando se puso el sol y cerró la tienda, se puso un delantal de cáñamo y comenzó a preparar la cena. Esta noche era sopa de garbanzos y pan endurecido. No podía comerlo bien porque no tenía todos sus dientitos, así que lo sumergía en leche y comenzaba a hornearlo. 


"Riku, la comida."


"Sí".


Riku salió de la habitación, sosteniendo un trozo de papel. 


"¡Oye, mamá! ¡ Míra !"


"¡Vaya, es increíble! ¡Lo hiciste muy bien, Riku!"


"Jajaja".


Había muchos personajes dibujados con carboncillo. 


"¡Estudiaré mucho para ser un médico cuando sea grande! ¡Curaré la enfermedad del esposo de Margo y nos quedaremos aquí!"


"Sí. Riku es alfa, así que estoy seguro de que puede ser un buen médico en el futuro. El mejor del mundo."


Riku se rió. Y después de comer pan con sopa y leche, se limpiaron el cuerpo con agua fría y se metieron en una cama en la que apenas y cabían los dos. 


"Oye, mami. Hoy quiero escuchar "La aventura de Jazmín" ."


"A Riku le encanta esa historia".


"Porque el pato Jazmín es lindo."


"Sí, yo también amo a Jazmín."


Dijo Lanan en un tono gentil a Riku, quien estaba muy, muy emocionado por el cuento. Mientras golpeaba suavemente su estómago con un "pom, pom" empezó:


" 'Érase una vez, un pato llamado Jazmín. Un pato que tenía una cinta púrpura en el cuello. Era del reino de Randina ."


Esta historia era un cuento de hadas que Lanan también amaba. Una patito hembra llamada Jazmín, que viajaba alrededor del mundo con el dueño de un barco. Cuando Lanan era niño, solía escucharlo de su niñera muchas veces al día.


"Entonces Jazmín logró tomar la rama y volvió al barco para ayudar a sus amigos. Eso es todo."


Le dio un beso de buenas noches.


Aunque a menudo se cansaba del cuidado del niño y del trabajo en la confitería, nunca dormía temprano.


Esa vez, cuando se levantó de la cama y cerró la puerta del dormitorio hasta la mitad para no provocar ningún ruido, encendió la lámpara de la sala y sacó su ábaco. 


" Hmm ..."


Se quedó mirando el libro de cuentas de la casa y suspiró profundamente segundos después. Como los gastos de manutención eran apenas suficientes este mes, era casi imposible ahorrar dinero. (Y eso significaba que era difícil enviar a Riku al jardín de niños) Se sostuvo la cabeza y pensó: El reino de Zara tenía un territorio pequeño y no había ningún poder económico que lo sustentara. No había apoyo del gobierno y el jardín de niños, la educación primaria y la educación superior tenían un costo elevado. Por lo tanto, en este país, los niños de familias pobres no podían ir al jardín de niños ni a la escuela. Había una escuela privada que estaba abierta de forma gratuita, pero solo enseñaba lo mínimo necesario como comerciante, como leer y escribir y utilizar el ábaco. Por lo tanto, era imposible que Riku se convirtiera en el médico en el que había soñado. 


"Hmm..." Un suspiro se filtró de nuevo, así que Lanan levantó su cabello color chocolate. "Me pregunto si podré encontrar otro trabajo."


El perfil triste trazó una línea nítida en su cara y dejó que sus labios se pusieran en línea recta. En realidad, era muy apuesto. Tenía pestañas negras, gruesas y largas. Ojos color caramelo, grandes y con mucha luz, y una piel blanca y suave como el azúcar en polvo. Ahora tenía bolsas bajo los ojos, pero Lanan era realmente un omega hermoso. Había perdido ocho kilogramos desde que salió con el niño pero aún así, Lanan se preocupaba más por el bebé que por si mismo. Necesitaba un trabajo cerca de casa. Algo bueno para poder correr hacia Riku inmediatamente cuando algo sucediera. Pero solo había una taberna y un burdel de lujo en un callejón adinerado.


"Burdel ..."


Ser prostituto, donde ganaban el equivalente a una semana de ingresos de Lanan de la noche a la mañana, era sin duda un negocio atractivo. El sueño de Riku de convertirse en médico podía cumplirse si pagaba su educación y seguramente eso iba a volverlo una realidad. Sin embargo, Lanan era virgen, y trabajar en un burdel era aterrador.


(¡Pero es por Riku!)


Cuando apretó ambos puños, Lanan asintió en voz alta. Después de todo, lo había decidido firmemente en su corazón.


Todavía recordaba el amor que sintió cuando abrazó a Riku por primera vez y miró sus ojos azules llenos de brillo y ganas de vivir. Cuando quedó impresionado por ellos, Lanan juró por el anillo dejado por su padre que no importaba lo que hiciera, definitivamente lo haría feliz. Y para hacer realidad todos sus sueños, uno tenía que sacrificar algunas cosas. Pero, cuando Riku se convirtiera en adulto, ¿Qué pensaría si supiera que era un prostituto? ¿Estaría triste? ¿Enojado? Lanan suspiró por tercera vez mientras miraba a su amado Riku desde el hueco de la puerta.


Si quieres dejar un comentario al autor debes login (registrase).