Login
Amor Yaoi
Fanfics yaoi en español

El Alfa más fuerte. Tomo 1 y 2 por yuniwalker

[Reviews - 7]   LISTA DE CAPITULOS
- Tamaño del texto +

El mundo era impulsado por los Alfas. 

Era sentido común y un hecho insustituible. Por supuesto, algunos podrían estar insatisfechos con esto, sintiendo que era como si todos pensaran que no importaba lo que se escondiera debajo de la imagen de los Alfas siempre y cuando pudiera cubrirse con una tapa perfecta de paz.

Y Goshiki Haru era uno de ellos.

Haru era un joven con párpado doble. El color de su pupila era muy claro así que la diferencia entre esta parte y su iris pareció ser algo que podía verse con bastante claridad desde la distancia. No eran ojos grandes, pero si provocativos. Y todos decían que era porque las esquinas exteriores estaban levantadas como los de un gato. Algo que podía describirse como una "mirada de hielo". Su nariz suave se adaptaba bien a la línea de su cara y sus labios parecían sanos y coloreados... Incluso aunque no decían mucho. No había hablado tanto desde que era un niño. Más que nada porque él era muy consciente de que, una vez que abriera la boca, solamente iban a salir un montón de palabras descaradas de allí. Incluso si no tenía la intención de hacer eso, a veces parecía hacer declaraciones que golpeaban los nervios de la otra persona hasta un punto en que le pedían que solo se detuviera. El hábito era algo que salía aunque tuviera cuidado, posiblemente. Además, era delgado en general, especialmente alrededor del cuello. El cabello negro se le esparcía alrededor de las orejas y en su nuca así que, aunque cumplió 27 este año, la edad que aparentaba era de unos 5 menos. Podía ser una razón que la forma de su cara y la finura de las líneas en sus expresiones fueran perfectas, pero también le decían que estaba influenciado por al hecho de que no era sexualmente activo.

Goshoku era Omega, pero no tenía experiencia en el celo.

Fue alrededor de los seis años cuando se enteró de su segundo sexo por medio de un análisis de sangre, que era obligatorio para todas las personas, y que funcionaba para saber si eran alfa, omega o beta.

Los Alfa representaban solo alrededor del 20% de la población, tenían una excelente habilidad, un alto coeficiente intelectual, capacidad atlética, temperamento y todo lo demás. La llamaban "élite natural" y como tal, muchos eran políticos, médicos, abogados, investigadores, y cosas por el estilo. Los siguientes eran los Beta, que eran aproximadamente el 70% de la población, pero que no tenían nada de especial. Se podía decir que la clase media no tenía ventajas ni desventajas por el segundo sexo. Y aunque el Omega era el más raro, tenían un gran problema físico llamado "celo". Y era por eso que se decía, contrariamente a su rareza, que eran monstruos

El celo de un Omega llegaba cada mes o cada tres meses. Era una cosa molesta que provocaba seducir al alfa con feromonas y de esta manera, impulsar el tan famoso comportamiento reproductivo.
El pobre Omega era atacado por una lujuria intensa, por lo que a veces no trabajaba y ni siquiera tenía modo de estudiar. La situación actual estaba enfocada en trabajar en drogas que suprimieran el celo hasta lograr que fuera o suficientemente débil como para llevar una vida social básicamente tranquila.

Como resultado de la inspección, la etiqueta de identificación que obtuvo Goshoku decía "Omega." Sin embargo, aunque el celo solía comenzar siempre alrededor de los 16, no hubo signos de eso ni por un solo instante. Le dijeron que entonces le llegaría en la madurez, pero no cambió incluso después de los 20 años. Y un Omega sin celo era excepcionalmente extraño, pero no imposible. Algunas personas terminaban su vida sin celo después de todo. Por el momento, era Omega, pero se veía muy similar a un Beta... Y la verdad era que estaba bastante satisfecho con eso porque quería vivir un destino normal.

En ese momento, la puerta se abrió y un cliente entró en la tienda. 

"Bienvenido".

Goshiki detuvo su mano y levantó la cara. Un joven de poco más de veinte años, con una cara familiar, venía aquí una vez cada pocas semanas.

"Por favor..."

"Oh, un momento."

