Login
Amor Yaoi
Fanfics yaoi en español

Cosas de adolescentes por AndromedaShunL

[Reviews - 50]   LISTA DE CAPITULOS
- Tamaño del texto +

Notas del fanfic:

Los personajes pertecen a Saint Seiya.

Notas del capitulo:

Este es el primero de esta historia que espero que les guste mucho :P y dejen rew si quieren, jaja

  Afuera estaba nublado y caía una buena tormenta que parecía que no iba a parar en la vida.

   -¡Milo! -Le gritó un joven de cabellos largos y muy bien peinados del color intenso de los mares. Sus ojos azules intensos fueron a clavarse en otro joven de cabellos largos y desordenados de color azul. Ambos tenían los ojos azules, pero apenas se parecían en nada más.

   Milo paró inmediatamente de dibujar en su cuaderno cosas sin sentido al oir el grito del otro.

   -¿Qué pasa, Camus? -Le preguntó, sobresaltado, al tiempo que alzaba la vista para mirarlo.

   -¿Cómo que qué pasa? ¡Si no te pones a estudiar en serio suspenderás! -Le reprochó.

   -Está bien, ya te entendí las cincuenta veces anteriores...

   -Entonces, ¿a qué esperas? -Se irritó. Llevaba toda la tarde en casa de Milo para ayudarle con los deberes, pero este apenas había hecho uno correctamente.

   -Vamos, Camus, no te enfades.- Le pidió, al tiempo que se acercaba a él y le daba un tierno beso en los labios.

   -Milo...

   -¿Si, mi amor? -Preguntó mientras le guiñaba un ojo y le sonreía maliciosamente.

   -Mejor lo dejamos por hoy...- Concluyó Camus.

   -¿Quieres quedarte un rato más? Mis padres no vuelven hasta dentro de...- Miró el reloj que había encima de la mesa, en frente suyo- ¡Mierda! -Exclamó.

   -¿Qué ocurre? -preguntó el peliesmeralda preocupado.

   -¡Mis padres llegan en cinco minutos! ¡Rápido! ¡Recoge tus cosas! -Se levantó de la mesa y empezó a guardar todo el material de Camus en su mochila.

   -Milo... -Lo llamó.

   -¡No pueden saber que has estado aquí sin haberles pedido permiso! ¡Me matarán y me trocearán y me echarán a la olla! -Se llevó las manos a la cabeza y comenzó a dar vueltas por toda la habitación.

   -¡Milo! -Lo agarró por los hombros e hizo que se calmase.

   -¡¿Qué?!

   -El reloj está torcido, aún quedan tres horas para que vuelvan tus padres.

   Cuando el peliazul lo comprobó se tapó el rostro de la vergüenza.

   -En fin.- Dijo Camus, al tiempo que tomaba a su novio de la cintura y lo besaba.

   -Oh, mi cielo...-Murmuró Milo al oído de su chico.

   El peliesmeralda lo agarró más fuerte y lo dejó sobre la cama. Empezó a besarle apasionadamente la piel de su cuello mientras le desabrochaba los botones de la camisa. Cuando su torso quedó al descubierto pasó unas manos juguetonas por él hasta llegar a los pantalones.

   Milo, por su parte, le desabrochaba la camisa al otro y ya le empezaba a bajar los pantalones.

   Camus comenzó a lamerle desde el cuello hasta el ombligo, centrándose sobre todo en sus pezones, y el peliazul gemía bajo el ardiente cuerpo de su novio.

   Pero cuando iban a empezar con lo bueno, se oyó el timbre de la puerta de su casa.

   Milo se quedó de piedra pensando en quién podría ser tan temprano, y de pronto pareció caer en la cuenta.

   -Mi abuela iba a venir hoy- Dijo, con unos dedos nerviosos enrredándose en su pelo-. Se me había olvidado completamente...

