Login
Amor Yaoi
Fanfics yaoi en español

Piedra preciosa por Athena Takahashi

[Reviews - 6]   LISTA DE CAPITULOS
- Tamaño del texto +

Notas del fanfic:

Me quedé con ganas de ver más de esta parejita, por ello he hecho este fic. Se sitúa tras el final del anime, así que contiene spoilers de la trama.

Hace tiempo que vi la serie así que pido disculpas si cometo algún error respecto al argumento.

Es tanta e incontable la felicidad que siento

cuando noto que te tengo que a mi lado.

Mis sentimientos se desbordan y van en aumento

Pues eres el ser al que ms he amado.

Gracias a tu sola existencia lato con esmero

Por cada beso que la boca de mi receptculo aguarda.

Con solo imaginarlo navego por el cielo.

Mi bella esmeralda.

“El corazn de Tsuzuki Asato”

Haba transcurrido poco tiempo desde el ltimo enfrentamiento con Muraki, aproximadamente unas dos o tres semanas. Los dos afectados en mayor medida en ese incidente, Tsuzuki y Hisoka, se encontraban exhaustos mentalmente debido a las tensiones acumuladas, a pesar de permanecer firmes en el terreno laboral. Sin embargo, el jefe Konoe fue buen observador y detect signos de agotamiento en ambos shinigami, por lo que les concedi un perodo de apaciguamiento, lo cual agradecieron con entusiasmo.

Tsuzuki pens que durante este lapso de tiempo podra compartir ms tiempo con Hisoka, tiempo de ocio, dejando completamente de lado los asuntos de trabajo, pero se equivocaba… el muchacho pasaba el da encerrado en su vivienda, sin dar ninguna explicacin sobre su comportamiento. Kurosaki Hisoka siempre haba sido un chico retrado y desconfiado por causa del desprecio procedente de su entorno, provocado por su aptitud para percibir los pensamientos y sentimientos de las personas. Esta circunstancia cambi cuando conoci a Tsuzuki Asato, quien lleg a ser su compaero en el departamento Enma. El adicto a los dulces estaba convencido de que con la simpata y seguridad que desprenda haba logrado penetrar en el corazn del joven y conseguir un hueco importante en l. Pero haba vuelto a su introspeccin y Tsuzuki se cuestionaba preocupadamente el motivo de ello, aunque al poco tiempo se tranquilizaba con el convencimiento de que sera un estado efmero y que pronto tendra de regreso a su compaero de siempre.

Desgraciadamente, la supuesta separacin momentnea deriv en una rutina de dos semanas de duracin. Dos semanas sin ver a Hisoka y sin escuchar siquiera su voz! Una sensacin de angustia recorri las entraas de Tsuzuki al cerciorarse de esto. Sin duda, la ausencia de su compaero lo estaba afectando. En el da posterior al cumplimiento de las dos semanas, el castao oscuro sinti un frreo impulso por acudir al apartamento del joven shinigami con el propsito de saber lo que lo acongojaba. Mas, por encima de todo, predominaba el deseo de aliviar las penas que lo envolvan, de estrecharlo entre sus brazos para declararle su incondicional amistad y hacer que tuviera presente el firme lazo que los una y la confidencialidad que exista entre ambos. Le apeteca revolver sus cabellos, como sola hacer a menudo.

Nunca se haba detenido a pensarlo, pero esta vez rememor la impresin que experimentaban sus dedos con el toque de esa cabellera castaa clara; la textura de los mechones era increblemente suave, similar a la seda, y su complexin era tan fina que los dedos de Tsuzuki los sobrepasaban con facilidad, yendo grcilmente de un extremo a otro en su testuz, recorrindola ntegramente. Aquel era el tacto ms sensible y delicado que haba tenido el placer de experimentar, y adems no abarcaba nicamente el plano fsico sino tambin el emocional; tan pronto como sus dedos empezaban a contactar con la zona capilar, tan solo con un sutil roce, una plcida sensacin de sosiego navegaba por su cuerpo paulatinamente, hasta que lograba inundarlo por completo y contrastar estupendamente con el temperamento enrgico de Asato. Seguidamente, su subconsciente le comunic otra evidencia: el fin sobresaliente de las caricias a los hilos castaos claros que conformaban el pelaje del adolescente era conseguir que un detalle indito en l, al menos en su tiempo como shinigami, saliera a flote. S, anhelaba copiosamente nada ms y nada menos que ver el rostro pulcro y menudo de su compaero ornado por una sonrisa de oreja a oreja. No, incluso se conformaba con una leve, ya que su deseo era ver simbolizada en el semblante de su amigo al menos una pizca de felicidad, y, Por qu no? ocasionada por l. La hiptesis de un Hisoka dichoso gracias a l mismo le resultaba completamente gratificante y lo llenaba de jbilo. Adems, tena la total seguridad de que su sonrisa sera exactamente como es el individuo en su totalidad, milmetro a milmetro, atrayente, cautivadora…

Diablos, En qu estaba pensando? El embelesamiento se le estaba yendo de las manos; solamente extraaba a Hisoka, as de simple. Al final decidi no ir a ver a su amigo, pues el reloj haba desgranado las horas mientras Tsuzuki estaba sumido en sus hondos anhelos y, sin darse ni cuenta, se haba hecho tardsimo. Adems, dilucid que el joven necesitaba ese confinamiento voluntario para meditar, as que no lo atosigara. Por tanto, acab marchando hacia su propio apartamento. Una vez all tom una ducha relajante para despejarse y, en el momento que las redes de Morfeo comenzaron a acecharlo, se introdujo en su cmoda cama, apag la luz y cerr los ojos, sin percatarse de las dos almendras argnteas que lo contemplaban desde las sombras.