Luego sacó algunas botellas del estante trasero y las coloco en el mostrador de nogal. Los frascos alineados estaban llenos de plantas secas. Era, después de todo, el trabajo de Goshoku formular medicina herbaria china que controlara el celo de un Omega hasta casi suprimirlo.
Habían pasado cinco años desde que consiguió este trabajo y aunque era una farmacia dispensadora, a primera vista parecía algo así como un bar porque el mostrador, los estantes y el piso eran todos de madera natural. En la trastienda, había una estantería que llegaba hasta el techo a lo largo de la pared, y una colección de libros bastante hermosa que hacía parecer al lugar como una biblioteca. Allí tenían libros especializados, de medicina y hierbas de todo el mundo. Y tenía que decir que en realidad le gustaba mucho este espacio donde flotaba el olor de la madera y del papel. Algo como "el aroma del conocimiento". 

"Señor Goshoku, ¿Conoce ese rumor sobre el S Alfa?"

"Escuché algo de eso. Debe ser una persona asquerosa, ¿No es así?"

El cliente se rió. 

"Lo que escuché es que es una persona con una fuerte mutación. Es decir, parece que puede controlar el celo de un Omega por su propia voluntad".

"Es asombroso".

"Si una persona así te busca, no hay nada que puedas hacer al respecto. Es por eso que está liderando el equipo militar de búsqueda ahora. Parece que quiere... Ya sabes, un Omega".

"Ya veo, te interesa ser su pareja."

"Oh, no. Ese no es el caso…"

La vaga sonrisa le sugirió la angustia de no poder tener un romance libre. Si bien, era lógico que se permitía el amor entre Alfas y Omegas, los militares manejaban más el matrimonio con dominantes. Y este quería un S.

Un Omega siempre fue el objetivo para el sexo. Sin embargo, detrás de escena, era innegable que uno de ellos, que podía ser embarazado incluso siendo un hombre, era visto como alguien que solo tenía el propósito de producir una manada de alfas excelentes. 

"Incluso si se utiliza un inhibidor, no funciona para la inducción intencional del S Alfa. Parece que puedes suprimirlo instantáneamente con un fármaco químico muy fuerte, pero es uno regulado. No está disponible para el público en general."

"Así es, parece imposible incluso con la medicina china".

Escuchó la historia de un Omega S que se negó a casarse con uno de esos Alfas e incluso llegó al punto de querer escapar varias veces. Aunque vivió tranquilamente fingiendo ser un beta, lo encontraron a la fuerza y ​​lo llevaron de vuelta con él. En serio fue terrible.

"En fin. Lamento haberlo hecho esperar.  Es un tratamiento para dos semanas. Si tiene alguna pregunta, comuníquese conmigo".

"Sí. Nos vemos de nuevo".

Cuando el cliente se fue, comenzó a preparar la medicina que estaba destinada para ser entregada por correo electrónico. Algunos clientes iban y venían constantemente hasta la hora de cierre, pero hoy estaba relativamente tranquilo. Y cuando esto pasaba, Goshoku comenzaba a limpiar la tienda, barría el piso y limpiaba el mostrador.  Se le decía que aplicara cera regularmente, así que utilizaba un trapito desechable en el borde. Acomodaba todo poco a poco a lo largo de la tabla del piso y movía las sillas y las mesas también. El suelo, que había sido repintado muchas veces, adquirió un color caramelo profundo y un brillo ligeramente tenue. No era solo un lugar con tablas, era como una criatura que respiraba por su cuenta. En pocas palabras, pensaba que el local era algo hermoso y digno de respeto. Le gustaba el leve chirrido de los zapatos cuando caminaba, sus clavos, las ondulaciones ¿Por qué encontraba gustos tan bobos?

Cuando llegó el momento de cerrar la tienda, Goshoku atravesó el jardín hasta la clínica trasera. Tenía el mismo ambiente que una farmacia así que podía decir que era un hogar, una clínica y una pequeña tienda antigua al mismo tiempo.

"Señor Takeda, ya cerré la tienda".

"Muchas gracias. ¿Qué tal si juegas al ajedrez conmigo?"

"Está bien".

Era sólido y guapo así que dudaba de decir que era un anciano. Su columna vertebral era recta y se sentía un poco como estar viendo a un antiguo luchador profesional. Sin embargo, al mirar de cerca, podía ver que las arrugas profundas estaban bastante bien grabadas en su cara, lo que le daba a Takeda la impresión de ser una persona como todas las demás.