   -Un día de estos te estrangulo... -Dijo Camus mientras se volvía a colocar la camisa, se acomodaba el cabello y se quitaba de encima de Milo para que pudiera abrirle la puerta a su abuela.

   -Cariño...-Lo llamó Camus desde la cama.

   -¿Qué pasa ahora? -Preguntó molesto mientras se giraba.

   -¿Piensas recibir a tu abuela sin camiseta y con los pantalones desabrochados? -Dijo mientras se reía.

   -Maldito seas... -Se colocó toda la ropa correctamente con la cara roja y fue por fin a abrir la puerta.

   -¡Hola, abuelita! -Exclamó mientras la abrazaba con fuerza. Aún tenía el calentón encima, pero se obligó a controlarse, no sin esfuerzo.

   -¡Milo, mi nieto preferido! ¿Cuántos años tenías ya? -Preguntó la abuela con una sonrisa de oreja a oreja.

   -Dieciséis. ¡Te lo dije la semana pasada!

   -¿Y quién es tu amigo? -Preguntó, mirando al peliesmeralda-. ¿Él también es de tu edad? ¡Parece mucho más maduro que tú, desde luego! -Rio la anciana.

   -Es Camus, un compañero de clase, tiene la misma edad que yo, sí. Pero ya se iba, ¿verdad? -Le preguntó con una expresión muy extraña mientras se giraba lentamente para mirarlo.

   -Sí, ehm, yo... ya me iba.- Dijo, y cogió su mochila con todo su material desperdigado por el interior-. Un placer haberla conocico.- Se despidió de la abuela de su novio con una sonrisa.

   -El placer es mío.- Se lo devolvió.

   Camus miró a Milo, pero este no mostraba el menor atisbo de cariño con su abuela delante.

   -Nos vemos mañana en clase.

   -Chao, Camus.- Se limitó a decir.

 

   Lo primero que hizo al llegar a su casa fue despojarse de la ropa mojada, pues le cayó encima lo peor de la tormenta. Lo acompañó una ducha caliente. Era lo más apetecible en un mes como enero. Cuando acabó, se puso el pijama, se peinó los largos cabellos del color del mar y encendió su ordenador. No pasaba un solo día sin conectarse al msn. Además, tenía que hablar con Milo.

   Inició sesión y vio que no estaba conectado.

   ''Pues claro, soy tonto, si está con su abuela...'' pensó, reprochándose a sí mismo.

   Estaba a punto de cerrar la sesión y ponerse a estudiar cuando apareció una ventana de chat. Era Shura, uno de su grupo de amigos, de cabello y ojos negros como el mismo azabache. Alguna vez se sintió atraído por él, pero ya no quedaba rastro de ese pasado, y, por suerte, nadie escepto él lo sabía.

   
   *$hura q te importa* dice:

    -Camus! recuerda q la semana q viene es mi cumpleaños!

   El paso del tiempo by Camus dice:

    -¿Qué día?

   El peliesmeralda tenía bastantes deberes que hacer y no le apetecía mucho quedarse a hablar.

   
   *$hura q te importa* dice:

    -no lo sabes? ...

    -nunca te acuerdas!

    El paso del tiempo by Camus dice:

     -Si no me dices qué día es lo sabré menos...

   Se irritó un poco, pero se le pasó inmediatamente cuando vio que Milo iniciaba sesión.

    *$hura q te importa* dice:

     -el miercoles

   Camus cerró la ventana de Shura y le abrió conversación a su novio.


    El paso del tiempo by Camus dice:

     -Espero que hayas estudiado mucho... ¿Qué tal tu abuela?

   Estuvo un rato esperando la respuesta, pero no la obtuvo. Le dijo una última cosa antes de cerrar el msn.

   
    El paso del tiempo by Camus dice:

     -Bueno, cariño, ya hablaremos por la noche... ¡te quiero!

 

 

 

 

 

 

Notas finales:

Muchísimas gracias por leer :D


Si quieres dejar un comentario al autor debes login (registrase).