Lo que le deparaba esta vez el dios de los sueos era un largo y ancho tnel, en apariencia interminable pero nada ms lejos de la realidad. En las profundidades del camino logr divisar una no muy alta silueta baada por una luz tenue, la cual se acrecentaba progresivamente exhibiendo casi de lleno la figura. Los ojos amatista de Tsuzuki chocaron con una mirada sumamente enigmtica color esmeralda. Aquellas pupilas, como piedras preciosas que parecan ser, daban la impresin de poder romperse con el ms mnimo impacto. Esas orbes, dignas de ser envidiadas por las alhajas que los nobles portan, embellecen un rostro ovalado, ya agraciado de por si. La piel que figura esa tierna faz parece increblemente delicada, con una gama alba comparable a la nieve. En el centro de esa finura se encontraba una nariz levemente respingona que le daba a la imagen un toque de simpata y ternura. Bajo la zona cntrica se situaba, o ms bien deba situarse su boca, pero era diminuta y la luz no tena la fluidez suficiente para alumbrarla ptimamente. Tampoco poda percibir su cabello; lo ms visible era el eje de su belleza, las esmeraldas que conformaban el semblante sereno de aquel ngel. Tras acercarse a la estampa angelical, Tsuzuki alarg su mano para palpar la nvea tez que podra hacerse aicos con el hundimiento excesivo de dedos ajenos. Pero a tan solo un centmetro del choque entre el dedo y la piel la semi-oscura escena se desvaneci, siendo sustituida por una casi antittica. Era un recuerdo nostlgico en el que Tsuzuki y Hisoka se encontraban contemplando el atardecer en su clmax. El mayor apart la mirada del espectculo para echarle un vistazo al menor, quedndose estupefacto por la inesperada visin. La luz agnica de Helios impregnaba el pelo castao de Hisoka con la dote de unos destellos dorados que podran cegar a un guila sobrevolando las alturas; la luminosidad que irradiaban las hebras del adolescente no tena nada que envidiarle a la magnificencia del ocaso. Asimismo, sus labios fueron favorecidos con un coqueto brillo carmes. Este panorama fue complaciente para Tsuzuki, quien pudo saciar su apetencia de ver las partes restantes del rostro de Hisoka. El escenario volvi a mutar, esta vez en una ambientacin tenebrosa y lgubre dominada por una enorme y redondeada luna escarlata. En la opacidad avizor dos cuerpos pegados, con el matiz de que uno estaba siendo forzado por el otro. El atacante era un hombre de cabellos plateados y ojos del mismo color, similar a la luna en su estado natural. Su rostro representaba a un ngel? Demonio?; Tsuzuki decidi definirlo como un ngel demonaco. El sumiso era tan solo un nio cuyo rostro se mostraba oprimido por una mueca de inmenso dolor. La verdad acudi al shinigami cual relmpago iluminando un cielo tormentoso: los personajes de tan terrible escena eran Muraki y Hisoka. El doctor tatuaba en el torso del pequeo los caracteres que constituan la maldicin que absorbera poco a poco la llama de su vida, hasta apagarla completamente tres aos ms tarde. A la vez, atrado por la hermosura de su vctima, depositaba sobre el esbelto cuerpo sucios y diablicos besos, hasta conseguir exterminar su inocencia. A Tsuzuki le repugnaba esa visin, comenz a sentir nauseas. Quera gritar, pero no pudo articular ningn sonido. Deseaba asesinar de la forma ms violenta posible a Muraki, pero estaba inmovilizado. nicamente consigui despertar de aquella espantosa pesadilla.

Ya era de da, Tsuzuki se hallaba cubierto de sudor y con un ataque de ansiedad. Ese prfido matasanos… lo molestaba hasta en sueos. Era consciente de que ese sujeto lo deseaba, pero l no poda corresponderle con ms que odio y repulsin. Adems, jur que se vengara por el sufrimiento que le ocasion a su compaero. Gruesas lgrimas pugnaban por aparecer en sus ojos violceos cuando pensaba en las aberraciones sufridas por su protegido. La revancha an estaba pendiente ya que Muraki segua vivo. “Mala hierba nunca muere” fue lo que pens Asato. De pronto, una posibilidad lleg a su mente: Y si el mdico era el mvil de la afliccin de Hisoka? Peor an, Y si haba intentado algo contra l? No… ya estaba seguro de que l era la causa, de una manera u otra, as se lo revelaba la conexin que tena con el muchacho. Precipitadamente, se visti, sali de su hogar y se encamin hacia el de Hisoka, esta vez segursimo de efectuar la visita.

Tsuzuki no repar hasta salir en que el da se presentaba lluvioso y neblinoso y sali sin paraguas, as que se moj en abundancia. No obstante, no le import, lo nico que le interesaba era ver a Hisoka, por fin. Poco despus de salir de su edificio, a unos pocos pasos, se detuvo al atisbar una delgada e inconfundible silueta posicionada tras la niebla: Hisoka. Daba la impresin de estar esperndolo; tena que ser as. El aludido se dio la vuelta como si hubiera percibido su presencia; igualmente, deba ser as.

Sus miradas de joya se encontraron.

Notas finales:

Espero que os haya gustado ^^ Ni que decir que se aceptan sugerencias y críticas constructivas.


Si quieres dejar un comentario al autor debes login (registrase).