"Por cierto, sensei, ¿Abrió el sobre que recibió esta mañana del ejército? Probablemente lo tiró de nuevo".

Como Takeda no movió la cabeza verticalmente, pensó que posiblemente ese era el caso.

"¡Está dejando perder oportunidades! Tiene el coeficiente intelectual y unas habilidades perfectas. ¡Es un médico y es un Alfa por Dios! Debería usarlo".

"El ejército no quiere mis habilidades."

Takeda fue a la trastienda y volvió con un cigarro. Estuvo 40 minutos fumando y luego se quedaron jugando al ajedrez por otra media hora. Después de todo, había una mesa redonda allí, sillas en la sala de estar, y Goshoku leyendo un pequeño manual para intentar no perder. La placa superior del mueblecito tenía un patrón de tablero de ajedrez y un cajón que podía almacenar piezas. Era una artesanía hecha especialmente para jugar. 

"Recientemente, el ejército parece estar muy activo gracias a que tienen un S Alfa."

Las piezas estaban alineadas frente a Takeda, quien tenía un cigarro en la boca y el fuego de un encendedor. Cuando estuvo listo, Goshoku agarró una pieza blanca y una negra con sus manos derecha e izquierda y se las ofreció a su maestro diciendo: "Por favor, elige".

"Derecha".

Abrió su mano. Era negro. 

"Soy el primer jugador".

Eligió un peón de sus piezas y lo movió en diagonal hacia la izquierda.

"Parece que el ejército envía con frecuencia equipos especiales para buscar al Omega que se ha escapado. Dominante, posiblemente un S".

"Sí. Hablé con un cliente hoy".

"¿Hablaste con el cliente? ¿Qué dijo?"

Takeda también movió el peón. Goshoku sonrió.

"Pero no fue gran cosa."

Entonces, la "bola de masa" se frotó contra su tobillo. No era una bola de masa en realidad, sino un gato que se llamaba así. Cuando lo acarició, dijo: "Ven aquí, bolita." Y lo puso en sus muslos para permitir que -Bola de masa- se acomodara en la abolladura hecha por sus piernas. Cuando esto pasaba era lógico que no pudiera moverse. 

"Creo que hay muchas personas que se sentirían más que encantadas de tener algo que ver con un Alfa S. Ya sabes, padres que quieren nietos excelentes. Las familias Alfas y Omegas son de diferentes estatus. Las personas son criaturas que no pueden evitar clasificarse en superiores o inferiores".

Takeda suspiró.

"Naaa, siento que es algo exagerado. Cada vez que un Alfa camina es como si a las mujeres se les alborotara el útero".

Takeda se rió. Especialmente porque cuando hablaba de Alfas, comenzaban a surgir palabras duras que se podían llamar más bien, ira hacia la clase privilegiada.

"Tienes razón en que la gente parece ignorar que los S Alfa son demonios."

Goshoku se detuvo. Cuando levantó la vista, notó que Takeda estaba sacando vagamente el humo del cigarro de entre su boca. Igual a una araña que escupía un hilo para atrapar a su presa.

Aunque normalmente no le tomaba importancia, ahora fue como si salieran palabras muy interesante de él.

"¿Qué quieres decir con "demonio"?"

"Precisamente eso. Un Alfa S solo está goteando oscuridad. Si te acercas a él sin darte cuenta, te atrapará. Te hará llegar hasta el abismo. No, él es el abismo mismo".

"Yo no creo que..."

"El suave aroma que vendrá de él, hará que el tiempo se sienta corto. Es peligroso estar fascinado por eso. Serás arrastrado."

¿De qué estaba hablando? 

¿Qué quería decir con gotear oscuridad? 

¿Qué tipo de persona podía ser un hombre que le había hecho decir a Takeda "el abismo mismo"? 

Una vez intrigado, las preguntas salieron una tras otra sin que pudiera hacer algo para evitarlo. Un Alfa especial, tan especial que podía soportar las capacidades de cualquier otro dominante y que podía incluso estimular el celo de un Omega por su propia voluntad. Algo como Superman.

"Si estás interesado, puedo enviarte con un buen contacto."

"Para nada, no me interesan esas cosas en realidad ¡Jaque mate!" 

Takeda tenía un coeficiente intelectual igual al de cualquier Alfa, pero por alguna razón era malo con el ajedrez.


Si quieres dejar un comentario al autor debes login (registrase).